Mildemonios

Posts Tagged ‘steven moffat’

Los peores Dráculas

In .Inicio on 22 octubre, 2020 at 3:30 PM

El personaje Drácula es uno de los más interpretados en la historia del cine. Hoy en día sabemos que el personaje se introdujo a la cultura popular gracias a la exitosa novela de Bram Stoker de 1897. La historia del vampiro que se quiere trasladas de su gótico castillo en Transilvania a una burguesa residencia en Londres para planes malvados indefinidos ha sido adaptada a películas, series, cómics y juegos de computadora.

La novela es perfecta. La historia es inmejorable. No obstante, cada cierto tiempo tenemos a un iluminado que cree que puede superar lo imperfectible y que siente la necesidad de pretender completar la labor de Bram Stoker. Para brindarle un homenaje a semejantes monstruos del sétimo arte, propongo las tres peores interpretaciones del personaje. Ésta es una lista totalmente personal. No obstante, si alguien considera que me faltó una que debería haber sido incluida, me lo pueden hacer saber.

No solo esto, sino que además Drácula dio inicio a un género propio. Hasta entonces las historias de vampiros estaban diseminadas, sin estándares o convenciones propias. Con Drácula es que se definen muchas cosas. Fue lo que Night of the living dead fue para los zombis. Así que se merece un trato con respeto.

3. Drácula 2000 (2000)

En el año 2000 el director Patrick Lussier, que venía de haber dirigido apenas una película que fue directo a video, tuvo la audacia de hacer esta película en la que se pretende replantear el mito de Drácula. El guión era de Joel Soisson, que venía de escribir películas clase B y películas que iban de frente a video. De ésas la más memorable era la última película de la franquicia Highlander. ¿Se acuerdan que hubo una serie? ¿No? No importa, nadie lo recuerda. Es más, ¿se acuerdan de la película en la que el personaje principal de las películas Christopher Lambert se pelea con el personaje principal de las series Adrian Paul? Nadie recuerda ésa tampoco. Con justa razón.

Yo vi esta película en el cine con mucha ilusión. Había leído el libro Drácula y había visto varias de las películas clásicas y me había decepcionado mucho con la película de Francis Ford Coppola, que podrá ser una excelente película artística, pero no era una buena adaptación del libro. La campaña de Drácula 2000 la presentaba como una adaptación moderna, que mantenía la historia original, pero en tiempos presentes. Mentira. Tuvieron incluso la insolencia de reescribir al personaje principal.

En Drácula 2000 resulta que el Conde es originalmente un personaje de la Biblia, que había sobrevivido hasta hoy en día. Que su aversión al sol proviene de un pasaje de la Biblia y su aversión de la plata a otro y su debilidad a las estacas de madera de otro. Que esté ambientada en Nueva Orleans debería de añadirle color y emoción. No es así. La mayoría de la historia transcurre en lugares aislados.

Que Gerard Butler joven interprete al Conde Drácula, que Christopher Plummer interprete a Van Healsing, que la cantante Vitamin C que estaba tratando de infiltrarse a Hollywood interprete a Lucy… Todo eso es circunstancial ante una historia tan mala y tan estúpida. Y que la acción sea decente también. No la vean nunca.

2. Drácula (2020)

Mark Gattis y Steven Moffat son dos guionistas británicos consagrados. El primero es responsable por haber escrito una serie llamada The league of gentlemen bastante conocida en el Reino Unido, por haber escrito excelentes episodios de Doctor Who, por haber co-creado la serie Sherlock con Moffat. El segundo es de otro lote completamente: Escribió el premiado sitcom británico Coupling, pretendió adaptar al presente Doctor Jekyll and mister Hyde con la serie Jekyll, también escribió varios episodios de Doctor Who antes de ser nombrado responsable de la producción por varias temporadas, también fue creador y guionista de la serie Sherlock, entre otras muchas joyas.

