Mildemonios

Posts Tagged ‘david s goyer’

Los peores Dráculas

In .Inicio on 22 octubre, 2020 at 3:30 PM

El personaje Drácula es uno de los más interpretados en la historia del cine. Hoy en día sabemos que el personaje se introdujo a la cultura popular gracias a la exitosa novela de Bram Stoker de 1897. La historia del vampiro que se quiere trasladas de su gótico castillo en Transilvania a una burguesa residencia en Londres para planes malvados indefinidos ha sido adaptada a películas, series, cómics y juegos de computadora.

La novela es perfecta. La historia es inmejorable. No obstante, cada cierto tiempo tenemos a un iluminado que cree que puede superar lo imperfectible y que siente la necesidad de pretender completar la labor de Bram Stoker. Para brindarle un homenaje a semejantes monstruos del sétimo arte, propongo las tres peores interpretaciones del personaje. Ésta es una lista totalmente personal. No obstante, si alguien considera que me faltó una que debería haber sido incluida, me lo pueden hacer saber.

No solo esto, sino que además Drácula dio inicio a un género propio. Hasta entonces las historias de vampiros estaban diseminadas, sin estándares o convenciones propias. Con Drácula es que se definen muchas cosas. Fue lo que Night of the living dead fue para los zombis. Así que se merece un trato con respeto.

3. Drácula 2000 (2000)

En el año 2000 el director Patrick Lussier, que venía de haber dirigido apenas una película que fue directo a video, tuvo la audacia de hacer esta película en la que se pretende replantear el mito de Drácula. El guión era de Joel Soisson, que venía de escribir películas clase B y películas que iban de frente a video. De ésas la más memorable era la última película de la franquicia Highlander. ¿Se acuerdan que hubo una serie? ¿No? No importa, nadie lo recuerda. Es más, ¿se acuerdan de la película en la que el personaje principal de las películas Christopher Lambert se pelea con el personaje principal de las series Adrian Paul? Nadie recuerda ésa tampoco. Con justa razón.

Yo vi esta película en el cine con mucha ilusión. Había leído el libro Drácula y había visto varias de las películas clásicas y me había decepcionado mucho con la película de Francis Ford Coppola, que podrá ser una excelente película artística, pero no era una buena adaptación del libro. La campaña de Drácula 2000 la presentaba como una adaptación moderna, que mantenía la historia original, pero en tiempos presentes. Mentira. Tuvieron incluso la insolencia de reescribir al personaje principal.

En Drácula 2000 resulta que el Conde es originalmente un personaje de la Biblia, que había sobrevivido hasta hoy en día. Que su aversión al sol proviene de un pasaje de la Biblia y su aversión de la plata a otro y su debilidad a las estacas de madera de otro. Que esté ambientada en Nueva Orleans debería de añadirle color y emoción. No es así. La mayoría de la historia transcurre en lugares aislados.

Que Gerard Butler joven interprete al Conde Drácula, que Christopher Plummer interprete a Van Healsing, que la cantante Vitamin C que estaba tratando de infiltrarse a Hollywood interprete a Lucy… Todo eso es circunstancial ante una historia tan mala y tan estúpida. Y que la acción sea decente también. No la vean nunca.

2. Drácula (2020)

Mark Gattis y Steven Moffat son dos guionistas británicos consagrados. El primero es responsable por haber escrito una serie llamada The league of gentlemen bastante conocida en el Reino Unido, por haber escrito excelentes episodios de Doctor Who, por haber co-creado la serie Sherlock con Moffat. El segundo es de otro lote completamente: Escribió el premiado sitcom británico Coupling, pretendió adaptar al presente Doctor Jekyll and mister Hyde con la serie Jekyll, también escribió varios episodios de Doctor Who antes de ser nombrado responsable de la producción por varias temporadas, también fue creador y guionista de la serie Sherlock, entre otras muchas joyas.

Así que cuando los dos se juntan otra vez para crear una miniserie que pretende adaptar al presente el mito de Drácula, aplicando el mismo tratamiento que aplicaron para las exitosas Jekyll y Sherlock, atracas, no más. Sólo así puedo explicar que les hayan dado luz verde para este atentado al legado del personaje.

En esta miniserie Drácula es un cobarde, sobrevive al presente, cuando se hace proteger por un abogado, en vez de comerse vivos a los que lo amenazan (sabe dónde viven y tiene todos los poderes, ¿por qué no lo hace?), sus cautivos en el presente le dan acceso a internet, gracias a lo cual se conecta con el abogado que lo libera… Lo cual resulta exponiendo un acto de estupidez por parte de estos científicos. ¿No se supone que son medianamente inteligentes?

Además, Drácula no está enamorado de ninguno de los personajes a los que usualmente se le asocia, sino de una monja que lo está investigando. ¿Por qué? Sabe dios.

Y su muerte. Entiendo que están tratando de hacer algo distinto y están buscando desesperadamente de burlarse de mis expectativas, pero Drácula por definición es un personaje de pura voluntad. Una fuerza del mal que se mantiene avanzando porque está obsesionada, porque es maligna y no conocemos sus motivos. ¿Resulta que era un cobarde que quería morir, pero tenía miedo de hacerlo? No, lo siento. Para eso debieron haber seguido el ejemplo de Murnau en 1922 y llamar a tu personaje con otro nombre.

1. Blade: Trinity (2004)

Sí, sí, ya sé que las tres películas de Blade son un hito en la historia de las adaptaciones de las películas al cine. Y sí, sé que la primera es muy original y la segunda es una locura visual. Pero no sé en qué estaban pensando cuando hicieron la tercera, que rompe con mucho de lo desarrollado en las dos anteriores. Aunque de eso podemos hablar a mayor profundidad en otra ocasión.

David S. Goyer había hecho una película en su vida, Zig Zag. Y sinceramente no sé en qué estaban pensando en New Line Cinema cuando le encargaron dirigir Trinity, una película con un presupuesto de US$65 millones, considerando que Zig Zag oficialmente hizo una taquilla de US$2,418. O sea, con los ingresos que le generó esa primera película no habría podido comprarse una computadora en esos tiempos. Y aun así, van y le dan el encargo de dirigir a Wesley Snipes y a Ryan Reinolds y a Jessica Biel.

El guión no es particularmente malo, como que lo escribió el mismo David S. Goyer, quien puede haber escrito películas excepcionales, como Dark City o las dos películas anteriores de Blade, pero también había escrito horrores como Nick Fury: Agent of Shield con David Hasselhoff y Dollman versus demonic toys que es una película sencillamente inexplicable en el mal sentido. Él escribió Trinity y estoy seguro que tenía otra idea en la cabeza cuando se imaginó a Drácula, porque lo que termina ejecutando es cualquier cosa.

El Drácula que vemos en esta película es un personaje diametralmente opuesto al personaje original de la novela de Bram Stoker. Mientras que el de Stoker es perverso y manipulador, el de Goyer es guerrero duro y noble. Mientras que el de Stoker es adorable y carismático, el de Goyer es tosco y bruto. Mientras que el de Stoker evita el conflicto directo, manteniéndose en las sombras y usando a otros para que hagan lo suyo, el de Goyer es un hombre de acción que se mete él mismo a la pelea.