Mildemonios

Archive for the ‘Crítica’ Category

Lecturas sugeridas por el día de la madre

In .Inicio, Crítica on 13 mayo, 2018 at 12:53 AM

Ya estamos en mayo otra vez y se nos acercan dos festividades importantes.  De una no puedo hablar, porque es privada.  Pero la otra es un escándalo nacional, así que le podemos dedicar unas líneas.  Me refiero al día de la madre.  Ya llega en unas horas y para festejarlo no voy a hacer lo que la mayoría de blogs o millennials hace, eso de colgar un meme y ya.  Yo voy a proponer lecturas que tengan que ver con el fenómeno de la maternidad en todo su esplendor.  Pero no cualquier lectura.  Para proponer Anna Karenina o La casa de Bernarda Alba pueden ir a otros blogs o portales más convencionales.

Aquí van algunas lecturas que te pueden inspirar a tener hijos de inmediato o todo lo contrario.  Depende de la interpretación que le des.  Feliz día.

1. Timothy Zahn, The last command

La tercera parte de la trilogía escrita por Timothy Zahn que narra las aventuras de los héroes Han Solo, Luke Skywalker y demás quince años después de su victoria en la luna de Endor.  Para entonces Leia y Han Solo ya están casados y esperando hijos.  El villano de la saga, el Grand Admiral Thrawn, sabe que estos niños serán nietos de Darth Vader y muy poderosos en el uso de la Fuerza, así que dedica recursos a tratar de raptar a Leia.

Todo esto viene de las dos novelas anteriores, Heir to the Empire (que comento en este enlace) y Dark Force Rising (que comento en este otro).  Pero es en Last command que Leia da a luz, ejecutando el milagro del nacimiento y pasando a las filas de las madres.

Y de inmediato sufre las consecuencias de tener hijos.  Pero no se preocupen, tiene la deuda de una raza de guerreros esclavizada por Vader a su disposición, así que las cosas no serán tan fáciles para Thrawn.

2. Lois McMaster Bujold, Barrayar

Continuación de Shards of Honor (que comento en este enlace), Barrayar es una novela bastante profunda.  En el medio de todo tiene a Cordelia, una oficial de ciencia de un planeta, que termina casándose con un dirigente militar de otro planeta.  Ella tiene que acostumbrarse a las nuevas formas de hacer las cosas y a las nuevas costumbres.  No obstante, no deja de ser la misma oficial crítica y analítica de siempre.

La incluyo en la lista porque durante la novela ella está esperando su primer hijo, Miles.  No obstante, como parte de la trama política en la que se ve envuelta, es víctima de un atentado, que ella sobrevive, pero que deja al bebé en gestación envenenado.  Las penurias que tiene que pasar ella para poder salvar a su hijo aun no nacido son de esos sacrificios que solamente se puede esperar de una madre.

3. William Peter Blatty, The exorcist

He visto muchísimas posibles interpretaciones a este libro.  Como lo comento en el taller de narrativa de terror que dicto a veces, para mí es una crítica conservadora a la madre liberal.  La mamá actriz Chris McNeil tiene la osadía de intentar criar a su hija Regan sola).  Eso, por supuesto, la sociedad norteamericana conservadora de los años setenta no lo podía permitir.

¿El castigo a tremenda ofensa a la sociedad? Pues que ni más ni menos que el diablo se le mete a la niña y le hace pasar por penurias inimaginables a la pobre Chris.  A ver si así aprendes a respetar la institución del matrimonio.

La película es fuerte y no le da tanta importancia a este mensaje.  Pero la novela es mucho más directa.  Sólo para mamás valientes.

4. Joseph Fink & Jeffrey Cranor, Welcome to Night Vale

Pues bien, hay un podcast que escucho religiosamente, Welcome to Night Vale.  Es ficción y transcurre en un pueblo donde básicamente confluyen todas las conspiraciones posibles.  Es de terror, pero de corte burlón.  Muy bueno.  Después de tener éxito, sus autores sacaron una novela que transcurre en Night Vale y que se cruza con algunos de los personajes que siempre aparecen en el podcast, pero que tiene su propia trama y sus propios personajes.

El tema de fondo es, pues, en cierto sentido la maternidad.  Por un lado, una madre que ha sacrificado todo por su hijo y que lo está perdiendo.  Un hijo, es importante mencionarlo, que puede cambiar de forma a voluntad y que ahora que es adolescente se está tornando tétrico.  Por otro lado, una joven que no envejece por razones desconocidas y no exploradas repite el mismo día eternamente hasta que algo pasa, lo cual trae caos a su rutina.  Ella deberá investigar el origen del problema, lo que la llevará a congraciarse con su madre y hacer el esfuerzo de entenderla después de tanto tiempo.

