Mildemonios

Lenin Solano, Crimen en el colegio

In .Inicio, Crítica on 19 marzo, 2019 at 4:19 PM

Lenin Solano es un autor peruano que vive en Francia.  Ha escrito un montón, pero yo lo conozco más que todo por sus relatos de misterio.  He comentado antes El asesino de notre dame en este enlace.  He tenido además el honor de ser invitado a presentar precisamente esta novela en una edición de la Feria del Libro de San Borja, hace tres años (comentado en este enlace).  Al año siguiente presenté otra novela suya, Muerte en la ciudad luz, en la Feria Internacional del Libro, lo cual comento en este otro enlace.

A lo que quiero llegar es que al autor lo conozco y lo he estado siguiendo.  Aun así, créanme cuando les digo que Crimen en el colegio es lo mejor que ha publicado hasta ahora.

En Crimen en el colegio ha habido un asesinato dentro de una escuela y un detective es llamado para apoyar en la investigación.  Esto se llevará a cabo casi enteramente a través de los diálogos que tiene el detective con los testigos y los posibles asesinos.  Al final de este proceso, el detective llegará a la conclusión correcta y el asesino será capturado.

Esto, que suena simple, no lo es.  Hoy en día escribir un relato de detectives es bastante complicado, porque el público es mucho más sofisticado que hace un siglo.  Todos hemos leído cuentos de Sherlock Holmes o hemos leído las novelas de Agatha Christie o hemos visto películas o hemos visto series.  No obstante, la respuesta a esta audiencia más difícil no es super complicarlo todo.  Por el contrario, es darnos una historia más pensada, con elementos que nos capturen, con un suspenso muy inteligentemente administrado.

Lenin Solano logra esto y solo por eso este libro ya es recomendable.  Sin embargo, hay más en Crimen en el colegio que lo hace superior.  Dos detalles que hay que mencionar.

Primero, a través de los interrogatorios se va descubriendo no solamente el crimen, sino además un mundo muy interesante y retorcido que existe dentro del colegio.  Los dramas, los conflictos, las rivalidades.  En ese sentido, Crimen en el colegio tiene mucho de Agatha Christie.  Si Lenin Solano se mantiene por esta línea y la sigue cultivando, podría llegar lejos.

Segundo, a través de esta historia nos enteramos de la realidad social en la cual opera el colegio.  Los problemas, las preocupaciones.  En sus novelas anterior Lenin había tratado de introducir esta dimensión a su relato, pero en cierta manera se sentía forzado.  En Crimen en el colegio es intrínseco a la historia. Muy bien colocado.  Sutil.

Si Lenin sigue mejorando así, pronto tendremos un importante representante de este género.

Que igual seguirá siendo ignorado por la prensa formal en el Perú, por supuesto.  Como si aquí hicieran su trabajo y escarbaran un poco más allá de lo que les recomiendan sus amigos en primer grado.

Anuncios

Guía para criar un superhéroe en Lima Design Week

In .Inicio, Crónica on 12 marzo, 2019 at 2:52 PM

Con las fiestas de fin de año y todas las locuras laborales, se me pasó comentar este interesante evento en el que participé. Por relaciones que aun no comprendo, me invitaron a hablar en una conferencia del Lima Design Week.  Fuimos cuatro peruanos que teníamos la misión de hablar del proceso de creación de una historieta.  Cada uno de nosotros tenía un trabajo que mostrar y hablaría de una etapa distinta del proceso.

A mí me pasaron la voz para que hablara de la parte del planeamiento del guión.  De la parte de la historia.  Hubo otros diseñadores y artistas que hablaron de la parte visual.  Yo fui el único que habló de cómo se arma una historia interesante y novedosa para una historieta que aspira a no ser otra más del montón.

Partí del cómic Guía para criar a un superhéroe, que escribí para Etiqueta Negra sobre la base de una entrevista que hice hace un tiempo a Mark Waid, un escritor de cómics cuyo trabajo me gusta mucho.

Parte de la presentación está en este video.  Para que se hagan una idea.

