Mildemonios

Frank Herbert, Dune

In .Inicio, Crítica on 6 enero, 2022 at 11:39 PM

No puedo creer que haya tenido este blog por tanto tiempo y no haya escrito un post sobre Dune, la brillante novela de Frank Herbert. Habrá que solucionar eso de inmediato.

Dune es la primera de una serie de varias novelas. Cuántas depende de tu definición de la saga. No obstante, es un libro independiente. Puedes leerlo solo y no necesariamente tener que leer algo después para tener una historia completa. Es una novela que deja sin explicar muchas cosas, pero que no importan para la historia central. Sí, esas cosas son explicadas luego en otras novelas de la saga, pero no eran tan importantes para la primera entrega.

Los personajes tienen arcos completos, hay una resolución final, se acaba con la amenaza, se llegan a acuerdos. Dune es una novela completa. Es importante empezar aclarando eso, porque hoy en día eso es la excepción para las novelas de ciencia ficción.

Como sea, Dune es una obra maestra por varias razones. Primero, porque muestra un universo en orden. En esta novela todo tiene un lugar. La sociedad humana ha evolucionado a un imperio en el cual todo está en donde debe estar y de lo contrario un desastre sucede. Tenemos las Casas, de las cuales en esta primera novela solo vemos tres, pero se menciona a más. Cada Casa tiene una personalidad muy bien definida. Los nobles Atreides son buenos, los malvados Harkonnen son traicioneros y los déspotas Corrino son los gobernantes por el momento. Para que una de estas Casas sea considerada Mayor, tiene que controlar un planeta. Así, al inicio de la novela los Harkonnen controlan Duna, el planeta conocido como Arrakis, en donde se desarrollará la historia.

No obstante, alrededor de las Casas hay otras organizaciones que también tienen poder político y que también apoyan o negocian. Es interesante, porque al final de todo, son estos pequeños grupos los que deciden el destino del imperio. Entre estos se encuentran las Bene Gesserit, una especie de brujas con su propia agenda secreta; los Mentat, individuos entrenados para ser computadoras humanas; los CHOAM, una super empresa que controla varios aspectos del imperio, en la cual las distintas Casas tienen acciones; etc, etc.

Como digo, es un universo en donde todo tiene su lugar. En donde nadie puede traicionar a nadie sin que haya consecuencias. En ese contexto, sin embargo, hay traiciones todo el tiempo. El emperador traiciona a la Casa Atreides al comienzo, lo que da inicio a toda la saga. Obligan a Paul, el personaje principal, y a otros sobrevivientes a aliarse con los Fremen, los primitivos habitantes de Duna que tienen su propia estructura y costumbres y secretos.

Ése es otro importante punto a favor de Dune. En esta novela los personajes son creíbles. Paul se comporta como un joven que ha sido entrenado para varias cosas al mismo tiempo y que siente la responsabilidad en sus hombros de algún día dirigir la Casa Atreides, pero además la necesidad de que su padre se sienta orgulloso de él y de cumplir con las tradiciones y de honrar la amistad que tiene con varios miembros de la Casa. Es una vida muy complicada y en su exploración Herbert te muestra cómo es que esta sociedad funciona.

Aunque no hay que confundirse. Dune es la historia de Paul. Todo tiene que ver con él. Desde su vida antes de ir a Arrakis, su preparación, su entrenamiento, sus impresiones al llegar, su escape de la emboscada, su ascenso en la sociedad Fremen y lo que viene después. Todo tiene que ver con él.

Ése es otro detalle a favor de Dune. Si bien es una historia muy personal, es a la vez una narración épica sobre fuerzas muy poderosas que se enfrentan. No solo las Casas, sino además fuerzas de la naturaleza y fuerzas cósmicas que están conspirando y alianzas que mantienen al imperio funcionando. La batalla final es narrada de una manera impecable, dejando a la imaginación justo lo necesario. Y si bien puede sonar a un final sacado de debajo de la manga, no lo es. Absolutamente todos los elementos que participan de esa desenlace han sido desarrollados previamente.

Sin duda, Frank Herbert era un maestro narrador. Lástima que después de Dune se fuera poniendo cada vez más místico y filosófico. Gradualmente las siguientes entregas de la saga se ponen más y más metafísicas. Me gustan a mí, por lo menos, cada vez menos.

  1. […] la novela Dune hace un tiempo (lo pueden leer aquí). Y creo que dejé bien en claro ahí que es un libro que me gustó muchísimo y que me parece muy […]

  2. […] tiempo antes de que se intente. Dune lo tiene todo para ser una gran historia épica emocionante (la novela la comento en este enlace). El fracaso de Jodorowsky en producir su versión (que comento en este otro enlace) y la […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: