Mildemonios

Posts Tagged ‘daredevil’

Drew Goddard, Daredevil Temporada 2

In .Inicio, Crítica on 8 octubre, 2021 at 3:12 PM

(Voy a continuar comentando todas las películas y las series del MCU no en el orden en el que las hicieron, sino en el orden de la historia que están contando. Lo último que comenté fue la primera temporada de Jessica Jones, que pueden leer en este enlace. Ahora me toca la segunda de Daredevil)

Como comentaba en el post sobre la primera temporada, la serie exclusiva para Netflix de Daredevil, es importante en un sentido histórico. Fue la primera de las series que Marvel sacó en esa plataforma cuando Disney Plus aun no era competencia. Si bien técnicamente contaba una historia que transcurría dentro del MCU, esta primera temporada definió un estilo que se mantendría con sus variaciones menores en las otras series que vendrían.

No obstante, a diferencia de las demás, Daredevil es interesante independientemente de eso. A diferencia de Jessica Jones, incluye escenas de acción impresionantes. A diferencia de Iron Fist, contiene personajes que interesan. Y a diferencia de Luke Cage, tiene una historia que tiene sentido. La segunda temporada de Daredevil nos dio más de lo que ya había desarrollado en la primera y la supera.

La primera temporada presentaba todo y tenía como fondo una muy buena historia, sobre todo para los conocedores de la tradición del personaje en los cómics. Contaba la caída de Fisk, uno de los grandes villanos «realistas» del mundo Marvel. En la segunda temporada este jefe del crimen ya no está y ha dejado un vacío que va a comenzar a atraer la atención de otros potenciales villanos. Daredevil tendrá que encargarse de eso.

No obstante, ése no es el verdadero gancho de esta temporada. Astutamente, Goddard introduce una consecuencia más a las andanzas de Daredevil. No solamente ha creado la arena para que distintos grupos criminales se peleen por el control que era de Fisk, perjudicando a inocentes en el proceso, sino que además le ha mostrado la forma a otros para que también se metan a impartir justicia por su cuenta. Introduciendo, así, a uno de los superhéroes oscuros más populares de Marvel, Punisher.

De toda la temporada, lo que quizás menos me gusta es la justificación que le dan a las acciones de Frank Castle, aka Punisher. Es un personaje popular, así que tenía sentido que lo metieran a esta temporada, para luego darle su propia serie. Genial. Sin embargo, por más oscuro que sea el enfoque de las series de Marvel para Netflix, sigue siendo el MCU, así que no podían tener un asesino sicópata matando chicos malos de manera serial. Así que había que hacerlo pasar por un blanqueo.

Entonces, es un veterano de guerra con problemas para adaptarse a la sociedad. Genial. Hasta ahí todo bien. De hecho, están regresando al personaje a su perfil original de los cómics, alejándose de las dos películas que ya no son canon. Como sea, el detalle que me molesta es que introducen que por una lesión, Frank ya no reconoce qué está bien y qué está mal. Simplemente va y mata gente. Sí, esto lo hace más versátil para las escenas de acción, pero le quita mucho al personaje.

En los cómics Punisher es exageradamente violento, pero no está loco. Él justifica lo que está haciendo, porque ha visto de lo que son capaces los criminales a los que se enfrenta. Además, su guerra es contra el crimen, no contra un criminal en especial. Esto define a ese personaje. Si le quitas eso, queda algo mucho menos interesante. Frank ya no tiene ese conflicto interno. Simplemente está loco y mata gente y no se da cuenta de lo que hace. La discusión está alrededor de él, es cierto. Matt Murdoch, aka Daredevil, discute de esto con sus dos socios, Karen y Foggy. Pero no es lo mismo.

Y es una pena, porque Jon Bernthal lo interpreta muy bien. Realmente bien. Mucho mejor que todas las demás adaptaciones, independientemente del guión o del planteamiento visual. Los gestos, la acción, los movimientos. Todo es exactamente como me imaginaba a Punisher. Lástima que decidieran hacer ese pequeño cambio que a mí, por lo menos, me parece que le hace perder mucho.

Drew Goddard, Daredevil Temporada 1

In .Inicio, Crítica on 5 mayo, 2021 at 7:13 PM

(Continúo comentando las películas y series del MCU, siguiendo el orden narrativo, no el orden en el que fueron producidas. La última que comenté fue Guardians of the Galaxy Vol. 2. La pueden revisar en este enlace. En esta oportunidad me tocaba una serie que el MCU sacó en exclusivo para Netflix, la primera temporada de Daredevil).

Quizás si uno ve Daredevil hoy no entenderá por qué causó tanto escándalo en su momento. Hay que entender el contexto en el que se lanzó. La primera temporada de esta serie se estrenó en el 2015. El MCU había explotado y estaba en la boca de todos. Ya habían estrenado diez películas de ese universo, que ya incluían la mega popular The Avengers del 2012 (que comento en este enlace) y Captain America: The Winter Soldier del 2014 (que comento en este otro enlace), que puede que no haya sido tan taquillera como otras, pero definía una línea de historias para el MCU que hasta ese momento casi no había sido explorada.

Hasta ese momento, no había habido una película en el MCU que se inclinara más por la trama de espionaje e intriga oscura. Winter Soldier fue la primera y funcionó. Tanto así que abrió una nueva línea en ese universo. Después vendría Civil War en el 2016 (que comento en este enlace) y otras varias películas incluirían elementos de espionaje. No obstante, esto era solo en las películas. El frente de las series recién se estaba abriendo.

