Mildemonios

Archive for 22 julio 2019|Monthly archive page

Réquiem por Lima en la Feria Internacional del Libro de Ayacucho

In .Inicio, Crónica on 22 julio, 2019 at 8:43 PM

Hace un par de años me invitaron a participar de la primera versión de la Feria Internacional del Libro de Ayacucho.  En esa ocasión el país invitado fue Uruguay y debo decir que la pasé genial.  Hablé dos veces al público, conocí a varios autores uruguayos, paseé por la ciudad y pasé mucho tiempo con otros autores peruanos.  Fue una bonita experiencia.

Por eso cuando me propusieron participar de la tercera edición de la feria, acepté de inmediato.  En esta ocasión estuve en los primeros días.  La experiencia fue mucho más afinada que la vez pasada.

Primero, hubo una relación mucho más directa con la prensa local.  Quizás la prensa nacional ni cuenta se dio de que este evento estaba sucediendo.  Pero no importa, porque no era para todo el país.  Era para la gente de la ciudad de Ayacucho.  Y ellos sí tienen que haberse dado cuenta.  La feria era en la plaza de armas, había mucha propaganda por toda la ciudad y había muchas menciones en prensa.  A mí específicamente me entrevistaron en dos canales de televisión local y me mencionaron en dos artículos de periódicos locales.  No me puedo quejar.

Segundo, la estética de la feria misma era impecable.  Hace dos años llamó la atención que cada uno de los stands tenía forma de retablo ayacuchano.  No obstante, había algunos problemas prácticos con este diseño.  Por ejemplo, que cuando llovía el agua se filtraba, por lo que los expositores tenían que poner unos plásticos azules en los techos que rompían con la imagen.  Este año eso ha sido resuelto, al igual que otros asuntos menores.  El resultado era una feria mucho más bonita que, si bien aún tuvo algunos problemas menores, se veía mucho más formal que la del primer año.

Tercero, la calidad del material ofrecido en la feria fue definitivamente superior.  Había más editoriales y distribuidoras formales, hubo incluso un stand dedicado a un solo autor local.  Y los precios no estaban mal.  De hecho, había gente todo el día.  Se suponía que la feria era hasta las nueve de la noche, pero el viernes eran las once y aun había stands abiertos y gente revisando libros.  Y no solo miraban, como en otras ferias, sino que estaban comprando.

En resumen, fue una bonita experiencia.  Nuevamente conocí autores y pude conversar con personas vinculadas a la industria editorial.  Ojalá esta feria siga mejorando.

Anthony Russo & Joe Russo, Avengers: Endgame

In .Inicio, Crítica on 9 julio, 2019 at 7:18 AM

Astutamente Disney está colocando nuevamente en cines su éxito comercial Avengers: Endgame, con unos cuantos minutos más de cinta, a ver si puede levantar un par de milloncitos adicionales.  Esta película por supuesto que no necesita presentación ni campaña publicitaria.  Todos sabemos que es una de las más vistas en cines de todos los tiempos y una de las más taquilleras.

No podemos negar que Marvel Studios ha sabido perfeccionar su fórmula.  Kevin Feige, el genio maligno detrás de la franquicia, ha sabido planear estas películas y ha sabido aprender las lecciones que han llevado desde la primera de la serie, Ironman en el 2008, hasta este mega éxito en el 2019.  Once años de gloriosa evolución que ya habrían querido entender los amigos de DC Warner.

A raíz del estreno de X-Men: Dark Phoenix, la última de esa otra franquicia, me interesaba comentar cómo las dos se han desarrollado en paralelo.  En redes sociales el mejor comentario que encuentro de Dark Phoenix es “no es la peor de la serie”. ¿Cómo es, entonces, que los estos mutantes han pasado de ser el referente desde su primera, X-Men en el 2000, a ser una caricatura de sí misma?

Cuando salió X-Men, todos queríamos ser mutantes.  Y su personaje más emblemático, Wolverine, pasó a estar en montones de series de cómics al mismo tiempo.  La contundente historia que cuenta la película, los personajes fáciles de querer, el fuerte contenido social de la película, los efectivos diseños visuales, etc.  X-Men fue un éxito no solamente porque cuenta una historia con superhéroes que ya eran queridos.  Ése es un componente ciertamente.  Pero además se trataba de buen cine.  Es una buena película.  Bien hecha, bien pensada, bien ejecutada y excelentemente actuada.

Después vino X-Men United, que está en todas las listas de todos los nerds alrededor del mundo de las mejores películas de superhéroes de todos los tiempos.  Quizás no nos podamos poner de acuerdo acerca de si es la mejor o no, pero definitivamente está en las primeras cinco de todos.  Es así de buena.

