Mildemonios

Archive for 29 junio 2020|Monthly archive page

Christopher Markus & Stephen McFeely, Agent Carter

In .Inicio, Crítica on 29 junio, 2020 at 1:41 AM

Como comentaba en otro post, he estado viendo las películas del MCU en orden y me había planteado analizarlas un poquito una por una.  Sin embargo, luego encontré un listado del orden en el que hay que verlas, en el que habían incluido las series.  Y pensé que sería un desperdicio no aprovechar el hecho de que soy un maniático que además se las ha visto todas.  Así que ahora el proyecto es comentar las películas y las series en el orden en el que suceden dentro del universo Marvel.  Esto tiene sentido, dado que las series y las películas coexisten en la misma línea.

Entonces, la primera fue Captain America: The First Avenger, una película que no toma muchos riesgos y que cumple, pero que no es particularmente impresionante.  Quizás su mejor aporte es definir algunos personajes que luego serán relevantes en el MCU.  Uno de ellos es la agente Peggy Carter, el interés romántico del Capitán América en esa película, que luego es incluida en varias otras películas y que incluso tuvo su propia serie en el 2015.

Cuando la anunciaron yo me emocioné, porque me parecía un personaje muy interesante.  En los cómics nunca la vi realmente aprovechada.  Era un personaje secundario al que nunca le vi mayor importancia.  De hecho, lo máximo que recordaba de ella era ser el antepasado de Sharon Carter, otro personaje que también es interés romántico del Capitán, pero en el presente.  Tanto Peggy Carter como Sharon Carter tienen sentido como soporte, no por su cuenta.

No obstante, en First Avenger el personaje promete mucho.  Es una especie de agente secreto que está en el medio de la acción.  Es tomada en serio por los demás oficiales.  Cualquiera que haya sido su historia, debe de haber sido muy interesante.  Y si iba a haber una serie sobre ella, seguramente estaría llena de acción y de intrigas y de espionaje.  Pero no.  Los creadores de la serie, Christopher Markus y Stephen McFeely, sueltan la pelota por completo y se van por algo completamente distinto.

Estoy seguro que en alguna sala de reuniones de Marvel Studios celebran una vez por semana que nos la hicieron, porque esperábamos A y nos dieron B, que es ahora la explicación para muchas producciones mediocres.  No obstante, eso funciona si el B que nos terminan dando es superior al A que esperábamos.  Si se trata solamente de darnos B por sorprendernos, dado que esperábamos A, es una mera excusa para ser hacer las cosas a medias.

Yo creo que ése es el caso con esta serie.  Tenían un personaje muy interesante y que habría sido muy útil para una serie bien hecha de espionaje, que incluyera comentario sobre el machismo de la época y muchas otras cosas.  En su lugar giran la tuerca.  Supongo que mucho tiene que ver los límites de presupuesto que tuvieron para la producción.

Sacan a Peggy de su ambiente.  Ya no está en la segunda guerra mundial, ya no está en Europa y ya no está en el ejército.  Ya no es espía, ya no es una agente de campo.  Ya no tiene un cargo de acción.  Ya no es respetada por sus compañeros.  Ya no viste para la acción.  Ahora es una oficinista en California.  Y es amiga de Howard Stark.  Y ya, eso es.

Yo sé que criticar una serie con personaje principal mujer es exponerse a toda clase de ataques e insultos.  Pero creo que ése justamente es el asunto.  Esta serie prometía ser distinta justamente por eso.  Me interesaba mucho ver cómo harían que Peggy Carter continuaría sus aventuras con la luz encima y ya no siendo un mero personaje de soporte de un héroe masculino, Capitán América.

Creo que parte del problema es que es una serie sobre la discriminación que sufre Peggy constantemente por ser mujer, en vez de ser una serie sobre Peggy que circunstancialmente es constantemente discriminada.  Piensen en Buffy.  Buffy The Vampire Slayer es una serie sobre una cazadora de vampiros que circunstancialmente tiene que tratar con los problemas usuales de una adolescente en edad escolar.  Funciona tan bien porque el foco no está en los problemas, sino en las aventuras que tiene.  Y lo demás es contexto.  Con Agent Carter no pasa eso.  Es al revés.

