Mildemonios

Posts Tagged ‘myke cole’

Myke Cole, Shadow ops: Control point

In .Inicio, Crítica on 16 mayo, 2013 at 4:37 PM

escena2

En un post anterior comentaba por qué el contexto hace de Myke Cole un autor particularmente interesante, en la medida en la que escribe sobre algo acerca de lo cual tiene una aproximación particupar.  No obstante, hasta ahora no había comentado nada sobre el libro mismo que escribió, Shadow ops: Control point.

Es una novela de fantasía que parte de la idea de que en el pasado cercano hubo un fenómeno que se golpe hizo que a distintas personas alrededor del mundo comenzaron a mostrar poderes sobrenaturales.  Algo similar a lo que plantea la película X-Men de Bryan Singer.  No obstante, esto poderes se manifiestan en personas de todas las edades, de todos los entornos y sin distinguir religión, raza o lo que sea.  Y un detalle importante: Los poderes que se manifiestan son de una variedad limitada.

En el libro se llaman «escuelas».  Hay cinco escuelas legales: pyromancia, hydromancia, aeromancia, terramancia y physiomancia.  Uno no decide qué poder se le manifiesta.  Si te tocó aeromancia, chévere, porque vas a poder volar.  Si se te manifiesta physiomancia, bacán, porque puedes curar gente.  Y así.  Pero también hay escuelas prohibidas.

Las prohibidas son necromancia, negramancia, portamancia, conjuración de elementales, physiomancia ofensiva, susurrar.  Cada una tiene su gracia y su efecto en el que ejecuta la magia.  Si tuviste la mala suerte de que se te manifestó una de estas escuelas, tienes que reportarte a las autoridades.  Y entonces desapareces.  El gobierno hace algo contigo que el público no conoce.  Esto hace que cuando a alguien le pase, lo primero que piense es darse a la fuga, porque hay muchos rumores al respecto.

Como planteamiento tiene su gracia.  Por supuesto, el personaje principal es un militar en quien se manifiesta una escuela prohibida: la portamancia.  O sea, puede manifestar portales a voluntad (cuando aprenda a controlar su poder, por supuesto) y trasladarse de una parte del mundo a otra.  Además, puede usar sus portales como arma y cortar a la gente en dos (haciendo que una parte vaya a parar a otro lado).  En realidad, se trata de un poder al que hay que tenerle miedo.  Y el ejército norteamericano le perdona la vida a cambio de que preste servicio.

La trama se traslada entonces a un mundo paralelo del cual viene la magia.  Es una especie de Tierra Media en la que el ejérctio norteamericano está tratando de establecer un puesto de avanzada.  Como una colonia.  No obstante, en ese mundo hay nativos que le hacen la guerra.

Pero ése no es el conflicto de la novela.  El conflicto está en el personaje principal, que siendo militar primero traiciona su código, después enfrenta las consecuencias y después constantemente está considerando traicionarlo de nuevo.

No obstante, el jale de Shadow ops: Control point no es ése.  Si por algo recomendaría este libro es por la incorporación de una mentalidad militar única del autor a los rollos y al conflicto.  Myke Cole ha sido militar y conoce cómo piensan los militares.  La novela, siendo harto introspectiva, da un montón de insights a lo que el personaje piensa y cree y cuestiona.  Toda esa parte es excelente.

(Dibujito de arriba: http://pajasdmono.blogspot.com/)

Un autor reciente sobre el elemento militar en la literatura de fantasía

In .Inicio, Crónica on 15 abril, 2013 at 8:45 PM

jk_herodutyMarine-007 copy

Como comentaba en otro post, el año pasado fui a una conferencia en la que hablaron varios autores de fantasía y ciencia ficción con componentes militares.  Uno de estos patas era Myke Cole, autor de Shadow ops: Control point.  Antes de comentar su novela, que es interesante en cierta medida si se conoce el contecto del pata, voy a comentar algunas de las cosas que dijo este pata en esa ocasión.