Así que cuando los dos se juntan otra vez para crear una miniserie que pretende adaptar al presente el mito de Drácula, aplicando el mismo tratamiento que aplicaron para las exitosas Jekyll y Sherlock, atracas, no más. Sólo así puedo explicar que les hayan dado luz verde para este atentado al legado del personaje.

En esta miniserie Drácula es un cobarde, sobrevive al presente, cuando se hace proteger por un abogado, en vez de comerse vivos a los que lo amenazan (sabe dónde viven y tiene todos los poderes, ¿por qué no lo hace?), sus cautivos en el presente le dan acceso a internet, gracias a lo cual se conecta con el abogado que lo libera… Lo cual resulta exponiendo un acto de estupidez por parte de estos científicos. ¿No se supone que son medianamente inteligentes?

Además, Drácula no está enamorado de ninguno de los personajes a los que usualmente se le asocia, sino de una monja que lo está investigando. ¿Por qué? Sabe dios.

Y su muerte. Entiendo que están tratando de hacer algo distinto y están buscando desesperadamente de burlarse de mis expectativas, pero Drácula por definición es un personaje de pura voluntad. Una fuerza del mal que se mantiene avanzando porque está obsesionada, porque es maligna y no conocemos sus motivos. ¿Resulta que era un cobarde que quería morir, pero tenía miedo de hacerlo? No, lo siento. Para eso debieron haber seguido el ejemplo de Murnau en 1922 y llamar a tu personaje con otro nombre.

1. Blade: Trinity (2004)

Sí, sí, ya sé que las tres películas de Blade son un hito en la historia de las adaptaciones de las películas al cine. Y sí, sé que la primera es muy original y la segunda es una locura visual. Pero no sé en qué estaban pensando cuando hicieron la tercera, que rompe con mucho de lo desarrollado en las dos anteriores. Aunque de eso podemos hablar a mayor profundidad en otra ocasión.

David S. Goyer había hecho una película en su vida, Zig Zag. Y sinceramente no sé en qué estaban pensando en New Line Cinema cuando le encargaron dirigir Trinity, una película con un presupuesto de US$65 millones, considerando que Zig Zag oficialmente hizo una taquilla de US$2,418. O sea, con los ingresos que le generó esa primera película no habría podido comprarse una computadora en esos tiempos. Y aun así, van y le dan el encargo de dirigir a Wesley Snipes y a Ryan Reinolds y a Jessica Biel.

El guión no es particularmente malo, como que lo escribió el mismo David S. Goyer, quien puede haber escrito películas excepcionales, como Dark City o las dos películas anteriores de Blade, pero también había escrito horrores como Nick Fury: Agent of Shield con David Hasselhoff y Dollman versus demonic toys que es una película sencillamente inexplicable en el mal sentido. Él escribió Trinity y estoy seguro que tenía otra idea en la cabeza cuando se imaginó a Drácula, porque lo que termina ejecutando es cualquier cosa.

El Drácula que vemos en esta película es un personaje diametralmente opuesto al personaje original de la novela de Bram Stoker. Mientras que el de Stoker es perverso y manipulador, el de Goyer es guerrero duro y noble. Mientras que el de Stoker es adorable y carismático, el de Goyer es tosco y bruto. Mientras que el de Stoker evita el conflicto directo, manteniéndose en las sombras y usando a otros para que hagan lo suyo, el de Goyer es un hombre de acción que se mete él mismo a la pelea.

Zombies: Qué significa el monstruo

In .Inicio, Crónica on 26 junio, 2014 at 2:58 PM

the_whippersnapper

El fin de semana pasado se llevó a cabo el Horror Fest Lima 2014, organizado por Fan Radio y por Lima Horror Story.  En lo personal me parece excelente que haya estas ocasiones en las que público en general puede juntarse con otra gente que comparte sus gustos.  Había stands con productos de todo tipo y -como ya es tradición en estas ocasiones- había una sala en la que se estaba haciendo presentaciones de varios temas.  Ahí, por ejemplo, habló Papo Cuentacuentos. ¿Lo manyan? Es un maestro de la narración de historias.  Ésta es su página de Facebook y en el evento contó historias de vampiros.  Chévere, para qué.

