Mildemonios

Archive for the ‘Crítica’ Category

Luis Apolín, Teztimonio

In .Inicio, Crítica on 18 septiembre, 2018 at 4:59 PM

Como ya lo había comentado en otro post, Luis Apolín debe ser uno de los mejores escritores peruanos que tenemos escribiendo sobre zombis.  Ha agarrado el género y lo ha elevado a otra cosa.  Y tal como lo comentaba en el otro post, que no sea más conocido es muestra de que en general los medios y la crítica no están típicamente interesados en darle una oportunidad.

En un país con una industria editorial de verdad, Apolín ya habría sido descubierto por una editorial mayor y estaría viviendo de escribir.  Pero vivimos en el Perú, así que ayudemos a promocionarlo desde donde se pueda.

En Hermano, Apolín nos traía cuentos que transcurrían en un Perú rural post apocalíptico, consecuencia de una epidemia de lo que bien podrían ser zombis, pero que nunca se especifica.  Sin embargo, nosotros sabemos que son zombis.

Dos cosas llamaban la atención en ese primer libro.  Primero, lo crudo que es.  Segundo, lo negativo del mensaje.  Para Apolín el ser humano es algo bajo que es incapaz de colaborar consigo mismo ante la alternativa de la extinción.  Y no digo que esto sea algo malo.  Es la propuesta de este autor, la cual es presentada de manera convincente en ese libro.

En Teztimonio lleva ese mensaje al siguiente nivel.  Estos cuentos son realmente profundos y realmente llevan hasta las últimas consecuencias el análisis de lo que es capaz de hacer un ser humano para sobrevivir.  Y en algunos casos, todo lo contrario: ¿Qué hace falta para que un ser humano sacrifique su humanidad y se rebaje al nivel de eso a lo que está combatiendo?

Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos cuentos son el siguiente nivel.  Esto es lo que se lee cuando las historias de zombis convencionales ya no te dan miedo o ya no te generan preocupación.  Esto no es algo con lo que se empieza.  De hecho, el libro debería venir con una advertencia.  Es más, debería venir con muchas advertencias.

Como decía más arriba, son historias realmente oscuras y con mensajes algo negativos.  Esto no es malo.  Es solo que te vas a deprimir al leerlas, lo que no quita que sean historias muy buenas.  Igual te deprimes cuando ves telenovelas mexicanas, así que no creo que haya mucho problema por ahí.

Un detalle adicional que me gusta del estilo de Apolín es que estos cuentos son independientes.  Sucede cada uno por su lado, pero está claro que están relacionados.  Tienes que estar atento para darte cuenta, pero cosas que pasan en un cuento tienen efecto en otro.  Esto le da un nivel adicional de complejidad.  Bien por este autor, que incluso en este detalle se ha arriesgado.

Particularmente interesante me parece el cuento en el que nos describe lo que pasa al interior de una universidad en la cual se resguarda un grupo grande de gente y lo que va sucediendo conforme se van quedando sin comida.  Es repugnante, pero narrativamente muy bien hecho e impresionante.

En otro cuento, llega el ejército y éste no es lo que esperaban.  Ni siquiera se parece a nada que se haya narrado del ejército en historias de zombis.  Novedoso y perturbador al mismo tiempo.

Ojalá Apolín siga produciendo y nos siga deslumbrando con estas historias.  Lástima que conseguir sus libros en Lima sea tan difícil.

Anuncios

Jill Murphy, The worst witch

In .Inicio, Crítica on 30 agosto, 2018 at 3:15 AM

Como comentaba en otro post, llegué a este libro por casualidad.  Sigo la serie A game of thrones, en donde sale un personaje que me parece interesante, Lyanna Mormont, una niña de familia noble que comanda un ejército.  La actriz que la interpreta genialmente, Bella Ramsey, sale en una serie que Netflix lanzó el año pasado, The worst witch.  La comencé a ver y, si bien no es excelente y no se la recomendaría a cualquiera, me llamó la atención por una serie de razones que voy a comentar.

Primero, Ramsey hace un papel excelente interpretando a alguien completamente distinto a su personaje en Game of thrones.  Mientras que Lyanna es segura y decidida, Mildred Hubble es un desastre.  Nunca sabe lo que tiene que hacer, echa todo a perder, es la vergüenza de la escuela.  Es, pues, lo que el título de la serie anuncia.  Lástima que no hayan metido más plata a los efectos especiales, que dejan mucho que desear.  Pero ni modo, si has estado siguiendo series británicas de fantasía no hay nada que extrañar.

Segundo, porque en la serie se definen reglas para el uso de la magia en el universo en el que transcurre la historia que me parecen mucho más razonables que las que plantean otras franquicias.  Tengan en cuenta que la novela corta infantil en la que está basada es de 1974, así que mucho de lo que les puede parecer conocido es porque alguien lo leyó aquí y lo desarrolló en otra parte.  Quizás, no sé, en otra escuela para niños con poderes mágicos que también se organizan en casas.  Digo, no más.