5. Carlos de la Torre, Campos de batalla

Casualmente pongo un peruano.  Carlos de la Torre se luce con esta excelente narración de un joven que regresa de la guerra a su casa a contarle a su madre lo que ha tenido que sufrir para sobrevivir.  No se van a dar cuenta hasta el final, pero la historia que supuestamente tiene que ver con una cosa, tiene que ver con otra.  Y finalmente, queda claro por qué esta novela tiene lugar en una lista de libros para el día de la madre.  No voy a entrar en detalles para no espoilear a nadie.

Este libro lo comento en este enlace.  Es muy buena historia de fantasía, pero además es una novela con mensaje, algo que no pasa así no más en la literatura peruana de fantasía.

Anuncios

Anthony Russo & Joe Russo, The Avengers: Infinity War

In .Inicio, Crítica on 11 mayo, 2018 at 4:26 AM

Marvel Studios nos ha tenido esperando este evento por años.  Desde que lo anunció se ha estado especulando acerca de lo que sucedería, de quiénes morirían y de cómo se trataría una de las sagas más cósmicas de los Vengadores.  La película por fin está aquí, sigue en la mayoría de las salas de cine, así que no deja de ser pertinente un pequeño comentario al respecto.

No voy a soltar spoilers, así que si eres uno de los pocos seres vivientes que aún no la ha visto, no te preocupes.  Creo que en particular esta película pierde mucho si se sabe la naturaleza del final.  Así que no lo voy a comentar.  Voy a hablar de otro detalle.

Antes, me gustaría mencionar que lo que la mayoría de la gente está comentando me parece que es apenas la cáscara.  Que podemos ver a superhéroes sufriendo.  No es novedad.  Ya los hemos visto sufrir antes.  Que podemos ver superhéroes más humanos.  Tampoco es novedad.  Todo lo que Marvel Studios ha estado sacando va por ese lado.  Que podemos ver superhéroes perdiendo.  Menos aún.  Tanto DC Comics como Marvel Studios nos han estado mostrando películas con finales adversos a los héroes.  Que por fin vemos a muchos superhéroes de distintas películas interactuar.  Bitch, please. ¿No has estado atento a los últimos diez años de películas y series de DC Comics y de Marvel?

De hecho, me sorprende que los críticos usuales dediquen párrafos y párrafos a eso y los fans no reaccionen más agresivamente.  Supongo que es porque están emocionados de que por fin hablan de sus personajes favoritos.

No, yo no creo que nada de eso sea el gancho de Infinity War.  Yo creo que asunto va por otro lado.

El verdadero tema de esta película me parece que es el sacrificio.  Es un asunto que está tratado desde distintos ángulos.  De hecho, desde todos  los ángulos posibles.  Desde los más obvios hasta los más sutiles.

Es lo que se le pide a Scarlet Witch que haga con su pareja, Vision.  Desde el comienzo se le plantea la alternativa de perder su verdadero amor para salvar a millones.  Es lo que le piden a Thanos para obtener la siguiente gema.  De hecho, a él le piden el sacrificio máximo: Sacrificar a la única persona que aparentemente ha amado en su vida.

Es más, toda la aventura de Thanos es vista por él como un mal necesario.  Como el sacrificio que él va a hacer porque nadie más en el universo está dispuesto a hacer.  Él considera que es la única forma de alcanzar un mejor estilo de vida para los seres vivientes de este universo: Eliminando a la mitad.  Los recursos no alcanzan, así que ni modo.

Por otro lado, hay otros que no pueden enfrentarse al sacrificio.  Gamora, por ejemplo, cree que se está sacrificando para salvar al universo.  Le pide Starlord que la mate, antes que permitir que Thanos se la lleve, con la información valiosa que tiene en la cabeza.  Ella está lista para el sacrificio.  Starlord no lo está.  Termina intentando matarla, pero sin éxito.  Luego, cuando se entera del destino de Gamora ejecuta un acto infantil irresponsable que se entiende como el acto de alguien que no sabe cómo tratar con un sacrificio así de grande.

Thor ha sacrificado un ojo por su pueblo.  Por gusto.  Loki se sacrifica a sí mismo por su hermano.  También por gusto.  Black Panther sacrifica su reino como última línea de defensa contra las fuerzas de Thanos.  Nuevamente por gusto.  Winter Soldier sacrifica su nueva paz existencial.  Incluso los profetas de Thanos ven sus propias muertes como sacrificios aceptables ante el plan del titan.

Y ese final.

Con ese final se cierra el circuito.  Toda ha girado alrededor del sacrificio y por eso ese final es tan genial.  Estoy seguro que en la siguiente película habrá una resolución inteligente a ese asunto.  Pero ése no es el punto.  El punto es que no es suficiente sacrificarse por una causa.  Se trata de sacrificarse por la causa correcta.

