Mildemonios

Archive for 30 junio 2016|Monthly archive page

Réquiem por San Borja: Más sobre los Caminantes

In .Inicio, Crónica on 30 junio, 2016 at 2:53 PM

pyro01

El 1 de julio a las 8 pm en la Feria del Libro de San Borja se presentará mi siguiente novela de terror, Réquiem por San Borja.  Como se podrán imaginar, es una continuación de Réquiem por Lima, a la cual no le está yendo mal en ventas (de hecho, ya vamos por la segunda edición).  No obstante, es una historia distinta.  Mientras que en la primera, el personaje principal es más bien paranoico y desconfiado e introvertido, en esta oportunidad el personaje principal, que sigue siendo la el narrador de lo que va sucediendo, es obligado a cambiar de forma de ser por circunstancias que se explican en los dos primeros capítulos.

El final de Réquiem por Lima es algo abierto.  No voy a decir más para no arruinarte la experiencia si es que no lo has leído aún.  Varios de estos temas se resuelven al inicio de Réquiem por San Borja, pero no se explican sino hasta el final.  Aún así, esta segunda historia es independiente de la primera.  O sea, no necesitas haber leído Réquiem por Lima para entender.

Algunos de los comentarios que recibí de la primera novela tenía que ver con la sociedad que describo que vive encima de lo que es hoy en día las rieles del Tren Eléctrico, los Halcones.  También que mostrara cómo funcionan los Caminantes, el cuerpo de valientes que ingresa a Lima a buscar medicinas, repuestos y otras cosas.  Varios de estos asuntos son abordados en esta segunda novela.

Un detalle que personalmente me tomó mucho resolver, pero que creo que está bien plasmado en Réquiem por San Borja es la relación entre los distintos Caminantes.  En la primera novela eso no se muestra, dada la naturaleza individualista del protagonista principal.  No obstante, en esta nueva historia distintos Caminantes se ven en la obligación de colaborar entre ellos.

Pensar en una forma en la que esto sucedería, considerando que son personas complicadas que se enfrentan a situaciones extremas una vez al mes, fue todo un desafío.  Pero creo que el resultado es satisfactorio.  Será cuestión de que lo evalúen y me digan qué les parece.

Lois McMaster Bujold, Shards of honor

In .Inicio, Crítica on 24 junio, 2016 at 2:57 PM

WP_20160409_013

Ésta no es la mejor de las novelas de esta serie, pero sigue siendo buena.  Es la segunda en la Vorkosigan Saga.  La primera es Falling free, que me parece una de las mejores novelas de ciencia ficción que he leído en mi vida.  Así que cuando comencé Shards of honor estaba emocionado, porque esperaba algo al mismo nivel.  Lamentablemente ése no fue el caso.

Luego me enteré que la autora escribió las novelas en desorden y que Falling free fue una de las últimas que publicó, a pesar de que en la cronología de Vorkosigan Saga transcurre al comienzo.  Éste no es un dato trivial.  Explica también por qué la siguiente, Barrayar, es la mejor de todas (en mi opinión, hasta ahora).

Shards introduce a los dos personajes que darán inicio a todo el conflicto de las novelas siguientes.  Se trata de Cordelia Naismith del planeta Beta Colony y Aral Vorkosigan del planeta Barrayar.  Cada uno ha terminado varado en un planeta recientemente descubierto en donde se conocerán.  Pero cada uno ha sido varado por una razón distinta.

En el universo en el que transcurren estas novelas cada mundo tiene su propio gobierno y sus propios principios y valores.  En ese sentido, Beta Colony y Barrayar no podrían ser más distintos.  Beta Colony es liberal, cree en las libertades y en la democracia.  Tiene una particular preocupación con la ciencia.  No son guerreros, sino más bien individualistas.  Se defienden si los atacan, pero no consideran correcto estar invadiendo otros planetas, básicamente porque respetan sus derechos.

Barrayar, en cambio, es una sociedad militarizada.  Su sociedad tiene una estructura vertical.  Para hacer carrera en política uno tiene que ser oficial del ejército.  No obstante, Barrayar es una monarquía.  Tiene un emperador, quien a su vez alrededor tiene a familias nobles y consejeros y espías.  En ese sentido, Barrayar está mucho más sujeta a la política como la conocemos hoy que Beta Colony.

Hans_cara 01

En Beta Colony todo es un gran caos.  No hay un verdadero gobernante, sino que la sociedad se está gobernando a sí misma.  Eso es bueno y a su vez malo.  Para cuando Cordelia pueda regresar a su planeta y enfrentar las consecuencias de lo que ha hecho quedará claro que ésta no es una sociedad perfecta, sino que ese individualismo y preocupación extrema por la ciencia tienen sus consecuencias negativas.  Y por este detalle -que recién se explora en los últimos capítulos de la novela- es que Shards me gusta tanto.  Cuando lo lean entenderán a qué me refiero.

Aral, por su cuenta, es un Vor.  Es miembro de una de las familias nobles.  Su padre es un conde y cuando éste muera, Aral heredará el título.  No obstante, él es una especie de rebelde dentro de una sociedad altamente conservadora.  Por supuesto que lo que él considera actos de rebeldía para Cordelia, que viene de una sociedad con poco respecto por las reglas, es risible.

Los hechos mismos de la novela no son importantes.  Shards es una gran discusión entre Cordelia y Aral, detrás de la cual van pasando cosas: Motines, batallas, negociaciones diplomáticas, etc.  Aquí lo importante es el choque de dos culturas a través de dos de sus más finos representantes.  Después de todo, Cordelia es una científico.  Capitán de una nave que está en una expedición científica.  Aral, en cambio, es un brillante militar con una carrera sobresaliente, pero temido por otros.

Shards está bien.  Las largas discusiones entre Cordelia y Aral me hacían recordar a las novelas de Michael Crichton, que tanto me gustaban.  Pero después de un rato ya comienzan a cansar.  Y las cosas que pasan mientras tanto no son tan interesantes.  Lo podrían ser, pero algo le falta.

Réquiem por San Borja: La presentación del libro

In .Inicio, Crónica on 20 junio, 2016 at 2:06 PM

ciclo04

La vez pasada estaba comentando que mi próxima novela ya tenía título definitivo: Réquiem por San Borja.  Esto deja en claro que es una secuela para mi anterior novela, Réquiem por Lima.  Es decir, es una historia de terror.  Específicamente de zombies.  Y bueno, transcurre en el distrito limeño de San Borja.  Por lo menos buena parte del inicio.  En algún momento pensé en llamarlo Réquiem por Barranco, porque el final es en ese otro distrito.  No obstante, la mayor parte de la historia es en San Borja, así como el comienzo.  Y por último, San Borja me parece más relacionable a un futuroi post apocalíptico que Barranco, que ya es apocalíptico hoy en día.  El actual alcalde se ha encargado de eso.

En estos días ya debería estar lista la portada, que ha quedado bien paja, cortesía de Carlo Neira.  Cuando esté la versión definitiva la postearé por aquí.  Por el momento solo diré que me gusta mucho más que la de Réquiem por Lima, que mostraba la cara de un zombie.  Esta vez muestra acción.  Va a estar mucho más bacán.

requiem01

En todo caso, aquí la novedad es que ya tengo fecha para el lanzamiento de la novela.  Réquiem por San Borja será presentado el 1 de julio en la Feria del Libro de San Borja.  No se lo vayan a perder.

Pronto más detalles al respecto.

Giovanni Ciccia, Av. Larco

In .Inicio, Crítica on 17 junio, 2016 at 3:37 PM

13239029_10156892137550722_7751482020905160599_n

Todo, absolutamente todo lo relacionado a este musical es de primera calidad.  Todo, excepto la historia y los personajes, lo cual es una verdadera pena.

Realmente quería que me gustara Av. Larco, por varias razones.  La principal es que el contexto que están usando para contar (o no contar) su historia es una época que yo conocí bastante bien.  De hecho, la música que usan para lucirse en el escenario cantando y bailando y tocando instrumentos en vivo como nunca antes había visto en un musical peruano, es la música que yo bailaba en mis fiestas de últimos años de colegio y de primeros años de universidad.  Y sé perfectamente cuál es el plan aquí: Hacer que mi generación (y las aledañas) sintieran nostalgia y vayan a ver esta obra.  En mi caso podría haber caído, si no fuera que los personajes que ejecutaban los cantos eran caricaturas.

También quería que me gustara porque es una producción de Tondero, una empresa que debería recibir medallas por valiente.  Cuando se escriba el libro sobre la historia del siglo XXI de las artes escénicas peruanas, no dedicarle un capítulo entero a Tondero sería mezquino.  Son los que nos demostraron que se podía hacer una película peruana taquillera que desplazara a una de Hollywood, por ejemplo, dejando callados a todos los que decían que para que eso sucediese, el Estado nos tenía que obligar a ver películas peruanas.  Ahora están trasladando su sapiencia al teatro, lo que definitivamente debe implicar mucho coraje.  Muchos otros se habrían quedado haciendo lo que descubrieron que es un éxito y nada más.  Pero no Tondero.  Ellos tienen el valor de salir del cine para producir también teatro.  Bien por ellos.

Y como decía al comienzo, han hecho una hermosa obra de arte.  O lo habrían hecho, en todo caso, si no fuese que la historia fuese tan plana y predecible y los personajes no fuesen extremos en todas las direcciones.