Tercero, lo más interesante es el mundo que se construye.  Estamos hablando de una escuela oculta para niñas -solo niñas, porque es una escuela de brujas- en donde se tejen intrigas y aventuras.  Pero este mundo tiene reglas.  Mildred romperá muchas sin querer, demostrando lo que hay detrás de esas reglas.  Esto permite explorar un mundo muy rico creado por Jill Murphy.

El libro Worst witch es relativamente corto, pero permite arrojar un vistazo a un mundo muy complejo e interesante.  No debe sorprender que después de Worst witch vinieron siete continuaciones.  Cada libro cubre un semestre de Mildred en el colegio.  Así que si alguien más escribió siete libros, uno por cada año de un mago en el colegio, ya saben de dónde sacó la idea.

Este primer libro no es introductorio.  No fue escrito pensando en una serie o en una saga.  Me imagino que Jill Murphy simplemente quería contar la historia de una aprendiz de bruja que es amenazada con ser arrojada de la escuela y que se fuga y tiene una aventura por su cuenta en el bosque, sin querer salvando a su escuela.  Por supuesto que tiene personajes interesantes, pero estos son introducidos para contar esta historia, no para iniciar una saga que luego tendrá muchos libros.  Esto último le ligó de chiripa.

De estos personajes, el que más me intriga es el de la directora, Amelia Cackle.  Es la imagen de una bruja buena, algo vieja, que tiene esperanza en que Mildred se enmiende y aprenda a ser una buena bruja.  Que deje de meter tanto la pata y que piense las cosas antes de echarlo todo a perder.  No es exactamente una versión femenina de Dumbledore, pero claramente hay mucho de ella en él.  Quizás la diferencia más relevante es que Mildred no es la elegida.  No es la mesías que viene a salvar a todos y que hay que proteger como sea.

Nah.  Mildred es una niña que quiere hacer las cosas bien, pero que se ve envuelta en travesura y media.  En ese sentido, me parece mucho más humana y cercana.  Ella está pasando por esa etapa por la que varios pasamos.  Y sus razonamientos y sus intenciones son buenas.  Ella es bienintencionada, solo que las circunstancias conspiran para hacerla quedar mal y terminar siendo siempre la peor bruja de la escuela, de ahí el título.

En un momento ella celebra que no es la peor bruja, sino la “second worst witch” (la segunda peor), por un problema en el que se mete su rival Ethel Hallow.  Es un momento tan emotivo.  No sé, me parece muy bien escrito.

Lois McMasters Bujold, The Vor Game

In .Inicio, Crítica on 9 agosto, 2018 at 10:23 PM

Esta novela es parte de la Saga Vorkosigan, que se inicia con Falling Free (que comento en este enlace).  Y si bien es el octavo título de la saga, fue el décimo primero en ser escrito.  Esto quiere decir que para cuando McMaster Bujold se sentó a escribirla, estaba ya bastante experimentada.  Es decir, sabía lo que funcionaba y lo que no cuadraba.  Esto es relevante, porque títulos anteriores podían ser catalogados como ligeramente experimentales.  Esto es bueno, porque deja a la autora escribiendo material bien novedoso.

El drama en las novelas de McMaster Bujold es siempre el mismo.  Hay una sociedad altamente militarizada y formal y burocratizada, en la cual el héroe brillante e iconoclasta tiene que moverse.  En Vor Game tenemos nuevamente de héroe a Miles Vorkosigan, el hijo de Cordelia Naismith, quien cumplía exactamente esa función (ser heroína brillante e iconoclasta en una sociedad militarizada) en dos de las novelas anteriores, Shards of honor (que comento en este enlace) y Barrayar (que comento en este otro).  No obstante, en Vor Game, Miles ya no será el joven burlón al que todo le sale bien, como en Warrior’s Apprentice (que comentó aquí).  Este Miles está más cercano al chico en conflicto que no sabe quién debe ser.  Más cerca al Miles de Mountains of mourning (que comento aquí).

En Apprentice me molestaba que a Miles todo mágicamente le saliera bien.  Que planeara algo demencial para salir de una crisis y que todo le funcionara.  A partir de cierto punto, ya no era divertido.  En cambio, en Mountains, lo que me molestaba era todo lo contrario, que la solución al problema que se presenta en el libro no es realmente algo al nivel de un chico que se supone que es un genio y que ha estado exhibiéndose como un genio por la galaxia conocida.  La solución era básicamente darse por vencido.

En Vor Game creo que Master Bujold llega al equilibrio.  El Miles de esta novela se acaba de graduar de la academia y tiene una idea de a lo que quiere que apunte su carrera militar.  No obstante, sigue siendo el hijo de un oficial relevante y de familia noble, así que su carrera no es un asunto solo de él, sino prácticamente un asunto de Estado.  En ese sentido, mucha gente se mete en su vida.  Miles no tiene el control de las cosas y eso es interesante.  Para variar.

Desde el comienzo hasta el final, Miles está reaccionando a lo que otros están haciendo.  Él no tiene el control de nada, en realidad.  Su carrera está siendo decidida por un comité.  Cuando está en una posta en el polo de Barrayar, su bienestar es decidido por su oficial superior, que es un incompetente.  Cuando está de misión fuera del planeta, es otro oficial el que decide las cosas.  Y cuando la crisis estalla, él está corriendo de un lado a otro con su acompañante sorpresa tratando de regresar a la seguridad de su planeta natal, pero todo se complica cada vez más, hasta el gran final.