Esta foto es de su Facebook page. No del día del evento. Ni modo.

Esta foto es de su Facebook page. No del día del evento. Ni modo.

El domingo (día del padre) yo tuve una hora para hablar sobre zombies. ¿De qué otra cosa iba a hablar? En esta ocasión el tema principal era con qué se relacionan los zombies que se ponen de moda cada cierto tiempo y por qué nos dan miedo.

Y es que son dos cosas distintas.  Por ejemplo, me parece que el mito de Frankestein, que apela a cuestionar cuáles son los límites de la ciencia y de lo que la humanidad puede hacer no son tan vigentes hoy en día, porque básicamente vivimos en una sociedad que no reconoce límites.  Hoy en día creemos que todo es posible.  No está de moda pensar que romper una barrera traerá consecuencias nefastas.  Ergo, el mito de Frankestein no pega.  No es como, digamos, el mito de los vampiros, que junto con el de los zombies sí funciona.

Los monstruos en las películas de terror funcionan porque apelan a temores o creencias que el público ya tiene desde antes.  Pero hay reglas para que esto funcione mejor o peor.  Esto lo entendía muy bien H.P. Lovecraft, que dejaba abierta a la imaginación de cada lector partes clave de su narración, de tal manera que cada quién la llenara con lo que más miedo le daba.  Este truco no es fácil de implementar, pero si funciona es genial.  Sólo necesita de unos cuantos empujoncitos en la dirección correcta.

Otro buen ejemplo es el hombre lobo.  En algún momento aterraba la idea de que una persona pudiese tener dos personalidades o que fuese distinto en la casa que en el trabajo.  Hoy en día, en la era post-moderna, es de lo más normal que una misma persona se comporte distinto dependiendo de la situación.  Por eso también hoy en día las películas de hombres lobo o de doctores Jeckyl y señores Hyde no terminan de cuajar.  A menos, claro, que lleves la historia por otro lado, que lo que da miedo no sea la misma transformación del personaje, sino algo más.  Esto lo entendió de inmediato el amigo Steven Moffat, cuando escribió el guión para la genial miniserie Jeckyll.  Ahí el monstruo no es el mismo Jeckyll.  Ahí mal que bien el héroe es Jeckyll.  El monstruo es otro y jugar en los primeros episodios en que supuestamente al que hay que tenerle miedo es a Jeckyll es parte de la emoción.

Y que el talentoso James Nesbit sea el que lo interpreta ayuda harto.

Y que el talentoso James Nesbit sea el que lo interpreta ayuda harto.

(Dibujito de arriba: http://bruncroes.blogspot.com/)

Doctor Who: Su estilo a través de sus guionistas (3)

In .Inicio, Crítica on 28 marzo, 2014 at 2:19 PM

cyber01

La bulla alrededor de Doctor Who ha caído un poco ahora que su aniversario ya pasó y que estamos a la espera de la nueva temporada.  Mientras no hay nada nuevo quizás valga la pena comentar la obra de otro de los guionistas relevantes que han escrito capítulos para la nueva serie últimamente.  En este post hablé de Steven Moffat y en éste otro de Mark Gatiss.  En esta oportunidad quería hablar de un autor que ha escrito apenas dos de los episodios, pero que por tratarse de un autor que me gusta mucho y que tiene una trayectoria relevante vale la pena dedicarle unas líneas.  Me refiero, por supuesto, a Neil Gaiman.