Por lo menos ésa es mi impresión.  Grandes los hermanos Russo por traernos una película tan bien pulida y con un fondo tan profundo.

Lemony Snicket, Reptile room

In .Inicio, Crítica on 18 abril, 2018 at 6:43 AM

En otro post ya comenté la primera novela de esta serie, The bad beginning.  Ahí comenté también algunos detalles de la serie misma, como su origen o sus adaptaciones al cine y a Netflix.  Ahí ya elogiaba el estilo con el cual la historia es narrada, lo cual para mí es el verdadero jale de la serie.

Si bien en The bad beginning se definen los personajes y el conflicto, en The reptile room se exploran los límites de este mundo.  Es decir, ahora vamos a ver hasta qué extremo es que los adultos no le creen a los niños y cuán lejos puede llegar el villano Olaf en lo absurdo de sus planes.

En este segundo libro también se define un detalle importante: En cada novela los huérfanos Baudelaire -los protagonistas de la serie Violet, Klaus y Sunny- serán entregados al cuidado de un padre adoptivo diferente en un contexto completamente distinto.  Mientras que en The bad beginning fueron puestos al cuidado del mismísimo Olaf, quien luego resultaría siendo el villano de toda la serie, en The reptile room serán puestos al cuidado de un tío lejano, Montgomery Montgomery.

El tío Monty resultará siendo el padre adoptivo ideal.  En su casa tiene un taller para Violet, una biblioteca para Klaus y muchas cosas para que Sunny pueda morder.  Eventualmente, llegará Olaf disfrazado a perturbar esta paz.  Éste será otro de los detalles que se definirán con esta novela: En cada libro Olaf intervendrá disfrazado de un personaje ridículo y solamente los tres Baudelaires podrán reconocerlo.

La incapacidad de los adultos para hacerle caso a los niños que saben qué es lo que en realidad está pasando se materializará de manera más obvia en el señor Poe, que es una especie de intermediario entre el banco en el que está el dinero de la familia Baudelaire y los huérfanos.  Mientras que Violet no sea mayor de edad, el dinero está bajo su cuidado.  En ese sentido, la necesidad de los tres huérfanos de que Poe les crea con respecto a los malignos planes de Olaf es crucial y facilitaría mucho las cosas.

Pero obviamente eso nunca sucede.  Poe es un despistado, como todos los adultos en esta historia.  No le creerá a los niños a menos que sea completamente innegable que ellos tienen la razón.

Éste es un elemento interesante en la tradición de literatura infantil.  Hay muchos libros en los cuales los niños saben lo que en realidad está pasando y los adultos no se dan cuenta de nada.  En The Reptile Room eso es llevado al extremo.  Es casi como si el autor se estuviera burlando de ese cliché.

En general esta novela está al nivel de la anterior y es muy recomendable.  Daniel Handler sigue experimentando con un estilo de narración muy original, en el que el autor imaginario de la saga (Lemony Snicket) habla directamente a los lectores de maneras muy extrañas y con mensajes ridículamente pesimistas.  Me inclinaría a pensar que ese estilo de redacción es lo mejor del libro.

Esto no quiere decir, por supuesto, que los personajes no sean buenos.  Son excelentes.  Están muy bien armados, por momentos ni te dicen qué hizo cada cual en una situación particular, porque están tan adecuadamente construidos, que tú como lector ya asumes lo que pasará a continuación.  Tanto los Baudelaires, como Monty y Olaf y Poe.

Muy buen libro.  No es el mejor de la serie, pero está por ahí.

Serguei Lukianenko, Guardianes del crepúsculo

In .Inicio, Crítica on 16 marzo, 2018 at 3:52 PM

Éste es el tercer libro de la serie que se inicia con Night Watch (que comento en este enlace) y que sigue con Day Watch (que comento en este otro enlace).

Mientras que el primer libro se suponía que se enfocaba en los miembros de la Guardia Nocturna (humanos con poderes llamados Otros, que sirven a la luz y que vigilan que los Otros malos no se excedan) y el segundo en la Guardia Diurna (Otros oscuros que vigilan que los Otros buenos no se excedan), Twilight Watch comienza a explorar más minuciosamente cómo es que funciona este mundo con sus reglas y sus restricciones.

El protagonista principal nuevamente es Anton, el analista Otro que no es un hechicero de mucho nivel en comparación a los demás con los que se relaciona, pero tiene una aguda mente que le permite resolver casos que nadie más podría haber resuelto.  Anton es un agente de la Guardia Nocturna.

Anton es pieza clave del éxito de esta serie de novelas.  Como decía, se codea con los grandes, pero no es uno de ellos.  Es más, su esposa Svetlana es la hechicera más poderosa de su generación.  Anton la descubrió y la reclutó para la Guardia Nocturna.  Esto le debería causar alguna clase de complejo.  Y si bien durante varias partes de la novela, se manifiesta al respecto, no es algo que lo traumatice mucho.  Él confía en sus otras habilidades.