Así es mucho más interesante ver a un joven que se supone que tiene una mente brillante: En un ambiente que no está bajo su control.

A mí personalmente me gusta mucho la primera parte, en la que está estacionado en una base de entrenamiento en una isla lejana.  Y ni siquiera está ahí a hacer algo interesante, sino para ser el oficial encargado de monitorear el clima, que es terriblemente aburrido.  Lo que sucede en la base termina siendo interesante y explora a un Miles más maduro, dispuesto a tragarse su orgullo como parte de un plan superior.  Él sabe que lo han mandado ahí para tenerlo bajo control y él está dispuesto a aceptar lo que le han impuesto, porque sabe que ése es el camino para una carrera en la flota luego.

Me habría gustado leer más sobre su vida en esa base.  Sí, por supuesto que lo que viene después fuera del planeta es muy emocionante, pero ver a este personaje fuera de su elemento y tratando de procesarlo da pie a una serie de reflexiones maduras y profundas.  Habría sido curioso saber qué habría hecho Miles de haberse quedado ahí los meses que le dijeron que tenía que quedarse.

Por lo demás, Vor Game cumple y sirve como transición hacia un Miles distinto, que está analizando las consecuencias de sus tiros al aire, algo que no hacía en Apprentice.  Después de Mountain, yo casi no tenía ganas de seguir leyendo la saga.  Pero ahora sí estoy a bordo nuevamente.

Isaac Asimov, Foundation’s edge

In .Inicio, Crítica on 20 julio, 2018 at 3:19 AM

Foundation’s edge es el cuarto libro en la serie de Fundación.  Si te encantó Foundation, que comento en este enlace, puede que te interese.  No obstante, hay que tener una serie de consideraciones a la hora de empezarlo.  Para empezar, no es un libro para cualquiera.  A diferencia de los tres anteriores de la serie, éste no se lee solo.  Tienes que haber leído Foundation, Foundation and Empire (que comento en este otro enlace) y Second Foundation (que comento aquí) para realmente entender qué es lo que está pasando.  Claro, en las dos anteriores valía la pena haber leído la serie antes, pero no era tan necesario.

Como sea, estamos frente a un libro que Isaac Asimov escribió tres décadas después de haber terminado el libro anterior.  Asimov había escrito la trilogía original y no tenía intenciones de continuar explorando el universo de Fundación.  Y tiene sentido.  El final de Second Foundation es bastante definitivo.  Por supuesto que deja preguntas sin responder, pero la historia básicamente se cierra.

En 1982 Asimov cede a las presiones de los fans y de su editor y quizás de todos a su alrededor y escribe Foundation’s edge.  Como podrán ir suponiendo, no es lo mejor que salió de su cabeza.

De hecho, a mí este libro no me gusta.  Soy fanático de los tres anteriores.  Me parecen perfectos.  Con Foundation’s edge sí tengo problemas.  Quizás tenga que ver con el hecho de que Asimov lo escribió cuando tenía 62 años.  No lo sé.  Como sea, este libro ganó varios premios y fue uno de los más vendidos de este autor.  Aún así, no me gusta.

La principal razón es que en este libro se da vuelta atrás con varias de las revelaciones que se han dado anteriormente en la serie.  No quiero mencionar ninguna para no arruinarle la sorpresa a nadie, pero hay cambios muy fuertes al Plan Seldon con la aparición de El Mulo.  Eso lo comento en el post sobre Second Foundation.  Y son geniales, porque era algo que no se podía prever y que requirió que la gente en Terminus tenga que adaptarse.  Son revelaciones bastante impactantes y muy profundas.  De hecho, Second Foundation es una excelente historia justamente por esos cambios al plan.

En Foundation’s edge todo vuelve a la normalidad.  Esos elementos nuevos que se introdujeron en el libro anterior y que eran la base de una excelente historia se sustraen del universo de Fundación con una explicación que a mí, por lo menos, me parece deficiente.  Y listo, sin más ni más, tenemos otra amenaza con otro rollo y otras discusiones.

Me revienta cuando un autor hace eso.  Incluso uno al que admiro tanto como Isaac Asimov.

Mucho más interesante… Pero recontra más interesante… Habría sido que Asimov retomara la historia donde la dejó.  Y que nos cuente qué hacen los habitantes de Terminus ahora que el Mulo lo echó todo a perder y que ya no tienen la guía de Seldon.  Eso habría sido tremendo reto.

Pero no.  Cual Marvel Comics, Asimov presiona “undo” y regresa todo a su estado previo.  No me parece.

Otro detalle que me incomoda de Foundation’s edge, es el relacionado al plan mismo de Seldon y a la razón de ser de la Segunda Fundación.  Si leen este libro y se enteren de lo que estoy hablando (que tampoco voy a mencionar para no arruinarle nada a nadie), dedíquenle unos minutos a pensar lo que eso significa para la figura de Hari Seldon.  Pues resulta que ya no es el genio matemático que se suponía que era.  Pasa a ser, con esta revelación, un mero niño símbolo.

