Mildemonios

Posts Tagged ‘divergent’

Mis lecturas del 2014, porque no me queda otra

In .Inicio, Crítica on 5 enero, 2015 at 2:30 PM

walking

Es tradición que a finales de año algunos en sus blogs o cuentas de Facebook o donde sea comenten sus lecturas de los últimos 12 meses.  Algunos incluso se mandan a hacer un ranking.  Yo lo hice por primera vez el año pasado y me había propuesto hacerlo solamente si alguno de los que sigo hacía uno.  Y bueno, esa condición se terminó cumpliendo, así que aquí está, para cumplir conmigo mismo.  Sin embargo, continuando con la tradición que inicié el año pasado, coloco mis categorías personales.

Mayor decepción personal del 2014: The windup girl de Paolo Bacigalupi.  Lo siento, realmente lo intenté.  Sé que es una novela premiada en todos lados y que es importante y todo eso.  Pero aquí entre nos, ese estilo de ciencia ficción fatalista en la que se resalta todo lo malo de la sociedad humana y de la naturaleza humana hace mucho que me dejó de interesar.  Ya, ok, ¿entonces, todo es un desastre y todos vamos a morir? ¿Y no hay razones para esperar algo mejor? Nah, para eso mejor me compro un periódico y leo la sección política.

Mayor descubrimiento personal del 2014: Falling free de Louis McMaster Bujold.  Totalmente lo contrario de The windup girl.  En Falling free se muestra al ingenio del ser humano en su máximo esplendor.  Un ingeniero prestigioso que debe realizar un peligroso plan para salvar a miles de personas.  Todo esto enmarcado en el infierno burocrático que es trabajar para una corporación que opera en muchos planetas al mismo tiempo y que se ha vuelto un verdadero monstruo.  Lo mejor de todo: Éste es el primer libro de una serie de novelas, así que tengo mucho que leer en los próximos meses.

Mayor descubrimiento metaliterario personal del 2014: ¿Se acuerdan de los libros de multiaventura? Esos libritos que uno va leyendo y de pronto el lector debe tomar una decisión y te dicen que si decides abrir la puerta, sigas leyendo en la página 19 y si decides saltar por la ventana, sigas leyendo en la pásgina 23.  Pues resulta que en internet hay toda una movida por escribir estas cosas.  Incluso hay webs que te brindan el espacio para que lo hagas.  Webs como ésta.  Chévere, ¿no? Da nostalgia, por decir lo menos.

Mayor placer culposo personal del 2014: Divergent de Veronica Roth.  Sí, sí, ya sé que la película estuvo mala.  Ya sé que la novela es un obvio intento por capitalizar la moda que impuso Hunger games.  Ya sé que la novela no es particularmente buena.  Ya sé que la narración es simple y la trama tiene unos huecos demasiados grandes.  Ya sé todo eso.  Pero me vaciló su lectura, pues.  No es como que fuese a leer la continuación.  Aunque… No, no lo voy a hacer.

Más sentimientos encontrados del 2014: La serie de novelas de fantasía Discworld de Terry Pratchett.  He disfrutado casi todas y me encanta encontrar el siguiente título que me toca leer de la serie en una librería.  Me he matado de la risa con las aventuras de Rincewind y de los demás personajes reiterativos de Pratchett.  No obstante, desde que he estado haciendo reseñas y comentarios de estas obras para este blog me he comenzado a dar cuenta de que hay fórmulas que se repiten y que hay fuertes debilidades en estas novelas.  Por ejemplo, cuando leí Sourcery me divertí muchísimo.  No obstante, después de escribir este post sobre ese libro, he tenido que re-examinar mi apreciación de ese título.  Sinceramente no estoy seguro de querer seguir escribiendo posts sobre las siguientes novelas de este autor.  He leído varias más y tengo planeado seguirlas leyendo.  Pero mi acercamiento a Pratchett no es lo que era antes.

(Dibujito de arriba: http://castellanoscomics.blogspot.com/)

Veronica Roth, Divergent

In .Inicio, Crítica on 22 septiembre, 2014 at 9:55 PM

camden-1small

Lo primero que hay que tener en cuenta incluso antes de abrir el libro Divergent, es que se trata de una obra que claramente intenta aprovechar la ola iniciada por The Hunger Games y otras muchas novelas con temática joven adolescente (categoría que en Estados Unidos llaman Young Adult o YA, por sus siglas) que transcurren en un futuro distópico.  A estas alturas creo que podemos aventurarnos a decir que se trata de un propio subgénero con reglas propias.  Además de ese lastre, Divergent tiene el problema de aparentemente haber tenido el mandato de incluir romance, algo que aparece y desaparece a lo largo de la historia de manera bastante peculiar y que parece no aportar mucho.

Como suele ser el caso en este subgénero, el mundo en el que se desarrolla la acción es importante y debe ser explicado.  El detalle más importante aquí es la división de la población en cinco partes.  Si en The Hunger Games teníamos 13 distritos y en Harry Potter teníamos cuatro Casas, en Divergent tenemos cinco Facciones.  Hasta ahí no suena muy original que digamos.  Es más, el mundo en la novela es el resultado de alguna especie de guerra que causó un desastre ecológico en el planeta.  Tampoco gana puntos por originalidad ahí. ¿Ya mencioné que la historia está contada en primera persona por un personaje que no entiende el conflicto político al que lo han arrastrado?

Así que por ahí no va la cosa.  En Divergent la sociedad está dividida en cinco Facciones, cada una de las cuales realza una cualidad positiva de la humanidad y rechaza algo de la condición humana.  Los niños viven con sus padres hasta que llegan a la adolescencia.  Entonces toman una prueba que les indica en qué Facción estarían más cómodos y después cada uno decide a cuál quiere ir.  Lo normal es que cada uno vaya a la que le indicó la prueba, pero no es obligatorio.

La novela sigue la historia de Tris, una chica cuya prueba no arrojó un resultado definitivo.  A gente como ella llaman “divergente” y les tienen miedo, porque su mera existencia cuestiona la eficiencia de su sistema.  Por eso le recomiendan que lo mantenga en secreto.  Ok, eso es un rollo.  El otro es que ella sale de una Facción que realza el altruismo para decidir irse a la Facción que realza la valentía: De Abnegación a Osadía.  Eso representa toda una complicación para ella, porque tiene que dejar atrás su forma de vivir para asumir otra.  Ése es otro rollo.  Después está el hecho de que -como era necesario para que la publiquen, supongo- Tris obviamente se tiene que enamorar de alguien mayor y en posición de autoridad.  Ése es otro rollo más.  Y finalmente, hacia el final de la novela, se desarrolla verdaderamente la trama política en el medio de la cual Tris tiene un papel.  Otro rollo más.

Al final, la novela no cuaja porque es demasiado rollo inconexo entre sí.  Ok, sé que hay otros escritores que pueden manejar esas tramas en paralelo y salir airosos.  Pero ése no es el caso de Veronica Roth.  Todo el desarrollo de sus tramas paralelas suenan episódicas (A, entoncec B, entonces C, entonces D).  Hacia la mitad de la novela empieza a cansar.

Pero no fue por eso que la terminé de leer (y eso que es una novela larga).  La verdad es que a pesar de todos estos problemas, Roth es una buena escritora de secuencias de acción.  Escribir una pelea no es fácil.  Es realmente complicado.  O mejor dicho, escribirlo de manera interesante.  De manera que te den ganas de seguir leyendo.  Suzanne Collins lo hace genialmente en Hunger Games, ¿no es cierto? J.K. Rowling es un desastre en este aspecto (sorry si te ofendo).  Y Roth sabe hacerlo.  Divergent tiene mucha acción, tiene muchas peleas y muchos tiroteos y muchas persecuciones.  Y la autora supo cómo escribirlos, creo, para que sea interesante.  Y por eso, Divergent no es una total pérdida de tiempo.

(Dibujito de arriba: http://martinsdoodles.wordpress.com/)