Por encima de esto, este libro trata más bien del hecho de que los Otros viven por siglos, incluso si son hechiceros de bajo nivel como Anton.  Mientras tanto, los humanos sin poderes viven lo que dura una vida.  Si un Otro tiene un hijo que no se puede conectar con la Penumbra -la fuente del poder de los Otros-, morirá en una generación.  Esto puede resultar traumático para el Otro.

Curiosamente, la hija de Anton resulta no solamente ser una Otra, sino además una Otra Cero.  Algo así como una hechicera sin límites.  De esta manera Anton resulta siendo el esposo de la hechicera más poderosa de su generación, pero además el padre de la más poderosa de sus tiempos.  Pobre Anton, quien es un hechicero de bajo nivel.  Aún así, se mantiene.

Al igual que una novela de Isaac Asimov en la que el héroe debe resolver un misterio usando la lógica y un set de reglas pre-establecidas (como las reglas de la robótica, por ejemplo), Anton debe resolver varios misterios usando la lógica y su entendimiento de cómo la Penumbra funciona, lo cual implica un set fijo de reglas.  Es muy interesante, porque el lector también conoce esas reglas, así que podría resolver el caso antes que Anton, si es que hubiese estado atento.  Más o menos.

El tema principal de esta novela es claramente la paternidad.  En cierto momento Anton y Sveta se cruzan con un hombre lobo que vive en la clandestinidad con sus tres hijos, también hombres lobo.  Su enfoque al tema principal es totalmente distinto y le da profundidad a la discusión que viene luego.

Humor político

In .Inicio, Crítica on 15 marzo, 2018 at 5:00 PM

Todos renegamos de la política, pero todos adoramos a nuestros humoristas políticos. Desde los Chistosos hasta las caricaturas, si hay algo que nuestros políticos sí han sabido hacer es darle constantemente material a los peruanos que viven de burlarse de ellos. Hace unos meses hablamos de eso.

Timothy Zahn, Dark Force Rising

In .Inicio, Crítica on 13 febrero, 2018 at 7:29 PM

En otro post comenté Heir to the Empire, la primera novela de esta trilogía.  Y en otra ocasión comenté el contexto en el que esta genialidad fue publicada.

Dark Force Rising es la segunda parte de esta saga.  Transcurre una década y media después de los sucesos de Return of the Jedi.  Mientras que Heir era la introducción, con unos personajes nuevos muy interesantes y con unas problemáticas muy razonables, Dark Force es donde las cosas se comienzan a calentar.

Talon Karrde, uno de los nuevos líderes de los contrabandistas en este nuevo universo, alguna vez por error identificó la ubicación de la flota Katana, doscientas naves de guerra que se perdieron en la era de la Vieja República.  Son naves totalmente automatizadas, así que el bando que logre llegar a ellas podrá utilizarlas de inmediato en la guerra entre la Nueva República y las fuerzas imperiales comandadas por Thrawn, el villano de estas tres novelas.

Esta novela girará alrededor de una carrera por llegar a tomar control de esta flota.  Mientras tanto, en Coruscant -la capital de la Nueva República- hay una trama política que sale de una rivalidad entre Leia con su gente y un senador Borsk Fey’lya.  Esta trama nos lleva a un personaje nuevo que introduce Zahn para esta novela, un ex senador estratega político que podría ser lo que la Nueva República necesita para derrotar a Thrawn, Garm Bel Iblis.

Otro elemento nuevo son los Noghri.  Se trata de una especie de felinos, asesinos silenciosos.  Una raza que Darth Vader dominó y esclavizó cuando aún trabajaba para el Imperio.  Los Noghri son usados por Thrawn como sus comandos.  Los tiene detrás de Leia y su gente.  Ella está esperando gemelos, los nietos de Vader.  Son relevantes y él los quiere.  En esta novela Leia viaja al planeta de origen de los Noghri a convencerlos de que trabajen para la Nueva República.

El climax de la novela es en la flota Katana.  Por un lado Han Solo, naves de la Nueva República, la facción de contrabandistas de Karrde y la flota privada de Bel Iblis se unen para evitar que Thrawn se lleve esas naves.  El resultado de esa carrera decidirá los sucesos que vienen en la siguiente novela.

Pero la historia, por más decente que sea, no es el plato de fondo aquí.  En Dark Force se profundiza mucho más en este mundo que Zahn nos había presentado en la novela anterior.  Por ejemplo, la delicada situación de Karrde, cuya facción está creciendo porque no se está inclinando para ninguno de los bandos.  El funcionamiento del Senado y sus vueltas y tramas políticas también son interesantes.

