Mildemonios

Posts Tagged ‘doctor who’

Mark Gatiss, Doctor Who: The unquiet dead

In .Inicio, Crítica on 16 mayo, 2020 at 4:29 AM

La serie británica Doctor Who había sido transmitida por mucho tiempo.  Había iniciado en 1963 y había pasado por varias etapas hasta que terminó en 1989.  En todo ese tiempo tuvo que variar su tono muchas veces.  Una serie que comenzó siendo un claro instrumento de educación (un ser sobrenatural viaja en el tiempo conociendo seres históricos y se los exhibe a dos profesores de colegio y a una estudiante) pasó a ser una serie de ciencia ficción (con invasiones y amenazas de otros planetas), para luego ser una serie cómica y luego una serie de terror y luego perder el rumbo.

Es decir, la serie Doctor Who es muy versátil.  Lo que necesitas es saber qué es lo que pegaría en un momento en particular y explotarlo.  Si sabes hacer click, Doctor Who puede volverse una marca imbatible.  Si no entiendes lo que la gente quiere ver, puedes echar a perder una franquicia de más de medio siglo.  Ejemplo de esto último es lo que está pasando actualmente con la serie, en mi opinión.  Los que están a cargo de la serie no han entendido lo que hoy quiere la gente y cómo.

En ese sentido, cuando relanzaron la serie en 2005, Russell T. Davies tenía una buena idea de lo que pegaría.  Pero se demoró una temporada en experimentar con distintas opciones e irse adaptando en lo que fue un fenómeno mundial unos años luego.  Russell T. Davies venía de escribir guiones para muchas muchas muchas series para la televisión británica.  Tenía una sólida experiencia como base para iniciar ese proceso de experimentación.

El capítulo The unquiet dead es apenas el tercero de esta nueva temporada y es uno de los que incluye más elementos clásicos de la serie anterior.  Para empezar, incluye como personaje y compañero de aventuras del Doctor a un personaje histórico emblemático de la cultura británica, en este caso Charles Dickens, el brillante autor, interpretado para este episodio por Simon Callow (que ya había hecho de Dickens en una película).

Otro detalle importante es la ambientación victoriana.  Por momentos, la serie clásica en general tenía muchos elementos victorianos: Los trajes, el sentido de la aventura de la literatura de esa época, etc.  En The unquiet dead se retorna un poco a este escenario, a pesar de que el Doctor no viste adecuadamente.  Sin embargo, su acompañante Rose sí lo hace.

Otro detalle importante que se retoma de la serie clásica es el terror.  Los dos primeros episodios habían sido más bien de ciencia ficción y con mucha comedia.  Eso está bien.  Después de todo, la serie clásica había tenido periodos en los que se había apoyado mucho en el disparate y lo absurdo para generar humor.  The unquiet dead se acerca más bien a las etapas de la serie clásica con capítulos que daban miedo.

Aquí unos seres de otro mundo buscan habitar los cadáveres de humanos recientemente fallecidos para poder sobrevivir, lo que genera una imagen bastante similar a la que se podía ver en las películas de zombis de ese entonces.  Consideren que este episodio se emitió en el 2005.  28 days later de Danny Boyle es del 2002 y Dawn of the dead de Zach Snyder es del 2004.  Los zombis estaban de moda.

No sólo eso.  Este capítulo lo escribe Mark Gatiss, quien también venía de escribir varios guiones para la televisión británica.  Es decir, era otro veterano con conocimiento de lo que funciona y lo que no funciona.  Gatiss escribiría este episodio, que busca insertar a los zombis (uno de los monstruos emblemáticos del cine de terror actual) a la mitología de Doctor Who.  Le sale bastante bien.

Gatiss escribiría luego un episodio por temporada de la serie.  Para la segunda temporada escribiría The idiot’s latern, en la que la televisión a mediados del siglo pasado se revela como parte de un plan para dominar el mundo.  Después escribiría Victory of the Daleks (en la que el Doctor se encuentra con Winston Churchill), Night terrors (una historia de terror clásica, con personajes que desaparecen y niños que saben más que los adultos), Cold War (otra historia clásica ambientada en un lugar alejado y congelado con un monstruo que termina siendo el monstruo), The Crimson Horror (que busca introducir al mismo Doctor como una especie de monstruo de Frankestein), Robots of Sherwood (en la que el Doctor se supone que se cruza con Robin Hood), Sleep no more (que transcurre en una nave espacial que hay que ir descubriendo, muy al estilo de Aliens) y Empress of Mars (que es nuevamente aventura victoriana en el espacio).

The unquiet dead funciona, es efectiva, tiene personajes sólidos y una buena trama.  La amenaza es también efectiva, el Doctor cumple con tener discusiones con los demás sobre asuntos morales (¿qué tiene de malo regalarle cadáveres a esta raza de extraterrestres que se está extinguiendo?).  Pero lo más importante es que ayudó a definir elementos que se quedarían en la serie y que ayudarían a que crezca.  Lástima que sean lecciones que se arrojaran por la borda para las dos últimas temporadas.

Mis lecturas del 2019, un poco tarde

In .Inicio, Crítica on 1 mayo, 2020 at 4:34 PM

Con todo lo que ha pasado en el primer trimestre de este año, se me pasó escribir este post que suelo escribir todos los años y colgar en enero.  Se trata de un esfuerzo de repasar mis lecturas del año pasado.  Pero como no voy a hacer un listado de todo lo que leo, porque me parece pedante si ese año leí mucho y deprimente si ese año leí poco, lo que hago es seleccionar una muestra, siguiendo los mismos criterios todos los años.