Tampoco me gusta eso.  A mí me gustaba la imagen de Seldon siendo este genio que predijo todo y que sabía las respuestas a las crisis, gracias a la ciencia que había inventado, la psicohistoria.  Ahora, con este cuarto libro, resulta que no.

Lo siento.  No me gusta cuando arruinan una historia solo para sorprendernos con lo que sea.

Arthur Conan Doyle, The adventures of Sherlock Holmes

In .Inicio, Crítica on 4 julio, 2018 at 12:16 AM

Arthur Conan Doyle inventó el genial personaje Sherlock Holmes.  Escribió una novela con él y su inseparable compañero el doctor Watson, A study in scarlet, que comento en este enlace.  Éste funciona en buena medida por la novedad del personaje, de su método, de la forma como resuelve el caso.  Después escribió The sign of four, que comento en este otro enlace.  Aquí empiezan los problemas, porque me parece que ahí va quedando claro que el personaje y el método no funcionan con casos largos.  O sea, no funciona con un misterio que se debe mantener por toda la novela.

No es Agatha Christie, que desarrolla historias adicionales muy bien y te mantiene interesado o que va dando descubrimientos parciales para que el lector acompañe al detective en los descubrimientos.  No, el método de Sherlock es llegar, ver lo que ha pasado, levantar data y después, al final, vomitar su conclusión que por supuesto que es una sorpresa impresionante.  Pero no termina de funcionar en una novela larga.

Por eso The adventures of Sherlock Holmes es exactamente lo que necesitaba Conan Doyle para retomar la buena senda.  Este libro está compuesto de doce casos cortos, cada uno de los cuales es un clásico.  Algunas de estas historias han evolucionado a formar cánones de la literatura de misterio.  El estilo que usa el escritor para estos casos es ligeramente distinto.

En esta oportunidad las historias están vinculadas, pero bien podrían ser leídas por separado y en desorden.  No es eso lo que importa.  Lo importante es el planteamiento de lo que ha pasado, el recogimiento de pistas por parte de Sherlock y la exposición final de lo que ha pasado.  Todos los casos mantienen la misma estructura y podría sonar repetitivo, pero no lo es.

Es en estos casos cortos en los que realmente podemos ver brillar al detective.  Ver su forma de vida y apreciar su relación con Watson.  Ni qué decir del hecho de que la resolución de los casos puede resultar sorprendente, incluso hoy en día.  No todos, por supuesto.  Pero sí algunos.

No sólo eso, sino que en estos casos se introducen algunos elementos que hoy en día son considerados implícitos a la figura de Sherlock Holmes.  Por ejemplo, en el primero de los casos, A scandal in Bohemia, se presenta a Irene Adler.  Pareciera que es colocada como una némesis natural al detective.  No obstante, todos sabemos que este puesto será en realidad llenado por el profesor Moriarty, otro personaje introducido en uno de los casos de otro libro, dicho sea de paso.

En Adventures se juega más con asuntos disparatados.  Con situaciones extrañas relacionadas a un misterio que son tan raras e inexplicables, que solamente un genio como Holmes puede llegar a darse cuenta de lo que realmente está pasando.

Por ejemplo, que haya una Liga de Pelirrojos que en el mundo le da trabajo a los pelirrojos que no lo tienen.  Es una locura.  O que un hombre pueda fingir ser otra persona lo suficiente como para comprometerse con su hijastra y hacerle prometer que lo va a esperar, asegurándose así que ella nunca se case.

El estilo de narración es adecuado.  Hoy en día quizás no resulte muy novedoso, pero es el correcto para este tipo de historias.  Se trata de supuestos pasajes en el diario de Watson, quien nos cuenta las aventuras de su amigo desde su punto de vista.  El hecho de que Watson no sea particularmente brillante es perfecto, porque obliga a Holmes a tener que explicarle todo, lo que nos permite a nosotros los lectores enterarnos de lo que pasa dentro de la cabeza del detective.

De los tres libros, definitivamente éste es el mejor.  Y se puede leer sin haber pasado por A study y The sign.

Ron Howard, Solo: A Star Wars story

In .Inicio, Crítica on 12 junio, 2018 at 4:33 PM

Primero hay que sacar del camino lo obvio.  Ésta no es una buena película.  Vamos, no es mala, tampoco.  Sin embargo, no es la película que este personaje icónico se merecía.  No obstante, a pesar de tener varios problemas, me ha gustado mucho.  La he disfrutado y la pienso ver otra vez.  Eso, por supuesto, no quiere decir que la vaya a defender cuando se pongan a criticarla en una reunión de fin de semana.

El primer problema es la necesidad imperiosa que tuvieron los creadores de la película de incluir absolutamente todas las referencias oficiales al pasado de Han Solo.  Sí, es nativo de Corelia.  Pum, los primeros minutos de la película transcurren ahí.  Que pasó por la academia imperial y fue miembro de la flota por tres años.  Pum, en la siguiente secuencia lo tienen con uniforme.  Que fue expulsado por ser demasiado independiente y rebelde.  Pum, hay una escena en la que le discute algo a un oficial y es castigado por ello.  Etc, etc.