El foco principal de Agent Carter es todo el tiempo demostrarle a los demás hombres que ella es valiosa y que sabe lo que hace.  Genial.  Pero de eso no sale, en mi opinión.  Las tramas en las que se ve envuelta en la serie son tontas.  No le veo mayor complicación.  Los hombres con los que tiene que tratar y a los que tiene que superar son idiotas o caricaturas.  Desde Howard Stark que es una caricatura de un millonario norteamericano de los cincuentas, hasta Jarvis que es tan inseguro que da pena.  Desde los agentes incompetentes con los que trata en su trabajo, hasta los asistentes de los villanos a los que se enfrenta.  Incluso así el mensaje de la serie se ve mermado.

Incluso la serie misma internamente promete mucho que después no entrega.  Ah, o sea, alguien se ha robado tecnología de Howard Stark y está causando problemas con eso.  Genial.  Entonces, supongo que veremos a Peggy en cada episodio persiguiendo a estos villanos para recuperar las armas haciendo uso de sus habilidades y siendo independiente.  No.  De eso no se trata.

Como decía al comienzo, me parece una oportunidad desperdiciada.  Pudieron haber hecho una serie mucho más sólida, con acción que tenga sentido.  Con una heroína mujer fuerte que no tenga que estar rodeada todo el tiempo por hombres, en su mayoría bufones.  Mejor que solo hayan hecho dos temporadas.  La Peggy Carter en las películas que vienen después está mucho mejor retratada y cumple mucho mejor con el objetivo.

Por ejemplo, lo que dicen de ella en su funeral en Captain America: Civil War es mucho más profundo que las dos temporadas enteras, cuando Sharon Carter en la iglesia la cita diciendo: “I asked her once how she managed to master diplomacy and espionage at a time when no one wanted to see a woman succeed at either. And she said, compromise when you can. Where you can’t, don’t. Even if everyone is telling you that something wrong is something right. Even if the whole world is telling you to move. It is your duty, to plant yourself like a tree, look them in they eye and say, “No… … you move”“.

Réquiem por Lurín a la venta en pandemia

In .Inicio, Crónica on 23 junio, 2020 at 3:08 AM

Ahora que los establecimientos están comenzando a abrir de a pocos, pero muchos nos encontramos aun tratando de mantener una cuarentena personal, quizás sea el momento de repasar las opciones que tienen para poder comprar mis novelas.  Quizás leyeron alguna de ellas y pensaron que querrían leer más como eso.  Pues bien, el listado completo de las novelas que he escrito está en este enlace, con algunas citas de comentarios positivos que recibieron en su momento.

Sólo por si acaso, son dos series de novelas.  La primera es de fantasía y de aventuras y de viajes.  Comienza con El heraldo en el muelle, sigue con El heraldo en la barca y termina con Albatros.  Falta una última que aun no he terminado de escribir, en la que se resuelve el conflicto que se va desarrollando entre distintas sociedades en ese mundo.  La segunda serie es de terror y de zombis.  Empieza con Réquiem por Lima, sigue con Réquiem por San Borja y termina con Réquiem por Lurín.  Hay una más que ya está lista y que se publicará apenas se pueda.

Aquí tienen tres opciones para comprarlas, si es que les suena interesante.

Directamente al autor

En mi casa tengo un montón de ejemplares de estos libros que me han quedado.  En el contexto actual no los puedo distribuir a todos lados, pero hay algunas áreas a las cuales sí puedo entregar.  Si me compran directamente a mí, podemos acordar que los ejemplares estén autografiados y dedicados.  Esto es ideal para enamoradas y novias y esposas de maniáticos del género de terror que no entienden por qué a su media naranja le gusta sufrir leyendo estas cosas, pero que valorarían un mensajito inspirador al inicio.

Si quieren hacerme ese pedido, pueden hacerlo en la página de Facebook que mantengo para estas cosas: MildNews.