A lo largo de los años me ha servido para revisar lo que leí y evaluar si he perdido el tiempo o no.  Verán, conforme pasa la vida, tengo cada vez menos tiempo al día para leer todo lo que me gustaría leer y tengo que aplicar criterios cada vez más estrictos para decidir cuál será el siguiente libro que leeré cuando acabo uno.  Por ejemplo, me gustaría seguirle dando oportunidades a la serie de novelas de Walking Dead, pero revisando las dos últimas novelas de esa serie que leí, he llegado a la conclusión que no vale la pena.  Ese respiro me ha dado la oportunidad de encontrar otras series que me han capturado.  Por ejemplo, la de Mortal Machines, que comento aquí abajo.

La mayor decepción personal del 2019.  Cuando era niño me encantaba Sherlock Holmes.  Pero ahora que soy adulto me doy cuenta de que solo leí material seleccionado para mí.  La obra de Sir Arthur Conan Doyle es en realidad un poquito inconstante.  Tiene trabajos muy buenos, pero otros no tanto.  Y sus narraciones sobre el detective son mucho mejores si es que son cortas, o sea, en forma de cuento.  Las novelas que escribió protagonizadas por el famoso detective no me han terminado de convencer.  En el 2019 leí El sabueso de los Baskerville.  Nope.  Aventuras de Sherlock Holmes que se estiran para llenar una novela entera no funcionan tan bien.  Prefiero sus cuentos cotos.

El mayor descubrimiento personal del 2019. Quizás han visto la publicidad de la película producida por Peter Jackson y protagonizada por quien sea que consiguieron para ese desastre.  Yo vi la película y si bien la historia y los personajes y los diseños me parecieron totalmente ridículos, el concepto detrás me pareció interesante.  Me dio curiosidad por investigar qué material fue el que leyó Jackson para pensar que valía la pena hacer una película al respecto, que terminó en ese horror cinematográfico.  De hecho, la novela Mortal Engines de Philip Reeves es muy buena.  Tiene un sentido del humor muy fino y tiene unos personajes muy originales.  El mundo que presenta es mucho más sólido que el de la película.  Me capturó por completo y tengo pendiente leer la segunda de la serie.

El mayor descubrimiento metaliterario del 2019. Mis amigos saben que soy fanático de Doctor Who, la serie británica de ciencia ficción que tiene más de 50 años y que lanzó películas, cómics, juegos de computadora y demás.  En algún momento me interesé en las novelas y me compré una de las primeras que se publicaron, hace décadas.  La comento en este enlace y fue un desastre.  Investigando si valía la pena retomar novelas de Doctor Who, pero de otra era, me di con la sorpresa de que hay muchísimas novelas de distintas encarnaciones del Doctor… Pero que están ordenadas en etapas.  Cada etapa estuvo bajo una editorial distinta y con un equipo distinto a cargo, etc.  Quién lo hubiera dicho.  Así que le voy a dar una oportunidad más a la primera novela de otra de esas etapas, a ver qué tal.

Mayor placer culposo del 2019. ¿Se acuerdan de los libros Multiaventura o Elige tu propia aventura? Se trata de libros que te dan la opción de tomar decisiones.  Si quieres que el héroe abra la puerta derecha, ve a la página 23.  Si quieres que abra la izquierda, ve a la página 45. ¿Se acuerdan? Uno de los precursores de ese género era la serie de libros Lone Wolf, escritos por Joe Dever y Gary Chalk.  Hace varios años en un remate de Crisol me compré los dos primeros de esa serie.  Hace unos pocos meses me pedí por Amazon el tercero, The Caverns of Kalte.  No es un libro malo, es que es inocente.  Muy ingenuo y muy poco sofisticado.  Las cosas que atracábamos en los ochentas.

Mayor sentimiento encontrado del 2019. Philip Pullman escribió una serie de novelas que empiezan con The golden compass, que comentó aquí.  Es excelente y muy complejo.  De hecho, se ha intentado adaptar una vez al cine con resultados terribles y una vez a la pantalla pequeña, con resultados menos mediocres, pero aun insatisfactorios.  Después vinieron dos novelas más que completaron una trilogía.  La tercera de estas novelas, The amber spyglass, es demasiado buena.  En su momento hubo mucha presión para que el autor sacara continuaciones, pero no lo hizo.  Sacó unos libritos chiquitos con mapas e historias relacionadas a la historia principal, pero no eran continuaciones propiamente dicho.  Y el año pasado, después de mucha expectativa, por fin sacó algo, pero no era continuación, sino una precuela, Belle Sauvage.  Lo leí durante el 2019 y no sé.  No es mala.  Pero no ayuda, tampoco.  Y la historia está bien, pero no es genial como las anteriores.  Igual ya me compré la que viene después.  Ojalá mejore.

Doctor Who: El décimo tercer doctor

In .Inicio, Crítica on 15 agosto, 2017 at 4:44 PM

Otra vez estoy llegando tarde a una fiesta, pero es que me ha tomado todo este tiempo meditar sobre el tema.  Me refiero al anuncio de que la siguiente encarnación del Doctor, personaje principal de la serie británica Doctor Who, será mujer.  Este anuncio es histórico, aunque no lo parezca.  Después de todo, estamos hablando de una serie que tiene más de 50 años en el aire y que ha ido evolucionando con el tiempo.  Analizar el contenido de la serie es analizar cómo la sociedad misma ha ido cambiando.