Y así hasta que se acaba la película.  Cómo conoció a Chewie, cómo se apropió del Millenium Falcon, cómo conoció a Lando, etc, etc.  Todo, todo lo que forma parte del canon con respecto al pasado de Han Solo está aquí.  Como decía un amigo en Twitter, listo, ya está aquí todo lo que tenían que incluir. ¿A continuación, por favor, podemos tener una historia original y emocionante y bien contada?

El segundo problema son las transiciones.  En esta película todos los pasos de un planeta a otro son instantáneos.  Los que seguimos el universo Star Wars sabemos que así no es como funciona.  Es más, ni siquiera se suben a naves, sino que se les ve caminando por un desierto y luego ya están en su destino en otro planeta.  Es desconcertante.  Después del sacrificio que tiene que hacer Han para salir de Corelia en un transporte, que escapar del planeta con la refinería al final sea tan fácil resulta inconsistente.

Un tercer problema es el sentido del humor.  Como todos sabemos, esta película comenzó siendo el proyecto de un equipo de gente, entre los que estaban los directores de The Lego Movie.  Eventualmente se sacó a esa gente y se colocó a Ron Howard, quien es el responsable final de la película.  El humor surrealista y disparatado de The Lego Movie aun se puede notar en algunas secuencias, como en la rebelión de unos robots en una mina.  Quizás si toda la película hubiese tenido ese tono, éste habría funcionado (aunque lo dudo).  Pero así como está es una especie de humor facilista colocado para arrancar risas del público en momentos concretos.

Esto se vuelve más trágico si se consideran las implicancias de los chistes que se proponen.  Entonces, ¿debemos suponer que Lando Calrissian tenía un amorío con ese robot y que éste tenía un elemento sexual? ¿Consideraron lo que eso trae como consecuencia para el universo Star Wars? No digo que rechacemos la temática sexual.  Después de lo que ya hemos visto de Anakin y Padme no creo que eso sea posible.  Pero aquí se está proponiendo una relación mucho más adulta y poco convencional.  No sé si el público esté listo para eso.

Habiendo dejado definido que no es una buena película, déjenme decirles ahora por qué sí me gustó.  Primero, por los actores.  Todos y cada uno de ellos se mete de cabeza al proyecto.  Ninguno está en autopiloto.  Todos están completamente comprometidos con su papel.  Empezando por Alden Ehrenreich como Han Solo, que no me importa lo que digan en otros lados, me parece que la hace muy bien.  Y por supuesto, el que se roba la pantalla para mí, Donald Glover como Lando Calrissian.  Los demás -Woody Harrelson como el ladrón al que Han Solo está imitando, Emilia Clarke como el interés romántico, Paul Bettany como el mafioso corporativo, etc.- están sobresalientes.  No es su culpa que el guión estuviese flojo y que la dirección no estuviese completamente satisfactoria.

Segundo, la representación de Han Solo es la correcta.  Pueden rajar de todo lo demás, si quieren.  Mi impresión personal es que la manera como ponen al personaje principal, rebelde y pendenciero, arriesgado y petulante, absorbiendo todo lo que puede de todos a su alrededor, es la correcta.  En eso dieron en el blanco.  Al final de cuentas, este tipo que terminará siendo una leyenda dentro de su universo, no es más que un chiquillo buscando un lugar en el mundo.  No solo eso, sino que lo está haciendo en sus términos.  Desde el comienzo dice que va a hacer algo y termina haciéndolo.  Esa parte en la Qi’ra le dice que el secreto detrás de Han Solo es que en el fondo él es bueno es una excelente secuencia.  Y su reacción lo es más aun.  Quizás a ustedes no les cuadre.  A mí me parece que estos detalles salvan a la película de la hoguera.

Finalmente, la acción está bastante bien orquestada.  No está al nivel de John Wyck, pero está bastante bien.  Mucho mejor que The last jedi, de lejos.  Ese asalto en el tren que da vueltas en su eje está muy bien armada.  Y los tiroteos al estilo western también.  Es más, el mero hecho de que varios de los personajes introducidos para ser queridos mueran le da un elemento de incertidumbre que tiene sentido en una película como ésta.

Vale la pena verla.  Aunque sea por cultura general.

Lecturas sugeridas por el día de la madre

In .Inicio, Crítica on 13 mayo, 2018 at 12:53 AM

Ya estamos en mayo otra vez y se nos acercan dos festividades importantes.  De una no puedo hablar, porque es privada.  Pero la otra es un escándalo nacional, así que le podemos dedicar unas líneas.  Me refiero al día de la madre.  Ya llega en unas horas y para festejarlo no voy a hacer lo que la mayoría de blogs o millennials hace, eso de colgar un meme y ya.  Yo voy a proponer lecturas que tengan que ver con el fenómeno de la maternidad en todo su esplendor.  Pero no cualquier lectura.  Para proponer Anna Karenina o La casa de Bernarda Alba pueden ir a otros blogs o portales más convencionales.

