Mildemonios

Réquiem por Lima en la Feria del Libro de San Borja

In .Inicio, Crónica on 11 julio, 2018 at 12:28 AM

En una Feria del Libro de San Borja hace dos años lancé mi novela Réquiem por San Borja.  De hecho, la lancé y fue el libro más vendido de ese festival.  Hasta recibí un reconocimiento por parte del alcalde.  No me puedo quejar.

Pues bien, la edición de este año fue entre los días 15 de junio y 1 de julio.  Y no fue en el parque que está frente al Pentagonito, sino junto al centro comercial La Rambla.  Mucho mejor ubicación.  Tampoco me puedo quejar.

Lamentablemente las ventas no han sido espectaculares este año.  Me dicen que el Mundial puede haber afectado negativamente en ese sentido.

Como sea, este año no tenía ningún título nuevo que presentar.  Lamentablemente el libro que tenía planeado para el 2017 se demoró en salir, lo que quiere decir que en el 2018 no tengo nada nuevo todavía.  Aún así tuve la oportunidad de hablar en esta feria tres veces.

La primera vez fue para contar junto a otras dos personas la experiencia de ser editado por José Donayre, de quién ya he escrito aquí antes.  La segunda fue para presentar un libro de ciencia ficción / dramaturgia de la peruana Antoanette Alza.  Y la tercera para presentar un libro de aventura / steampunk de la chilena Sascha Hannig.

Hay que agradecer a la Municipalidad de San Borja por la iniciativa.  Y reconocer el esfuerzo que hace.

Anuncios

Arthur Conan Doyle, The adventures of Sherlock Holmes

In .Inicio, Crítica on 4 julio, 2018 at 12:16 AM

Arthur Conan Doyle inventó el genial personaje Sherlock Holmes.  Escribió una novela con él y su inseparable compañero el doctor Watson, A study in scarlet, que comento en este enlace.  Éste funciona en buena medida por la novedad del personaje, de su método, de la forma como resuelve el caso.  Después escribió The sign of four, que comento en este otro enlace.  Aquí empiezan los problemas, porque me parece que ahí va quedando claro que el personaje y el método no funcionan con casos largos.  O sea, no funciona con un misterio que se debe mantener por toda la novela.

No es Agatha Christie, que desarrolla historias adicionales muy bien y te mantiene interesado o que va dando descubrimientos parciales para que el lector acompañe al detective en los descubrimientos.  No, el método de Sherlock es llegar, ver lo que ha pasado, levantar data y después, al final, vomitar su conclusión que por supuesto que es una sorpresa impresionante.  Pero no termina de funcionar en una novela larga.

Por eso The adventures of Sherlock Holmes es exactamente lo que necesitaba Conan Doyle para retomar la buena senda.  Este libro está compuesto de doce casos cortos, cada uno de los cuales es un clásico.  Algunas de estas historias han evolucionado a formar cánones de la literatura de misterio.  El estilo que usa el escritor para estos casos es ligeramente distinto.

En esta oportunidad las historias están vinculadas, pero bien podrían ser leídas por separado y en desorden.  No es eso lo que importa.  Lo importante es el planteamiento de lo que ha pasado, el recogimiento de pistas por parte de Sherlock y la exposición final de lo que ha pasado.  Todos los casos mantienen la misma estructura y podría sonar repetitivo, pero no lo es.

Es en estos casos cortos en los que realmente podemos ver brillar al detective.  Ver su forma de vida y apreciar su relación con Watson.  Ni qué decir del hecho de que la resolución de los casos puede resultar sorprendente, incluso hoy en día.  No todos, por supuesto.  Pero sí algunos.

No sólo eso, sino que en estos casos se introducen algunos elementos que hoy en día son considerados implícitos a la figura de Sherlock Holmes.  Por ejemplo, en el primero de los casos, A scandal in Bohemia, se presenta a Irene Adler.  Pareciera que es colocada como una némesis natural al detective.  No obstante, todos sabemos que este puesto será en realidad llenado por el profesor Moriarty, otro personaje introducido en uno de los casos de otro libro, dicho sea de paso.

En Adventures se juega más con asuntos disparatados.  Con situaciones extrañas relacionadas a un misterio que son tan raras e inexplicables, que solamente un genio como Holmes puede llegar a darse cuenta de lo que realmente está pasando.

Por ejemplo, que haya una Liga de Pelirrojos que en el mundo le da trabajo a los pelirrojos que no lo tienen.  Es una locura.  O que un hombre pueda fingir ser otra persona lo suficiente como para comprometerse con su hijastra y hacerle prometer que lo va a esperar, asegurándose así que ella nunca se case.

El estilo de narración es adecuado.  Hoy en día quizás no resulte muy novedoso, pero es el correcto para este tipo de historias.  Se trata de supuestos pasajes en el diario de Watson, quien nos cuenta las aventuras de su amigo desde su punto de vista.  El hecho de que Watson no sea particularmente brillante es perfecto, porque obliga a Holmes a tener que explicarle todo, lo que nos permite a nosotros los lectores enterarnos de lo que pasa dentro de la cabeza del detective.

De los tres libros, definitivamente éste es el mejor.  Y se puede leer sin haber pasado por A study y The sign.