Uno habría visto las tres películas de la trilogía original y pensaría que Leia y Mon Mothma y sus rebeldes serían los que gobernarían la galaxia.  Pero no, ellos necesitan del apoyo de varios grupos, desde políticos hasta comerciantes y militares.  Es una red compleja de decisiones que se teje desde Coruscant.

Algo similar pasa con Luke.  Él venció al Emperador y ha quedado como el último Jedi (recuerden que esto es Legends, no es el universo oficial de Star Wars vigente hoy en día, en donde Vader dejó vivos a montones de Jedis y Siths). ¿Y ahora qué? ¿Cuál es su lugar en este nuevo universo? Luke mismo no lo tiene claro y durante ésta y la siguiente novela lo explora.

Finalmente, la familia Solo-Skywalker debe adaptarse a la llegada de los gemelos.  Estos nacerán en la siguiente novela, pero aquí es que Han Solo debe entender que ya no puede pasársela dando vueltas por la galaxia teniendo aventuras, cuando en casa tiene a Leia con dos bebés sensibles a la Fuerza que muchos quieren raptar para criarlos como sus Siths personales.

En un mundo en el que arrojar cualquier tontería al guión para salirse con algo inesperado, por más incompatible que sea con la historia que se venía contando, es suficiente, una historia como la que escribió Zahn no tiene sitio.  Lo entiendo muy bien.  La saga que escribió no es la saga que nos merecemos, es la que necesitábamos en ese momento.  Y ahora tampoco nos la merecemos, pero ya no la necesitamos.  Una pena.

Luis Apolín, Hermano

In .Inicio, Crítica on 23 enero, 2018 at 4:52 PM

El género del terror en el Perú está muy, muy vivo.  Y no solo eso, sino que además está desarrollándose un montón.  Artistas peruanos muy creativos se están luciendo con cuentos y novelas y otras obras de horror. ¿Cómo? ¿Que por qué no has escuchado nada de esto? Bueno, eso debe ser porque los medios convencionales prefieren comer vidrio molido antes de comentar algo que se salga de sus parámetros usuales.  Pero créanme, está ahí.

Muestra de eso son estas joyas que uno encuentra cada cierto tiempo dando vueltas, pero sin recibir la atención que debería.  Luis Apolín Montes vive en Huaraz y escribió este libro de cuentos de terror que transcurren todos ellos en un mundo post apocalíptico infestado de zombies.  Así es, en un contexto en el que los zombies ya pasaron de moda, Apolín se arriesga y publica un libro que se enmarca en ese sub género.

Hay varios detalles relevantes en los cuentos de Apolín.  Primero, todos transcurren afuera de la ciudad, en el campo.  Probablemente en la sierra peruana, pero no necesariamente.  No está hablando de un lugar en especial, lo cual es extraño en las historias de zombies.  La mayoría de historias de zombies de otros autores tienen al escenario casi como un personaje más.  En el caso de los cuentos de Apolín no lo son.  El foco está en los personajes.  Eso es interesante y refrescante.

Segundo, a pesar de ser claramente un libro con cuentos con zombies, el autor nunca menciona la palabra “zombie”.  Tampoco dice que son muertos vivientes.  Nunca explica las reglas.  que si te muerde te contagia, por ejemplo.  A pesar de ser historias con zombies clásicos, el autor confía en los lectores, lo cual es ameno.

Tercero, las historias son sobre los protagonistas.  Éstas no son historias de humanos huyendo de zombies o de zombies persiguiendo humanos o de soldados y la raza humana en su último momento.  No, éstas son historias sobre una niña que está por perder a su madre o de un hombre procesando el que la mujer que ama está con otro.  Son historias que transcurren inconvenientemente en un mundo en el que ha habido una epidemia zombie, ni más ni menos.  Pero no son sobre ese mundo o sobre los zombies.  Y eso es excelente.

La única queja que tendría con respecto a Hermano es lo difícil que es conseguir un ejemplar.  El que yo tengo me lo mando el mismo autor por correo, pero tengo amigos que han sufrido para conseguir una copia.  Mal por la editorial, que tiene un diamante en la mano y lo trata como un pedazo de carbón.

Robert Kirkman & Jay Bonansinga, The fall of the Governor – Part 2

In .Inicio, Crítica on 18 enero, 2018 at 3:30 PM

Esto es lo que habíamos estado esperando.  Kirkman lo sabe perfectamente.  Cuando comenzó a sacar novelas sobre el camino que llevó a Philip a convertirse en el Governor y luego a enfrentarse a la comunidad que lidera Rick (que lo hemos visto en la serie de televisión y en los cómics desde la perspectiva de éste último), sabía perfectamente que lo que todos queríamos leer era el encuentro final desde la perspectiva de los que apoyaban a Philip.  La batalla que llevaría a que el Governor muera -no es spoiler… ¡todos hemos visto la serie o los cómics!- y a que la cárcel que Rick y su gente habían habilitado para que sea su nuevo hogar sea volada en mil pedazos.