Aquí van algunas lecturas que te pueden inspirar a tener hijos de inmediato o todo lo contrario.  Depende de la interpretación que le des.  Feliz día.

1. Timothy Zahn, The last command

La tercera parte de la trilogía escrita por Timothy Zahn que narra las aventuras de los héroes Han Solo, Luke Skywalker y demás quince años después de su victoria en la luna de Endor.  Para entonces Leia y Han Solo ya están casados y esperando hijos.  El villano de la saga, el Grand Admiral Thrawn, sabe que estos niños serán nietos de Darth Vader y muy poderosos en el uso de la Fuerza, así que dedica recursos a tratar de raptar a Leia.

Todo esto viene de las dos novelas anteriores, Heir to the Empire (que comento en este enlace) y Dark Force Rising (que comento en este otro).  Pero es en Last command que Leia da a luz, ejecutando el milagro del nacimiento y pasando a las filas de las madres.

Y de inmediato sufre las consecuencias de tener hijos.  Pero no se preocupen, tiene la deuda de una raza de guerreros esclavizada por Vader a su disposición, así que las cosas no serán tan fáciles para Thrawn.

2. Lois McMaster Bujold, Barrayar

Continuación de Shards of Honor (que comento en este enlace), Barrayar es una novela bastante profunda.  En el medio de todo tiene a Cordelia, una oficial de ciencia de un planeta, que termina casándose con un dirigente militar de otro planeta.  Ella tiene que acostumbrarse a las nuevas formas de hacer las cosas y a las nuevas costumbres.  No obstante, no deja de ser la misma oficial crítica y analítica de siempre.

La incluyo en la lista porque durante la novela ella está esperando su primer hijo, Miles.  No obstante, como parte de la trama política en la que se ve envuelta, es víctima de un atentado, que ella sobrevive, pero que deja al bebé en gestación envenenado.  Las penurias que tiene que pasar ella para poder salvar a su hijo aun no nacido son de esos sacrificios que solamente se puede esperar de una madre.

3. William Peter Blatty, The exorcist

He visto muchísimas posibles interpretaciones a este libro.  Como lo comento en el taller de narrativa de terror que dicto a veces, para mí es una crítica conservadora a la madre liberal.  La mamá actriz Chris McNeil tiene la osadía de intentar criar a su hija Regan sola).  Eso, por supuesto, la sociedad norteamericana conservadora de los años setenta no lo podía permitir.

¿El castigo a tremenda ofensa a la sociedad? Pues que ni más ni menos que el diablo se le mete a la niña y le hace pasar por penurias inimaginables a la pobre Chris.  A ver si así aprendes a respetar la institución del matrimonio.

La película es fuerte y no le da tanta importancia a este mensaje.  Pero la novela es mucho más directa.  Sólo para mamás valientes.

4. Joseph Fink & Jeffrey Cranor, Welcome to Night Vale

Pues bien, hay un podcast que escucho religiosamente, Welcome to Night Vale.  Es ficción y transcurre en un pueblo donde básicamente confluyen todas las conspiraciones posibles.  Es de terror, pero de corte burlón.  Muy bueno.  Después de tener éxito, sus autores sacaron una novela que transcurre en Night Vale y que se cruza con algunos de los personajes que siempre aparecen en el podcast, pero que tiene su propia trama y sus propios personajes.

El tema de fondo es, pues, en cierto sentido la maternidad.  Por un lado, una madre que ha sacrificado todo por su hijo y que lo está perdiendo.  Un hijo, es importante mencionarlo, que puede cambiar de forma a voluntad y que ahora que es adolescente se está tornando tétrico.  Por otro lado, una joven que no envejece por razones desconocidas y no exploradas repite el mismo día eternamente hasta que algo pasa, lo cual trae caos a su rutina.  Ella deberá investigar el origen del problema, lo que la llevará a congraciarse con su madre y hacer el esfuerzo de entenderla después de tanto tiempo.

5. Carlos de la Torre, Campos de batalla

Casualmente pongo un peruano.  Carlos de la Torre se luce con esta excelente narración de un joven que regresa de la guerra a su casa a contarle a su madre lo que ha tenido que sufrir para sobrevivir.  No se van a dar cuenta hasta el final, pero la historia que supuestamente tiene que ver con una cosa, tiene que ver con otra.  Y finalmente, queda claro por qué esta novela tiene lugar en una lista de libros para el día de la madre.  No voy a entrar en detalles para no espoilear a nadie.

Este libro lo comento en este enlace.  Es muy buena historia de fantasía, pero además es una novela con mensaje, algo que no pasa así no más en la literatura peruana de fantasía.

Anthony Russo & Joe Russo, The Avengers: Infinity War

In .Inicio, Crítica on 11 mayo, 2018 at 4:26 AM

Marvel Studios nos ha tenido esperando este evento por años.  Desde que lo anunció se ha estado especulando acerca de lo que sucedería, de quiénes morirían y de cómo se trataría una de las sagas más cósmicas de los Vengadores.  La película por fin está aquí, sigue en la mayoría de las salas de cine, así que no deja de ser pertinente un pequeño comentario al respecto.