Ron Howard, Solo: A Star Wars story

In .Inicio, Crítica on 12 junio, 2018 at 4:33 PM

Primero hay que sacar del camino lo obvio.  Ésta no es una buena película.  Vamos, no es mala, tampoco.  Sin embargo, no es la película que este personaje icónico se merecía.  No obstante, a pesar de tener varios problemas, me ha gustado mucho.  La he disfrutado y la pienso ver otra vez.  Eso, por supuesto, no quiere decir que la vaya a defender cuando se pongan a criticarla en una reunión de fin de semana.

El primer problema es la necesidad imperiosa que tuvieron los creadores de la película de incluir absolutamente todas las referencias oficiales al pasado de Han Solo.  Sí, es nativo de Corelia.  Pum, los primeros minutos de la película transcurren ahí.  Que pasó por la academia imperial y fue miembro de la flota por tres años.  Pum, en la siguiente secuencia lo tienen con uniforme.  Que fue expulsado por ser demasiado independiente y rebelde.  Pum, hay una escena en la que le discute algo a un oficial y es castigado por ello.  Etc, etc.

Y así hasta que se acaba la película.  Cómo conoció a Chewie, cómo se apropió del Millenium Falcon, cómo conoció a Lando, etc, etc.  Todo, todo lo que forma parte del canon con respecto al pasado de Han Solo está aquí.  Como decía un amigo en Twitter, listo, ya está aquí todo lo que tenían que incluir. ¿A continuación, por favor, podemos tener una historia original y emocionante y bien contada?

El segundo problema son las transiciones.  En esta película todos los pasos de un planeta a otro son instantáneos.  Los que seguimos el universo Star Wars sabemos que así no es como funciona.  Es más, ni siquiera se suben a naves, sino que se les ve caminando por un desierto y luego ya están en su destino en otro planeta.  Es desconcertante.  Después del sacrificio que tiene que hacer Han para salir de Corelia en un transporte, que escapar del planeta con la refinería al final sea tan fácil resulta inconsistente.

Un tercer problema es el sentido del humor.  Como todos sabemos, esta película comenzó siendo el proyecto de un equipo de gente, entre los que estaban los directores de The Lego Movie.  Eventualmente se sacó a esa gente y se colocó a Ron Howard, quien es el responsable final de la película.  El humor surrealista y disparatado de The Lego Movie aun se puede notar en algunas secuencias, como en la rebelión de unos robots en una mina.  Quizás si toda la película hubiese tenido ese tono, éste habría funcionado (aunque lo dudo).  Pero así como está es una especie de humor facilista colocado para arrancar risas del público en momentos concretos.

Esto se vuelve más trágico si se consideran las implicancias de los chistes que se proponen.  Entonces, ¿debemos suponer que Lando Calrissian tenía un amorío con ese robot y que éste tenía un elemento sexual? ¿Consideraron lo que eso trae como consecuencia para el universo Star Wars? No digo que rechacemos la temática sexual.  Después de lo que ya hemos visto de Anakin y Padme no creo que eso sea posible.  Pero aquí se está proponiendo una relación mucho más adulta y poco convencional.  No sé si el público esté listo para eso.

Habiendo dejado definido que no es una buena película, déjenme decirles ahora por qué sí me gustó.  Primero, por los actores.  Todos y cada uno de ellos se mete de cabeza al proyecto.  Ninguno está en autopiloto.  Todos están completamente comprometidos con su papel.  Empezando por Alden Ehrenreich como Han Solo, que no me importa lo que digan en otros lados, me parece que la hace muy bien.  Y por supuesto, el que se roba la pantalla para mí, Donald Glover como Lando Calrissian.  Los demás -Woody Harrelson como el ladrón al que Han Solo está imitando, Emilia Clarke como el interés romántico, Paul Bettany como el mafioso corporativo, etc.- están sobresalientes.  No es su culpa que el guión estuviese flojo y que la dirección no estuviese completamente satisfactoria.

Segundo, la representación de Han Solo es la correcta.  Pueden rajar de todo lo demás, si quieren.  Mi impresión personal es que la manera como ponen al personaje principal, rebelde y pendenciero, arriesgado y petulante, absorbiendo todo lo que puede de todos a su alrededor, es la correcta.  En eso dieron en el blanco.  Al final de cuentas, este tipo que terminará siendo una leyenda dentro de su universo, no es más que un chiquillo buscando un lugar en el mundo.  No solo eso, sino que lo está haciendo en sus términos.  Desde el comienzo dice que va a hacer algo y termina haciéndolo.  Esa parte en la Qi’ra le dice que el secreto detrás de Han Solo es que en el fondo él es bueno es una excelente secuencia.  Y su reacción lo es más aun.  Quizás a ustedes no les cuadre.  A mí me parece que estos detalles salvan a la película de la hoguera.

Finalmente, la acción está bastante bien orquestada.  No está al nivel de John Wyck, pero está bastante bien.  Mucho mejor que The last jedi, de lejos.  Ese asalto en el tren que da vueltas en su eje está muy bien armada.  Y los tiroteos al estilo western también.  Es más, el mero hecho de que varios de los personajes introducidos para ser queridos mueran le da un elemento de incertidumbre que tiene sentido en una película como ésta.

Vale la pena verla.  Aunque sea por cultura general.