Mildemonios

Posts Tagged ‘secreto matusita’

Dorián Fernández, Cementerio General 2

In .Inicio, Crítica on 27 octubre, 2015 at 1:58 PM

Copy of Copy of Copy of Copy of LO QUE LA INDUSTRIA (1)

Lo primero y más importante que hay que decir sobre Cementerio General 2 es que es infinitamente superior a la primera parte.  A muchos nos entusiasmó que por fin alguien estuviese haciendo cine de terror en el Perú tratando de infiltrarse en los circuitos comerciales formales.  No obstante, todos tenemos que aceptar que Cementerio General  no fue particularmente buena.  Lo comento en este post.

Desde entonces hasta ahora, el equipo de Dorián Fernández ha pasado por El secreto Matusita (que comento en este otro post) y por Desaparecer (que comento en este otro post).  Y todos tenemos que aceptar que ha ido mejorando notablemente.

Esta nueva película es técnicamente impecable.  El sonido es excelente (quizás demasiado bueno, considerando que se apoyan demasiado en él para asustar al público).  La imagen está muy bien.  Hay escenas aéreas que supongo que habrán hecho con drones.  En fin.  Nada que criticar por ahí por mi parte.

Las actuaciones están geniales.  La mamá está muy bien.  Los vecinos también.  El niño es un maestro actuando.  Mantener un personaje durante toda la película sin decir una palabra y sin aburrir es algo que no cualquiera puede hacer (el personaje del niño ha sufrido un trauma recientemente y como consecuencia de esto no puede hablar, sino que se comunica escribiendo mensajes en un iPad).  Tampoco nada que criticar por aquí.

Pero el guión.  Pucha.

Primero, algunos diálogos son fatales.  Dejan mucho que desear.  Hay secuencias que te dejan en claro que estos no son personajes reales, porque no hay nadie en la vida real que hable así.  Segundo, hay algunas contradicciones.  La peor de todas: Que después de que la mamá haya visto al fantasma manifestarse, no tenga mejor idea que dejar a su hijo encargado en ese mismo departamento un día más.  Todas las personas con las que he comentado esta película se lamentan de este detalle.  Tercero, hay claros elementos tomados prestados de Rosemary’s baby y de The ring, entre otras.  Y no tendría ningún problema con esto si es que la amalgama resultante fuese tan inefectiva.  Cuarto, el final final (la última escena del niño en su cuarto)… ¿Por qué? ¿Qué aporta? ¿Cuál es la gracia de esto?

Copy of Copy of El terror

Y es que el género del terror tiene reglas.  Si quieres asustar por asustar, ni modo: Usas escenas impactantes con sonido fuerte y una buena música.  Listo.  No hay mayor secreto en eso.  Pero si quieres asustar bien, dejando temblando por semanas a lo Wes Craven o dejando pensando sobre otro tema toda la vida a lo Stanley Kubrick… Ahí la cosa es distinta.  Ahí tienes que respetar las reglas.  Y Cementerio General 2 no las respeta.

No digo que sea una mala película.  De hecho, ésta yo sí la recomendaría ver a todos mis amigos (a diferencia de las anteriores, que solo las recomendaba a los fanáticos del género).  Pero lástima que no le presten atención al detalle del guión.  Espero que así como han mejorado en actuación y en sonido y en imagen, próximamente den el salto en guión.

Secreto Matusita: A donde se atreven los valientes

In .Inicio, Crítica on 29 octubre, 2014 at 10:29 PM

1918214_231657505610_5567875_n

En julio del año pasado escribí esta reseña sobre Cementerio General.  Resumen: Realmente quería que me gustara, pero había tres detalles que me impedían recomendarla.  Pues bien, cuando salió Secreto Matusita la fui a ver la semana de estreno (secretamente quería aportar a la estadística de cuántos la fueron a ver en su primera semana) y debo decir que está a años luz de distancia de Cementerio General.  Por supuesto que no se puede decir que la hizo la misma gente, porque OBVIAMENTE Secreto Matusita fue editada sobre la base de material encontrado en alguna parte que documenta cómo tres estudiantes y un médium desaparecen en la famosa casa.  Caso de la vida real.  Pero digamos que no lo fuese.  Si el otro fuese el caso, este equipo de realizadores ha aprendido todas las lecciones que necesitaba aprender de su primera película de terror.  En serio.

Esto no quiere decir que ya sea una película para recomendar a diestra y siniestra.  En esta oportunidad hay dos cosas que me impiden hacerlo a todo el mundo (a diferencia de Cementerio General, Secreto Matusita sí la recomendaría a los amantes del género de horror… A ellos sí estimo que les va a gustar).  Primero, las actuaciones no son particularmente buenas.  Esto es un retroceso, porque en Cementerio General eso no era algo que cojeaba.  Pero en el caso de Secreto Matusita dos de los cuatro actores son para botarlos por la ventana.  Los otros dos pasan piola, pero no es que sobresalgan, tampoco.  Aunque, claro, esto es si asumimos que son actores y que el material que estamos viendo no es efectivamente el registro de los cuatro individuos que desaparecieron en esa casa.

Segundo, el final.  Todo iba bien, todo estaba funcionando.  Todo estaba dando miedo… Hasta que alguien en alguna parte decidió cambiar las reglas de lo que estaba sucediendo y de pronto, la película que era de cierto tipo de horror se convierte mágicamente en otro tipo de horror y nada tiene sentido.  No tengo nada en contra de ese subgénero en el que termina estando Secreto Matusita.  Contra lo que sí tengo mucho es contra una película que se anuncia del subgénero A y durante la primera hora y cuarto es del subgénero A y de pronto resulta que, no, mentirita, era del subgénero B.  Quizás alguien en alguna parte esté pensando que es muy astuto por hacernos creer una cosa y darnos otra.  Pero la cosa no es tan fácil.

En este momento supongo que vale la pena comentar algo que alguna vez le leí a George R. R. Martin, el genial autor de Game of Thrones.  En un post de su blog, llamado Not a blog, comentó que sorprender a los lectores es facilísimo.  Colocar algo que nadie se espera es fácil.  Lo difícil es hacerlo de tal manera que no choque con el mundo que has estado construyendo y las reglas que tú mismo has definido para ese mundo.  En el caso de Martin, decía que podía dejar a todos con la boca abierta si de pronto “revelaba” que había extraterrestres que llegaban con ovnis y secuestraban a los personajes de sus novelas.

Algo así pasa con Secreto Matusita.  Sí, claro, por supuesto que ese final sorprende.  Pero rompe con el mundo que han estado creando desde el minuto uno.  Y es una pena, porque era un mundo que estaba interesante.

Dejando de lado estos dos detalles, insisto en que Secreto Matusita está a un paso de ser *la* película peruana de terror de los últimos tiempos.  Con tanto otro director oportunista metiéndose al género porque está de moda, ésta pudo ser la Gastón Acurio de la industria del cine de terror.  Lástima.  Esperemos que la próxima dé en el clavo.