Kirkman lo estiró lo más que pudo.  Primero nos presentó Rise of the Governor, que comento en este post.  Es la historia de cómo este personaje pasa por varias penurias con un par de familiares y dos amigos cercanos para llegar al pueblo de Woodbury.  Luego de eso viene Road to Woodbury, que comento aquí, protagonizada por Lily, un personaje distinto que Kirkman y Bonansinga astutamente introducen para narrar la historia desde su punto de vista.  Su evolución es retomada en Fall of the Governor – Part I, que comento aquí.

El final de esa novela es el quiebre total a varios niveles.  Hay personajes relevantes que mueren.  Philip es transformado más allá de toda recuperación físicamente, pero sicológicamente también.  Y la comunidad de Woodbury que había estado progresando lentamente gracias a un esfuerzo conjunto de varios personajes, no solamente Philip, queda encausada a apostarlo todo por el enfrentamiento total contra la gente de Rick.

Éste es el inicio de Fall II.  Philip es un maestro manipulador, eso ya lo hemos visto en las novelas anteriores.  Hace uso de ese talento para poner a todos contra Rick.  Incluso a Lily, que en algún momento intentó matar a Philip y que cuestionaba su liderazgo.  Ella es básicamente la segunda al mando del asalto a la cárcel.

Y dios, la secuencia del asalto a la cárcel es una obra maestra.  Créanme que es algo bastante logrado.  Narrado desde el punto de vista de Lily y sus hombres de confianza, lo que muestra es una comunidad de personas normales y ordinarias enfrentadas a una banda de especialistas.

Después de todo, los soldados con los que cuenta Philip son personas ordinarias.  No son guerreros entrenados.  Han llegado a Woodbury como han podido.  Justamente el poder de Philip radica en que tiene debajo una población que ya no quiere saber nada de violencia y le han delegado a él esa tarea.  A él y a su pandilla.

En cambio, en la prisión casi todos son guerreros entrenados.  Han pasado por mucho y pueden ser muy violentos.  Desde Rick hasta Michonne.  Esto hace que la historia por el lado de Lilly sea terrorífica, porque ella ha visto de lo que es capaz esa otra loca con su katana.

La tensión va creciendo hasta el desenlace que ya sabemos que viene, pero que es contado de una manera convincente.  De las novelas de Walking Dead, ésta es definitivamente la mejor.  Muy buen trabajo.

Mis lecturas del 2017, para seguir

In .Inicio, Crítica on 3 enero, 2018 at 9:20 PM

Hace unos años, motivado por el hecho de que otros varios blogs (cuando aun se hablaba de blogs) al final del año comentaban sus lecturas de los últimos doce meses y hacían rankings, yo comencé a hacer algo parecido, pero distinto.  Definí cinco categorías y pensé que cada año las podría revisitar.

La primera vez que lo hice fue en el 2013.  Después lo seguí haciendo en el 2014, en el 2015, en el 2016 y ahora en el 2017.

Así que sin más preámbulo, pasemos a las cinco categorías en cuestión.  Quizás no lo parezca, pero realmente me tomó un montón de tiempo pensar qué ponía en cada una, así que lean con respeto.

La mayor decepción personal del 2017

En la Feria Internacional del Libro de Lima me dejé llevar y compré un libro que llevaba como co autor a Neil Gaiman.  Se trataba de Interworld, una novela juvenil que se anunciaba como la primera de una saga.

Pues bien, Neil Gaiman es uno de los nombres más sólidos en el género de la fantasía en el mundo.  No solo se trata del genio que escribió el cómic Sandman por varios años, produciendo lo que para muchos conocedores es uno de los dos cómics más importantes de la industria (siendo el otro Watchmen de Alan Moore, dependiendo de a quién le preguntes).  Es también autor de obras muy potentes como American Gods, Graveyard Book y Good Omens (que co escribió con Terry Pratchett).  Así que es fácil dejarse engañar.

Interworlds está co escrita por un tal Michael Reaves, de quien yo no había leído nada.  Sé que ha escrito un montón de cosas, en su mayoría relacionado a franquicias.  Pues bien, no sé cuánto le habrán pagado a Gaiman por aceptar que estampen su nombre en esta cosa.  Terrible, señores.  Un cliché total.  Lenta.  Aburrida.  Predecible.  De lo peor.  La clase de novelas que le da un mal nombre al género.

El mayor descubrimiento personal del 2017

A todos nos gusta Game of Thrones, ¿no es cierto? Entonces quizás hayan visto al personaje de Lyanna Mormont, la niña noble del norte que apoya a los Stark cuando retoman Winterfell.  La actriz que la interpreta tiene una serie en Netflix, The Worst Witch, en la que hace un papel completamente distinto: Una niña común que descubre que tiene potencial para la magia y es enviada a un internado secreto para brujas.

