Mildemonios

Archive for 18 abril 2018|Monthly archive page

Lemony Snicket, Reptile room

In .Inicio, Crítica on 18 abril, 2018 at 6:43 AM

En otro post ya comenté la primera novela de esta serie, The bad beginning.  Ahí comenté también algunos detalles de la serie misma, como su origen o sus adaptaciones al cine y a Netflix.  Ahí ya elogiaba el estilo con el cual la historia es narrada, lo cual para mí es el verdadero jale de la serie.

Si bien en The bad beginning se definen los personajes y el conflicto, en The reptile room se exploran los límites de este mundo.  Es decir, ahora vamos a ver hasta qué extremo es que los adultos no le creen a los niños y cuán lejos puede llegar el villano Olaf en lo absurdo de sus planes.

En este segundo libro también se define un detalle importante: En cada novela los huérfanos Baudelaire -los protagonistas de la serie Violet, Klaus y Sunny- serán entregados al cuidado de un padre adoptivo diferente en un contexto completamente distinto.  Mientras que en The bad beginning fueron puestos al cuidado del mismísimo Olaf, quien luego resultaría siendo el villano de toda la serie, en The reptile room serán puestos al cuidado de un tío lejano, Montgomery Montgomery.

El tío Monty resultará siendo el padre adoptivo ideal.  En su casa tiene un taller para Violet, una biblioteca para Klaus y muchas cosas para que Sunny pueda morder.  Eventualmente, llegará Olaf disfrazado a perturbar esta paz.  Éste será otro de los detalles que se definirán con esta novela: En cada libro Olaf intervendrá disfrazado de un personaje ridículo y solamente los tres Baudelaires podrán reconocerlo.

La incapacidad de los adultos para hacerle caso a los niños que saben qué es lo que en realidad está pasando se materializará de manera más obvia en el señor Poe, que es una especie de intermediario entre el banco en el que está el dinero de la familia Baudelaire y los huérfanos.  Mientras que Violet no sea mayor de edad, el dinero está bajo su cuidado.  En ese sentido, la necesidad de los tres huérfanos de que Poe les crea con respecto a los malignos planes de Olaf es crucial y facilitaría mucho las cosas.

Pero obviamente eso nunca sucede.  Poe es un despistado, como todos los adultos en esta historia.  No le creerá a los niños a menos que sea completamente innegable que ellos tienen la razón.

Éste es un elemento interesante en la tradición de literatura infantil.  Hay muchos libros en los cuales los niños saben lo que en realidad está pasando y los adultos no se dan cuenta de nada.  En The Reptile Room eso es llevado al extremo.  Es casi como si el autor se estuviera burlando de ese cliché.

En general esta novela está al nivel de la anterior y es muy recomendable.  Daniel Handler sigue experimentando con un estilo de narración muy original, en el que el autor imaginario de la saga (Lemony Snicket) habla directamente a los lectores de maneras muy extrañas y con mensajes ridículamente pesimistas.  Me inclinaría a pensar que ese estilo de redacción es lo mejor del libro.

Esto no quiere decir, por supuesto, que los personajes no sean buenos.  Son excelentes.  Están muy bien armados, por momentos ni te dicen qué hizo cada cual en una situación particular, porque están tan adecuadamente construidos, que tú como lector ya asumes lo que pasará a continuación.  Tanto los Baudelaires, como Monty y Olaf y Poe.

Muy buen libro.  No es el mejor de la serie, pero está por ahí.

Anuncios

Regulación de los videos pornográficos

In .Inicio, Réplica on 8 abril, 2018 at 7:31 AM

Ahora que todos están hablando de la entrega de los premios de la Academia, vale la pena prestarle atención a esos otros videos que circulan por ahí sin necesariamente el consentimiento de todos los que se ven en la pantalla. Hablamos de los videos pornográficos de distintas modalidades a los que muchos acceden por internet sin saber de dónde salieron.