No sé si recuerdan, pero en ese entonces todos hablaban de los mutantes.  Había más cómics con ellos, había más series de dibujos animados, etc. ¿Qué fue lo que pasó, entonces? ¿Qué falló?

Yo sé lo que estás pensando.  X-Men: The Last Stand fue lo que pasó.  Sin embargo, la tercera película no es una causa.  Es más bien un efecto.  Es lo que pasa cuando no pasas la antorcha adecuadamente.

Algo así fue lo que pasó con Batman. ¿Se acuerdan del escándalo que causó la primera de Tim Burton? Fue prácticamente una revolución.  Después vino Batman Returns, que para algunos es mejor que la primera, también de Burton.  Y después vino el paso de la antorcha a otro director, Joel Schuhmacher, quien hizo Batman Forever, que es una propuesta completamente distinta.  Y no pegó.  Se tumbó la franquicia.  Después de eso vino Batman & Robin, que da más pena aun.

No se pudo continuar con la visión de Tim Burton, que es irremplazable.  Y no se pudo plantear una visión distinta que estuviera a su nivel tampoco.  Resultado, se tuvo que enterrar a Batman por varios años.  Recién en el 2005 se pudo relanzar al personaje con un director completamente distinto y con una propuesta distinta a la de Burton y a la de Schumacher.

Una franquicia con la que esto no pasó fue con Harry Potter.  Las dos primeras son bastante parecidas y claramente el producto de la mente de Chris Columbus, un director con una línea bien clara.  Después estaba el peligro de que la ahora millonaria franquicia se echara a perder. ¿A quién trajeron para que se encargue de la tercera? A Alfonso Cuarón, quien hoy sabemos que es un genio, pero que en ese entonces no se sabía que podía manejar proyectos millonarios.

X-men no pasó esta prueba.  Brett Ratner, que dirigió Last Stand, pretendió replicar el estilo de Bryan Singer de las dos primeras.  Y no me parece que haya hecho un mal trabajo.  Es tan solo que no estuvo al nivel.  Y por eso todos los fans se le fueron encima.

Después de eso vino otra metida de pata con Wolverine, de Gavin Hood, quien sea que él haya sido.  Pero entonces se le apareció la virgen a la gente de Fox.  El genial Matthew Vaughn, que venía de demostrar que sabía lo que hacía con Kick-Ass y Stardust, les hizo el favor de sacarlos del hoyo con una precuela, First Class, que cuenta la historia de un joven Charles Xavier juntando a su primer equipo de mutantes.

Para entonces Bryan Singer se había quedado sin jugo.  Sus primeras películas, que habían probado ser efectivas, como The usual suspects y Apt pupil, estaban en el pasado.  Ahora teníamos a un lamentable director de fallas como Superman returns o Jack the giant slayer. ¿Cómo es que Fox no vio las señales?

Singer vino a dirigir tres olvidables películas, Days of future past, Apocalypse y Dark Phoenix.  Cada una peor que la anterior.  Y antes de que me discutas que estoy equivocado porque no sé nada de cine, piensa qué niño hoy en día quiere ser Wolverine.  Hace diez años todos querían ser Wolverine.  Ahora no.  Ahora todos quieren ser un Avenger.

Y por eso Kevin Feige es un caso de estudio que deberíamos estar buscando replicar.  No Bryan Singer, por dios.

 

Réquiem por Lima de regreso en Huancayo

In .Inicio, Crónica on 1 julio, 2019 at 1:32 AM

En la ciudad de Huancayo hay varios colegios que usan mi novela Réquiem por Lima como parte de su plan lector.  Por eso cada cierto tiempo el Grupo Jurado, que distribuye este libro en esa ciudad, me invita a viajar para visitar estos colegios, responder preguntas sobre mi novela y promover la lectura en general.

Este año hicimos esto en junio y fue una experiencia excelente.  Ir a colegios a hablar con los estudiantes no solamente de mi novela, sino además para fomentar la lectura a distintos niveles es una de las retribuciones más altas que considero que alguien que está aspirando a ser escritor puede obtener.

En este viaje me acompañó Carlos Rengifo, autor de otro level completamente.  Sus obras Un aliento en el ocaso y El lenguaje de los espejos no son para cualquiera.  Y su novela juvenil No me gustan los lunes no sé cómo, pero hace click con jóvenes en edad de secundaria como ya le hubiera gustado a otros autores peruanos que salen en fotos con premios nobeles alcanzar.

Esto fue una semana antes de la Feria del Libro de Huancayo, por lo que la gente ya estaba algo sensibilizada al tema de la lectura.  Debo mencionar que en Huancayo la lee un montón.