Así llegué a la serie.  Sospeché una conexión con Harry Potter y busqué en internet referencias y resultó que la serie está basada en una serie de novelas anteriores a que J.K. Rowling publicase.  O sea, en todo caso Harry Potter habría copiado de Worst Witch y no al revés.

Solo por eso me pedí la primera de las novelas de esta serie, escrita por una tal Jill Murphy.  Es muy buena, señores.  La primera, The Worst Witch, es de 1974.  No ha envejecido para nada.  Trata un asunto universal en un mundo propio con reglas propias coherentes.  Los personajes son sólidos.  Y eso que es la novela introductoria.  Muy recomendable.

El mayor descubrimiento metaliterario del 2017

Hace un tiempo comenté cómo un grupo de escritores aportamos a un libro que nunca será publicado.  Se trataba de un regalo especial que le hicimos a José Donayre, el escritor y editor peruano.  Ese libro contenía cuentos que habíamos escrito teniéndolo a él como protagonista.  Fue un regalo muy emotivo y particular.  Lo editó Willy del Pozo y lo comenté en este enlace.

Unos meses después, se hizo un experimento similar como regalo de despedida del escritor Miguel Angel Vallejo.  El resultado lo comenté en este otro post.  Esta vez sí era editado por José Donayre.

Y aquí es que caigo en cuenta de lo poderoso que es esto como regalo o como detalle.  Obviamente al leerlo en ambos casos me topo con cuentos muy buenos y con otros no tan buenos.  En mi caso, por ejemplo, considero que el aporte que escribí para el libro de Donayre fue un experimento que no llegó a funcionar.  Pero con el cuento que escribí para Vallejo sí estoy bastante satisfecho.

Así que incluso funciona como espacio para probar distintas cosas.

El mayor placer culposo del 2017

A lo mejor han visto la serie A series of unfortunate events en Netflix.  Tiene solo una temporada y tuvo una película hace varios años con Jim Carrey.  Estas historias están basadas en una serie de novelas escritas por un autor con el seudónimo de Lemony Snickey (que se mete a su historia).

Comencé a leer las novelas de esta serie y me gustaron mucho.  Comento la primera en este enlace.  La historia es relativamente buena.  Los personajes son muy sólidos.  Pero lo que se lleva el premio es la prosa misma.  La forma como el autor enreda para contar las cosas más simples es genial.

Cómo brinda información de manera sutil escondida en las vueltas que da en la narración.  Este tipo es un muy buen escritor, aunque al cabo de la quinta novela ya me había aburrido del estilo.

Después de mucho tiempo le di una oportunidad a la siguiente de la serie y no me arrepentí.  No es material que le recomendaría a cualquiera, pero a mí por lo menos me está pareciendo excelente.

El mayor sentimiento encontrado del 2017

Lev Grossman escribió una novela llamada The magicians que me gustó muchísimo.  La premisa es bastante atractiva: En un mundo más realista, un niño que aprende a usar la magia difícilmente sería noble y bien intencionado.  Por el contrario, sería un soberbio y solamente juntándose con otros como él es que no se terminaría autodestruyendo.  La comento en este enlace.

El final de la primera novela deja en claro que habrá una segunda, lo cual a mí me parecía algo peligroso, porque no consideraba que tuviese sentido.  Sin embargo, el autor se sale con una aventura bastante interesante y simbólica.  La comento en este otro enlace.  Y la tercera parte, The magician’s land, es lo máximo.  Es un muy buen desenlace.  La comento en este otro enlace.

Todo junto termina contando la historia de la vida de una persona, desde la idealización de la infancia hasta la realidad de ser adulto.  Es excelente.  Me gustó muchísimo.  Y la terminé de leer en el 2017.  Eso me dejó pensando con respecto a varios temas, pero por el otro lado me dejó con pena, porque no hay más.  Hasta donde sé el autor no tiene planeado sacar una continuación, lo cual es una lástima, pero también es lo mejor.

Aunque, siendo sinceros, el final de la tercera también es abierto.  Se podría insertar una aventura más que explore la siguiente etapa en la vida de Quentin.  Quién sabe.

 

Rian Johnson, Star Wars: The Last Jedi – La Jedi

In .Inicio, Crítica on 27 diciembre, 2017 at 2:23 PM

En otro post comentaba que es distinto gustar de una película que encontrarla buena o mala.  A mí, por ejemplo, no me gustó Last Jedi.  Independientemente de eso, no me parece buena.  En este otro post explicaba lo que para mí era el principal problema, el cual para mí tiene que ver con el planteamiento mismo de la trilogía de la cual forma parte.