Quizás sea más conocido por haber sido el que escribió The Sandman, un comic de la editorial Vertigo Comics (que a su vez es un sello de DC Comics).  Se trata de un título que salió mensualmente desde enero de 1989 hasta marzo de 1996.  Cuenta la historia de Morpheus, la entidad encargada de los sueños.  En Sandman por encima de todo ser vivo, incluso los dioses, hay unos seres llamados los Endless: Morpheus (encargado de los sueños), Destino, Muerte, Destrucción, Delirio, Deseo y Desesperación.  Los siete Endless tienen sus riñas y sus tramas y éstas tienen impacto en la vida diaria de dioses y de los seres comunes.  Neil Gaiman no solo creó un mundo increiblemente complejo e interesante, sino que contaba historias bien atractivas y sofisticadas.  Mi favorita es la de un noble que está contento porque su reino es próspero y todo va bien, pero que sabe que eventualmente caerá en desgracia, como todos los reinos de la historia de la humanidad.  Así que hace un pacto con Morpheus para que se lleve el reino al mundo de los sueños para siempre y que la gente sueñe para con él.  En su lugar en la Tierra deja ruinas que nadie recuerda de qué son, ni siquiera el noble.  La forma cómo cuenta las historias en Sandman es genial.

Sandman_dudosa

Neil Gaiman, a diferencia de otros escritores de comics que tuvieron éxito en esa industria y se quedaron escribiendo solamente comics (como Alan Moore o Mark Waid), luego se movió a lo que en todas las entrevistas menciona como su verdadera pasión: Escribir novelas.  Astutamente su primera novela no la escribió solo, sino con la leyenda de la literatura británica de fantasía Terry Pratchett.  Ellos dos escribieron Good omens, que no solamente es muy imaginativa, sino que es terriblemente graciosa.  Después escribió su primera novela por su cuenta, Neverwhere, que también tiene un truco, porque es la novelización de una miniserie que había escrito para la BBC y que había sido relativamente bien recibida.  Y después de estas dos, con un nombre ya establecido en esta otra industria, arrancó verdaderamente su carrera.

458px-Amanda_Palmer_-_Arena_Vienna_2011_a08_Neil_Gaiman

Pues bien, siendo la celebridad que es, solamente ha colaborado con Doctor Who dos veces.  La primera vez fue en el 2011 con The Doctor’s wife.  Es uno de esos episodios que lo tienen todo.  Aunque mucho del resultado final depende del director Richard Clark que supo sacarle el jugo al guión de Gaiman.  El resultado es una historia bastante emocionante y reveladora.  Y que la voz del villano la haga Michael Sheen ayuda enormemente.

El otro episodio no es tan emocionante y es más bien lento, pero pretende ser mucho más profundo. ¿Han visto ese robot que juega ajedrez? Era una atracción de circo hace mucho tiempo.  Gaiman explora qué pasaría si ese robot es un Cyberman.  Y si bien concretamente en un momento el Doctor se sienta a la mesa a jugar ajedrez con el robot, todo el episodio tiene la estructura de una partida de ajedrez, con sus sacrificios, su rey, su reina, sus peones, etc, etc.

No sé si en temporadas siguientes vuelvan a llamar a Gaiman para que aporte con más guiones.  Ojalá.  A mí me parece un autor excelente.

(Dibujito de arriba: http://www.scottblairart.com/)

Doctor Who: Su estilo a través de sus guionistas (2)

In .Inicio, Crítica on 7 enero, 2014 at 5:09 PM

weeping angel

Si te has enganchado con furia a la serie Doctor Who a raíz del 50 aniversario a lo mejor saber quién es Steven Moffat.  Se trata de un guionista al que le encargaron la serie en el 2010, cuando Russell T. Davies -el que revivió la serie en el 2005- se retiró.  En la BBC tienen este concepto del «showrunner».  Se trata del individuo que está detrás de la serie empujándola, tomando las decisiones.  Puede tratarse del guionista en jefe o del productor ejecutivo, lo que sea.  Pero es el que le da la personalidad a la serie.  En Estados Unidos no siempre se aplica.  Por ejemplo, para la serie Community, tiene como mente maestra detrás de toda la operación a un tal Dan Harmon (a quién sacaron por no sé qué roche y que han vuelto a colocar).  O la serie infantil de Nickelodeon iCarly tuvo como creador y orquestador a Dan Schneider, conocido por varias series infantiles y juveniles.

