Mildemonios

Posts Tagged ‘Pequeñas aventuras de Juanito y su bicicleta amarilla.’

Mis lecturas del 2016, porque ya pues

In .Inicio, Crítica on 13 enero, 2017 at 4:37 PM

port01

Hace unos años me percaté que era una especie de norma finalizar un año haciendo un repaso de lo que uno había leído en esos doce meses.  Me refiero, por supuesto, a blogs de personas relacionadas a la literatura o columnas de gente que quiere frotarnos en la cara que ellos tienen tiempo para leer como cancha, pero nosotros no.  Como me parecía algo pedante hacer ese recuento, consideré prudente usar apenas cinco categorías, las cuales están más abajo.  Así cumplo con la norma de hablar de lo que he leído este año sin caer pesado.

Por supuesto que las categorías son las que me cuadran a mí porque me dan la gana.  Y la justificación que doy a cada uno de los libros seleccionados es altamente antojadiza.  Es más, si eres de la crema y nata de la sociedad literaria peruana seguramente estarás en desacuerdo conmigo y tendrás una razón más para odiarme (como si necesitaras).

Así que aquí están, sin ningún orden en particular.  O quizás sí, no sé.  En este enlace está la primera vez que hice esto en el 2013.  En este otro enlace la segunda vez en 2014.  Y en este otro, las del 2015.

La mayor decepción personal del 2016: Hace un tiempo descubrí el maravilloso mundo de la autora de ciencia ficción Lois McMaster Bujold.  Ella tiene una serie de novelas que transcurren en un universo en el cual la colonización de las estrellas por parte de la raza humana se hizo en desorden y en caos, lo que siglos después trajo conflicto entre las distintas sociedades que se desarrollaron en distintos planetas.  Había leído que el mundo que crea para sus historias es genial, más allá de que los personajes de sus novelas son muy profundos y queribles.  En su website personal encontré un texto en el que ella recomendaba leer las novelas no en el orden en el que las escribió, sino en el orden cronológico de los sucesos que narra.  Así comencé con una de las últimas que ella escribió, pero que es la precuela a toda su saga, Falling free.  Como comento en este post, me pareció lo máximo.  Me capturó por completo.  Esto fue hace un par de años.

La siguiente novela de la serie es Shards of honor, que escribió mucho antes.  Y está bien, pero no es sobresaliente.  La comento en este otro post.  Pero la que viene luego es un ladrillo a la cabeza.  Es buenísima.  Todo lo que una buena novela de ciencia ficción debe ser.  Me refiero a Barrayar.  Es excepcional y en parte eso se debe a que la escribió mucho después.  La que viene después de eso, Warrior’s apprentice, cumple pero no es tan impactante.  Y la que leí recientemente, The mountains of mourning, una novela corta que narra un momento crucial en la vida de uno de los personajes centrales de la saga, era una historia necesaria para mantener la saga en movimiento, pero qué mala que es.

Mala del verbo mala.  El final es arbitrario, los cuestionamientos sociales son bastante forzados, el personaje principal se las sabe todas porque se las sabe todas.  Quizás la más baja de la saga hasta ahora.  Espero que la que viene después, The Vor game, levante.  No me importa que The mountains of mourning haya ganado todos los premios.  No me parece que esté a la altura de Barrayar.  Ni de lejos.

port01

El mayor descubrimiento personal del 2016: Ya sé que es una novela muy vieja, pero yo recién la he podido tener en mis manos.  Y la manera cómo la he podido conseguir fue bastante anecdótica.  Verán, hace un tiempo tengo planeado escribir una novela que tenga que ver con posesiones y he estado haciendo alguna pruebas, escribiendo pasajes para ver si logro captar la esencia de ese tipo de relato.  En paralelo en el 2016 he estado haciendo visitas a colegios y haciendo presentaciones en distintos lugares sobre mi novela de terror Réquiem por San Borja.  En ese proceso me invitaron a visitar Huancayo.

La segunda vez que fui, Carlos Calle, con quien coordiné un año antes mi presentación en la Feria del Libro de Huancayo, me preguntó en qué estaba trabajando y le conté sobre este proyecto mío y cómo estaba teniendo problemas para plasmar en el papel algunas cosas.  Al día siguiente dejó en el hotel de regalo un ejemplar de El Exorcista, de William Peter Blatty.