Distribuidora & Librería Grupo Jurado

Los amigos del Grupo Jurado apostaron por mis novelas desde el comienzo.  Las han estado colocando en colegios alrededor del Perú, las han ofrecido en ferias y las tienen disponibles en la librería que tienen en Jesús María.  Si están por allá o quieren comprar grandes números (que es una opción), sería mejor que se contacten con ellos.  Entren a su página de Facebook y déjenles un mensaje.

De hecho, durante la pandemia, se han expandido a ofrecer otros varios productos, así que denle un vistazo a su catálogo.  Tienen de todo.

Portal librosperuanos.com

Los amigos de librosperuanos.com también apostaron por mis obras desde el comienzo, así que les debo mención en un momento como éste.  Ellos han seguido operando a través de internet.  En ningún momento dejaron de funcionar, lo cual tiene su mérito.  Pueden entrar a su portal y ahí buscar mi apellido como autor y encontrarán casi todas mis novelas listadas.  Las tienen todas, menos una.  De éstas, tres están agotadas por el momento en su inventario.  Pero pueden ir pidiendo las otras dos mientras los reabastecen.

De hecho, este portal atiende a todo el Perú y su catálogo es bien extenso y tienen un montón de cosas interesantes.  Vale la pena que le den un vistazo.

Lois McMasters Bujold, Cetaganda

In .Inicio, Crítica on 18 junio, 2020 at 3:16 PM

La saga Vorkosigan, escrita por Lois McMaster Bujold, es de lo mejor que he leído en ciencia ficción en mucho tiempo.  Lamentablemente es un poco inconstante.  Algunas de sus novelas son excelentes y muy movidas.  Otras son un poco aburridas.  No obstante, las buenas son tan buenas que ameritan seguir leyendo.  Por lo menos hasta donde he llegado.

La anterior en la serie, Vor Game (que comento aquí), había levantado un poco.  No estuvo excelente, pero de nuevo teníamos una historia de Miles enfrentándose a una amenaza mucho más grande que él solo con su astucia e improvisando en el camino.  En Cetaganda, la serie sigue por ese camino.  No obstante, ya no es el Miles al que todo le sale bien porque así de inteligente es, como en Warrior’s Apprentice (que comento aquí).  Éste es el Miles que me parece más interesante.  Uno que tiene que improvisar constantemente, porque es sorprendido.  Porque cosas le suceden que no había previsto.

En Cetaganda Miles ya es un oficial.  No obstante, es un joven con discapacidad, después de los sucesos de Barrayar.  Y por lo sucedido en Vor Game, ha tenido que aceptar que será oficial del servicio de inteligencia de su gobierno.  Para cuando comienza Cetaganda aparentemente ya ha tenido otras misiones menores, encubierto como un oficial que además es miembro de la familia imperial.  En una discusión que tiene con un oficial de seguridad, Miles no tiene ningún problema es restregarle esa historia, diciendo que por puro nepotismo había logrado seguir siendo oficial sin tener que poner su vida en peligro.  Lo cual es mentira, su puesto en el servicio secreto lo pone en peligro mortal en varias oportunidades durante esta novela solamente.

Por eso esta saga me gusta.  Los personajes son mucho más profundos que un típico héroe de novela mal escrita.  Miles Vorkosigan es un personaje imperfecto.  Nació con discapacidades que lo condenadan a una vida de segundo orden en una sociedad altamente militarizada.  Se abrió camino en este difícil contexto y ahora no tiene problemas en fingir que ha obtenido el puesto que tiene a través de sus contactos familiares, aunque nosotros sabemos que ése no es el caso.  Nosotros sabemos que, por el contrario, pertenecer a la familia imperial le ha costado mucho y que ha jugado en su contra todo el tiempo.

En esta novela en especial la autora coloca en todo momento junto a Miles a su primo Ivan, que en muchos aspectos es su opuesto.  No tiene discapacidad alguna.  Es atractivo físicamente.  También nació dentro de la familia imperial, pero no se ha preocupado por desarrollarse como persona.  No es brillante porque no quiere.  Tiene entrenamiento militar básico y no se da cuenta de nada.  No obstante, cuando quiere puede ser muy útil y perceptivo.  Es decir, es un inútil porque quiere.  Da para pensar.  El sistema de su planeta ha cumplido con prepararlo para lo que le toca.  Ha sido su decisión no explotarlo.