Así, por ejemplo, hay razones por las cuales el noveno Doctor (Christopher Eccleston) no viste de manera tan formal como los anteriores.  Fíjense cómo todos los anteriores siempre visten elegante, con terno o frac o algún atuendo aristocrático, mientras que el noveno anda en casaca de cuero, polo y botas negras que bien podrían ser marca Bata.  Tiene que ver con la percepción de lo que un héroe de acción debía ser y de lo que los productores entendían que a la audiencia británica de ese momento (este Doctor fue lanzado en el 2005) sentiría cercano.  Los Doctores anteriores apelaban a un ideal, no a algo cercano.  Pero ese ideal no era gratuito, era a lo que la audiencia aspiraba.

Ni qué decir del elemento de los acompañantes.  Porque el Doctor siempre anda con acompañantes, los cuales cambian aún más que el Doctor mismo.

Para los que no lo saben, la serie Doctor Who tiene como protagonista a un ser de otro planeta que cada cierto tiempo puede morir y regenerarse con otra personalidad y con otra cara, lo que le permite a los productores cambiar al actor que lo interpreta.  Esto, a su vez, les permite redireccionar la tónica de la serie cuando hace falta.  No obstante, desde su inicio hace más de 50 años, el Doctor siempre había sido hombre.  Nunca se había planteado dentro del universo de la serie la alternativa de que pudiese regenerarse en una mujer.  Aunque tampoco se había negado la opción.

Se sabía que había Time Lords mujeres.  Eso sí que no era novedad.  Un caso reciente era River Song, que no es técnicamente de la misma raza que el Doctor, pero podría calificar.  Otra era la hija del Doctor, que tampoco es técnicamente una Time Lord, sino más bien un clon del Doctor.  E históricamente el primero de los casos podría ser la nieta del Doctor, de la primera temporada de la serie.  Aunque nunca queda claro si efectivamente es una Time Lord o si es alguien a la que le agarró cariño el Doctor y a la que simplemente está criando.

Pero el caso más obvio y que quizás fue introducido como experimento para ver cómo reaccionaba el público fue Missy, la última regeneración del Master.  El Master es un amigo de infancia del Doctor que se volvió villano.  Un Time Lord con la misma habilidad de irse regenerando.  Su interpretación anterior la hizo John Simm.  Murió cuando el Doctor era interpretado por David Tennant y se suponía que ésa era su última regeneración.  De pronto apareció como mujer hace un par de temporadas muy bien interpretada por Michelle Gomez.  Así que ahí ya se había introducido la idea de que un Time Lord podía saltar de género de una regeneración a otra.

Hay mucho que comentar con respecto a esta decisión y de hecho ya mucho se ha comentado en todos lados.  Yo solo quería hacer notar un detalle: ¿Es realmente relevante el sexo del actor? Porque me parece que el Doctor es ligeramente andrógino, ¿no les parece?

Piensen en esto.  El décimo segundo doctor (Peter Capaldi) tranquilamente podría haber sido interpretado por Helen Mirren con los mismos guiones.  Corre, salta, bromea de una manera bien particular, pero, ¿son todos esos gestos y forma de hacer las cosas y características de su personalidad propias de un hombre? ¿O son más bien neutro?

Lo mismo me parece que pasa con el doctor anterior (Matt Smith).  De hecho, este actor ya es algo femenino, ¿no les parece? Piensen en cualquiera de los capítulos de esta etapa y reemplacen mentalmente a este actor por, digamos, Kate McKinnon.  Que sea un ejercicio posible ya dice un montón.  O si no saben quién es Kate McKinnon, piensen en alguna otra comediante que pueda mantener ese nivel de energía y vitalidad.

Incluso el capítulo en el que este Doctor se encuentra con una supuesta esposa (el Tardis reencarnado en el cuerpo de Suranne Jones, en un episodio que recibió el premio Hugo, dicho sea de paso, escrito por Neil Gaiman), la relación entre Matt Smith acelerado y energético y Suranne Jones también acelerada y energética bien podría haber sido al revés: Con un Doctor mujer y un Tardis hombre.  Los diálogos habrían sido casi casi los mismos.

David Tennant, el Doctor número once, sí rompe mi propuesta.  Él sí es claramente masculino y los guiones que le tocaron interpretar lo dejan en claro.  Su relación con Rose (Billie Piper) sí es mucho más típicamente hombre-mujer, con ella cumpliendo el papel de la damisela en peligro en varias oportunidades.  Es más, después de su separación buena parte de la serie se dedica al vacío romántico que siente él porque ella está fuera de su alcance.  E incluso el final del personaje de Rose, en otra dimensión con una especie de clon del Doctor, es bastante de pareja hombre-mujer.  Algo similar pasa con el décimo Doctor.

Pero si continúan hacia atrás, verán que los doctores anteriores son mucho más andróginos de lo que uno pensaría a primera vista.  El War Doctor (John Hurt) tranquilamente habría podido ser interpretado por Judi Dench.  El noveno Doctor (Paul McGann) incluso podría ser reemplazado por Madame Vastra (la reptilesca investigadora victoriana que luego sale en la serie).

De las reencarnaciones más viejas, el único que sí era claramente masculino fue el quinto (Peter Davison).  Todos los demás eran relativamente andróginos, un detalle que era una decisión explícita de los productores.  Al igual que la idea de que el  Doctor constantemente está rodeado de potenciales acompañantes, también estaba la idea de que el Doctor está por encima de esos sentimientos mundanos como el romance, lo que lo alejaba de una interpretación muy masculina.

