Mildemonios

Archive for 24 febrero 2021|Monthly archive page

Monitoreo en Mercado Libre

In .Inicio, Crónica on 24 febrero, 2021 at 3:16 PM

Una de las cosas que más extraño en el contexto de la pandemia son las ferias del libro que habían estado proliferando hasta el 2019. Ya no solo teníamos la FIL y la Feria del Libro Ricardo Palma, sino que ya teníamos ferias distritales. La de San Borja siendo mi favorita. O las ferias temáticas, como el Horror Fest. Siempre me gustaron, porque me daban la oportunidad de conversar con la gente sobre lo que les gusta y lo que no. Y con otros creadores.

Así que ahora todo es digital, ni modo. Y cuando me preguntan en redes sociales en dónde pueden comprar mis novelas, les tengo que preguntar en dónde están, de tal manera que les pueda recomendar la mejor opción dependiendo de eso. En ese proceso a veces entro a MercadoLibre.com, porque de vez en cuando alguien en alguna ciudad del Perú está vendiendo por ahí ejemplares de alguna de mis novelas.

Esta semana entré para ver si alguien vendía alguna de mis novelas en una ciudad en especial, desde donde me preguntaban. Y encontré lo siguiente:

Revisé y dos de estos contactos son en Arequipa. Así que si estás en esa ciudad y te falta alguno de estos títulos, ya sabes qué hacer. Por mi parte, me gusta ver que en esta plataforma se compran y se venden libros míos.

James Gunn, Guardians of the galaxy

In .Inicio, Crítica on 17 febrero, 2021 at 2:09 PM

(Sigo comentando el MCU en orden. El último post al respecto fue éste, sobre Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D. Ahora me toca a película Guardians of the Galaxy)

Guardians es una película que se sale de las convenciones establecidas para el MCU desde la primera película que inició el camino, Iron Man (que comento en este enlace). Es la película más arriesgada de Marvel en varios sentidos. Para empezar, el MCU había generado hasta entonces una serie de fórmulas que se estaban repitiendo. Un sentido del humor, un código de conducta para sus héroes, una línea para los villanos, etc. Guardians rompe con todo eso de una manera muy valiente y de alguna manera hace que funcione. Es más, el mero hecho de que sea una película ambientada en el espacio y ya no en la Tierra, ya es un gran salto.

Hasta ahora no habíamos tenido en el MCU héroes que son malintencionados. O sea, que mienten y roban para beneficio personal. Hemos tenido soberbios o petulantes o idealistas mal enrumbados, pero no malintencionados. Tony Stark era un niño engreído que enmienda el camino apenas ve las consecuencias de sus actos. En la primera parte de esa película él justifica sus acciones, diciendo que él está vendiendo armas, pero que no es responsable de lo que otros hagan con ellas. Recién cuando ve esas consecuencias de primera mano es que decide cambiar y se convierte en superhéroe. Él no es malo y no busca hacerle daño a otros. Justamente en la presentación de un personaje tan complejo es que sobresale el director Jon Favreau con Iron Man.

Algo parecido sucede con Thor, que comento en este enlace. El príncipe Thor en esa película no es una persona mala, buscando aprovecharse de los demás. El es un niño engreído que quiere probarse frente a su padre y por eso comete errores y tiene una visión equivocada de lo que es ser un buen líder. Es castigado, enviado a la Tierra, aprende la lección y regresa superado. Él no es ladrón, no es mentiroso, no es aprovechador. De hecho, todo eso lo es Loki, que es el villano en Thor.

Ahora bien, en Guardians se juntan cinco personajes malos. Quill es un ladrón. Es más, es parte de una banda de mafiosos, con una estructura establecida. Tiene un superior, Yondu, que es un ladrón y un abusivo. Y en la siguiente película aprenderemos que incluso Yondu responde a alguien por encima de él, que es peor aún. Quill es enviado a la cárcel justamente. Y se escapa de la cárcel, matando e hiriendo a guardias que están ahí haciendo su trabajo. Sí, claro, al final ejecuta un gran acto de desprendimiento y se sacrifica por inocentes. Pero eso no quita que por una hora lo hayamos estado vivando mientras robaba y mentía. Esto en una película de Disney, dicho sea de paso.

El segundo miembro de este grupo es Gamora, que luego aprenderemos que es una asesina despiadada, que había estado trabajando para un dictador genocida. ¡Una asesina! Sí, claro, se está queriendo reformar, pero sigue siendo una sicaria entrenada para matar, que tiene sangre en las manos. Es más, cuando la meten a la cárcel, la reconocen y varios la quieren hacer sufrir.

