Mildemonios

Archive for 20 julio 2018|Monthly archive page

Isaac Asimov, Foundation’s edge

In .Inicio, Crítica on 20 julio, 2018 at 3:19 AM

Foundation’s edge es el cuarto libro en la serie de Fundación.  Si te encantó Foundation, que comento en este enlace, puede que te interese.  No obstante, hay que tener una serie de consideraciones a la hora de empezarlo.  Para empezar, no es un libro para cualquiera.  A diferencia de los tres anteriores de la serie, éste no se lee solo.  Tienes que haber leído Foundation, Foundation and Empire (que comento en este otro enlace) y Second Foundation (que comento aquí) para realmente entender qué es lo que está pasando.  Claro, en las dos anteriores valía la pena haber leído la serie antes, pero no era tan necesario.

Como sea, estamos frente a un libro que Isaac Asimov escribió tres décadas después de haber terminado el libro anterior.  Asimov había escrito la trilogía original y no tenía intenciones de continuar explorando el universo de Fundación.  Y tiene sentido.  El final de Second Foundation es bastante definitivo.  Por supuesto que deja preguntas sin responder, pero la historia básicamente se cierra.

En 1982 Asimov cede a las presiones de los fans y de su editor y quizás de todos a su alrededor y escribe Foundation’s edge.  Como podrán ir suponiendo, no es lo mejor que salió de su cabeza.

De hecho, a mí este libro no me gusta.  Soy fanático de los tres anteriores.  Me parecen perfectos.  Con Foundation’s edge sí tengo problemas.  Quizás tenga que ver con el hecho de que Asimov lo escribió cuando tenía 62 años.  No lo sé.  Como sea, este libro ganó varios premios y fue uno de los más vendidos de este autor.  Aún así, no me gusta.

La principal razón es que en este libro se da vuelta atrás con varias de las revelaciones que se han dado anteriormente en la serie.  No quiero mencionar ninguna para no arruinarle la sorpresa a nadie, pero hay cambios muy fuertes al Plan Seldon con la aparición de El Mulo.  Eso lo comento en el post sobre Second Foundation.  Y son geniales, porque era algo que no se podía prever y que requirió que la gente en Terminus tenga que adaptarse.  Son revelaciones bastante impactantes y muy profundas.  De hecho, Second Foundation es una excelente historia justamente por esos cambios al plan.

En Foundation’s edge todo vuelve a la normalidad.  Esos elementos nuevos que se introdujeron en el libro anterior y que eran la base de una excelente historia se sustraen del universo de Fundación con una explicación que a mí, por lo menos, me parece deficiente.  Y listo, sin más ni más, tenemos otra amenaza con otro rollo y otras discusiones.

Me revienta cuando un autor hace eso.  Incluso uno al que admiro tanto como Isaac Asimov.

Mucho más interesante… Pero recontra más interesante… Habría sido que Asimov retomara la historia donde la dejó.  Y que nos cuente qué hacen los habitantes de Terminus ahora que el Mulo lo echó todo a perder y que ya no tienen la guía de Seldon.  Eso habría sido tremendo reto.

Pero no.  Cual Marvel Comics, Asimov presiona “undo” y regresa todo a su estado previo.  No me parece.

Otro detalle que me incomoda de Foundation’s edge, es el relacionado al plan mismo de Seldon y a la razón de ser de la Segunda Fundación.  Si leen este libro y se enteren de lo que estoy hablando (que tampoco voy a mencionar para no arruinarle nada a nadie), dedíquenle unos minutos a pensar lo que eso significa para la figura de Hari Seldon.  Pues resulta que ya no es el genio matemático que se suponía que era.  Pasa a ser, con esta revelación, un mero niño símbolo.

Tampoco me gusta eso.  A mí me gustaba la imagen de Seldon siendo este genio que predijo todo y que sabía las respuestas a las crisis, gracias a la ciencia que había inventado, la psicohistoria.  Ahora, con este cuarto libro, resulta que no.

Lo siento.  No me gusta cuando arruinan una historia solo para sorprendernos con lo que sea.

Réquiem por Lima en la Feria del Libro de San Borja

In .Inicio, Crónica on 11 julio, 2018 at 12:28 AM

En una Feria del Libro de San Borja hace dos años lancé mi novela Réquiem por San Borja.  De hecho, la lancé y fue el libro más vendido de ese festival.  Hasta recibí un reconocimiento por parte del alcalde.  No me puedo quejar.

Pues bien, la edición de este año fue entre los días 15 de junio y 1 de julio.  Y no fue en el parque que está frente al Pentagonito, sino junto al centro comercial La Rambla.  Mucho mejor ubicación.  Tampoco me puedo quejar.