Esto queda un poco más claro cuando se lee las novelas que se sacaron en distintos momentos del medio siglo en el que ha existido esta franquicia.  En un mundo como éste, el que este personaje sea de pronto interpretado por una mujer no es realmente mayor problema.  Por lo menos no lo es en la consistencia interna narrativa de la serie.  No debería serlo, en todo caso.

Todo esto funcionaría a favor de la serie si es usado astutamente y con guiones inteligentes, como espero que sea el caso, considerando que el nuevo show runner es Chris Chibnall, que es mucho más profundo e intelectual que sus dos antecesores inmediatos.  Estimo que él la tiene clara.  Y que llevará el programa por este camino.  Es decir, que el décimo tercer Doctor será también relativamente andrógino y no tendrá intereses románticos en la serie.

Jonathan Stroud, Lockwood & Co – The screaming staircase

In .Inicio, Crítica on 29 septiembre, 2016 at 6:00 AM

rl

La intención de esta novela está clarísima desde la página uno.  Stroud está tratando desesperadamente de establecer una franquicia, como solo Disney puede hacerlo.  Tomen en cuenta que esta novela está siendo publicada por la editorial de Disney, Hyprion.  La misma que lanzó Descendants, que ahora va por su segunda película.

Esto no está mal en sí mismo.  No obstante, aquí creo que sí se pone en el camino.  La intención de Stroud perjudica al ritmo de la narración.  Por ejemplo, el inicio es demasiado lento, dejando en claro que a estos personajes los vas a tener en montones de historias por venir.  Lo primero que se narra en Screaming staircase es una larga y aburrida secuencia en la que los dos personajes principales, Lockwood y Lucy, se preparan para un caso dentro de una casa que supuestamente está embrujada.  Eventualmente el caso se pone interesante y arranca la acción.  Eventualmente te dan más detalles del origen de Lucy, que es la narradora de la novela.  Pero es en esta secuencia inicial que te introducen lo más importante del mundo de Lockwood.

Hace muchos años hubo un suceso que no se entiende aún, por el cual se liberaron a nuestro mundo fantasmas.  Estos pueden ser de distintos tipos, pero hay algunos que son dañinos y que pueden incluso matar a una persona.  Para hacer frente a esta amenaza hay agencias de investigación.  Pero hay un giro, que casualmente hace del mundo de Lockwook uno interesante para el público de Disney.  Solamente niños pueden sentir la presencia de los fantasmas.  Los adultos solamente son víctimas cuando ya es demasiado tarde.

cliffside

No queda claro en qué año sucede la trama, pero el impacto de la presencia de fantasmas ha alterado completamente el desarrollo de la sociedad.  Por ejemplo, se sabe que los fantasmas son afectados por el hierro.  Así que la industria del hierro es la más relevante.

Muchos celebran que Stroud haya sido muy creativo en la generación del mundo en el que transcurre la historia, más que los personajes -que son algo trillados- o la historia misma -que es algo predecible-.  A mí no me pareció que ése fuese el caso.  A mí la impresión que me dio fue que fuerza demasiado las cosas para plantear un mundo que es ideal para una serie de aventuras.

Los personajes son geniales.  Es lo mejor de la novela.  Muchas críticas celebran la capacidad de Stroud de crear un mundo convincente en el que fantasmas son un problema cotidiano.  Yo discrepo.  Creo que sus personajes -sobre todo los principales: Lockwood y Lucy- están muy bien hechos, con diálogos muy inteligentes y realistas a la vez.  Hay partes que no tendrían sentido en una narración de aventuras.  Pero sí en un mundo que aspira a ser creíble.  Así es como reaccionaría un millonario si se le apareciera el fantasma de su ex.  Quizás lo que hace en ese momento no sea racional, pero es que así somos ante lo sobrenatural.

El mundo que propone Stroud está bien, pero no me parece sobresaliente.  Hoy en día, después de The magicians de Lev Grossman o de The Dresden Files de Jim Butcher, construir un mundo convincente para una novela de fantasía urbana es casi casi una necesidad.  No es opcional.  Y en esa tarea Stroud no me parece tan bueno como la crítica lo pone.  Sobre todo porque los elementos más originales y los que son más resaltados en la publicidad de la novela -por ejemplo, que para perseguir fantasmas te tienes que armar con, entre otras cosas, una esgrima de hierro-, terminan siendo algo forzados para establecer la franquicia que comentaba adelante.

Un héroe que anda con esgrima batallando contra fantasmas es comparable al sonic screwdriver de Doctor Who o las varitas mágicas de Harry Potter.  Por lo pronto, el truco parece haberles ligado, porque ya hay un proyecto listado para adaptar esta novela al cine.  En lo que a mí concierne, estuvo bien, pero no me llamó la atención lo suficiente como para comprarme la segunda parte.  Tengo otras lecturas más prometedoras esperándome.  Lo siento, Lockwood.

 

 

Mis lecturas del 2015, porque en fin

In .Inicio, Crónica on 27 enero, 2016 at 3:11 PM

saturdaymorninglibrary

Hace un par de años vi que otros blogs que tratan el tema literario tenían una costumbre que en ese entonces me pareció buena idea copiar y que ahora ya no estoy tan seguro.  Me refiero al hábito de al final de año hacer un breve repaso de lo que se leyó durante ese año.  Algunos hacen un ranking, otros ponen la lista completa.  En el 2014 me inventé cinco categorías para comentar mis lecturas del 2013.  Para el siguiente año me parecieron convenientes, así que en este otro post sobre mis lecturas del año 2014 las mantuve.

Pues bien, como me da flojera inventarme nuevas, las voy a mantener.  Y así presento a continuación, lo que leí en el 2015, por categorías.

Mayor decepción personal del 2015: No me calificaría a mí mismo como un whovian, pero sí debo reconocer que soy fan de Doctor Who, la serie británica de ciencia ficción.  Por eso me emocionó ver en Zeta del Open Plaza libros con aventuras del Doctor que no están en la serie.  Investigando encontré que se viene imprimiendo aventuras del Doctor desde hace tiempo y me pedí por Amazon una de las primeras que salieron, de hace varias décadas.  La comento en este post y fue una grandísima decepción.  Ahí pongo las razones.

Mayor descubrimiento personal del 2015: Durante el 2015 vi la película de Stephen Sommers con Anton Yelchin Odd Thomas y me pareció interesante, pero no me pareció nada del otro mundo.  Sin embargo, cuando me enteré que estaba basado en una serie de novelas, me interesé más.  Me bajé la primera, escrita por Dean Koontz, a mi Kindle y la leí de un tirón.  En este enlace la comento.  Me gusta además mucho la idea de que haya una segunda parte y más libros detrás de éste que me capturó por completo.  No había leído nada de Dean Koontz, pero le voy a comenzar a dar más atención.

Mayor descubrimiento metaliterario personal del 2015: Definitivamente, el Kindle.  En el pasado le había dado una oportunidad a la experiencia de leer en un iPad y no me convenció.  Pero a finales del año pasado las circunstancias me llevaron a comprarme un Kindle de los misios, no más.  Y pucha, qué bestia.  Es un universo aparte.  Es otra cosa, señores.  No digo que voy a dejar de leer libros en físico, que eso aún tiene su gracia.  Pero leer en Kindle tiene muchas gracias.  Y sospecho que en el 2016 le voy a sacar el jugo.  Ya escribiré un post solo sobre eso.

Mayor placer culposo personal del 2015: Antes de que salga Phantom Menace era un fan de Star Wars.  Pero un fan así con todo.  Cuando salió esa basura me comprometí a reordenar mis prioridades y dejé la franquicia de Star Wars de lado para perseguir otros intereses.  Sobre todo franquicias que no se habían ido al cuerno.  Eventualmente salió Force Awakens y me pareció tan mala que me hizo reevaluar a Phantom Menace y reconocer que TAN mala no era.  Como sea, antes de ver Force Awakens me compré la novela oficial que lanzaron explicando lo que pasó después de Return of the Jedi pero antes de Force Awakens.  La comento aquí.  A mí me gustó.  Pero entiendo que haya mucha gente que la odie.  Lo que no explico ahí es por qué cuernos la compré si estaba peleado con la franquicia.

Más sentimientos encontrados del 2015: Sí, sí, ya sé que Horrendos y fascinantes salió en el 2014, pero yo recién lo pude leer en el 2015.  Me refiero al libro que editó José Donayre con cuentos de terror escritos por autores peruanos.  El caso es que el libro mismo es una demostración de que el género está bastante vivo en el Perú.  Lo comento en este post.  Por un lado me emocionó ver que hubiese tantos otros autores del género.  No obstante, cuando leí el libro me encontré con que, si bien varios eran excelentes, a la mayoría nos faltaba mucho.  En los últimos años nos han estado vendiendo la idea de que el género del terror está de moda en el Perú.  Pero después de leer Horrendos y fascinantes me preocupó que tengamos tan pocos maestros del género.  Espero que en el 2016 descubramos a un par más.

(Dibujito de arriba: http://www.hazelmitchell.com/)

Terrence Dicks, Doctor Who and the Abominable Snowmen

In .Inicio, Crítica on 14 octubre, 2015 at 2:01 PM

Copy of Copy of El terror

Comenzaré diciendo que cuando compré esta novela en Amazon pensé que estaba comprando otra cosa.  Fue mi error, así que no me quejo, pero igual salió algo bueno de todo el asunto.  Yo quería comprar una de las novelas que cuentan aventuras del Doctor que no son narradas en la serie.  O sea, algo así como aventuras entre las historias que ya conocemos.  Entré a una página web, vi cuáles recomendaban y me compré una que me pareció chévere.  No obstante, tomé nota de la lista de novelas que son otra cosa: Novelizaciones de capítulos clásicos de la serie.

Es decir, Doctor Who and the Abominable Snowmen es una historia de la serie clásica, protagonizada por el segundo doctor.  Lo que me llegó fue la adaptación a novela de ese capítulo.  Como lo indica la introducción -escrita por Stephen Baxter, un novelista británico de ciencia ficción-, en ese entonces no había re-runs.  Por dios, la BBC se deshizo de los rollos con el capítulo original.  La única manera de revivir la emoción de haber visto este capítulo (de una serie que despertaba pasiones en los británicos) era comprar una de estas novelizaciones y releerla todas las veces que quieras.

El terror

En ese sentido, la gracia era que la versión en libro fuese lo más fiel posible a lo que la gente vio en la pantalla.  Por eso la narración puede ser un poco tonta.  Algunas cosas son aburridas y me imagino que funcionaron bien en pantalla y se introdujeron porque había que estirar la historia en varios capítulos (de hecho, ésta es una historia que duró varios episodios continuados).  Además del hecho de que en ese entonces había muchos detalles del Doctor que aún no se sabían básicamente porque hasta ese entonces nadie se los había inventado.