En fin, el caso es que del 2005 al 2009 estuvo al mando de la serie Doctor Who Russell T. Davies y cuando éste se retiró, le dejó la batuta a Steven Moffat.  Cabe preguntarse por qué. ¿Quién era este Steven Moffat para hacerse merecedor de un trabajo tan chévere?

Al igual que Mark Gatiss, Moffat había estado escribiendo capítulos para la serie cuando ésta estaba el control de Davies.  En el primer año de la nueva serie escribió dos excelentes capítulos continuados: The empty child y The Doctor dances.  En estos introduce al capitán Jack Harness, personaje que luego crecería en importancia.  De hecho, cuando Davies lanza la serie Torchwood, pone al capitán Jack de personaje principal.  Además, para esos episodios crea al niño con máscara de gas que repite constantemente «are you my mommy?», otro elemento que regresaría luego en la serie en un par de momentos.

quot+Are+you+my+mummy+quot+_b88cf8c04f3ffb09fe1b4a81920b33ba

Pero si algo sobresale en estos dos episodios es el personaje de Nancy: Una joven que está cuidando a varios niños en plena Londres de la segunda guerra con bombardeos y abastecimiento reducido de comida.  Chequeen cómo en las historias de Moffat siempre hay un personaje femenino fuerte que se impone.  En estos dos episodios es Nancy, interpretado por una tal Florence Hoath.  Pero además chequeen el siguiente episodio que escribió, The girl in the fireplace, en el 2006.  Más allá de la complicación de los viajes en el tiempo, es la historia de cómo el Doctor afecta la vida de Madame De Pompadour, un personaje histórico real que se caracterizó por su inteligencia y independencia.  El personaje mismo, interpretado esta vez por Sophia Myles (que es menos desconocida), es bastante sólido y claramente toda la historia alrededor de ella.

Y para la temporada del 2007 escribió esa obra maestra que es Blink, indiscutible capítulo que tienes que hacerle ver a quien quieras que se enganche con Doctor Who de golpe.  No solo es una excelente historia compleja, sino que además introduce a los que luego serán villanos relevantes en la serie: los weeping angels.  Es más, es un capítulo en el que el Doctor casi ni aparece, a pesar de estar interviniendo constantemente en la trama.  Aquí nuevamente el personaje central es una mujer joven independiente y fuerte de caracter: Sally Sparrow, interpretada por la más conocida aún Carey Mulligan (quien luego iría a aparecer en Wall Street 2 y The great Gatsby, entre otras).

Finalmente, los últos dos episodios que escribió antes de entrar de showrunner son otra joya.  Se trata de Silence in the library y Forest of the dead, ambos emitidos en la temporada del 2008.  Nuevamente introduce un personaje femenino fuerte y que le mueve el piso al Doctor.  En este caso es el personaje femenino que retomaría constantemente luego, cuando él esté a cargo de la serie misma.  Se trata, por supuesto, de River Song.  Si bien su origen lo conoceremos bien luego, aquí se adelanta que ella también viaja en el tiempo y que sabe detalles del futuro del Doctor.  Dos viajeros en el tiempo que se conocen se van a encontrar en tiempos distintos.  Así, para River Song ésta es una más de las muchas veces que se han cruzado.  Para el Doctor ésta es la primera.

StevenMoffat1

Es más, para darle más luz a River, Moffat saca del camino a la acompañante que tenía en ese momento, Donna Noble.  Luego, para la temporada del 2010, cuando él este a cargo, introduciría al prototipo de su personaje femenino independiente y de temperamento fuerte, pero aventurera: Amy Pond.  Y qué origen que le escribe.

Pero en fin.  Ésa es otra historia.

(Dibujito de arriba: http://draw-bridge.blogspot.com/)