Mildemonios

Posts Tagged ‘el incal’

Alejandro Jodorowsky, Dune

In .Inicio, Crítica on 11 febrero, 2022 at 12:00 AM

Comenté la novela Dune hace un tiempo (lo pueden leer aquí). Y creo que dejé bien en claro ahí que es un libro que me gustó muchísimo y que me parece muy bien escrito. Que es bien profunda y que desarrolla varios temas de una manera genial. Pues bien, siendo una novela que impactó en muchos, no era de suponer que por mucho tiempo se intentó adaptar al cine. No obstante, había varios elementos que hacían que esto fuese muy difícil. Los gusanos gigantes siendo el reto más grande, pero no el único.

Como sea, en 1974 una empresa francesa adquirió los derechos para adaptar la novela a una película. El proyecto sería dirigido por un artista frances chileno llamado Alejandro Jodorowsky. Quizás hayan visto su nombre en alguna parte. Para entonces había dirigido cuatro películas, todas ellas muy extrañas y locas. No obstante, Jodorowsky era más bien conocido por su carrera haciendo de todo. El tipo ha hecho cómics, música, películas, poesía, ensayos, obras de teatro. Personalmente yo lo conocía por El Incal, una miniserie de cómics que escribió para que Moebius la ilustrara. Una locura, pero emblemática para su época.

Jodorowsky tiene una fama de loco. Así fue como ponerlo al frente de este proyecto tenía sentido. Él encontraría las maneras de hacer que funcionara, se suponía. Se reunió con una disquera para conseguir que varios músicos supieran de que se estaba preparando una película de Dune. Lograron que ni más ni menos Pink Floyd aceptara componer para ellos. Esto en su momento fue una gran noticia. Esto fue antes de The Wall. Una de las bandas más relevantes del rock progresivo haría la música para una película de Dune. Había mucha espectativa.

La música era importante, pero más importante era el aspecto visual. Jodorowsky debía innovar en la manera cómo presentarían las naves espaciales, los trajes de los Freemen (trajes especiales que permitían vivir en el desierto intenso, descrito en la novela todo el tiempo, peor no al detalle, lo que daba espacio para la imaginación), los ornicópteros (el medio de transporte de los Atreides en Arrakis), etc. Sin embargo, el mayor reto sería definitivamente representar a los gusanos.

Para eso Jodorowsky comprometió a H. R. Giger, quien luego sería famoso por su contribución a Alien; a Chris Foss, quien en esa época trabajaba ilustrando portadas de novelas de ciencia ficción pero que luego trabajaría en películas como Flash Gordon y Guardians of the Galaxy; y a su viejo amigo Jean Giraud, mejor conocido como Moebius. Con ellos se trabajó propuestas para todos los conceptos de la película, lo cual Jodorowsky juntó en una especie de biblia de la película y usó para visitar a otros que necesitaba que se comprometan con el proyecto.

En 1976 el mismo Frank Herbert, autor de Dune, viajó a Europa a encontrarse con Jodorowsky. A pesar de que éste había hecho cambios profundos a la historia, Herbert luego diría que eran cambios que tenían sentido, así que no le preocupaban. Lo que sí resultó siendo un problema fue la plata. El presupuesto que se estaba manejando era de US$9.5 millones. Cuando Herbert lo visitó, ya se habían gastado US$2 millones. Además, el plan de Jodorowsy ahora era producir una película de 14 horas, lo cual resultaba totalmente inviable. Dos años después la película aun no se comenzaba a filmar y el presupuesto se había extendido a US$15 millones, de los cuales US$5 habían desaparecido.

La película nunca se hizo. Lo que nos queda es el guión inmenso, las ilustraciones y muchas entrevistas que dieron varios de los involucrados. Y déjenme decirles, que si bien Jodorowsky tiene su culto y es adorado por muchos, a mí me parecía que en este caso, por lo menos, estaba desvariando. Hacer una película de 14 horas era sencillamente una locura. Eso es si no quieres sacrificar ni un solo detalle de la novela. Pero adaptar una novela al cine implica necesariamente tomar esas duras decisiones. Si no, no funciona.

Además, los diseños de Moebius y de Giger son geniales por su propio mérito, pero no me parece que capturaran la esencia de Dune. Los de Moebius, que son los más difundidos, son demasiado colorinches, con demasiado detalle artístico. Rompe con la idea de que los Freemen son una sociedad marginal, que viven con las justas. Ese detalle está bien representado en la última película de Villeneuve. Y los Atreides son nobles, pero eficientes. No visten tonterías encima por las puras. Y los Harkonnen son unos decadentes. No son despampanantes en el uso de su ropa.

Los diseños de Moebius son imaginativos y novedosos, pero son una explosión de arte y de estilos. Son típicos de él. Si han leído El Incal, encontrarán muchas similitudes. Y está bien. El Incal es lo máximo. Pero es una historia muy distinta a Dune.

Por el otro lado, los cambios que hizo Jodorowsky a la historia en algunos casos me molestaron. Por ejemplo, a mí me parece una piedra angular de toda la historia que el protagonista principal Paul Atreides sea una mezcla de muchas intenciones. Que su padre quería que él fuera su sucesor, para lo cual lo mandó a entrenar en varias cosas. Pero además, su madre Jesica a escondidas le ha estado enseñando artes oscuras de la secta a la que pertenece, porque ella tiene otras expectativas. Y encima de todo eso, llega a los Freemen y lo inician en otras artes. No debe sorprender que termine volviéndose loco. O por lo menos, ésa es mi interpretación sobre la base de lo que hace en novelas posteriores.

Jodorowsky cambia todo eso. En un intento por burlarse de la religión católica o de criticar la figura de Jesucristo o qué sé yo, hacía a Paul una figura mucho más mesiánica, engendrado sin pecado concebido y puro incluso en su nacimiento. Puaj.