No voy a soltar spoilers, así que si eres uno de los pocos seres vivientes que aún no la ha visto, no te preocupes.  Creo que en particular esta película pierde mucho si se sabe la naturaleza del final.  Así que no lo voy a comentar.  Voy a hablar de otro detalle.

Antes, me gustaría mencionar que lo que la mayoría de la gente está comentando me parece que es apenas la cáscara.  Que podemos ver a superhéroes sufriendo.  No es novedad.  Ya los hemos visto sufrir antes.  Que podemos ver superhéroes más humanos.  Tampoco es novedad.  Todo lo que Marvel Studios ha estado sacando va por ese lado.  Que podemos ver superhéroes perdiendo.  Menos aún.  Tanto DC Comics como Marvel Studios nos han estado mostrando películas con finales adversos a los héroes.  Que por fin vemos a muchos superhéroes de distintas películas interactuar.  Bitch, please. ¿No has estado atento a los últimos diez años de películas y series de DC Comics y de Marvel?

De hecho, me sorprende que los críticos usuales dediquen párrafos y párrafos a eso y los fans no reaccionen más agresivamente.  Supongo que es porque están emocionados de que por fin hablan de sus personajes favoritos.

No, yo no creo que nada de eso sea el gancho de Infinity War.  Yo creo que asunto va por otro lado.

El verdadero tema de esta película me parece que es el sacrificio.  Es un asunto que está tratado desde distintos ángulos.  De hecho, desde todos  los ángulos posibles.  Desde los más obvios hasta los más sutiles.

Es lo que se le pide a Scarlet Witch que haga con su pareja, Vision.  Desde el comienzo se le plantea la alternativa de perder su verdadero amor para salvar a millones.  Es lo que le piden a Thanos para obtener la siguiente gema.  De hecho, a él le piden el sacrificio máximo: Sacrificar a la única persona que aparentemente ha amado en su vida.

Es más, toda la aventura de Thanos es vista por él como un mal necesario.  Como el sacrificio que él va a hacer porque nadie más en el universo está dispuesto a hacer.  Él considera que es la única forma de alcanzar un mejor estilo de vida para los seres vivientes de este universo: Eliminando a la mitad.  Los recursos no alcanzan, así que ni modo.

Por otro lado, hay otros que no pueden enfrentarse al sacrificio.  Gamora, por ejemplo, cree que se está sacrificando para salvar al universo.  Le pide Starlord que la mate, antes que permitir que Thanos se la lleve, con la información valiosa que tiene en la cabeza.  Ella está lista para el sacrificio.  Starlord no lo está.  Termina intentando matarla, pero sin éxito.  Luego, cuando se entera del destino de Gamora ejecuta un acto infantil irresponsable que se entiende como el acto de alguien que no sabe cómo tratar con un sacrificio así de grande.

Thor ha sacrificado un ojo por su pueblo.  Por gusto.  Loki se sacrifica a sí mismo por su hermano.  También por gusto.  Black Panther sacrifica su reino como última línea de defensa contra las fuerzas de Thanos.  Nuevamente por gusto.  Winter Soldier sacrifica su nueva paz existencial.  Incluso los profetas de Thanos ven sus propias muertes como sacrificios aceptables ante el plan del titan.

Y ese final.

Con ese final se cierra el circuito.  Toda ha girado alrededor del sacrificio y por eso ese final es tan genial.  Estoy seguro que en la siguiente película habrá una resolución inteligente a ese asunto.  Pero ése no es el punto.  El punto es que no es suficiente sacrificarse por una causa.  Se trata de sacrificarse por la causa correcta.

Por lo menos ésa es mi impresión.  Grandes los hermanos Russo por traernos una película tan bien pulida y con un fondo tan profundo.

Lemony Snicket, Reptile room

In .Inicio, Crítica on 18 abril, 2018 at 6:43 AM

En otro post ya comenté la primera novela de esta serie, The bad beginning.  Ahí comenté también algunos detalles de la serie misma, como su origen o sus adaptaciones al cine y a Netflix.  Ahí ya elogiaba el estilo con el cual la historia es narrada, lo cual para mí es el verdadero jale de la serie.

Si bien en The bad beginning se definen los personajes y el conflicto, en The reptile room se exploran los límites de este mundo.  Es decir, ahora vamos a ver hasta qué extremo es que los adultos no le creen a los niños y cuán lejos puede llegar el villano Olaf en lo absurdo de sus planes.

En este segundo libro también se define un detalle importante: En cada novela los huérfanos Baudelaire -los protagonistas de la serie Violet, Klaus y Sunny- serán entregados al cuidado de un padre adoptivo diferente en un contexto completamente distinto.  Mientras que en The bad beginning fueron puestos al cuidado del mismísimo Olaf, quien luego resultaría siendo el villano de toda la serie, en The reptile room serán puestos al cuidado de un tío lejano, Montgomery Montgomery.

