Mildemonios

Posts Tagged ‘pyramids’

Terry Pratchett, Guards! Guards!

In .Inicio, Crítica on 9 julio, 2015 at 3:52 PM

house01

Guards! Guards! es la octava novela que escribió Terry Pratchett que transcurre en el alocado mundo de Discworld.  Como sus predecesoras, es una buena novela, graciosa, llena de situaciones hilarantes, pero también pretendiendo abordar temas profundos.  En el caso de este libro en especial, es algo así como una novela policial ambientada en una ciudad fantástica con dragones, magos y esas cosas.  No obstante, como suele ser el caso en la obra de este autor, los personajes tienden a ser una sarta de incompetentes que no entienden nada de lo que está pasando.

En Guards! Guards! se muestra cómo es que se pretende mantener el orden en la ciudad de Ankh-Morpork, que es el escenario central de varias de las novelas de la serie.  Se introduce así una nueva institución en este mundo, la Night Watch.  Así como en Colour of Magic se introduce la Unseen University para burlarse del mundo académico y en Equal Rites se introduce a la hermandad de las brujas para burlarse de la intolerancia, en Guards! Guards! se introduce la Night Watch para burlarse de la policía y de las autoridades que deberían guardar el orden en una ciudad.  Y es que básicamente la Night Watch no sirve para nada.  Nadie cree en ellos y son en la práctica una pérdida de tiempo y de recursos.  No obstante, la mantienen porque en fin, hay que proyectar la imagen de que algo se está haciendo por controlar el crimen, que hace lo que quiere en Ankh-Morpork.

Guards! Guards! me gustó bastante por varias razones.  Primero, porque nos introduce a las intrigas políticas que manejan a la ciudad.  Sí, en novelas anteriores de Terry Pratchett ya se ha hablado de cómo se manejan las esferas de poder en este mundo.  Pero aquí lo hace de manera distinta, más profunda.  Es más pragmático y urbano, mientras que en Wyrd Sisters, por ejemplo, es más una aproximación de fantasía.

Segundo, porque la Night Watch con todos sus tropiezos es una mancha de patas que funciona.  Es como una pandilla.  Está compuesta del Capitán Sam Vimes (de quien hablo en el próximo párrafo), el Sargento Frederick Colon, el Cabo John Nobbs y Carrot Ironfoundersson.  Cada uno tiene su rollo y después de un periodo de ajuste y de que se conocen bien, terminan siendo una mancha de patas que colaboran para poder resolver una amenaza a la ciudad.  Obviamente no son los Magníficos, pero es divertido leer sus conversaciones y cómo coordinan las cosas.  Lo digo porque hasta ahora el único equipo que hemos visto funcionar bien y sin pisarse entre ellos en Discworld son las brujas de Equal Rites, que después aparecen en Wyrd Sisters.  Mientras que las brujas tienen más una dinámica de familia, la Night Watch tienen una dinámica de patas.

Segundo, porque el héroe no es un incompetente total.  Esto ya lo comenté cuando hablaba de la novela anterior, Pyramids.  Y es que cansa leer novelas de una serie en la que todo se explica por la incompetencia y la idiotez del personaje principal.  Pyramids era hasta refrescante en ese sentido: El personaje principal, Teppic, es un asesino entrenado con las habilidades de un ninja.  Y cuando no está tratando de hacer política, sino ejerciendo su verdadera profesión -la de asesino- sabe exactamente qué está haciendo.  En Guards! Guards! sucede algo similar.  Tenemos al Capitán Sam Vimes, que es lo que en inglés se llamaría un badass.  Un tipo duro que ha estado en la ciudad por mucho tiempo y se las sabe todas.  Malhumorado, rudo, alcohólico… Es un personaje excelente.  Y el hecho de que vuelva a aparecer en otras novelas luego es algo que me emociona mucho más que la constante aparición del desesperante Rincewind, el mago que no da una y que es el favorito de tantos otros fans de Terry Pratchett.

(Dibujito de arriba: http://sharksden.deviantart.com/)

Terry Pratchett, Pyramids

In .Inicio, Crítica on 8 abril, 2015 at 2:20 PM

Ya que el autor Terry Pratchett se nos ha ido recientemente, considero justo retomar los comentarios que había estado escribiendo sobre su obra.  En esta ocasión quería hablar de Pyramids, que es una de las novelas de este autor que más me gustan.  Básicamente porque tiene un protagonista que no es un total incompetente.

No me malentiendan.  Es gracioso leer sobre Rincewind echando siempre todo a perder por cobarde y por inútil.  O a Granny Weatherwax complicándolo todo por su posición con respecto a las cosas.  Pero después de seis novelas, aburre un poco.  Es muy refrescante poder leer al fin las aventuras de un héroe que está entrenado y que sabe lo que hace.  Con esto Pratchett nos demuestra una vez más que él es un autor que está siempre saliendo a nuevos territorios y que no se queda en su área de confort.  Ya había dominado la narración de una aventura de fantasía de comedia irónica con protagonistas patéticos.  Aquí está probando algo nuevo: Eso mismo, pero con un protagonista épico y heroico.

El personaje en cuestión se llama Teppic.  Es un noble heredero a la corona de Djelibeybi, un país muy similar a lo que fue Egipto en nuestro mundo en sus mejores épocas.  Pero por razones que son explicadas en la novela, fue enviado a Ankh-Morpork (la ciudad que es central para la mayoría de las novelas de Discworld) a entrenarse como asesino.  Después de todo, esta ciudad tiene un gremio de ladrones, tiene un gremio de panaderos y -entre otros muchos gremios- hay un gremio de asesinos que tiene un régimen de entrenamiento sumamente estricto.  Teppic es entrenado ahí a ser básicamente un ninja: A moverse sigilosamente, a lanzar con precisión cuchillos, a matar sin hacer un sonido, etc, etc.

El día que pasa su examen final se entera de que su padre ha muerto y que debe regresar a casa.  Cuando llegue se inician los típicos conflictos propios del mundo de Pratchett.  Teppic ha recibido una “educación moderna” en la gran ciudad y no está de acuerdo con muchas de las tradiciones de Djelibeybi.  Mientras tanto, el sumo sacerdote de la religión dominante de este país tiene sus propios planes.

Es una novela distinta, emocionante y con tramas debajo de tramas.  Y además, tiene un detalle que la hace genial: Explora cómo sería un país como éste si sus creencias religiosas más irracionales fuesen ciertas.  Pratchett se burla cruelmente de la religión en este libro, algo que retomará en otras novelas.  En todo caso, Pyramids es muy recomendable.  Tiene estructura, personajes definidos, un tema de fondo claro y una narración muy ágil.  Recomendable.

(Dibujito de arriba: http://art.marcsimonetti.com/)