Algo que no me gustó mucho de Cetaganda fue la trama política misma.  Miles e Ivan son enviados a un planeta lejano que se ha enfocado a desarrollar tecnología pensada para mejorar sus líneas genéticas.  Así como el planeta de Miles se ha enfocado a desarrollar tecnología bélica, la sociedad de este otro planeta está enfocada en manipulación genética y medicinas y drogas, etc.  No obstante, parte de esta búsqueda constante de la perfección los ha llevado a desarrollar un complejo sistema político que asegura que haya castas y que éstas estén siendo monitoreadas para acercarse cada vez a su objetivo.

El problema con esto es que el sistema en cuestión es bastante complejo e implica varias casas nobles que están compitiendo entre sí y distintos niveles de nobleza y líderes de cada casa con distintas orientaciones políticas y sus esposas, cada una de las cuales viene de un grupo distinto.  Y uno no puede simplemente superar todo esta red, porque es parte importante de la trama de la novela misma.  La intriga que Miles va descubriendo tiene que ver con una conspiración al interior de este sistema.  Es más, después resulta que hay más de una sola conspiración.

Demasiado complicado para mi gusto.  Por momentos le quita dinamismo a la trama, que por momentos es muy emocionante.  Como siempre, las discusiones que Miles tiene con otros son geniales.  Las resoluciones a los aprietos en los que se mete siempre son creativas.  Después de todo, Miles no es un héroe de acción, sino más bien un intelectual.  Él se salva de las trampas apelando a su inteligencia y a su astucia y a información que el lector ya tenía porque en algún momento se le comunicó también.

Como sea, Barrayar sigue siendo mi novela favorita de esta serie.  Pero con Cetaganda, la saga levanta mucho de lo que había caído, pero no llega a los niveles de las primeras tres.  Me dicen que luego se va a poner mejor, así que seguiré leyendo.

Joe Johnston, Captain America: The First Avenger

In .Inicio, Crítica on 10 junio, 2020 at 3:30 PM

Hace un tiempo he comenzado a ver todas las películas del MCU en orden narrativo, no en orden cronológico.  O sea, las estoy viendo en el orden dictado por la historia que se está contando, no en el orden en el que fueron hechas.  En ese sentido la primera sería Captain America: The First Avenger, que fue estrenada en 2011, después de Iron Man (2008), The Incredible Hulk (2008), Iron Man 2 (2010) y Thor (2011).  De éstas, tres ya habían definido los parámetros de lo que sería el MCU, el estilo del humor, el estilo de la acción y otros detalles.  Iron Man fue la gran precursora, que encontró el equilibrio sobre el cual se construyó todo un universo.  The Incredible Hulk había definido todo lo que no lo sería, todo lo que quedaría fuera.

Con Iron Man se definió que el MCU sería más colorido y optimista.  Es decir, que no se seguiría el ejemplo de DC, que había optado por llevar a su héroes por una senda más oscura y pesimista y adulta.  The Incredible Hulk fue la constatación de que esa línea, que tan bien había funcionado para Batman, no era algo que iba a funcionar para los héroes de Marvel Comics.  Este contexto es importante, porque explica más de la mitad de las decisiones que se tomaron cuando se hizo Captain America.

Ésta es una película que va a lo seguro.  Recuenta la historia del origen del superhéroe sin mayores sorpresas.  Todo lo que sabes que tiene que estar ahí está ahí.  Desde su origen en un programa experimental durante la segunda guerra mundial hasta su desaparición en una zona helada que lo mantendrá congelado por medio siglo.  Desde el origen de su uniforme hasta su rivalidad con Red Skull.

