Mildemonios

Posts Tagged ‘ian tregillis’

Ian Tregillis, Bitter seeds

In .Inicio, Crítica on 24 febrero, 2014 at 4:35 PM

tumblr_misjjfofjH1rhorjdo1_1280

En varias webs había leído que Tregillis era algo así como el siguiente George R. R. Martin.  Que Bitter seeds era lo que debías leer si es que Game of thrones te había capturado.  Y la verdad es que después de haber leído la primera novela de la trilogía de Tregillis, fallo en reconocer en dónde está su atractivo.  Ok, entiendo que los fans de Martin que se han quedado colgados esperando la siguiente novela de esa serie tengan que ocupar su tiempo leyendo otra cosa y que Bitter seeds sea una especie de sustituto imperfecto.  Pero no me parece una buena novela en lo más mínimo.

La idea original del libro es buena.  A inicios del siglo pasado los alemanes han estado haciendo una serie de experimentos inhumanos con niños que les ha permitido tener un puñado de humanos con poderes especiales para cuando arranca la segunda guerra mundial.  Uno de ellos puede pasar por paredes, otra puede ver el futuro, etc.  Con esto, el ejército nazi tiene una ventaja importante que les permite ir invadiendo países de lo lindo. Al enterarse de esto, los británicos recurren a un recurso desesperado.  Empiezan a reclutar a brujos que se pueden comunicar con una especie de demonios, gracias a lo cual pueden nivelar el conflicto.

Como digo, la idea es buena.  Lamentablemente los personajes son tan cliché (el espía duro, el noble vividor, etc), que la trama misma se va volviendo bastante predecible.  Además, tiene un detalle que para mí, por lo menos, es fatal: Tregellis introduce elementos alucinantes (demasiado alucinantes) que después no puede controlar. ¿Con que los alemanes tienen un agente que puede atravesar paredes y que ya tuvo experiencia en infiltrarse a Londres una vez? ¿Qué le impide hacerlo de nuevo y matar a Churchill? ¿Con que los británicos tienen un medio para controlar el clima? ¿Qué les impide arrasar no solo con Alemania, sino además con cualquier otro país que se les interponga? Claro, Tregellis lo justifica agregando obstáculos a cada una de estas opciones que a mí no me convencen. ¡Estamos hablando de la segunda guerra mundial! La guerra que supuestamente acabaría con todas las guerras.  Todo se valía en aquella ocasión.

Pero por encima de eso están otros dos elementos que hacen que me deje de interesar de inmediato por los personajes principales: Primero, sabemos que luego se podrán hacer viajes en el tiempo (no diré cómo, pero es una posibilidad que se introduce por ahí).  Entonces, ¿para qué me esfuerzo? ¿Para qué me preocupo por tomar una decisión errada? Igual sé que luego estaré lo suficientemente bien como para regresar en el tiempo y hacer eso que sabemos que haré.  Bah.  Incluso cuando lo meten en comics me disgusta.

Y segundo, hay un personaje que puede ver el futuro, pero que curiosamente está demente.  Qué conveniente.  Este personaje puede hacer lo que le dé la gana.  Escaparse de una cárcel, manipular a los demás, etc.  Es básicamente un dios en la tierra… ¿Y se deja maltratar por un alemán que violó a una agente en el cuarto del costado? No, lo siento.  No me la trago.

La genialidad de George R. R. Martin es que en su mundo todo cuadra.  Todo tiene sentido y todo eventualmente se explica.  Ian Tregellis, por su lado, es demasiado arbitrario.

(Dibujito de arriba: http://louzales.tumblr.com/)

Mis lecturas del 2013, porque no me queda otra

In .Inicio, Crítica on 2 enero, 2014 at 5:47 PM

Cervantes

Una buena proporción de blogs dedicados a comentar películas o libros o similares han sacado en los últimos días del 2013 su post repasando lo que han leído y -si es que hay suficiente material-, proponiendo un ranking.  Yo hasta donde recuerdo nunca había hecho algo así, pero supongo que para todo hay una primera vez.  Pero la verdad es que el 2013 ha sido un año con muchos altibajos.  Así que no creo que me sienta en posición de hacer un ranking de lo mejorcito que he leído durante este año.  Pero algo hay que sacar, así que aquí mis categorías personales.

