Mildemonios

Dean Koontz, Odd Hours

In .Inicio, Crítica on 15 febrero, 2020 at 5:53 AM

Dean Koontz es un escritor astuto.  Sabe cómo manipular al lector para que crea que la historia va por un lado, para luego sorprender con otra cosa.  Sabe cómo hacer que el lector se encariñe con los personajes para que luego te duela cuando uno de ellos muera.  Y tiene un talento único para los diálogos.  Lamentablemente, Odd Hours no es su mejor producto.  Por lo pronto, de las novelas que ha escrito para su serie protagonizada por el personaje Odd Thomas, es la peor.

Es una pena, porque las novelas anteriores prometían mucho.  La primera, Odd Thomas, es muy buena para presentar al personaje y sus motivaciones.  La comento en este enlace.  La segunda novela, Forever Odd, sigue la misma línea.  No es tan buena como la primera, pero cumple.  La comento en este enlace.  La tercera, Brother Odd, rompe el molde.  La comento en este enlace.  En la tercera la serie cambia de curso.  El nivel cae un poco en comparación a las dos anteriores.

Pero Odd Hours ya toca fondo.  Sí, sé que parte del atractivo del personaje es que se deja llevar por lo que el universo le tiene preparado.  Cuando tiene que buscar a alguien activa lo que él llama magnetismo síquico: Se concentra en esa persona y el universo hace que esa persona se cruce con él.  Así, como suena.  Puede parecer tonto, pero Koontz en las novelas anteriores lo incorporaba de tal manera que terminaba siendo interesante.

En Odd Hours todo cuadra.  Demasiado.  Odd conoce a las personas adecuadas en el momento adecuado de manera demasiado conveniente.  Y a diferencia de la novela anterior, no hay contraparte.  En Brother Odd, por ejemplo, la amenaza a la que se enfrenta es en cierta manera divina.  Aquí, en Odd Hours, son un grupo de idiotas.

La saga trata de refrescarse con la incorporación de un personaje nuevo que es más misterioso que Odd, Annamaria.  Parece como si Koontz hubiese decidido que ella se quedará para todas las demás novelas, porque hace un esfuerzo palpable por hacerla carismática y misteriosa.  Es un personaje que te tiene que gustar sí o sí.

Por suerte las siguientes novelas de la serie levantan un montón.  Odd Hours es definitivamente la peor de la serie.

Entrevistas por Réquiem por Lurín

In .Inicio, Crónica on 17 enero, 2020 at 7:56 PM

No me puedo quejar.  Desde que lancé mi novela Réquiem por Lurín a finales del año pasado, he tenido la oportunidad de conversar con mucha gente interesada en el género del terror y en las historias de zombis.  Al igual que con mis dos novelas anteriores de esta serie, Réquiem por Lima y Réquiem por San Borja, me queda clarísimo que hay un inmenso interés en material de este campo y que si editoriales más grandes y con mayores recursos no invierten en esto es porque tienen serios problemas para conectarse con la audiencia.

Aquí les comento tres conversaciones que he tenido en estos días por motivo de la novela.

Entrevista en Diario Correo, programa Olor a Tinta

El diario Correo tiene un programa que transmite por su página de Facebook, Olor a Tinta.  En él conversan con autores de libros que van siendo publicados.  Ahí tuve la oportunidad de ir para contarles de qué se trata Réquiem por Lurín y en qué me había basado.

 

Entrevista en la PUCP, podcast El buen librero

La PUCP tiene una especie de radio que incluye la producción de podcasts.  Ahí me entrevistaron también por casi una hora.  Hablamos en realidad de novelas que dan miedo y aproveché para difundir un poco mi novela y de qué se trata.

Pueden escuchar el episodio en este enlace.

Entrevista en podcast Dos Viejos Kioskeros

Al final no sé cómo es que nos aguantamos para solo hablar dos horas. Este episodio del podcast Dos Viejos Kioskeros para el que me invitaron es una explosión de cultura pop con zombis.  Estuvo genial.

Ese otro lo pueden escuchar en este otro enlace.

J. J. Abrams, Star Wars: Rise of Skywalker

In .Inicio, Crítica on 3 enero, 2020 at 5:45 PM

Una cosa es que te guste una película, porque apela a sentimientos que te son cercanos.  Otra es que consideres que sea buena, que está bien hecha, que tiene buenos efectos, etc.  Rise of Skywalker no me gustó.  Tampoco creo que sea buena.  Voy a tratar de ser lo más directo y objetivo posible.  Para eso voy a ir por partes.

Las dos anteriores

El efecto que genera esta película es magnificado por el hecho de que las dos anteriores no superaron las expectativas que había.  La primera de la nueva trilogía, Force Awakens, me pareció muy mal contada por la sencilla razón de que todo cuadraba gracias a casualidades cósmicas.  Vamos, la audiencia en la actual década debería ser más exigente que dejarse sorprender de esta manera.  Entonces, debemos creer que en toda la inmensidad de la galaxia, los planos que buscaba Poe justo estaban en el planeta en el que vivía la nieta de Palpatine y que justo cuando necesitaban escaparse pasaron corriendo junto al Millenium Falcon y justo cuando salen de órbita son incerceptados por Han Solo en su nueva nave y justo cuando necesitan descansar van a un planeta en el que justo hay un bar en el que justo atiende un personaje sabio y sensible a la fuerza que puede orientar a todos y justo en su sótano está escondido el sable de Luke y justo esto y justo lo otro.  Lo comento mejor en este enlace.