Rocket es un sicópata. Groot comienza como un objeto animado sin sentimientos ni empatía. Drax es un despiadado obsesivo empeñado en venganza. Claro, los tres cambian durante la película, pero comienzan siendo unos despreciables. Ah, por supuesto que son graciosos y que son amenos y que son ocurrentes. Pero son lo más bajo de lo más bajo. Y sí, terminan sacrificándose para salvar a la población de Nova. Así es como se redimen. Pero comienzan siendo de lo peor.

Esto es una novedad en el MCU y tiene su mérito. Hay que ser valiente para hacer una película con estos personajes no solamente en el universo de Marvel, sino dentro del marco de Disney. Que estén tan bien escritos es crucial. Los diálogos son perfectos. La trama es un poco tonta, pero no importa. Los aspectos visuales son algo exagerados, pero es parte de la propuesta. En una película como ésta, todo gira alrededor de los personajes y su desarrollo. Y en eso James Gunn sobresale.

Tipos de zombis

In .Inicio, Crónica on 13 febrero, 2021 at 7:17 AM

El libro Zomos Zombis tiene un cuento de muertos vivientes por cada región del Perú más uno por el Callao más otro por la estación científica de la Antártida. Encargué cada cuento a un autor distinto, priorizando que tuviera algún vínculo con esa zona: Que viviera ahí o que haya vivido ahí o que su familia fuese de ahí. En casi todos los casos se cumple, aunque hubo un par que hubo que forzar. No diré cuáles.

Mi idea original era que todos los cuentos pudiesen coexistir en un mismo mundo. Para eso había que definir algunas reglas. Eso, a su vez, implicaba tomar algunas decisiones. La primera y la más fácil fue el tipo de zombi que usaríamos. ¿Sería el pre-Romero, de origen voodoo, el que todos los periodistas que tienen que hacer una nota sobre la movida zombi usaban, porque nunca llegan al segundo párrafo de la entrada de wikipedia? ¿Sería el zombi clásico de Romero, lento y no pensante, de origen sin definir? ¿O quizás el zombi del Regreso de los muertos vivientes, algo pensantes que buscan comer cerebros, no carne humana viva? ¿O los zombis de Snyder, rápidos y fuertes, pero no pensantes e interesados solo en carne humana? ¿O los de Brad Pitt, super rápidos, super fuertes y con características de hormigas carnívoras?

Como recurso narrativo siempre me ha parecido mucho más interesante el zombi de Romero: lento, no pensante, determinado. Si los agarras en grupos pequeños no son una amenaza. Pero si dejas que se aglomeren, se vuelven un peligro. Me parecen el perfecto némesis de la humanidad. Así que, me fui por ése.

Jon Favreau, The Mandalorian Temporada 1

In .Inicio, Crítica on 9 febrero, 2021 at 6:35 AM

Muchos le revientan cohetes a la serie The Mandalorian, pero para entender el origen de su éxito hay que ponerse un poco meta y entender el contexto en el que esta serie fue gestada. Para empezar debo decir que me parece una excelente serie, no hay duda al respecto. No obstante, no me parece lo mejor que hay en las distintas plataformas de streaming. The Boys, por ejemplo, me parece muy superior en varios sentidos (la comento en este enlace).

Aun así, es una buena serie. Tiene unos personajes muy sólidos, excelentes diálogos y unos efectos especiales envidiables. Las secuencias de acción suelen ser buenas e impresionantes, aunque algunas son algo decepcionantes. El hecho de que los soldados imperiales sean infantilmente inofensivos le quita mucho. No son una amenaza realista. Nunca dan en el blanco y si le disparan a Mando y por algún milagro le dan, su armadura lo protege. Así que no hay nada de qué preocuparse en ese frente.

Otro detalle que me incomoda de esta primera temporada es el Baby Yoda. Sí, por supuesto que es tierno y que a todos simpatiza y que es la motivación de Mando para hacer las cosas. No obstante, me parece que en algunos capítulos abusan de ese recurso y que termina siendo un mero objeto de apreciación y nada más. Por ejemplo, en el cuarto episodio, llegan a una aldea y Mando simplemente lo entrega mientras se va a solucionar la amenaza con Cara Dune. Lo mismo pasa con el episodio en Tatooine. Lo entrega a la loca del taller mecánico y se va a tener una aventura en las dunas.

Y lo último que me incomoda de esta serie es que Mando no puede ni ir al baño sin tener tres “side quests” en el proceso. Todo es motivo para un episodio que lo detenga por un momento mientras soluciona algo que le permite tener acceso a lo que sea que ahora necesita para poder avanzar: combustible, repuestos, dinero. Para cuando llegamos a la mitad de la temporada yo ya estaba harto. Aburre.