Seth Grahame-Smith, Pride and prejudice and zombies

In .Inicio, Crítica on 27 febrero, 2019 at 6:46 AM

Cuando fui a la Convención de Cómics de San Diego entré a una charla en la que hablaba Max Brooks, el autor de World War Z, indiscutiblemente el libro más representativo del género de zombis.  Al final hubo intervención del público y alguien le preguntó qué opinaba de Pride and prejudice and zombies, la novela de Seth Grahame-Smith.  Brooks dijo que era una idea novedosa, que había que promover que otros autores tuvieran ideas como ésa, que Grahame-Smith le caía bien… pero que el libro en sí no le parecía bueno.

No es que Brooks sea uno de mis ídolos, pero opino exactamente igual.

Pride and prejudice and zombies es básicamente el mismo texto que Pride and prejudice escrito por Jane Austin.  Lo único que hizo Grahame-Smith fue cambiar el contexto y algunas palabras.  Transcurre luego de una epidemia zombi, en una sociedad británica que se ha adaptado a la nueva situación.  Todo lo demás en la historia de las hermanas Bennet se adapta a eso.  Algunos elementos de esta adaptación son originales e interesantes.  Otros no tanto.

Por ejemplo, en el mundo de esta novela, los zombis confunden lechugas con cerebros.  De esta manera se les puede engañar fácilmente para que lo dejen a uno en paz y poder seguir con su camino.  Más bien, si esto es cierto, caray, qué buen negocio sería ponerse a sembrar intensivamente lechugas.  Sería la manera más fácil de estar a salvo en un momento de crisis como éste.  Éste es un detalle que es relativamente gracioso en su momento, pero que rompe con la continuidad de la historia.  Y no es tan gracioso como para que el sacrificio valga la pena.

Quizás lo más interesante del mundo que crea Grahame-Smith encima del mundo que describe Austin es la diferencia en los entrenamientos para protegerse de los muertos vivientes.  Aquí los hijos de las familias acomodadas son enviadas a Japón para aprender a defenderse.  Ahí aprenden artes marciales, el uso de la espada, etc.  No obstante, el padre de las hermanas Bennet consideró más útil enviarlas a China, no a Japón.

Esta decisión es fatal para ellas en esa sociedad conservadora.  Haber estudiado las artes de defensa en China las lleva a ser menospreciadas por otros miembros de la clase aristocrática.  La madre de las Bennet lamenta que, dado que estuvieron en China, conseguirles marido es más difícil.

Detalles como éste hacen que este libro no termine de ser malo.  Pero no es bueno, tampoco.  Si no habías leído el original de Jane Austin, quizás incluso te guste.  No obstante, el valor agregado de Grahame-Smith no es mucho más que simplemente la idea original.  Brooks tiene razón, es un buen tipo, tuvo una buena idea, hay que apoyarlo.  Pero éste no es un libro recomendable.  Quizás si eres fanático del género.  O de Jane Austin.

Comentario aparte tiene la película.  Cuando se anunció que se haría esta película, hubo mucha expectativa.  Inicialmente Natalie Portman se suponía que interpretaría a Elizabeth Bennet.  Cuando Portman se retiró del proyecto, se rumorearon varios posibles reemplazos, entre los que estaban Emma Stone, Rooney Mara y Mila Kunis.  Al final se decidieron por Lily James, que para entonces era algo conocida.  Había salido en Downton Alley y en varias otras películas, pero no era conocida como una actriz de acción.

Como sea, la película trata de arreglar varios de los problemas de la historia de la novela, pero no logra cerrar el círculo.  Además, tiene un serio problema.  Mientras que la novela tiene un sentido del humor bien claro -es difícil que alguien termine esa novela y crea que alguien la escribió en serio-, la película opta por un sentido del humor que está en el borde y que no llega a estar claro.  Por ejemplo, la escena final del zombi dirigiendo a un ejército de muertos vivientes hacia un castillo británico… ¿se supone que es gracioso? ¿O se supone que debe darnos miedo? Porque no logra ninguno de los dos objetivos.

Como sea, Grahame-Smith ha continuado su carrera como escritor y mejoró mucho.  Por otro lado, el mundo de Pride and prejudice and zombies también se expandió con más publicaciones: Una precuela y una secuela.  Ambas fueron escritas por Steve Hockensmith, un autor con varios libros publicados, pero con una línea algo inconstante.

El mismo Grahame-Smith saltó a la fama con su libro.  Luego ha sido productor de películas y no le va nada mal.  Y todo por este libro que no es bueno, pero que surgió de una buena idea.  Qué curioso.