Mildemonios

Posts Tagged ‘stephen king’

Andy Muschietti, It

In .Inicio, Crítica on 29 septiembre, 2017 at 3:02 PM

La película It es una propuesta muy valiente en distintos aspectos.  El más obvio tiene que ver con la adaptación de una de las novelas de terror más celebradas de las últimas décadas.  El libro de Stephen King, publicado en 1986, es inmenso.  Dependiendo de la edición puede tener entre mil y mil cien páginas, así que ya se pueden ir haciendo una idea de lo detallada que es.  No obstante, It cubre dos periodos de tiempo, separados claramente.  Cada uno de ellos tiene su trama y su desarrollo.  La primera va de 1957 a 1958.  La segunda de 1984 a 1985.  En la primera los personajes principales son niños.  En la segunda, son adultos y padres de familia.

La película que han estrenado este año cubre solamente los sucesos de la primera parte.  Sin embargo, los ubica en la década de los ochenta.  No en los cincuenta.  Esto por sí solo ya es una movida arriesgada, porque hay mucho del sentimiento original que se pierde.  Sin embargo, es reemplazado por una nostalgia más fácil de reconocer para el público actual.  En mi opinión, por lo menos, creo que esto ha sido manejado bien.

Otro asunto.  Como suele ser el caso de las novelas de Stephen King, It contiene material bastante fuerte.  Desde una orgía hasta una violación.  En su momento King debe de haber sido muy valiente o muy tonto para sacar algo así.  En todo caso, la apuesta le salió favorable.  It es uno de sus libros más vendidos.

Esto representa un problema para los encargados de adaptar el material al cine.  Hoy en día Hollywood tiene pies de plomo para estas cosas.  No puede poner abiertamente una orgía entre niños.  Las audiencias se le voltearían.

Sin embargo, algo tienen que hacer, porque de lo contrario se pierde la esencia de la historia.  En algunos casos la adaptación es bastante valiente al mostrar imágenes fuertes que podrían generar traumas a un niño que entró a ver la película sin saber lo que era.  Por otros lados ha sido cuidadoso en no mostrar demasiado.  Pero bien que lo sugieren.

Finalmente hay que comentar el payaso.  Todos sabemos que It es un payaso, el payaso Pennywise.  Si el payaso no fuese escalofriante, toda la película no tendría sentido.  De hecho, en la versión de 1990 una de las cosas que no me permitieron engancharme con la miniserie fue justamente que el payaso no me infundía miedo.

Los payasos por sí solos pueden dar miedo, sí.  Pero ese Pennywise no me parecía impactante.  Lo que decía sí me daba miedo.  Pero el payaso mismo no.

En la versión de 2017 Pennywise sí que da miedo.  Desde que aparece por primera vez y cobra su primera víctima queda claro con lo que estamos tratando.  Su astucia queda establecida desde el comienzo.  Éste no es un monstruo casual o un objeto que hace cosas.  Este Pennywise es una entidad malvada que goza con el sufrimiento de niños.

Me sigue fastidiando que nunca se explique de dónde salió Pennywise (que es algo típico de Stephen King).  Que nunca digan si es un demonio o un extraterrestre.  No obstante, en la manera como está planteada la película, esto no es crucial.  Funciona y eso es lo importante.

Dean Koontz, Forever Odd

In .Inicio, Crítica on 24 agosto, 2016 at 4:37 PM

PD_Costos 03

A ver.  Primero vi la película Odd Thomas, dirigida por Stephen Sommers y protagonizada por Anton Yelchin (que falleció recientemente).  Me gustó bastante.  Luego me enteré que estaba basada en una serie de novelas escritas por Dean Koontz, que se supone que es el siguiente Stephen King.  Yo no había leído nada de este autor, así que me conseguí la primera de las novelas, que se llama justamente Odd Thomas.  Y me pareció lo máximo.  No solo la historia en sí es novedosa, sino que la manera como la narra Koontz es muy amena.

La primera novela no solamente hace un muy buen trabajo en presentar al personaje principal, su mundo y las personas que son importantes para él.  También cuenta una muy buena historia.  Odd Thomas sabe que va a haber un desastre en su pueblo que causará muchas muertes y tiene que evitarlo.  En la segunda la cosa se pone mucho más personal.  Esta vez no es la vida de cientos la que está en juego.  Es solamente la suya y la de su mejor amigo.  A muchos fans eso les molesta.  A mí no.  Esto permite que la narración en primera persona pueda analizar mucho mejor qué es lo que piensa Odd Thomas y por qué hace las cosas.

El suspenso comienza desde las primeras páginas.  Odd, que puede sentir a los espíritus de los muertos, pero no se puede comunicar con ellos, sabe que algo ha pasado en su pueblo Pico Mundo.  Sigue el rastro hasta un asesinato y un secuestro.  El secuestrado es su mejor amigo, Danny, quien tiene problemas médicos de nacimiento.  En el proceso de seguir las pistas para tratar de salvarlo se irá revelando mucho del mundo interior de Odd.  Por ejemplo, explica mucho mejor la razón que tiene para quedarse en un pueblo tan pequeño.  En la primera novela lo menciona, pero no lo desarrolla tan bien como aquí.

SesionSolemne2014 (1)

Al final, la amenaza que debe enfrentar es una tontería.  Si Odd hubiese cargado un arma, lo habría solucionado en cinco páginas.  Pero a él no le gusta usar armas.  Y tiene sus razones.  Las explica también de manera bien extensa.  No obstante, que la amenaza sea una tontería no es un verdadero problema para el libro.  Éste se mantiene y funciona.  Después de todo, Odd es un chiquillo.  No es un héroe de acción, sino un joven amable y buena gente.  Es lógico que su enfoque a una situación como ésta sea simplemente conversar y tratar de ser amable.

El final me parece excepcional.  Dean Koontz me parece un narrador supremo.  Maneja muy bien al lector, haciéndole creer que va a pasar algo, llevando todas las señales en esa dirección, para luego sorprenderte con algo que de alguna manera sutil ya te lo había adelantado. Si la primera novela me dejó con ganas de saber más del personaje, esta segunda novela cumple con esa expectativa.  Lo que queda ahora es leer sobre otras aventuras suyas.  Pero sus motivaciones y las razones por las que hace las cosas -o deja de hacerlas- ya quedaron totalmente claras.

Lo que queda ahora es ver qué le echa el universo encima a continuación.