Pues bien, meses después me senté a leerla y tuve que dejarla por otros pocos meses.  La novela es demasiado fuerte.  O demasiado fuerte para mí, en todo caso.  William Peter Blatty sabe perfectamente lo que hace.  Sabe muy bien cómo causar impacto, cómo manipular al lector, cómo presentar los hechos para mayor efecto.  En ese proceso, me ha dejado preocupado.  Muy buena novela.

port01

El mayor descubrimiento metaliterario del 2016: Este año esta categoría tiene que ver con Star Wars.  George Lucas sacó A New Hope, The Empire Strikes Back y The Return of the Jedi.  Y listo, eso era todo.  Pero luego comenzaron a sacar novelas contando qué fue de la vida de nuestros personajes favoritos después de la Batalla de Endor.  Esto ya lo comenté en otro post.  Todo ese universo que crearon distintos escritores de a pocos eventualmente fue borrado de la continuidad por Disney.  Así que ahora oficialmente no hay Mara Jade.  No hay Jacen y Jayna Solo Skywalker.  No hay Academia Jedi.  No hay ninguna de las genialidades que fueron saliendo de a pocos.

No obstante, a pesar de que estas novelas ya no son parte de la continuidad oficial, siguen existiendo.  Aún las puedes comprar por Amazon y aún las puedes leer.  De hecho, lo recomiendo, porque algunas de ellas son excelentes.  Y si se comparan con el bodrio que es The Force Awakens, no hay pierde (aquí justifico por qué independientemente de si te haya gustado o no, tienes que aceptar que es una mala película).  Hasta un escupitajo en la pared tiene más creatividad que esa película.

El caso es que recién en el 2016 descubrí que entre los años 1999 y 2003 se hizo el esfuerzo por ordenar este proceso.  La editorial Del Rey trabajó en conjunto con Lucasfilms para juntar a doce escritores y todos juntos contar una gran historia: Cómo en el caos que vino después de la caída del Imperio, entre otras muchas cosas, se estableció un nuevo Orden Jedi.  Más allá de que sea el universo desechado de Star Wars, el proceso me parece increíble.  He comenzado a leerlo en orden (y me imagino que me voy a tomar décadas en terminarlo, pero en fin) y por el momento está bien.  Ya lo comentaré en un post en su momento.

999363

El mayor placer culposo del 2016: Debo aceptar que en mi afán de buscar autores distintos o novedosos a veces termino con un fiasco entre mis manos.  Y como hoy en día hay tanto disponible para leer (a diferencia de cuando yo era chico, que era difícil conseguir lo último en fantasía o ciencia ficción en el Perú), tengo la regla de que si un libro no me captura en su primer capítulo, lo dejo.  Lo siento mucho.  No puedo estar perdiendo mi tiempo en una novela mediocre o que no fue escrita para el segmento del mercado al que pertenezco.

En ese proceso a veces me cruzo con libros que claramente son cualquier cosa.  Que son predecibles, que tienen personajes cliché, que tienen diálogos forzados… pero que aún así me gustan por alguna razón personal o sicológica o qué sé yo.  Las sigo reconociendo como malas, pero las sigo leyendo por el puro placer culposo de saber cómo acaba o para seguir un poco más la vida de un personaje que me ha llamado la atención.

Ésta es mi mejor justificación de por qué terminé de leer Lockwood & co.  Además de la hermosa presentación, por supuesto: La portada, los diseñitos internos, etc.  Este libro lanzado por la editorial de Disney -que también lanzó el libro en el que está basada la franquicia Descendants– se supone que es la piedra angular sobre la que se basará otro de los imperios de esta corporación.  Y tiene varios problemas como novela.  Los comento en este enlace.

rl

El mayor sentimiento encontrado del 2016: Como mencionaba en este otro postLas pequeñas aventuras de Juanito y su bicicleta amarilla es un problema.  Este libro infantil no es solamente un libro infantil.  Es más bien una franquicia que se ha armado alrededor del libro infantil.  Así, tenemos la obra de teatro, el disco de música, presentaciones en vivo de las canciones contenidas en ese disco, el libro mismo, las ilustraciones contenidas en el libro.  Lamentablemente, de todo este universo de productos, el que menos se defiende es precisamente la piedra angular del sistema: El libro.

Las presentaciones en vivo son de lo mejor.  De hecho, creo que en lo que a shows para niños es de lo mejor que se puede conseguir en esta ciudad.  Esto no le quita mérito a otros pioneros de este género como las Hermanas Paz o José Luis Dammert.  La música misma, el manejo de los niños mismos, los props, etc.  Me parece que es de lo mejorcito y espero que de ahí se evolucione a algo más sofisticado pronto.