Copy of Copy of Copy of Copy of LO QUE LA INDUSTRIA (1)

Todo esto lo digo para justificar la siguiente advertencia: És un libro exclusivo para fanáticos.  Nadie que no se sepa el nombre de los acompañantes del Doctor en las últimas cinco temporadas va a encontrar atractivo Doctor Who and the Abominable Snowmen.  Y si eres fanático, tampoco te va a encantar necesariamente, porque éste es el antiguo Doctor.  No es el hombre de acción gracioso y astuto que interpreta Peter Capaldi o el niño genio que interpretaba Matt Smith.  Éste es el vagabundo espacial.  Así que no esperen persecuciones o peleas a puñetazo limpio.  Esperen confusiones que se habrían podido evitar prestando atención a la conversación, así como robots malignos con forma humana.  Y esas cosas.  Ya saben.

(Dibujito de arriba: http://dannortonart.deviantart.com/)

Doctor Who (Primera temporada)

In .Inicio, Crítica on 29 julio, 2015 at 7:39 PM

pakistan01

Hablemos de las temporadas de la nueva serie de Doctor Who.  Y por nuevas me refiero a la serie actual.  Hay que hacer esta aclaración, porque -si estás leyendo esto seguramente ya lo sabes- Doctor Who es una serie que comenzó a emitirse en 1963 en la BBC y que fue cancelada en 1989, pero que luego fue relanzada.  Duró tanto porque sus productores se inventaron una forma de que el personaje pueda seguir existiendo dentro del mundo creado para la serie, a pesar de que su actor principal estaba siendo pasado al retiro: El Doctor -que es un visitante en la Tierra, procedente del planeta Gallifrey y que puede viajar en el tiempo y en el espacio- al morir no muere realmente, sino que se regenera y sigue viviendo, pero con otra cara.  Así pudieron cambiar en 1967 al actor William Hartnell por Patrick Trougthon, quien además lo interpretaba de otra forma, introduciendo además el elemento de que cuando el Doctor se regenera, regresa con una personalidad ligeramente distinta.

Ok, entonces, la serie se canceló en el 1989 y después de mucho insistir y de distintos intentos, se relanzó en el 2005.  Hubo muchos cambios: Se invirtió en efectos especiales decentes, cada capítulo se extendió a una hora (originalmente eran de media hora), etc.  Y se introdujo un nuevo doctor, interpretado por Cristopher Eccleston.

Esta primera temporada es claramente de introducción.  Se trata de traer de vuelta la idea del Doctor a un público que no lo recuerda bien o que no lo conoce.  El primer episodio Rose, por ejemplo, es una gran exposición de quién es, de cuáles son sus intenciones y de qué es el Tardis -la nave en la que viaja en el tiempo y en el espacio-.

Pero además se trata también de presentar a su acompañante y a lo que eso significa.  El Doctor siempre ha viajado con acompañantes (usualmente humanos), que sirven para que el público se sienta identificado y para que le haga las preguntas que nosotros querríamos que le haga para entender mejor lo que sucede.  Con Rose se introduce a una acompañante tan sólida que fijará el tono para todas las que vendrán después por similitud o por distinción.

Eccleston dura solamente esta temporada como el Doctor.  Al final, en el episodio The parting of the ways, debe morir y luego se regenerará con otra cara y otra actitud.

Como digo, este Doctor es de transición.  Casi todas sus aventuras son para introducir algo y en ese sentido, es efectivo.  No obstante, diez años después (¿tanto tiempo ya ha pasado?) en mi opinión ha perdido vigencia.  Si necesitara presentar la serie a alguien que nunca la ha visto no le recomendaría esta temporada, con efectos pasados de moda y dando vueltas sobre temas que en ese entonces era importante dejar en claro -por ejemplo, por qué sí tenerle miedo a un Dalek, que se ve ridículo-.  El siguiente Doctor creo que es más efectivo para eso.

(Dibujito de arriba: http://www.hdwallpaperpc.com/)

 

Doctor Who: Su estilo a través de sus guionistas (3)

In .Inicio, Crítica on 28 marzo, 2014 at 2:19 PM

cyber01

La bulla alrededor de Doctor Who ha caído un poco ahora que su aniversario ya pasó y que estamos a la espera de la nueva temporada.  Mientras no hay nada nuevo quizás valga la pena comentar la obra de otro de los guionistas relevantes que han escrito capítulos para la nueva serie últimamente.  En este post hablé de Steven Moffat y en éste otro de Mark Gatiss.  En esta oportunidad quería hablar de un autor que ha escrito apenas dos de los episodios, pero que por tratarse de un autor que me gusta mucho y que tiene una trayectoria relevante vale la pena dedicarle unas líneas.  Me refiero, por supuesto, a Neil Gaiman.

Quizás sea más conocido por haber sido el que escribió The Sandman, un comic de la editorial Vertigo Comics (que a su vez es un sello de DC Comics).  Se trata de un título que salió mensualmente desde enero de 1989 hasta marzo de 1996.  Cuenta la historia de Morpheus, la entidad encargada de los sueños.  En Sandman por encima de todo ser vivo, incluso los dioses, hay unos seres llamados los Endless: Morpheus (encargado de los sueños), Destino, Muerte, Destrucción, Delirio, Deseo y Desesperación.  Los siete Endless tienen sus riñas y sus tramas y éstas tienen impacto en la vida diaria de dioses y de los seres comunes.  Neil Gaiman no solo creó un mundo increiblemente complejo e interesante, sino que contaba historias bien atractivas y sofisticadas.  Mi favorita es la de un noble que está contento porque su reino es próspero y todo va bien, pero que sabe que eventualmente caerá en desgracia, como todos los reinos de la historia de la humanidad.  Así que hace un pacto con Morpheus para que se lleve el reino al mundo de los sueños para siempre y que la gente sueñe para con él.  En su lugar en la Tierra deja ruinas que nadie recuerda de qué son, ni siquiera el noble.  La forma cómo cuenta las historias en Sandman es genial.