Y la siguiente, Last Jedi, es un continuo intento desesperado por sorprendernos en cada vuelta de la esquina.  A que no te esperabas que Luke tiraría su sable despectivamente y no te esperabas que Rey sería tan buena alumna y no te esperabas que se tiraría a la cueva del Lado Oscuro de la Fuerza y no te esperabas que Yoda fantasma quemaría los libros y no te esperabas que en realidad Rey tenía los libros y no te esperabas que Luke no estaba realmente ahí y no te esperabas que Luke se moriría por hacer ese truco de todas maneras y no te esperabas que el hacker los ayudaría y no te esperabas que el mismo hacker luego los traicionaría y no te esperabas que esto y no te esperabas lo otro.  Pero a cualquiera que osa discutirme que Last Jedi no es la peor de todas solo tengo que hacerle recordar la maniobra Holdo y listo, se acabó la discusión.  O debería, en todo caso.  La comento mejor en este otro enlace.

Todos los leaks eran correctos

Una primera cosa que me dejó sorprendido de Rise of Skywalker fue que todos los leaks fueron correctos.  Esto es algo que muchos youtubers y podcasters han estado comentando con mucha preocupación.  Conforme la fecha de estreno se acercaba, se comenzó a filtrar información sobre la película.  Por ejemplo, que el villano sería Palpatine y que estaría enchufado a una silla.  Resultó correcto y malísimo, dicho de paso.  Palpatine era un villano ya vencido.  Que lo traigan de vuelta (“somehow”, como dice Poe en algún momento… o sea, ni siquiera se molestan en explicarnos cómo esto fue posible) es aceptar que lo creado para la nueva trilogía no pegó.

Otro leak que preocupó a un montón de gente era que Rey fuese nieta de Palpatine.  Resultó correcto y también malísimo.  En la película anterior nos habían “revelado” que Rey era hija de nadie relevante.  Esto era parte de la serie de sorpresas deconstructoras de Last Jedi.  A mí me pareció estúpido, dada la mitología de Star Wars, pero en fin.  Ahora viene Abrams y borra con la mano izquierda mientras escribe algo nuevo con la derecha.  Si todo se puede reescribir así de fácil, con aclaraciones semánticas (“yo dije que tus papás eran irrelevantes… no dije nada de tus abuelos. Qué astuto que soy”), el universo narrativo se cae.  Ya nada tiene emoción, porque ya nada va a quedar definido.  Más sobre eso en un rato.

Ahora, ¿se imaginan el proceso de creación de esta película para que ése haya sido el resultado final? Me imagino que una vez a la semana Abrams se reunía con los ejecutivos de Lucasfilms que le arrojaban nuevas ideas. “Mi hijo me ha dicho que le gustan los caballos; ¿podrías meter una escena en la que los héroes salen cabalgando sobre una nave espacial?” “Eh… Pero esto es Star Wars… ¿Sabes qué? Al cuerno. Sí, lo voy a hacer. No tiene ningún sentido pero ya qué importa”.

A, pero B, pero C, pero D

Escribir una historia con buenos arcos de personajes y con estructura y sorpresas bien armadas es mucho trabajo.  Sobre todo si se considera que el público ahora es mucho más sofisticado que hace unos años.  La alternativa, entonces, es simplemente armar una historia con rebotes.  Esto es, sorprender con algo y después añadir “pero…”.  Por ejemplo, “capturaron a Chewie” te sorprende.  PERO “ahora Rey puede detener naves en el aire usando la Fuerza”.  Te sorprende.  PERO “Kylo Ren sobrevivió al accidente”.  Te sorprende.  PERO “Kylo Ren intentando liberar la nave que tiene a Chewie no es más fuerte que Rey que acaba de aprender ayer a mover objetos con la mente”.  Te sorprende.  PERO “ahora Rey resulta que también puede lanzar rayos como una Sith”.  Te sorprende.  PERO “sus rayos son tan poderosos que pueden destruir una nave en pleno vuelo”.  Te sorprende.  PERO “no lo puede controlar y destruye la nave en la que está Chewie”.  Te sorprende.  PERO “luego resulta que Chewie no estaba en esa nave”.  Te sorprende.  Y así por dos horas y media.

Dios mío.  A la quinta sorpresa ya nada me importa, porque ya sé que va a haber un rebote. ¿Ahora cada Destructor Imperial tiene capacidad para destruir un planeta? No me importa, porque algún rebote va a haber y al final todo se va a alinear para que las cosas le salgan bien a los buenos.  Aburrido.

La muerte de la muerte

Para todo efecto práctico, con esta trilogía han matado a la muerte.  En todo sentido.  Para empezar, si un androide es destruido, ahora resulta que hay copias de sus archivos de memoria en alguna parte.  Podremos construirle otro cuerpo y descargar su memoria y será como antes.  Listo.  Entonces, ¿por qué nos emocionamos cuando un androide esté en peligro de morir? Ahora, por gusto.  Ya no tiene emoción.

Ni qué decir de los villanos.  Ya quedó establecido que Palpatine nunca va a morir realmente.  “Somehow” siempre va a poder regresar.  No sabemos cómo ni por qué, pero ya lo hizo una vez.  Nada impide que regrese infinitas veces.  Entonces, ¿por qué nos emocionamos cuando esté en una pelea a muerte con un Jedi? Ahora, por gusto.  Ya no tiene emoción.

Y si eres chico bueno, la muerte tampoco significa nada ahora en el universo Star Wars.  Ahora resulta que Rey tiene el poder para revivir muertos.  Así que si eres un héroe y caes en batalla, tranquilo, no más.  Ya llega Rey para traerte a la vida.  Y listo.  Ahora ninguna muerte significa nada.  Ya no tiene emoción.

Una pena.  Ésta solía ser una franquicia interesante y emocionante.  Pareciera que están concentrados en destruirla.  Quizás para que el MCU no tenga competencia o qué sé yo.