Mildemonios

Posts Tagged ‘heir to the empire’

R.A. Salvatore, Star Wars: The New Jedi Order – Vector Prime

In .Inicio, Crítica on 21 febrero, 2017 at 4:31 PM

999363

Ya lo he comentado un par de veces en este blog.  Hubo un tiempo en el que todo lo que teníamos para saber qué había pasado después de que Luke Skywalker mató al Emperador era una serie de novelas que sacó la editorial Del Rey.  Algunas eran buenas, otras malas, otras muy buenas o otras para el tacho.  El problema era que todas eran parte del canon.  Entonces, si dejabas de comprar una o dos de las trilogías que sacaba tal o cual autor, de pronto retomabas y Han y Leia ya estaban casados o Luke ya tenía su propio aprendiz.  Fue recién en 1999 que Del Rey y Lucasfilms decidieron organizarse y sacar las novelas en paquetes coordinados.

El primero de estos experimentos fue la serie New Jedi Order.  La serie completa son 19 novelas escritas por 12 autores distintos.  Algunos de estos son desconocidos, pero otros eran nombres relevantes.  Por ejemplo, James Luceno venía de escribir guiones como el de la película The Shadow, que digan lo que quieran pero a mí me pareció excelente.  Troy Denning, por su lado, venía de ser co creador de Dark Sun, el juego de rol.

La primera novela de la serie, Vector Prime, es escrita por R.A. Salvatore, que no es un autor cualquiera.  Para cuando recibió el encargo, ya había estado escribiendo novelas para la franquicia Forgotten Realms con bastante éxito.  También había estado escribiendo su propia serie, Demon Wars.

En Vector Prime recibe el difícil encargo de iniciar toda una nueva etapa en el universo Star Wars.  Como contaba en el otro post, todo lo que él hizo para New Jedi Order hoy en día ya no es canon, por decisión de Disney.  Así que el único atractivo de esta novela es su contenido narrativo.  Que es, dicho sea de paso, como debería ser.

bbc4309aebf8640d2657bb741d2ed913

Vector Prime inicia varios años después de Return of the Jedi.  Incluso varios años después de Heir to the Empire (para los que saben a lo que me refiero).  Luke ya se casó con Mara Jade.  Han Solo y Leia ya tienen tres hijos, todos ellos en entrenamiento para ser Jedis.  Lando Calrissian ya es un empresario influyente en la galaxia. La Nueva República está en manos de un Senado que está en constante pugna política entre distintas partes.  Y de otra galaxia llega una amenaza: Una sociedad de reptiles que han desarrollado toda su tecnología con una base mucho más orgánica que mecánica, que es lo que nosotros vemos que usan nuestros héroes.

En ese sentido, el enfrentamiento entre los Yuuzhan Vong y la Nueva República es una confrontación a distintos niveles.  No solamente su tecnología es completamente distinta, sino que además ellos son dictatoriales.  Los Yuuzhan Vong son un imperio totalitario, en el cual el máximo honor es morir en batalla por el imperio.  Ellos ven la democracia que está queriendo crear la Nueva República y se ríen.  Para ellos es una señal de debilidad.

Toda es aparte de la novela ya es interesante en sí misma.  Salvatore le dedica mucho espacio al razonamiento de los invasores.  A explicar por qué piensan así y por qué desprecian a su enemigo y en particular a los Jedi.  Pero ése no es el jale de la historia.  De lejos lo mejor es la relación entre los personajes del otro lado.

Han Solo es padre de tres seres sobrehumanos capaces de las más asombrosas proezas.  Dos son adolescentes y uno es pre puber.  A ver cómo los crías.  Sobre todo si tomas en cuenta que eres un ex aventurero sin ataduras a nada.  La dinámica de la familia Solo Skywalker es muy muy muy interesante.

999363

Sobre todo porque los tres chicos, Jacen, Jayna y Anakin, tienen sus propios conflictos.  El principal tiene que ver con cuál es la relación entre el uso de la Fuerza y las habilidades que debe desarrollar un Jedi independientemente.  Por ejemplo, Jayna es una piloto sobresaliente.  Parte de eso tiene que ver con que ella naturalmente es buena piloteando naves, porque ha estado desde pequeña a bordo del Millenium Falcon.  Pero además tiene también que ver con que su aproximación a la Fuerza va por ese lado.  Jacen y Anakin discuten mucho sobre esto y no lo tienen claro.

En el universo de New Jedi Order, hubo una Academia Jedi que no funcionó completamente.  Luke ha estado pensando cuál es la mejor manera de preparar a la siguiente generación de Jedis, pero no lo tiene claro tampoco.  Al final decidió que la mejor manera es tener un modelo de un Maestro Jedi por un aprendiz.  Esto hace que todo sea más lento, pero más seguro.  Sin embargo, por el otro lado permite que cada Maestro Jedi se dispare por su lado.  En la novela muestran casos de Jedis que están haciendo básicamente lo que creen que es lo correcto, sin coordinar con nadie.  Aquí no hay Consejo Jedi ni nada que se le parezca.  Luke está pensando en iniciar uno, pero Jacen le insiste en que eso es un error.  En que la Fuerza se encargará de indicarle el camino a cada uno.