La música es impecable.  Cuando leí que Diego Dibós estaría a cargo de la dirección musical fui un poco escéptico.  Pero cuando fui a ver la obra quedé sorprendido por la buena interpretación y los arreglos.  Claro, todo esto queda manchado cuando te pones a pensar un poco de antemano y predices con quirúrgica precisión en qué momento vendrá qué canción.  Por ejemplo, cuando el único personaje amanerado (y estreotípicamente amanerado, debo decir) se llama Javier. ¿Qué canción creen que le cantarán sus amigos y en qué preciso momento? Dense diez segundos y le habrán atinado.

galeria17

Otro ejemplo.  La interpretación de la canción Contéstame del grupo peruano Río (que digan lo que quieran, a mí me gusta) es genial.  Y lo sería más aún si no fuera que la canta el único personaje cuyo padre es presentado y que -oh, sorpresa- se opone a que su hijo sea rockero.  Después de la primera conversación entre los dos, es obvio que eventualmente esa canción va a saltar.  Que sea tan predecible arruina la experiencia.

Nuevamente: Todo esto es una pena, porque técnicamente esta obra es impecable.  Las luces.  El sonido.  Las coreografías.  Las proyecciones (por momento los actores interactúan con cosas que se proyectan en la pared, lo cual suena raro, pero les liga mostro).  Todo eso es de primera.

Pero en fin.  Diría que con el tiempo esto irá mejorando, que Tondero le prestará más atención a este detalle, pero no parece que ése vaya a ser el caso.

 

 

Réquiem por San Borja: Título definitivo

In .Inicio, Crónica on 6 junio, 2016 at 3:01 PM

abe02

Teníamos planeado lanzar la segunda parte de Réquiem por Lima en los primeros meses del 2016, pero una serie de circunstancias nos ha obligado a irlo retrasando.  Una de éstas es que la segunda edición de Réquiem se acaba de presentar y se está moviendo.

Con esto en mente y porque he estado metido en otros proyectos (como por ejemplo, el juego de computadora en 3D que estoy haciendo con unos amigos, Oh espíritu del bosque), había dejado de lado un rato esta novela de zombies.  No obstante, ya estamos casi listos y es posible que su lanzamiento sea antes de lo que habíamos pensado.

Para empezar, el texto ya está revisado.  Solamente están introduciendo las últimas correcciones y ya.  Eso no debería de tomar más de una o dos semanas.  Esta vez le he dedicado más atención a esto en especial, por la experiencia que tuve promocionando Réquiem por Lima.  Verán, resultó que mi anterior novela de zombies se vendió muy bien en un público bastante concreto: Escolares.  Incluso como parte de su plan lector.  Aparentemente algunos profesores consideraron una buena idea usar una novela de zombies que transcurre en un escenario cercano al de los chicos para promover la lectura.

Aquí entre nos, celebro esa decisión.  Ya habría querido yo de chico tener esa opción, en vez de leer los aburridos libros que ya todos sabemos.  Que la novela en cuestión sea la mía lo celebro más aún, pero me asigna un nivel mayor de responsabilidad.

17730_1_miscellaneous_digital_art_apocalyptic_destruction_destroyed_city

Si bien la primera la escribí como jugando (la historia la he contado varias veces, quizás en su última versión cuando me entrevistaron en Radio Filarmonía hace unas semanas), el material final terminó siendo leído y analizado en salones de algunos colegios.  Y créanme que se trata de profesores que se la tomaron en serio.  O sea, realmente han estado usando mi texto para acercar a estos chicos a la lectura.

Así que cuando me senté a escribir la continuación, no podía quitarme de la cabeza la idea de que eso que estaba escribiendo terminaría en un aula siendo una referencia para alguien más.  Y eso me ha obligado a tomármela más en serio.  Esto no lo verán reflejado en el fondo de la novela, que sigue siendo igual de juguetona y caótica como la primera (que creo que es uno de los atractivos del género de zombies).  Sino más bien en el cuidado de los detalles: errores ortográficos, de concordancia, de redacción, etc.

Por encima de eso hay otro elemento que decidí incluir en Réquiem por San Borja que espero que les guste.  Tiene que ver con la forma como la historia está siendo contada.  El libro volverá a tener siete capítulo, cada uno de los cuales corresponde a un día de la semana.  Es decir, la historia nuevamente tomará lugar en un periodo de siete días.  No obstante, la manera como cada uno de esos días será narrado será distinto.  Espero que éste sea un cambio que haga la lectura más dinámica.  Ya lo verán.

Por lo demás, sigue habiendo muchos muertos vivientes, Halcones, paramilitares, caminantes y demás elementos que reconocerán de la primera parte.