Quizás su mayor aporte sea el replanteamiento de algunos personajes que a partir de esta película serán relevantes para todo el MCU.  Algunos de estos, como la agente Peggy Carter, eran personajes que ya existían en los cómics y que los adaptaron para que sean más interesantes.  De hecho, con Peggy Carter hicieron un tan buen trabajo, que sale en varias de otras películas, aunque siempre como personaje secundario: Captain America: The Winter Soldier en 2014, en Avengers: Age of Ultron en 2015, en Ant-man en 2015 y en Avengers: Endgame en 2019.  Es más, tendría su propia serie de dos temporadas, Agent Carter, que no me gusta tanto.  Nada mal para un personaje que en los cómics es completamente cliché y bidimensional.  La Peggy Carter de la pantalla es mucho más interesante, independiente, inteligente y motivada.

Otro personaje relevante que salta de esta primera película es Bucky, el cual también es fuertemente cambiado para que cuadre.  En los cómics Bucky es poco más que el Robin del Capitán América.  Es un compañero de menor edad.  En los tiempos actuales pensar que un superhéroe idealista como Steve Rogers andaría por ahí con un adolescente teniendo aventuras y poniéndolo en peligro es impensable.  Así que se replanteó a Bucky como el amigo de infancia del Capitán, el cual logró entrar al ejército cuando Steve Rogers aun no era aceptado.  Durante esta película se supone que muere, pero luego el personaje reaparecería transformado.  Bucky sale en Winter Soldier, en Captain America: Civil War (2016), Avengers: Infinity War (2018) y en Endgame, además de cameos en otras películas.  No sólo eso, sino que Bucky está en el medio de la intriga de Winter Soldier y es el detonante del conflicto en Civil War.

Otros personajes que se replantean en esta película y que serían retomados en el MCU son Howard Stark -el padre de Tony Stark-, Red Skull -que en los cómics es el némesis eterno de Steve Rogers-, Zola -otro villano que es replanteado- y el Tesseract, que no es propiamente dicho un personaje, sino un objeto.  Pero tiene un arco interesante que para nosotros como espectadores se inicia aquí.

El resto cumple, como una buena película saliendo de la maquinaria que ahora es Marvel Studios.  La acción es buena, el humor es equilibrado, la música es nostálgica, la ambientación es adecuada, las actuaciones son aceptables.  Pero no es por eso que vas a ver una película como ésta.  Uno la va a ver porque es parte de algo más grande y porque quieres saber cómo se va a mover la trama del MCU hacia adelante.  Con el pasar de los años me imagino que cuando la gente se refiera a la película del Capitán América, se va a imaginar Winter Soldier, no First Avenger.

La siguiente película en el MCU es Captain Marvel, que comento en este enlace.

Hubo una época sin cuarentena en la que mencionaban Réquiem por Lurín

In .Inicio, Crónica on 5 junio, 2020 at 2:41 PM

Mientras seguimos en cuarentena, les paso tres entrevistas más que hice cuando estaba promocionando mi novela Réquiem por Lurín.  Por si acaso, ya hay algunas librerías que están haciendo delivery a domicilio.  Así que si quieren comprarlo o si quieren comprar los tres libros de la saga en paquete, es cuestión de que me contacten y me digan por donde viven, de tal manera que les pueda recomendar uno de esos servicios.

En todo caso, si están por Miraflores o en uno de los distritos aledaños, quizás les salga a cuenta pedir delivery a El Virrey.  Lo pueden hacer en este enlace.  Ahí tienen varias de mis novelas, aunque no me gusta recomendarlos porque aun me deben plata.

Comentario en El Peruano

Para que tu libro peruano de terror exista en este universo, tiene que ser comentado por Daniel Dalvo en su columna del diario El Peruano.  Pueden leer su comentario a mi novela Réquiem por Lurín en este enlace. Ya puedo respirar tranquilo.

Presentación de Miguel Angel Vallejo

El domingo 23 de febrero del 2020 me invitaron a hablar en la Feria del Libro de San Borja para presentar mi novela Réquiem por Lurín. Este audio es la parte en la que habla Miguel Angel Vallejo, escritor y dramaturgo peruano que reside en España. Hace una serie de comentarios relacionando mi novela con unos temas del colonialismo. Interesante.  Lo pueden escuchar en este enlace.

Presentación mía en San Borja

Y ahora, mi parte.  En este enlace está el audio de lo que comento por qué me gusta tanto ir a hablar a esos eventos y las amistades que he hecho.