La primera temporada de Agent Carter (que comento en este enlace) era novedad. Se suponía que sería una serie de espionaje también, pero perdió el rumbo y fue cualquier otra cosa. Una decepción. Agents of S.H.I.E.L.D. ya había emitido sus dos primeras temporadas (la primera de las cuales comento en este otro enlace) y estaba teniendo éxito. No obstante, ésta era más bien de aventuras. Además, estas dos fueron series de cable. De pronto, llegan las series de Marvel exclusivas para Netflix. Y no me importa lo que digan otros, para mí éstas cambiaron la escena por completo.

Daredevil llegó a satisfacer la ansiedad de los fans que queríamos seguir viviendo las aventuras de los héroes de Marvel entre películas. Agents lo estaba haciendo a cierto nivel, pero Daredevil llegó con una propuesta más adulta. Ahí, donde Agents es infantil e idealista y tremendamente fantástica y optimista, Daredevil es oscura y realista. Y que saliera en exclusivo para Netflix tampoco es casualidad.

Si bien éste había sido el contexto en Marvel, el de Netflix también era particular. Habían tenido éxito con series como House of cards y aun era novedad la idea -que ahora parecen haber abandonado- de que Netflix estaba diseñando series exclusivas sobre la base de la data que habían levantado de sus usuarios. Se suponía que Daredevil fue diseñada partiendo de ese modelo, aunque en entrevistas ellos niegan haberlo hecho. Como sea, las series caras exclusivas de Netflix eran novedad y Marvel se colgó de eso para lanzarla.

Ahora bien, ni Marvel ni Netflix corrieron riesgos y fueron a lo seguro. Para que esté a cargo de la serie llamaron a Drew Goddard, que se había lucido con el guión de Cabin in the woods -una excelente película de terror que deconstruye el género- para la gente de Josh Whedon, con varios guiones de Lost y de Alias para la gente de J. J. Abrams, con guiones para Angel y Buffy también para la gente de Josh Whedon. Es decir, un veterano de la televisión de acción y aventuras y un buen guionista. No había tenido mucha experiencia dirigiendo, pero sí produciendo. Era una apuesta segura para un proyecto como éste.

No escatimaron gastos en nada. Las secuencias de acción son perfectas. Esas escenas largas de peleas entre Daredevil y los criminales son insuperables. El trato de las consecuencias también. Si Matt era golpeado duramente en un episodio, en los siguientes se estaba recuperando. Caminaba cojeando o se le veía curándose.

Tampoco escatimaron gastos con los actores. Todos aquí son reconocibles. Charlie Cox como Matt Murdock / Daredevil es exactamente lo que hacía falta. Carismático, buen actor, serio cuando hace falta, en buena condición física. Con una larga trayectoria para su corta edad, pero quizás más reconocible como Tristan en Stardust de 2007. Ni qué decir del excelente Vincent D’Onofrio como el villano de la temporada, Wilson Fisk. Muy efectivo. Eso es lo que pasa cuando traes a un buen actor a dar miedo como el villano de la historia.

¿Y la historia? La historia no importa. Cuando tienes personajes tan sólidos y tan bien definidos, escenas de acción tan bien armadas, diálogos tan inteligentemente escritos, un villano tan claro… Qué importa la trama. Lo que importa es que en el proceso de la temporada Matt aprende a ser Daredevil, consigue el traje que lo hará famoso y establecerá la oficina con su amigo Foggy.

Y de pronto llegó Netflix

In .Inicio, Crítica on 21 abril, 2015 at 3:34 PM

Hace unas semanas se estrenó la serie exclusiva de Netflix Daredevil, basada en el personaje de Marvel Comics.  Mucho más sangrienta y profunda que ese intento infantil de adaptar el comic al cine con Ben Affleck haciendo del héroe.  En este caso se trata de Charlie Cox.  Pero en fin, sobre el contenido mismo de la serie podemos hablar otro día, que aún no termino de ver la temporada entera.

El caso es que el material que está sacando Netflix para ser transmitido en exclusiva por su plataforma está alucinante.  Claro, no todo.  Mientras que Daredevil y House of Cards están excelentes, hay experimentos fallidos como Hemlock Groove, que no entiendo bien para qué la hicieron, ni para quién.

Pero no solo en ese público adulto se han quedado.  Por ejemplo, esta semana he comenzado a ver la primera temporada de Unbreakable Kimmy Schmidt y pucha, qué audaz.  No solo hay que celebrar que Tina Fey sea tan buena guionista.  También hay que celebrar que sea tan valiente para hacerse una serie como ésa y burlarse de lo que se burla (creo que no deja piedra sobre piedra para ninguno de los temas sensibles para la sociedad norteamericana).

Para que se hagan una idea, vean cómo en un momento crítico del primer episodio saltan de una representación bastante cruda y realista de un tema real de ese país (los cultos dementes que por creer que se viene el apocalipsis justifican las peores atrocidades) a un musical inexplicable cantado por el típico testigo ignorante que no entiende lo que en realidad está pasando y van a comprender a lo que me refiero.


Hay que tener agallas para hacer esto.  Y celebro que alguien las tenga.  Además, celebro que Netflix esté teniendo las agallas de darle una plataforma a esta gente para experimentar con estos productos que jamás habríamos visto en televisión abierta y bien poco probablemente en un canal de cable.

(Dibujo de arriba: http://www.comicvine.com/)