Sandman_dudosa

Neil Gaiman, a diferencia de otros escritores de comics que tuvieron éxito en esa industria y se quedaron escribiendo solamente comics (como Alan Moore o Mark Waid), luego se movió a lo que en todas las entrevistas menciona como su verdadera pasión: Escribir novelas.  Astutamente su primera novela no la escribió solo, sino con la leyenda de la literatura británica de fantasía Terry Pratchett.  Ellos dos escribieron Good omens, que no solamente es muy imaginativa, sino que es terriblemente graciosa.  Después escribió su primera novela por su cuenta, Neverwhere, que también tiene un truco, porque es la novelización de una miniserie que había escrito para la BBC y que había sido relativamente bien recibida.  Y después de estas dos, con un nombre ya establecido en esta otra industria, arrancó verdaderamente su carrera.

458px-Amanda_Palmer_-_Arena_Vienna_2011_a08_Neil_Gaiman

Pues bien, siendo la celebridad que es, solamente ha colaborado con Doctor Who dos veces.  La primera vez fue en el 2011 con The Doctor’s wife.  Es uno de esos episodios que lo tienen todo.  Aunque mucho del resultado final depende del director Richard Clark que supo sacarle el jugo al guión de Gaiman.  El resultado es una historia bastante emocionante y reveladora.  Y que la voz del villano la haga Michael Sheen ayuda enormemente.

El otro episodio no es tan emocionante y es más bien lento, pero pretende ser mucho más profundo. ¿Han visto ese robot que juega ajedrez? Era una atracción de circo hace mucho tiempo.  Gaiman explora qué pasaría si ese robot es un Cyberman.  Y si bien concretamente en un momento el Doctor se sienta a la mesa a jugar ajedrez con el robot, todo el episodio tiene la estructura de una partida de ajedrez, con sus sacrificios, su rey, su reina, sus peones, etc, etc.

No sé si en temporadas siguientes vuelvan a llamar a Gaiman para que aporte con más guiones.  Ojalá.  A mí me parece un autor excelente.

(Dibujito de arriba: http://www.scottblairart.com/)

Doctor Who: Su estilo a través de sus guionistas (2)

In .Inicio, Crítica on 7 enero, 2014 at 5:09 PM

weeping angel

Si te has enganchado con furia a la serie Doctor Who a raíz del 50 aniversario a lo mejor saber quién es Steven Moffat.  Se trata de un guionista al que le encargaron la serie en el 2010, cuando Russell T. Davies -el que revivió la serie en el 2005- se retiró.  En la BBC tienen este concepto del “showrunner”.  Se trata del individuo que está detrás de la serie empujándola, tomando las decisiones.  Puede tratarse del guionista en jefe o del productor ejecutivo, lo que sea.  Pero es el que le da la personalidad a la serie.  En Estados Unidos no siempre se aplica.  Por ejemplo, para la serie Community, tiene como mente maestra detrás de toda la operación a un tal Dan Harmon (a quién sacaron por no sé qué roche y que han vuelto a colocar).  O la serie infantil de Nickelodeon iCarly tuvo como creador y orquestador a Dan Schneider, conocido por varias series infantiles y juveniles.

En fin, el caso es que del 2005 al 2009 estuvo al mando de la serie Doctor Who Russell T. Davies y cuando éste se retiró, le dejó la batuta a Steven Moffat.  Cabe preguntarse por qué. ¿Quién era este Steven Moffat para hacerse merecedor de un trabajo tan chévere?

Al igual que Mark Gatiss, Moffat había estado escribiendo capítulos para la serie cuando ésta estaba el control de Davies.  En el primer año de la nueva serie escribió dos excelentes capítulos continuados: The empty child y The Doctor dances.  En estos introduce al capitán Jack Harness, personaje que luego crecería en importancia.  De hecho, cuando Davies lanza la serie Torchwood, pone al capitán Jack de personaje principal.  Además, para esos episodios crea al niño con máscara de gas que repite constantemente “are you my mommy?”, otro elemento que regresaría luego en la serie en un par de momentos.

quot+Are+you+my+mummy+quot+_b88cf8c04f3ffb09fe1b4a81920b33ba

Pero si algo sobresale en estos dos episodios es el personaje de Nancy: Una joven que está cuidando a varios niños en plena Londres de la segunda guerra con bombardeos y abastecimiento reducido de comida.  Chequeen cómo en las historias de Moffat siempre hay un personaje femenino fuerte que se impone.  En estos dos episodios es Nancy, interpretado por una tal Florence Hoath.  Pero además chequeen el siguiente episodio que escribió, The girl in the fireplace, en el 2006.  Más allá de la complicación de los viajes en el tiempo, es la historia de cómo el Doctor afecta la vida de Madame De Pompadour, un personaje histórico real que se caracterizó por su inteligencia y independencia.  El personaje mismo, interpretado esta vez por Sophia Myles (que es menos desconocida), es bastante sólido y claramente toda la historia alrededor de ella.

Y para la temporada del 2007 escribió esa obra maestra que es Blink, indiscutible capítulo que tienes que hacerle ver a quien quieras que se enganche con Doctor Who de golpe.  No solo es una excelente historia compleja, sino que además introduce a los que luego serán villanos relevantes en la serie: los weeping angels.  Es más, es un capítulo en el que el Doctor casi ni aparece, a pesar de estar interviniendo constantemente en la trama.  Aquí nuevamente el personaje central es una mujer joven independiente y fuerte de caracter: Sally Sparrow, interpretada por la más conocida aún Carey Mulligan (quien luego iría a aparecer en Wall Street 2 y The great Gatsby, entre otras).

