Mildemonios

Posts Tagged ‘road to woodbury’

Robert Kirkman & Jay Bonansinga, The fall of the Governor – Part 1

In .Inicio, Crítica on 30 junio, 2017 at 7:29 PM

Ésta es la tercera novela que han escrito Robert Kirkman y Jay Bonansinga recontando el conflicto entre el Governor y Rick, que ocupó una de las temporadas de la serie de televisión Walking Dead hace ya unos años y que en los cómics de Image marcó el punto de quiebre entre una historia de sobrevivencia a una historia de guerra.

El gancho de las novelas es que están contadas desde el punto de vista de los habitantes de Woodbury, mientras que la serie y el cómic lo están desde el punto de vista de Rick y su grupo, que en ese momento están viviendo relativamente seguros dentro de una prisión.  La primera de las novelas, Rise of the Governor (que comento aquí), cuenta el origen del que será el villano de la historia, Philip Blake, que se hará llamar el Governor, por razones que son explicadas en el libro.  Ésta me pareció bastante buena, con un giro final excelente.  No obstante, no es la que define el estilo de la saga.

La segunda es la que hace eso.  Mientras que Rise es contada desde el punto de vista del Governor, Road to Woodbury está contada desde el punto de vista de un personaje nuevo, Lilly Caul.  La comento en este otro enlace.  Ella comienza la historia en otra comunidad, se va con un grupo pequeño de sobrevivientes y llega a Woodbury, en donde tratan de adaptarse.  El final de esta historia es traumático para Lilly.

Este giro es útil, porque hace que la historia en la siguiente novela, The Fall of the Governor – Part I sea mucho más interesante.  Todos sabemos que Philip es un miserable, un sicópata y un violento.  No necesitamos que nos cuenten esa historia otra vez.  Pero al ser contada desde el punto de vista de Lilly obtiene un grado mayor de profundidad que lo hace muy interesante.  Después de todo, incluso sabemos qué va a ser de Philip.  Incluso sabemos quién es el que lo va a matar eventualmente.  Fall I no es sobre eso.  Es sobre la transformación por la que pasan los demás personajes para dejar de ser protegidos del Governor, ver la luz y decidir hacer algo al respecto.

Tengo entendido que esta historia fue escrita para ser publicada en un solo libro, pero que resultó demasiado largo, así que decidieron dividirlo en dos.  Algunos fans se lamentan de eso, pero yo creo que en realidad fue algo positivo.  Fall I es un ciclo muy bien definido: Comienza con Philip dirigiendo Woodbury de una manera que no a todos gusta, pero que todos toleran, porque implica seguridad.

Poco a poco este estilo irá preocupando a más personas, hasta que la llegada de gente de la prisión hace que todo se desestabilice, lo que inicia una serie de sucesos que dará como resultado que Philip, que estaba en equilibrio -al igual que el pueblo-, se quiebre y comience a tomar decisiones descabelladas que lo llevarán a su muerte.  Y a la caída de Woodbury.  Pero eso será en el siguiente libro.

Fall 1 acaba en la caída sicológica del Governor.  En su quiebre y en el inicio de la locura.  Esto va en paralelo con Lily siendo cada vez más fiel a Philip, por razones que se van describiendo muy bien en la novela.

Ah, sí, y hay zombies.  Pero ya conocemos a Kirkman.  Para él los zombies son una circunstancia que hace que las personas se muestren como realmente son.  Ésta no es una historia de zombies, aunque tiene zombies.  Es una historia sobre la lealtad y sobre cómo algunos de nosotros somos capaces de negar hasta lo más obvio para seguir sintiéndonos seguros.  Las dos anteriores me parecían decentes, pero Fall 1 es realmente buena.  Lamentablemente no se entiende bien si no has leído Rise y Road.

Anuncios

Robert Kirkman & Jay Bonansinga, The road to Woodbury

In .Inicio, Crítica on 30 enero, 2017 at 7:30 PM

cliffside

Antes de empezar debo decir que ésta es la segunda novela en una serie de libros que sacaron Robert Kirkman -el creador del comic y de la serie de Walking Dead– y el escritor Jay Bonansinga.  La primera la comenté en este enlace y por alguna razón que no entiendo, en ese otro post puse el título mal.  Ya lo puse bien, por si acaso.

En todo caso, The road to Woodbury es la segunda novela.  Astutamente los autores decidieron cambiar el protagonista.  En esta oportunidad la historia no está contada desde el punto de vista de Philip, quien luego será el villano de la serie de televisión The Walking Dead.  El personaje principal en esta oportunidad es Lilly.

Como comenté en el post sobre la novela anterior, la trama no me parecía muy buena, pero los personajes sí y el estilo con el que se contaba la historia también.  En este segundo libro corrigen eso.  La trama es mucho más interesante, mientras que los personajes y el estilo se mantienen en un buen nivel.

Todo se inicia en una especie de campamento de sobrevivientes.  En alguna parte de Georgia se han juntado varias familias y están tratando de salir adelante juntos.  No obstante, Lilly se da cuenta pronto que ahí no hay futuro.  Que es cuestión de tiempo antes de que una horda más grande de zombies llegue y se los coman a todos.  Así que se junta con un par más de sobrevivientes y se van a probar suerte deambulando por su cuenta.

Si bien la primera parte de la novela -la que transcurre en el campamento- es básicamente todo felicidad, hasta que llega la temida horda y sucede lo que tenía que pasar, la segunda parte es toda negación.  Los habitantes del campamento no son tontos, es que realmente ésa es su mejor opción.  La están tratando de hacer funcionar y creen que eventualmente será algo seguro y sostenible.  Lilly reconoce pronto que nunca lo será.  Que es un plan con demasiadas fallas.

999363

Pero el tono cambia completamente en cuanto Lilly y sus amigos se van.  Ahí pasan a un nivel de sobrevivencia mucho más tribal.  La pequeña banda se organiza y generan una dinámica que si bien poco a poco se distancia del canon de los que es civilizado, funciona en ese nuevo mundo.

Y de pronto llegan a Woodbury.  Ahí las cosas realmente comienzan a deteriorarse.  Y es que para entonces, Philip ya está comenzando a tomar el control de todo y requiere ser detenido.  Lilly participa en una especie de conspiración para deshacerse de él, pero todo sale mal.

La novela funciona bien como una historia en etapas y permite hacer una serie de comparaciones interesantes.  Pero por otro lado, es muy interesante poder apreciar la dinámica de Woodbury con Philip al mando desde el punto de vista de un tercero.  Lilly llega a este pueblo como una mujer dependiente y débil.  Termina siendo dura e independiente.  Eso es lo que hace Woodbury a la gente.

Pero no con todos.  Un par de los que llegan con Lilly a Woodbury no progresan, sino que por el contrario, caen y caen cada vez más hasta prácticamente dejarse destruir.  Uno de ellos sobrevivirá hasta la siguiente novela y tendrá un papel relevante.  Pero aquí es interesante ver cómo mientras Lilly crece y se establece, los otros se dejan llevar.  Aunque, claro, el destino final de Lilly es quizás el peor de todos.