Todo esto está muy bien desarrollado.  Salvatore es muy bueno para presentar estas discusiones y debates y confusiones.  Lamentablemente la parte de la acción es un poco deficiente.  No es que moleste, pero no es completamente convincente.  Quizás es demasiado detallada, pero no me pareció bien narrada.

Chuck Wendig, Aftermath: Star Wars: Journey to the Star Wars: The Force Awakens

In .Inicio, Crítica on 9 diciembre, 2015 at 2:47 PM

star-wars-aftermath-cover-625x951

Yo soy de los que se tragaron las novelas de Zahn (Heir to the Empire, Dark Force Rising y The Last Command).  Eran novelas que salieron varios años después de que se estrenara Return of the Jedi, pero años antes de que saliera Phantom Menace.  Es decir, novelas que contaban las aventuras de nuestros héroes (Luke Skywalker, Han Solo, Leia Organa) años después de la explosión de la segunda Estrella de la Muerte.  Novelas que salieron en un momento en el que los fans estaban hambrientos de precisamente estas historias.  Y que Zahn escribiese tres novelas excelentes con harta profundidad y con personajes nuevos memorables (el Gran Almitante Thrawn, la asesina Mara Jade, etc) ciertamente ayudó mucho a impulsar mi devoción a la franquicia.  Claro que para cuando saliera Phantom Menace todo habría sido por las puras.  Y que más recientemente, cuando Disney comprara la franquicia, y decidiera que las novelas de Zahn ya no eran parte de la continuidad oficial, tampoco fue lo más chévere del mundo.

En todo caso, este año salió esta otra novela, Aftermath, que pretende hacer hoy y con las condiciones actuales lo que Zahn hizo hace un par de décadas.  O por lo menos, uno creería eso, pero no es ése el caso.

Aftermath no busca seguir contando las aventuras de nuestros héroes conocidos.  Muy por el contrario, pretende contar las penurias que tienen que pasar los ciudadanos comunes y corrientes de la República ahora que el Imperio ha caído y que un nuevo gobierno se está instalando.  Lo que hace Wendig es contar el drama del ciudadano común.  Y entiendo que en ese sentido haya muchos fans que sientan que es una decepción.

No obstante, lo que pretende hacer lo hace muy bien.  O por lo menos, eso me parece.  Para esto presenta nuevos personajes.  También levanta personajes que en las películas han sido secundarios, pero que aquí cobran relevancia.  Combina esto con nuevos villanos que la lógica sugiere que deben de haber existido, pero que nunca fueron presentados antes.

El personaje principal de Aftermath es Norra Wexley.  Se trata de la piloto que manejaba el Y-Wing que ingresa a la segunda Estrella de la Muerte con Wedge Antilles y su X-Wing, así como con Lando Calrissian y el Millenium Falcon.  Ella ha regresado a su planeta de origen, Akiva, a recoger a su hijo Temmin ahora que la guerra ha acabado.  No obstante, resultará que en Akiva se está llevando a cabo una reunión secreta de alto vuelo entre lo que queda del alto mando del Imperio.  En esta reunión se está decidiendo qué es lo que van a hacer ahora.

Y-Wing-Fighter_0e78c9ae

Norra tiene la oportunidad de hacer algo al respecto o simplemente quedarse con su hijo, a quien tiene que convencer de irse de Akiva con él.  La novela (que es moderadamente larga) cruza a Norra y a Temmin con varios personajes en Akiva que lo único que quieren es vivir su vida y que se han visto atrapados en el conflicto de alguna u otra manera.  Y en el proceso se anda discutiendo constantemente cuál es el bando correcto.

De hecho, se usa ese término con bastante frecuencia.  El “right side”.  Y la manera como se aborda el tema es bastante cotidiano.  Por eso me gustó el libro.  Hay discusiones profundas y mesiánicas entre grandes líderes.  Pero lo que más hay es gente común y corriente queriendo averiguar qué es lo correcto.  Ése creo que es el aporte de Wendig.  Es la primera vez que veo que en la franquicia Star Wars se hace esto de una manera tan natural.

Entre capítulos hay pasajes de otros personajes en otras partes del universo tratando de vivir la transición del Imperio a la Nueva República.  Así tienes una discusión entre dos cazadores de recompensas que no tienen claro si les conviene aceptar contratos del nuevo gobierno, de un huérfano que quiere regresar a Coruscant a vengar a su padre, de un conductor de un bus que tenía que dejar a niños en la academia de soldados del Imperio (y que no sabe que hacer porque ésta acaba de ser destruida por soldados de la Alianza), etc, etc.  Todo esto matiza muy bien la historia de Norra.

Finalmente, todo esto no quita que en Aftermath haya mucha información para satisfacer a los fanáticos que quieren saber qué es lo que está pasando mientras tanto con los personajes emblemáticos y con la Alianza en general.  Brevemente nos informarán qué es de Ackbar, de Mon Mothma, de Han Solo, de Chewbacca, etc.  Del único que no se dice nada concreto (solo se especula y se comenta) es de Luke Skywalker.

Así con todo, es un buen libro.  Pero entiendo que a muchos fans no les haya gustado.  Ni modo.  No se puede satisfacer a todos en este mundo.