Mildemonios

Posts Tagged ‘george r. r. martin’

Secreto Matusita: A donde se atreven los valientes

In .Inicio, Crítica on 29 octubre, 2014 at 10:29 PM

1918214_231657505610_5567875_n

En julio del año pasado escribí esta reseña sobre Cementerio General.  Resumen: Realmente quería que me gustara, pero había tres detalles que me impedían recomendarla.  Pues bien, cuando salió Secreto Matusita la fui a ver la semana de estreno (secretamente quería aportar a la estadística de cuántos la fueron a ver en su primera semana) y debo decir que está a años luz de distancia de Cementerio General.  Por supuesto que no se puede decir que la hizo la misma gente, porque OBVIAMENTE Secreto Matusita fue editada sobre la base de material encontrado en alguna parte que documenta cómo tres estudiantes y un médium desaparecen en la famosa casa.  Caso de la vida real.  Pero digamos que no lo fuese.  Si el otro fuese el caso, este equipo de realizadores ha aprendido todas las lecciones que necesitaba aprender de su primera película de terror.  En serio.

Esto no quiere decir que ya sea una película para recomendar a diestra y siniestra.  En esta oportunidad hay dos cosas que me impiden hacerlo a todo el mundo (a diferencia de Cementerio General, Secreto Matusita sí la recomendaría a los amantes del género de horror… A ellos sí estimo que les va a gustar).  Primero, las actuaciones no son particularmente buenas.  Esto es un retroceso, porque en Cementerio General eso no era algo que cojeaba.  Pero en el caso de Secreto Matusita dos de los cuatro actores son para botarlos por la ventana.  Los otros dos pasan piola, pero no es que sobresalgan, tampoco.  Aunque, claro, esto es si asumimos que son actores y que el material que estamos viendo no es efectivamente el registro de los cuatro individuos que desaparecieron en esa casa.

Segundo, el final.  Todo iba bien, todo estaba funcionando.  Todo estaba dando miedo… Hasta que alguien en alguna parte decidió cambiar las reglas de lo que estaba sucediendo y de pronto, la película que era de cierto tipo de horror se convierte mágicamente en otro tipo de horror y nada tiene sentido.  No tengo nada en contra de ese subgénero en el que termina estando Secreto Matusita.  Contra lo que sí tengo mucho es contra una película que se anuncia del subgénero A y durante la primera hora y cuarto es del subgénero A y de pronto resulta que, no, mentirita, era del subgénero B.  Quizás alguien en alguna parte esté pensando que es muy astuto por hacernos creer una cosa y darnos otra.  Pero la cosa no es tan fácil.

En este momento supongo que vale la pena comentar algo que alguna vez le leí a George R. R. Martin, el genial autor de Game of Thrones.  En un post de su blog, llamado Not a blog, comentó que sorprender a los lectores es facilísimo.  Colocar algo que nadie se espera es fácil.  Lo difícil es hacerlo de tal manera que no choque con el mundo que has estado construyendo y las reglas que tú mismo has definido para ese mundo.  En el caso de Martin, decía que podía dejar a todos con la boca abierta si de pronto “revelaba” que había extraterrestres que llegaban con ovnis y secuestraban a los personajes de sus novelas.

Algo así pasa con Secreto Matusita.  Sí, claro, por supuesto que ese final sorprende.  Pero rompe con el mundo que han estado creando desde el minuto uno.  Y es una pena, porque era un mundo que estaba interesante.

Dejando de lado estos dos detalles, insisto en que Secreto Matusita está a un paso de ser *la* película peruana de terror de los últimos tiempos.  Con tanto otro director oportunista metiéndose al género porque está de moda, ésta pudo ser la Gastón Acurio de la industria del cine de terror.  Lástima.  Esperemos que la próxima dé en el clavo.

Crónicas de una publicación anunciada: Ya casi tengo editorial

In .Inicio, Crónica on 10 marzo, 2014 at 9:45 PM

tumblr_mphmf8qfQ51riuxx2o2_1280

George R. R. Martin decía en una de las muchas entrevistas que le hacían en todos lados antes de que saque Dance with dragons que los editores son un mal necesarios.  Que por supuesto que un autor puede publicarse a sí mismo, pero que de ser posible le conviene pasar por el filtro de un editor.  Y que por supuesto que tienden a ser malvados y malintencionados y envidiosos y todo lo que se dice de ellos.  Pero por el otro lado, son los que te van a decir en la cara si tu novela no sirve o si eso no le va a llamar la atención a nadie y todo lo que la horrible realidad te tiene preparado.

Desde que publiqué mi primera novelita, El heraldo en el muelle, he tratado de encontrar un editor como el que George R. R. Martin describe.  Alguien que agarra tu obra y la hace trizas y la digiere y la expulsa ligeramente mejor que como se la entregaste.  Con El heraldo en el muelle eso sucedió, pero no con el editor que la publicó, sino con un editor que la rechazó y que me hizo una serie de comentarios bastante útiles que me sirvieron para arreglar el material.  De hecho, el que lo publicó no le hizo mayor crítica o comentario.  La recibió, lo pasó por un corrector de estilo y lo mandó a imprenta.  De la segunda, El heraldo en la barca, mejor ni hablo, porque el paso de ese texto por el editor fue catastrófico.  De solo recordarlo me pongo de mal humor.