Antes es importante aclarar que Myke Cole es ex militar.  Por eso su aproximación a la inclusión del elemento militar a la literatua de fantasía me llamó la atención.  Una cosa es que George R. R. Martin desde su genialidad se imagine cómo funcionaría un ejército en ciertas circunstancias.  Otra es que un pata que ha estado en misiones en otros países con un fusil en la mano se lo imagine.  Claro, quizás su narración no sea perfectamente fluída, pero su percepción de cómo debería funcionar un ejército en el que de pronto algunos soldados tienen acceso a la magia debería ser harto interesante.

Y de hecho, lo es.  Myke Cole, que ha pasado por tres tours en Irak, se fija en detalles que nadie más notaría.  Por ejemplo, el día de la presentación de la que estaba hablando, preguntó al público quiénes habían hecho servicio militar y quiénes tenían relación a las fuerzas armadas e hizo notar que todos ellos tenían relojes grandes o que tenían smartphones de primera.  Y es que, según explica, un militar está pensando constantemente en gadgets, porque su vida en el servicio gira alrededor del uso del mejor equipo posible: los rifles más modernos, las armas más confiables, etc.

Pero no solo eso, sino que para cada tarea hay una herramienta. Como él decía, si vas a salir a cazar hadas, que se mueven rápido, necesitas un tipo de rifle.  Si vas a salir a cazar minotauros, que son lentos, pero duros, necesitas otro tipo de arma.  Para cada misión hay un tipo de instrumento.  Y eso es algo que le queda clarísimo a los que han sido militares, aparentemente.

Otro rollo en el que Myke Cole insiste es que el ejército como tal no es una institución que realmente sabe lo que quiere, sino que es más bien una gran burocracia que empuja a la gente y a los recursos en una misma dirección, pero que carece de la capacidad de organización necesaria para que se den esas grandes teorías de conspiración que a veces aparecen en novelas de espías.

(Dibujito de arriba: http://cosmoanimato.blogspot.com/)

El elemento militar en la literatura de fantasía y ciencia ficción

In .Inicio, Crítica on 3 abril, 2013 at 5:27 PM

soldier

Debo confesar que parte de la razón por la que me gusta la novela Shadow ops: Control point tiene que ver con la forma como me enteré que el autor Myke Cole existía.  Verán, en el 2012 tuve la suerte de poder ir a la convención de comics de San Diego, comúnmente conocida como Comicon.  Ese evento está compuesto en realidad de dos realidades paralelas independientes entre sí: 1. Una especie de feria en la que editoriales, empresas y artistas exponen su trabajo. 2. Una caótica aglomeración de charlas y exposiciones hechas en varias salas.

En una de esas charlas conocí a Myke Cole.  Se trataba de una conferencia acerca de literatura de fantasía y ciencia ficción de corte militar.  Ahí hablaron autores de literatura de ciencia ficción y fantasía que tuvieran componentes militares.  Estuvieron también Joseph Nassise, Taylor Anderson, Jack Campbell, Harry Turtledove y S. J. Kincaid.

Estos patas han venido publicando varias novelas de fantasía y ciencia ficción con componentes militares y bélicos y se mandaron hartos comentarios sobre cómo realmente se debe abordar esa temática para que sea creíble.  Por ejemplo, Turtledove (que viene publicando desde el año 1979, o sea, no es moco de pavo), comentó que no hay historia más interesante que un personaje sometido a presión.  Y que solo hay dos tipos de presiones que llaman la atención realmente: La de que el personaje se enamore y la de que el personaje se encuentre en el medio de una batalla.  No obstante, para que el segundo tipo de presión funcione, tiene que ser creíble y someterse a una serie de reglas.

Por su lado, Jack Campbell (que tiene tres series de novelas: la serie Lost fleet, la serie JAG in space y la serie Stark’s war) comentó otra cosa que me pareció interesante.  Él habló acerca del sentido de las guerras que duran demasiado. ¿Han leído novelas sobre guerras épicas que duran varias generaciones? Según Campbell, eso no tiene sentido.  Si una guerra dura lo suficiente, se mueren todos los héroes y guerreros experimentados. ¿Quién le va a enseñar a la siguiente generación cómo pelear? ¿Quién toma las decisiones luego?