A pesar de todo, es una buena serie. Es emocionante y tiene mucho sentimiento. Los personajes son adorables y muy interesantes. Eso no se lo quita nadie. Y tiene el valor agregado que cada cierto tiempo aparece un personaje que ya conocíamos de una película o de una serie de la franquicia. Por ejemplo, en los primeros episodios sale un androide que algunos reconocemos de The Empire Strikes Back. Y en la segunda temporada saldrán un par de pesos pesados.

Como sea, iba diciendo que a pesar de que ésta es una buena serie con algunas fallas que a mí personalmente me molestan, hay que entenderla en el contexto en el que la lanzan. George Lucas vendió su empresa Lucasfilms con todas las franquicias que eso implicaba a Disney, dejando a cargo de la empresa a alguien que se suponía que era de confianza, Kathleen Kennedy. Ella, sin embargo, eventualmente decidiría dejar atrás el material que Lucas había dejado avanzado y virar Star Wars en una nueva dirección con más contenido social. Alguien más creativo y con más experiencia quizás lo habría podido hacer, pero ella fracasó en el intento.

La trilogía que se lanzó bajo su régimen, Force awakens, The last Jedi y Rise of Skywalker dejaron mucho que desear, sobre todo la última. A mí, personalmente, la primera me pareció mediocre, pero pasa. La comento en este enlace. La segunda me parece ofensiva. Es clarísima la intención de destruir la imagen de los personajes clásicos para dejar espacio a los nuevos personajes que se estaban introduciendo. Algo que me parece que es una falta de respeto a los fans, sobre todo si se hace de una manera tan deficiente. La comento en este enlace. Pero la tercera ya es una pedrada al ojo. Es salir al público a decirle que no quieren que sigan viendo Star Wars. Es cerrar el kiosko e irse, esperando que ya no haya más clientes porque tú te fuiste. La comento en este enlace.

Y no solo se trata de los fans, que se sintieron decepcionados. La película Solo, que estrenaron por ahí, fue la primera película de la franquicia en toda la historia en perder plata. La comento en este enlace. Y las ventas de los juguetes de Star Wars se desplomaron. Algo había que hacer, si es que Disney pretendía recuperar su inversión. Fue así que trajeron a Dave Filoni y Jon Favreau para que comiencen a rescatar la mitología original de este universo.

El resultado es The Mandalorian. No es que sea una excelente serie, sino que es lo primero decente que se hace con esta franquicia en mucho tiempo. Los fans reaccionaron positivamente. Al ser una propuesta bien hecha, atrajo a una nueva audiencia. Y la inclusión de personajes de las películas y los cómics y las series y las novelas que Kennedy quiso enterrar, ayudó un montón.

Claramente ha sido un éxito. Y no solo eso, sino que ha dado origen a una serie de series. Ya se han anunciado algunos títulos que saldrán del universo desarrollado en Mandalorian. Lo cual son buenas noticias, supongo.

La saga Réquiem, en orden

In .Inicio, Crónica on 2 febrero, 2021 at 1:15 PM

Cuando estoy promocionando mis novelas, a veces me preguntan si las pueden leer en desorden o si tienen que leerlas en orden. Las tres que tengo publicadas, Réquiem por Lima, Réquiem por San Borja y Réquiem por Lurín son relativamente independientes. No obstante, la experiencia es superior si se leen en ese orden. No obstante, no necesariamente.

Réquiem por Lima y Réquiem por San Borja son un arco completo. Cada una cuenta una historia independiente, pero juntas cuentan el arco de un personaje, desde que se presenta hasta el final de su desarrollo. Réquiem por Lurín es el inicio de otro arco. Transcurre en el mismo universo y se mencionan algunos personajes que han salido en las dos anteriores, pero la atención está en nuevos personajes y en un nuevo contexto. Además, el conflicto es distinto completamente.

Réquiem por Tarma, que es la novela que con suerte sacaré en el 2021, es el final de ese arco. Pero hay una diferencia con el arco anterior. Réquiem por Tarma sí es una continuación directa de Réquiem por Lurín. Es decir, retoma la acción inmediatamente después de los sucesos de la anterior. Esto tiene su origen en el hecho que ambas eran en realidad una unidad, una novela larga que sería publicada de golpe. No obstante, en el camino se decidió separarla en dos.

Éste es un modelo que me ha funcionado. Así que si en el futuro saco más novelas que transcurren en este universo, serán en arcos de a dos libros. Lo que aun tengo que decidir es a qué ciudad me muevo después de Tarma. ¿Hacia el norte o hacia el sur?