Las ilustraciones son excelentes.  La obra de teatro -que no he tenido la oportunidad de ver- me dicen que fue muy buena.  Pero como insisto, ya no estamos en los ochentas.  Un libro con un cuento infantil tiene que estar bien hecho.  Ya no se puede presentar cualquier cosa.  Considero que la historia contenida en el libro es bastante pobre.  Una pena.

batman-v-superman-poster-featuring-wonder-woman

(Dibujito de arriba: http://inhasa.tumblr.com/)

Anuncios

Luigi Valdizán y Issa Watanabe, Las pequeñas aventuras de Juanito y su bicicleta amarilla

In .Inicio, Crítica on 15 abril, 2016 at 7:47 PM

batman-v-superman-poster-featuring-wonder-woman

Escondido para el ojo no entrenado está el hecho de que en el Perú se publica un montón de literatura infantil.  Desde los esfuerzos heroicos de las hermanas Paz hasta los experimentos exitosos de Javier Zapata, en los últimos años se ha estado produciendo un montón de material orientado para niños que recién están comenzando.  Y es importante comenzar este comentario con este detalle, al final verán por qué.

El libro infantil de tapa dura Las pequeñas aventuras de Juanito y su bicicleta amarilla es mucho más que solamente un libro.  Es básicamente la experiencia completa.  Y tomado cada uno por separado se puede concluir que es un producto genial.  Por ejemplo, las ilustraciones del libro son perfectas.  Son justamente lo que necesita la publicación para apoyar el texto.  El arte de Issa Watanabe es excepcional.  Muy bueno por sí solo.  O sea, más allá de que sea parte de un todo más grande, es apropiado para un producto infantil.  Son juguetonas y amenas.

WP_20160408_003

Otro elemento importante de la experiencia de Juanito es el CD que está incluido y que trae diez canciones.  Cada una de éstas se relaciona a una página en especial del libro.  En una esquina te indican que debes parar de leer, para poner el CD y escuchar la canción asociada.  Esto se supone que hace la experiencia mucho más completa.

La música también está genial.  Los responsables son Luigi Valdizán y Jorge “Awelo” Miranda.  El primero es el autor del libro mismo.  El segundo es del Colectivo Circo Band.  Pueden chequear su trabajo en su canal de Soundcloud.

En todo caso, de las diez canciones que hay en el disco, la mayoría son juguetonas y propicias para un libro infantil.  Por ejemplo, Hoy huelo mal y Mocos.  No obstante, hay un par que serán muy buenas a un nivel técnico y artístico, pero podrían resultar algo pasivas.

La experiencia de Juanito se eleva cuando el grupo musical a cargo del disco, Los Mocos, hace presentaciones en vivo para niños.  He ido a una de éstas y déjenme decirles que son perfectas.  La música que tocan ahí está algo distinta al disco.  Y el planteamiento de la presentación es poco menos que el show de unos rockstars para niños.  No lo digo en el mal sentido.  Los niños se alocan y se vacilan y se divierten mucho.  Al final del concierto, por supuesto, venden más ejemplares del libro y los autografían.  Y está bien, es su modelo de negocio.  Todos salen ganando.

WP_20160409_013

(Además de que los Mocos mismos claramente se divierten como locos en la presentación)

Finalmente está la obra de teatro.  En el centro cultural de la Universidad del Pacífico estuvo por un tiempo.  Ésta no la puedo comentar porque no la he visto, pero tuvo buenos comentarios.

Si bien es increíble que se forme todo un ecosistema de productos alrededor de un libro infantil y si bien es indiscutible que la calidad de estos productos es de primera, hay una pata de la cual cojea todo el Juanitoverso.  Y es que la historia misma de Juanito no es particularmente buena.  No es mala, tampoco.  Pero no es la gran cosa.

Por eso comenzaba comentando que en el Perú la literatura infantil ha avanzado un montón y se encuentra en un nivel en el cual nos podemos poner exigentes.  La historia misma que está contenida en el libro es muy imaginativa, incluye una fiesta de sapos que bailan y flores que hablan, pero es totalmente lineal.  Es una cosa después de otra hasta que zas, se acabó.  Y no, no me jueguen la carta Harry Potter de que esto es así de simple porque es para niños.  Chequeen los libros de las hermanas Paz.  Son para niños y están a su nivel, pero no son historias simplonas y lineales.  Plantean un problema, que es solucionado en el mundo infantil en el que transcurren.  Pero hay drama.

Aún así, el Juanitoverso es una buena propuesta.  El concierto es de lo mejor que he visto en años de espectáculos para niños.  Diría que el verdadero aporte de Luigi Valdizán es habernos hecho eso posible.  No dudo que haya niños que disfruten de la historia de Juanito en su bicicleta yendo al punto A y después al punto B y después al punto C.  Pero habría sido más paja si en el camino tenía que solucionar un problema o qué sé yo.