Entre esta gente estaba Myke Cole, este nuevo autor que apenas había escrito una novela: Shadow ops: Control point.  Era algo así como el calichín de la mancha.  Y él no se mandó con rollos muy metafísicos, sino que más bien se mandó con un floro personal.  En otro post les comento lo que habló.

(Dibujito de ariba: http://artofbranislav.blogspot.com/)

Otro Blogday tardío: Otros cinco blogs culturales

In .Inicio, Crónica on 7 septiembre, 2012 at 4:49 PM

La semana pasada fue el Blogday.  Y yo ni cuenta.  En mi otro blog ya comenté cómo se me pasó olímpicamente y de por qué vale la pena continuar con esta tradición de una vez al año sugerir enlaces a otros blogs.  Allá ya hice mi sugerencia de cinco blogs de contenido económico y político.  Aquí quiero hacer el mismo ejercicio, pero para blogs de contenido artístico o cultural.

Antes, vale la pena aclarar que no se vale repetir.  Así que a lo mejor sea interesante darle un vistazo al post que hice el año pasado sugiriendo otros blogs bastante buenos.

Primero, el blog Iluminaciones del crítico y académico literario Elton Honores.  Para el que no lo sabe, Elton es este pata que ha estudiado el fenómeno de la literatura de fantasía, de terror y de ciencia ficción en el Perú.  Ha escrito libros y reseñas al respecto.  Y tiene este blog en el que anda anunciando nuevas publicaciones peruanas de ese género.  Si existe la posibilidad de que la onda actual de autores peruanos no realistas trascienda a la siguiente generación, es porque Elton se ha tomado la molestia de estar organizando encuentros y convenciones y congresos.  Su blog es una muy buena forma de mantenerse informado de lo últimito que va saliendo y que los periódicos jamás mencionarán.

Segundo, el blog del autor Myke Cole.  Quizás mi objetividad esté afectada por el hecho de que en este momento esté leyendo su primera novela de fantasía, Control Point (de la cual escribiré una beve reseña uno de estos días en este blog).  El blog es interesante en la medida en la que Myke Cole es un autor bastante particular.  Sería cuestión de que lo sigan.  Es un ex-militar norteamericano que ahora es consultor privado en seguridad y que conoce bien la realidad de los soldados y comandos del ejército de ese país.  Su novela gira en torno a la especulación de cómo reaccionaría la maquinaria bélica norteamericana, con sus jerarquías y sus normas y sus reglamentos, ante una amenaza sobrenatural.  Además, es un pata bien carismático y en su blog eso también se refleja.

Tercero, un blog que he aprendido a seguir por recomendación de Julio Villanueva de Etiqueta Negra.  Se trata de Cover Junkie, un espacio en el que andan colgando las mejores portadas de revistas.  No solamente cuelgan las portadas de las revistas más emblemáticas de los países más obvios para una selección de este tipo, sino que además cuelgan portadas buenas de países caletas.  Si trabajas en un medio, te va a encantar y te va a dar hartas ideas.  No, no digo que te las copies.  He dicho que te dejes inspirar por el material que cuelgan ahí.  Además de que sirve para ver cuáles son las tendencias.

Cuarto, como siempre ando insistiendo en mi otro blog, en el Perú puede que no tengamos buenos representantes de distintos tipos de periodismo, pero todo eso se compensa con el hecho de que tenemos humoristas gráficos tan excepcionales.  Y de estos, el representante más sobresaliente es sin lugar a dudas CarlínÉste es su blog oficial, en el que cuelga cada cierto tiempo un post con un resumen de las mejores caricaturas que ha hecho para el espacio que tiene en el diario La República.  Excelente para reirse de nuestras tragedias políticas.

Quinto, si por alguna razón profesional o personal te interesa el tema de las portadas, tienes que seguir el blog Good Show Sir, un espacio en el que cuelgan las peores portadas de novelas que se puedan imaginar.  Y por supuesto, no solo las cuelgan, sino que además las comentan.  La mayoría de las veces esos comentarios están orientados a tratar de especular como a alguien se le pudo haber ocurrido que era una buena idea hacer una atorrancia.  Pero aún así es un mate de la risa.  Recomendable.

(Dibujito de arriba: http://tabletmonkey.blogspot.com)