Lamentablemente las ventas no han sido espectaculares este año.  Me dicen que el Mundial puede haber afectado negativamente en ese sentido.

Como sea, este año no tenía ningún título nuevo que presentar.  Lamentablemente el libro que tenía planeado para el 2017 se demoró en salir, lo que quiere decir que en el 2018 no tengo nada nuevo todavía.  Aún así tuve la oportunidad de hablar en esta feria tres veces.

La primera vez fue para contar junto a otras dos personas la experiencia de ser editado por José Donayre, de quién ya he escrito aquí antes.  La segunda fue para presentar un libro de ciencia ficción / dramaturgia de la peruana Antoanette Alza.  Y la tercera para presentar un libro de aventura / steampunk de la chilena Sascha Hannig.

Hay que agradecer a la Municipalidad de San Borja por la iniciativa.  Y reconocer el esfuerzo que hace.

Arthur Conan Doyle, The adventures of Sherlock Holmes

In .Inicio, Crítica on 4 julio, 2018 at 12:16 AM

Arthur Conan Doyle inventó el genial personaje Sherlock Holmes.  Escribió una novela con él y su inseparable compañero el doctor Watson, A study in scarlet, que comento en este enlace.  Éste funciona en buena medida por la novedad del personaje, de su método, de la forma como resuelve el caso.  Después escribió The sign of four, que comento en este otro enlace.  Aquí empiezan los problemas, porque me parece que ahí va quedando claro que el personaje y el método no funcionan con casos largos.  O sea, no funciona con un misterio que se debe mantener por toda la novela.

No es Agatha Christie, que desarrolla historias adicionales muy bien y te mantiene interesado o que va dando descubrimientos parciales para que el lector acompañe al detective en los descubrimientos.  No, el método de Sherlock es llegar, ver lo que ha pasado, levantar data y después, al final, vomitar su conclusión que por supuesto que es una sorpresa impresionante.  Pero no termina de funcionar en una novela larga.

Por eso The adventures of Sherlock Holmes es exactamente lo que necesitaba Conan Doyle para retomar la buena senda.  Este libro está compuesto de doce casos cortos, cada uno de los cuales es un clásico.  Algunas de estas historias han evolucionado a formar cánones de la literatura de misterio.  El estilo que usa el escritor para estos casos es ligeramente distinto.

En esta oportunidad las historias están vinculadas, pero bien podrían ser leídas por separado y en desorden.  No es eso lo que importa.  Lo importante es el planteamiento de lo que ha pasado, el recogimiento de pistas por parte de Sherlock y la exposición final de lo que ha pasado.  Todos los casos mantienen la misma estructura y podría sonar repetitivo, pero no lo es.

Es en estos casos cortos en los que realmente podemos ver brillar al detective.  Ver su forma de vida y apreciar su relación con Watson.  Ni qué decir del hecho de que la resolución de los casos puede resultar sorprendente, incluso hoy en día.  No todos, por supuesto.  Pero sí algunos.

No sólo eso, sino que en estos casos se introducen algunos elementos que hoy en día son considerados implícitos a la figura de Sherlock Holmes.  Por ejemplo, en el primero de los casos, A scandal in Bohemia, se presenta a Irene Adler.  Pareciera que es colocada como una némesis natural al detective.  No obstante, todos sabemos que este puesto será en realidad llenado por el profesor Moriarty, otro personaje introducido en uno de los casos de otro libro, dicho sea de paso.

En Adventures se juega más con asuntos disparatados.  Con situaciones extrañas relacionadas a un misterio que son tan raras e inexplicables, que solamente un genio como Holmes puede llegar a darse cuenta de lo que realmente está pasando.

Por ejemplo, que haya una Liga de Pelirrojos que en el mundo le da trabajo a los pelirrojos que no lo tienen.  Es una locura.  O que un hombre pueda fingir ser otra persona lo suficiente como para comprometerse con su hijastra y hacerle prometer que lo va a esperar, asegurándose así que ella nunca se case.

El estilo de narración es adecuado.  Hoy en día quizás no resulte muy novedoso, pero es el correcto para este tipo de historias.  Se trata de supuestos pasajes en el diario de Watson, quien nos cuenta las aventuras de su amigo desde su punto de vista.  El hecho de que Watson no sea particularmente brillante es perfecto, porque obliga a Holmes a tener que explicarle todo, lo que nos permite a nosotros los lectores enterarnos de lo que pasa dentro de la cabeza del detective.

De los tres libros, definitivamente éste es el mejor.  Y se puede leer sin haber pasado por A study y The sign.