Finalmente, los últos dos episodios que escribió antes de entrar de showrunner son otra joya.  Se trata de Silence in the library y Forest of the dead, ambos emitidos en la temporada del 2008.  Nuevamente introduce un personaje femenino fuerte y que le mueve el piso al Doctor.  En este caso es el personaje femenino que retomaría constantemente luego, cuando él esté a cargo de la serie misma.  Se trata, por supuesto, de River Song.  Si bien su origen lo conoceremos bien luego, aquí se adelanta que ella también viaja en el tiempo y que sabe detalles del futuro del Doctor.  Dos viajeros en el tiempo que se conocen se van a encontrar en tiempos distintos.  Así, para River Song ésta es una más de las muchas veces que se han cruzado.  Para el Doctor ésta es la primera.

StevenMoffat1

Es más, para darle más luz a River, Moffat saca del camino a la acompañante que tenía en ese momento, Donna Noble.  Luego, para la temporada del 2010, cuando él este a cargo, introduciría al prototipo de su personaje femenino independiente y de temperamento fuerte, pero aventurera: Amy Pond.  Y qué origen que le escribe.

Pero en fin.  Ésa es otra historia.

(Dibujito de arriba: http://draw-bridge.blogspot.com/)

Doctor Who: Su estilo a través de sus guionistas (1)

In .Inicio, Crítica on 20 diciembre, 2013 at 3:09 PM

pond01

La serie Doctor Who rompió otro record el día de su 50 aniversario.  Esto tiene su lado positivo: Ahora más gente sabe de esta buena serie y la comenzará a seguir, permitiendo incrementar la audiencia, lo que a su vez hace que la serie valga más y eso -a su vez- hace que haya más ingresos, lo que implica que metan más plata en hacer los capítulos más chéveres, con más efectos y en fin.  Más de lo bueno.  Pero también tiene su lado negativo: Valgan verdades, Doctor Who es una serie muy inconstante.  Así como tiene capítulos espectaculares, tiene capítulos muy intelectuales y tiene capítulos que son sencillamente demasiado pastrulos.  Esto es algo que los fans hemos aprendido a tolerar.

Por ejemplo, en la segunda mitad de la última temporada, tenemos un episodio muy emotivo como The snowmen (en el que el Doctor está superando la depresión por una pérdida), seguido de un capítulo aventurero como The bells of saint John y después un capítulo lentísimo como The rings of Akhaten.  Alguien que recién le entra a Doctor Who en esta etapa estaría confundido acerca de qué es esta serie.  Sobre todo si se considera que después viene Cold war, un episodio de terror que parece estar inspirado en Alien.

Los que gustamos de Doctor Who entendemos que precisamente la gracia de la serie es que salta de un género a otro.  Y que cada semana te arroja emociones distintas.  No sabes qué esperar del siguiente episodio y eso es algo bueno.  Por supuesto, se opone al modelo de las series de Estados Unidos, que tienden a ser más bien predecibles, enmarcadas dentro de parámetros que las hacen más fáciles de ser definidas.  Por ejemplo, Fringe.  El contenido de cada episodio era un locura y no había forma de saber qué sucedería cada semana.  Pero todos sabíamos que se trata de una serie de suspenso con un componente de especulación científica.  Una aventura de ciencia ficción, si se quiere.  Doctor Who no puede ser definida así.  A veces es terror, a veces es aventura, a veces es pura ciencia ficción, etc.

Por eso es particularmente interesante que al comienzo de cada capítulo, junto al título del episodio salga el autor del guión de esa noche.  Así desde el comienzo ya te vas haciendo una idea de lo que se viene, porque reconoces el nombre -tanto o más que los nombres de los actores invitados-.  Por ejemplo, Mark Gatiss.  Este pata ha escrito seis episodios desde el relanzamiento de la serie.  En el 2013 nos trajo The crimson horror (en el que el Doctor termina interpretando a una especie de Frankenstein que hace amigos) y Cold war (que, como ya dije, es una especie de homenaje a Alien).  En el 2011 escribió Night terrors, que es un terror más urbano.  Ha escrito también The lazarus project en el 2007, un episodio que gira alrededor de un experimento que sale mal.  En la segunda temporada del relanzamiento, en el 2006, escribió The idiot’s lantern, una especie de horror que se desprende de la aversión a la tecnología, ambientada en los años cincuenta.  En la primera temporada, escribió la obra maestra The unquiet dead, una aventura que incluye zombies y a Charles Dickens y a otros personajes que luego serán relevantes.  De hecho, es por este episodio que me llamó la atención Mark Gatiss.  Muy buen guión.

Mark_Gatiss_on_writing_The_Hounds_of_Baskerville

Quizás la única que se sale de su estilo es Victory of the Daleks, del 2010.  Ésa en la que los Daleks trabajan para Winston Churchill durante la segunda guerra mundial.  Ésa historia es distinta a su usual, con incluso una batalla espacial al final.  Es distinto a lo demás que ha hecho, pero es un episodio relevante para el desarrollo del personaje.  Supongo que se la encargaron porque es particularmente bueno como guionista.

En todo caso, mi punto es que hay una razón por la cual en cada capítulo de Doctor Who dejan en claro al comienzo quién escribió el guión, a diferencia de las series norteamericanas, en donde eso no es exhibido con tanta exposición.

(Dibujito de arriba: http://www.wallibs.com/)