En su defensa saltan varios diciendo que ése no es el punto.  Que el mayor fuerte de Last Jedi tiene que ver con el desarrollo de sus personajes.  Está bien, hablemos de ellos.

Primero, la línea Luke – Rey.  Varios insisten en que ésta es la película en la que el manto del mesías pasa de Luke a Rey.  Ambos tienen orígenes humildes, ambos sorpresivamente son potenciales Jedi, ambos tienen maestros imperfectos.  Pero hay una diferencia crucial.

La evolución de Luke es gradual.  En A New Hope apenas tiene contacto con la Fuerza.  Obi Wan Kenobi le explica lo que es, le comienza a enseñar cómo usar el sable, le habla desde el más allá cuando están atacando la Estrella de la Muerte.  En la siguiente, Empire Strikes Back, ya sabe algunos trucos, pero se le aparece Obi Wan para mandarlo con un maestro de verdad, Yoda.  Con él pasa un tiempo frustrante en el que entrena para ser Jedi de verdad y se pone a prueba de distintas maneras.  Su prueba de fuego es enfrentarse directamente con  Darth Vader, una batalla que pierde.  De esa caída es que surge el héroe que será en la siguiente.

En Return of the Jedi ya es un caballero Jedi.  Se luce enfrentándose con Jabba The Hutt y su gente.  Tiene otra pose.  Otra forma de hablar.  El ciclo se ha cerrado.  Ahora está listo para ir a enfrentarse a Palpatine.

Rey, en cambio, tiene todo de inmediato.  Desde la película anterior debemos asumir que ella ha recibido alguna clase de entrenamiento, porque ya es una maestra con el sable láser de inmediato.  Además de que pilotea como un as y de que es una experta mecánica (seguro que también domina el arte del zurcido invisible y toca ocho instrumentos).  En un enfrentamiento directo con Kylo Ren, que se supone que es el más brillante de su generación, lo vence y lo deja marcado.

De la nada.  Sin entrenamiento.  De inmediato.  Sin desarrollo.  Sin progresión.  Luke por lo menos la sufrió antes de su primer enfrentamiento con un Sith Lord.

En Last Jedi llega donde Luke y de inmediato siente a la Fuerza.  De inmediato tiene técnica con el sable láser.  De inmediato se puede comunicar con Kylo Ren a la distancia (algo que Luke podía hacer con mucha difícultad y sin video, solo con audio… Leia apenas lo puede oír al final de Empire Strikes Back).

Rey se va a salvar a sus amigos (como Luke en Empire Strikes Back) después de tres días de entrenamiento, no más.  Luke estuvo en el pantano con Yoda más tiempo.  Un tiempo indeterminado, pero estuvo más tiempo.  Además de que fue progresando de a pocos desde la película anterior, como mencionaba al inicio de este post.  Rey no.  Ella listo, de inmediato se va y vence.

Tomen nota.  Cuando Luke lo intentó, se fue y fracasó.  Perdió a su amigo Han Solo y perdió la mano y perdió su identidad. ¿Rey? Ella no.  Ella lo tiene todo al toque y sin mayor esfuerzo.

Luego se da una vuelta, levanta múltiples rocas con el pensamiento y salva a los rebeldes.  Resulta que ya puede mover objetos múltiples con la Fuerza.  De inmediato.

Yo sé la defensa que estás pensando.  Sí, pues, ella es una natural con más potencial que Luke.  Quizás incluso tiene un entrenamiento oculto de cuando era niña.  Pero todo es revelado de golpe.  Eso es mal storytelling.

Recuerdo a George R. R. Martin en una entrevista diciendo que sorprender a la audiencia es fácil.  Eso no es en realidad problema.  En algún momento decía que si lo que quería era sorprender, podía termina una de sus novelas diciendo “y de pronto bajaron ovnis a Westeros y revelan que ellos estaban a cargo de todo”.  Sorpresa asegurada.  Pero, ¿buen storytelling? Definitivamente no.

Una buena historia tiene que adelantarte elementos para que las sorpresas no sean gratuitas.  En Sixth Sense, si estabas atento podías darte cuenta tú solo que ése que ya sabes estaba muerto y que el niño lo sabía.  En Fight Club, si estabas atento podías darte cuenta quién era realmente Tyler Durden.  Esto es porque la historia está diseñada para ser una buena historia.  Te revelan cosas, te hacen pensar y si estabas atento, la sacabas.

No en Last Jedi.  Ahí ella de pronto resulta que puede comunicarse a distancia de Kylo Ren.  No de a pocos.  De inmediato.  Puede mover objetos múltiples con la Fuerza.  No de a pocos.  De inmediato.  Puede muchas cosas.  Todas ellas sorpresivamente.  Y claro, el fan dirá que es alucinante, que qué sorpresa tan impredecible.  Yo diré que es mal storytelling.