El tío Monty resultará siendo el padre adoptivo ideal.  En su casa tiene un taller para Violet, una biblioteca para Klaus y muchas cosas para que Sunny pueda morder.  Eventualmente, llegará Olaf disfrazado a perturbar esta paz.  Éste será otro de los detalles que se definirán con esta novela: En cada libro Olaf intervendrá disfrazado de un personaje ridículo y solamente los tres Baudelaires podrán reconocerlo.

La incapacidad de los adultos para hacerle caso a los niños que saben qué es lo que en realidad está pasando se materializará de manera más obvia en el señor Poe, que es una especie de intermediario entre el banco en el que está el dinero de la familia Baudelaire y los huérfanos.  Mientras que Violet no sea mayor de edad, el dinero está bajo su cuidado.  En ese sentido, la necesidad de los tres huérfanos de que Poe les crea con respecto a los malignos planes de Olaf es crucial y facilitaría mucho las cosas.

Pero obviamente eso nunca sucede.  Poe es un despistado, como todos los adultos en esta historia.  No le creerá a los niños a menos que sea completamente innegable que ellos tienen la razón.

Éste es un elemento interesante en la tradición de literatura infantil.  Hay muchos libros en los cuales los niños saben lo que en realidad está pasando y los adultos no se dan cuenta de nada.  En The Reptile Room eso es llevado al extremo.  Es casi como si el autor se estuviera burlando de ese cliché.

En general esta novela está al nivel de la anterior y es muy recomendable.  Daniel Handler sigue experimentando con un estilo de narración muy original, en el que el autor imaginario de la saga (Lemony Snicket) habla directamente a los lectores de maneras muy extrañas y con mensajes ridículamente pesimistas.  Me inclinaría a pensar que ese estilo de redacción es lo mejor del libro.

Esto no quiere decir, por supuesto, que los personajes no sean buenos.  Son excelentes.  Están muy bien armados, por momentos ni te dicen qué hizo cada cual en una situación particular, porque están tan adecuadamente construidos, que tú como lector ya asumes lo que pasará a continuación.  Tanto los Baudelaires, como Monty y Olaf y Poe.

Muy buen libro.  No es el mejor de la serie, pero está por ahí.

Serguei Lukianenko, Guardianes del crepúsculo

In .Inicio, Crítica on 16 marzo, 2018 at 3:52 PM

Éste es el tercer libro de la serie que se inicia con Night Watch (que comento en este enlace) y que sigue con Day Watch (que comento en este otro enlace).

Mientras que el primer libro se suponía que se enfocaba en los miembros de la Guardia Nocturna (humanos con poderes llamados Otros, que sirven a la luz y que vigilan que los Otros malos no se excedan) y el segundo en la Guardia Diurna (Otros oscuros que vigilan que los Otros buenos no se excedan), Twilight Watch comienza a explorar más minuciosamente cómo es que funciona este mundo con sus reglas y sus restricciones.

El protagonista principal nuevamente es Anton, el analista Otro que no es un hechicero de mucho nivel en comparación a los demás con los que se relaciona, pero tiene una aguda mente que le permite resolver casos que nadie más podría haber resuelto.  Anton es un agente de la Guardia Nocturna.

Anton es pieza clave del éxito de esta serie de novelas.  Como decía, se codea con los grandes, pero no es uno de ellos.  Es más, su esposa Svetlana es la hechicera más poderosa de su generación.  Anton la descubrió y la reclutó para la Guardia Nocturna.  Esto le debería causar alguna clase de complejo.  Y si bien durante varias partes de la novela, se manifiesta al respecto, no es algo que lo traumatice mucho.  Él confía en sus otras habilidades.

Por encima de esto, este libro trata más bien del hecho de que los Otros viven por siglos, incluso si son hechiceros de bajo nivel como Anton.  Mientras tanto, los humanos sin poderes viven lo que dura una vida.  Si un Otro tiene un hijo que no se puede conectar con la Penumbra -la fuente del poder de los Otros-, morirá en una generación.  Esto puede resultar traumático para el Otro.

Curiosamente, la hija de Anton resulta no solamente ser una Otra, sino además una Otra Cero.  Algo así como una hechicera sin límites.  De esta manera Anton resulta siendo el esposo de la hechicera más poderosa de su generación, pero además el padre de la más poderosa de sus tiempos.  Pobre Anton, quien es un hechicero de bajo nivel.  Aún así, se mantiene.

Al igual que una novela de Isaac Asimov en la que el héroe debe resolver un misterio usando la lógica y un set de reglas pre-establecidas (como las reglas de la robótica, por ejemplo), Anton debe resolver varios misterios usando la lógica y su entendimiento de cómo la Penumbra funciona, lo cual implica un set fijo de reglas.  Es muy interesante, porque el lector también conoce esas reglas, así que podría resolver el caso antes que Anton, si es que hubiese estado atento.  Más o menos.

El tema principal de esta novela es claramente la paternidad.  En cierto momento Anton y Sveta se cruzan con un hombre lobo que vive en la clandestinidad con sus tres hijos, también hombres lobo.  Su enfoque al tema principal es totalmente distinto y le da profundidad a la discusión que viene luego.