Con Albatros tuve suerte.  Fui a parar a la editorial que más en serio se está tomando la publicación de nuevos autores peruanos de los géneros de fantasía, terror y ciencia ficción.  Me estoy refiriendo, por supuesto, a Altazor.  Loas a ellos y estoy seguro que de aquí a unos veinte años serán mencionados en los libros de historia de la literatura en el Perú.

Por otro lado, hace unos meses probé la experiencia de ir colgando de a pocos un relato en la plataforma Wattpad.  Esto por recomendación de la escritora tacneña Aurora Seldon.  Lo que hice fue ir colgando un capítulo nuevo por semana.  El resultado es Requiem por Lima, un relato de zombies.  De la experiencia de escribir esto ya escribí un post la vez pasada.

La novedad en estos días sería que tengo la intención de publicarla en físico durante este año.  En realidad no es novedad, porque hace ya un par de meses que estoy con eso en la cabeza.  Entonces, quizás la verdadera novedad es que ya me estoy moviendo para alcanzar ese objetivo.  Y es curioso cómo a veces los astros se ponen en línea para que algo como esto suceda.  Más al respecto en otro post.

(Dibujito de arriba: http://fox-orian.tumblr.com)

Ian Tregillis, Bitter seeds

In .Inicio, Crítica on 24 febrero, 2014 at 4:35 PM

tumblr_misjjfofjH1rhorjdo1_1280

En varias webs había leído que Tregillis era algo así como el siguiente George R. R. Martin.  Que Bitter seeds era lo que debías leer si es que Game of thrones te había capturado.  Y la verdad es que después de haber leído la primera novela de la trilogía de Tregillis, fallo en reconocer en dónde está su atractivo.  Ok, entiendo que los fans de Martin que se han quedado colgados esperando la siguiente novela de esa serie tengan que ocupar su tiempo leyendo otra cosa y que Bitter seeds sea una especie de sustituto imperfecto.  Pero no me parece una buena novela en lo más mínimo.

La idea original del libro es buena.  A inicios del siglo pasado los alemanes han estado haciendo una serie de experimentos inhumanos con niños que les ha permitido tener un puñado de humanos con poderes especiales para cuando arranca la segunda guerra mundial.  Uno de ellos puede pasar por paredes, otra puede ver el futuro, etc.  Con esto, el ejército nazi tiene una ventaja importante que les permite ir invadiendo países de lo lindo. Al enterarse de esto, los británicos recurren a un recurso desesperado.  Empiezan a reclutar a brujos que se pueden comunicar con una especie de demonios, gracias a lo cual pueden nivelar el conflicto.

Como digo, la idea es buena.  Lamentablemente los personajes son tan cliché (el espía duro, el noble vividor, etc), que la trama misma se va volviendo bastante predecible.  Además, tiene un detalle que para mí, por lo menos, es fatal: Tregellis introduce elementos alucinantes (demasiado alucinantes) que después no puede controlar. ¿Con que los alemanes tienen un agente que puede atravesar paredes y que ya tuvo experiencia en infiltrarse a Londres una vez? ¿Qué le impide hacerlo de nuevo y matar a Churchill? ¿Con que los británicos tienen un medio para controlar el clima? ¿Qué les impide arrasar no solo con Alemania, sino además con cualquier otro país que se les interponga? Claro, Tregellis lo justifica agregando obstáculos a cada una de estas opciones que a mí no me convencen. ¡Estamos hablando de la segunda guerra mundial! La guerra que supuestamente acabaría con todas las guerras.  Todo se valía en aquella ocasión.

Pero por encima de eso están otros dos elementos que hacen que me deje de interesar de inmediato por los personajes principales: Primero, sabemos que luego se podrán hacer viajes en el tiempo (no diré cómo, pero es una posibilidad que se introduce por ahí).  Entonces, ¿para qué me esfuerzo? ¿Para qué me preocupo por tomar una decisión errada? Igual sé que luego estaré lo suficientemente bien como para regresar en el tiempo y hacer eso que sabemos que haré.  Bah.  Incluso cuando lo meten en comics me disgusta.

Y segundo, hay un personaje que puede ver el futuro, pero que curiosamente está demente.  Qué conveniente.  Este personaje puede hacer lo que le dé la gana.  Escaparse de una cárcel, manipular a los demás, etc.  Es básicamente un dios en la tierra… ¿Y se deja maltratar por un alemán que violó a una agente en el cuarto del costado? No, lo siento.  No me la trago.

La genialidad de George R. R. Martin es que en su mundo todo cuadra.  Todo tiene sentido y todo eventualmente se explica.  Ian Tregellis, por su lado, es demasiado arbitrario.

(Dibujito de arriba: http://louzales.tumblr.com/)