Mayor decepción personal del 2013: Bitter seeds de Ian Tregillis.  Sí, sí.  Ya sé que es un libro de años atrás, pero es que recién lo leí durante el año que se fue.  Me lo conseguí porque en internet leía a varios echarle hartas flores y comparar a su autor con George R. R. Martin.  La verdad, me decepcionó muchísimo.  La idea original es bastante buena: Durante la segunda guerra mundial los nazis han desarrollado a unos cuantos super hombres que tienen poderes síquicos, mientras que los británicos por su lado aprenden a utilizar demonios a su favor.  Pero el desarrollo de la historia es insufriblemente predecible.  Una pena.  Ya apenas pueda escribiré un post al respecto.

Mayor descubrimiento personal del 2013: Ender’s game de Orson Scott Card.  Sí, pues.  No lo había leído.  Supéralo.  A raíz de que se venía la película me interesé por este clásico de ciencia ficción y por casualidad entré a una librería y lo estaban ofreciendo y me lo compré.  Y desde que lo comencé a leer no lo pude dejar.  Es excelente.  Una joya.  En este post le echo flores y en este otro post le sigo echando flores.  La ciencia ficción se inventó para especular sobre qué pasaría si sucediese *algo*.  Ender’s game es un excelente ejemplo de cómo es que se hace. ¿Cómo? ¿Que es una historia fachista? Sí, retrata una sociedad extrema, pero justamente es una advertencia de lo que sucede cuando se relajan algunos principios sobre los cuales está construída la sociedad actual.

Mayor descubrimiento metaliterario personal del 2013: Zombie island de David Wellington.  Como novela de terror deja mucho que desear.  Como novela de zombies no es nada nuevo.  Como novela en general está ahí no más.  Pero este libro tiene un detalle interesante del que ya escribiré luego.  Se trata de una historia que Wellington fue escribiendo en entregas semanales y que fue colgando en una página web.  Hoy este autor tiene su propia web y cuelga material gratuito que usa para promocionar sus publicaciones.  Un modelo que para el Perú es novedoso, pero que en otros lados han estado usando desde hace tiempo.  Wellington encontró la fórmula para escribir lo que le gusta y vivir de eso, a pesar de que grandes editoriales no estuvieron dispuestas a apostar por él.

Mayor placer culposo personal del 2013: Death Troopers de Joe Schreiber. ¿Cómo es que recién en esta década a alguien se le ocurre combinar zombies y el universo Star Wars? En todo caso, a esta novela no le he dedicado uno, sino tres posts.  Y es que como novela de Star Wars está en algodón.  Pero además, como novela de zombies tiene varios elementos novedosos que la hace interesante.  Ahora, no la recomendaría abiertamente, porque como novela de terror tiene algunos problemas.  Igual, más allá de que Marco Aurelio Denegri la destruiría en quince segundos, a mí personalmente me gustó un montón porque combinaba varias cosas que me gustaban cuando era un lector más inocente y no analizaba todo.

Más sentimientos encontrados del 2013: The once and future king de T. H. White.  Tenía planeado dedicarle un post próximamente.  Este clásico de la fantasía no lo había leído tampoco y recién lo conseguí durante el 2013.  En las librerías de Lima por alguna razón nunca lo tenían.  En todo caso, esta historia alucinante que comienza con Merlín educando a Arturo cuando éste aún es jóven para que luego, cuando descubra que es heredero del trono, sea un buen rey es amena, tiene personajes sólidos y pasajes que son excelente.  Mis preferidos son los capítulos que narran a Merlín convirtiendo a Arturo en algún animal o insecto, para que aprenda sobre los extremos a los que pueden llegar algunas sociedades (las hormigas en una sociedad en donde no importa el individuo -¿su analogía del comunismo?-, las aves en una sociedad altamente militarizada, etc).  Pero no me terminó de capturar.  Supongo que porque hay pasajes largos que no tienen sentido y que no llevan a nada y que no me queda claro para qué los metió el autor.  No es un mal libro.  Es bueno y te va a llevar a meditar sobre muchas cosas, si es que se lo dejas.  Pero no sé.  Algo le faltó para que me capturara.

(Dibujito de arriba: http://castellanoscomics.blogspot.com/)