Mildemonios

Posts Tagged ‘overlord’

Julius Avery, Overlord

In .Inicio, Crítica on 14 junio, 2021 at 4:02 PM

Overlord es una película de terror del 2018 que pasó desapercibida, pero que yo esperaba con muchas ansias desde que vi el trailer. Transcurre durante la segunda guerra mundial y juega con la idea de que los nazis están experimentando con sabe dios qué, pero que están creando vampiros para usarlos contra los aliados. Más allá de la ejecución de la idea, que es muy buena, el concepto me parecía excelente y prometía a muchos niveles.

Para empezar, hace años que vengo esperando una buena película que reinvente a los vampiros. Algo así como lo que pasó con Walking Dead para los zombis. Muchos pensaban que los zombis ya estaban acabados en la cultura popular, que irían regresando a su condición de género de nicho, pero llegó esta serie y la repotenció con muchas ideas originales. Sí, es fácil rajar de Walking Dead hoy en el 2021. Pero en el 2010, cuando la estrenaron, era original y novedosa.

Overlord pone a la figura del vampiro en un contexto poco usual. Un día antes del Día D, en el que las tropas de Estados Unidos llegarán a Europa a participar de la Segunda Guerra Mundial. La película relaciona la trama central con ese evento histórico que todos conocemos y que sabemos que fue decisivo para vencer a los nazis. Un pequeño grupo de soldados tienen que llegar como sea a una antena que hace algo con las comunicaciones de los aliados y destruirla. Si no lo hacen, la operación del día siguiente será un fracaso.

Astuta manera de vincularnos con el conflicto central de la película. Luego nos presentan al grupo de soldados que seguiremos durante la película. Parece como que cada uno ha sido estratégicamente diseñado para que cada miembro de la audiencia se sienta identificado con uno o con otro. El oficial al mando, que no tarde en exponer que los nazis son malvados (por si no te habías enterado); el experto en explosivos, que representa al ideal del soldado norteamericano: valiente, decidido, duro; el soldado bully que se burla de los demás; el periodista que vino a registrar todo lo que va a pasar, pero que no tiene entrenamiento militar; etc, etc.

Y Boyce, que será el personaje principal.

Overlord tiene unas cuantas secuencias de acción que son todas una sola secuencia larga de varios minutos. Sé que pocas personas registran eso y que no es tan importante, pero suelen ser indicador de un director hábil. Es curioso, porque Julius Avery no ha hecho mucho antes de esto: una película de acción y varios cortometrajes. Además, su manejo de las escenas distrae astutamente para que los sustos sean más efectivos. Por ejemplo, cuando Chase el periodista se infecta y se transforma. Toda esa secuencia está muy inteligentemente armada y está muy inteligentemente incrustada en la película. No solo es tensa, sino que además te muestra lo que pasa cuando te infectas. Chase va narrando en voz alta lo que siente, lo que hace que el espectador se haga una mejor idea de lo que está en juego. Así, luego, cuando los héroes estén rodeados de estos vampiros, sepan lo que va a pasar si son mordidos.

A muchos les emocionaba que ésta fuese una producción de J. J. Abrams. A mí, por el contrario, me preocupaba. Abrams es conocido por inflar expectativas y después terminar su historia sin revelar nada o sin llevar el suspenso a su natural final. Piensen en Lost, por ejemplo. ¿Fue el final realmente satisfactorio? O piensen en Star Wars: Rise of Skywalker. ¿Realmente sintieron que todas sus preguntas fueron respondidas? Sí, sí, ya sé que su rollo es que te quedes pensando y que por eso sus finales a veces son un poco abiertos. Pero hacerlo bien es un arte y yo no creo que lo domine realmente. El gancho de Abrams es otro.

Pues bien, en una película de terror la resolución es importante. Es lo que le da el sentido a todo lo demás. En una película costumbrista o policial, en fin, lo importante es el proceso. En una película de terror el final es importante. Y como decía, no creo que Abrams sepa escribir finales. Consideren que Overlord vino después de Mission Imposible: Fallout (que me parece la segunda peor de la franquicia), The Cloverfield Paradox (que es la peor de la franquicia) y Star Wars: The Last Jedi (que definitivamente es la peor de la franquicia). Para entonces yo me preguntaba por qué alguien en Hollywood aun confiaba en Abrams para lo que sea. Quizás por eso él la produce y no la dirige.

Dos detalles antes de cerrar este comentario. Primero, cuando promocionaron esta película algunos críticos de cine estúpidamente decían que ésta era una película de zombis. Para nada. Ni de lejos. Los infectados siguen pensando, se vuelven más rápidos, más fuertes. No hay una horda de ellos avanzando hacia ningún lado. Estos no son zombis. Son una especie de vampiros. Es clarísimo: las alegorías a la sangre, las menciones constantes a la vida eterna, etc. Esto es lo que pasa cuando mandas a alguien que no sabe nada del género de terror a escribir la crítica de una película que está tratando de reinventar uno de los subgéneros. Y claro, como los zombis estaban de moda, era de esperarse que al no entender nada, pensara que sería una más de zombis.

Finalmente, en Overlord se demuestra una vez más lo importante que es tener personajes profundos y desarrollados para que el terror funcione. Estas película es bien Wes Craven en ese sentido. En la secuencia en la que Chase se infecta, por ejemplo, que ya mencioné. Es efectiva porque hemos conocido a fondo a Chase. Lo hemos escuchado contando su historia, lo hemos visto colaborando con los soldados a pesar de no tener entrenamiento, nos hemos comprometido con él. Lo mismo pasa con Boyce. Desde el comienzo hemos vivido con él el caos del lanzamiento. Hemos visto cómo se sentía desubicado en el campo de batalla, cómo se preocupaba por la francesa que los aloja. De tal manera que cuando Chase no puede evitar querer morder a Boyce, la secuencia es más efectiva.

Esto no es fácil de hacer, por supuesto, pero en Overlord está particularmente bien hecha. La francesa Chloe nos ha contado cómo sufre en esa aldea, lo que ha pasado con sus padres, sus sueños de estudiar medicina, etc. Y lo ha hecho de manera sutil. No es información que el director nos mete por la nariz, sino que es parte de una conversación, que a su vez es parte de la trama. No es forzado. Quizás el más misterioso de los miembros de este equipo sea Ford, el especialista en explosivos, que de pronto es el oficial al mando. Ford específicamente dice que no le interesa compartir su pasado con nadie. Es un soldado duro. Él no le va a contar su vida a sus subordinados. No obstante, el actor que lo interpreta, Wyatt Russell (hijo de Goldie Hawn y Kurt Russell, recientemente visto como el nuevo Capitán América en The Falcon & The Winter Soldier) es tan carismático y tan expresivo, que no necesita habernos contado nada. En su cara vemos que desprecia a Chase, pero respeta a Boyce, a pesar de que lo tiene que maltratar, porque ése es su papel como oficial militar duro. En la batalla final podemos ver el sufrimiento en su cara. Cuando le da la última orden a Boyce es dramático, porque vemos el conflicto en su cara. Muy buen actor. Esta película no habría funcionado con alguien más en ese papel.