Mildemonios

Posts Tagged ‘captain america: civil war’

Cheo Hodari Coker, Luke Cage (2016)

In .Inicio, Crítica on 2 junio, 2022 at 9:26 PM

En el año 2016, el MCU estaba floreciendo. Toda la base que se había estado colocando estaba comenzando a rendir. El año anterior ya se había sacado Ant-Man (que comento en este enlace) y Avengers: Age of Ultron (que comento en este otro enlace). Ambas habían sido muy exitosas y jugaban con el cross over de personajes entre películas. Así, en Ultron tenías a todos los Vengadores, algunos de los cuales estaban comentando consecuencias de cosas que habían pasado en otras películas. Thor, por ejemplo, que Jane estaba segura en una estación científica. Captain America con los sucesos de Winter Soldier (que comento en este otro enlace).

Es decir, el público ya estaba bien metido en la idea de que éstas no eran un montón de películas, sino que estaban frente a una franquicia que se estaba desarrollando delante de nuestros ojos película tras película. Genial. Novedoso. Bien hecho. Efectivo.

Además, estaba la expectativa de lo que se venía. En Ultron ya habíamos visto el inicio de los roces entre dos bandos y lo que sabíamos todos que eventualmente sería Civil War (que comento en este otro enlace). Además de otros muchos anuncios de personajes que tendrían sus propias películas y de otras cosas que estaban por salir. El 2016 era un momento muy emocionante para ser fan de Marvel.

Una discusión, sin embargo, era la ausencia de héroes que representaran a un sector de la población que no fuesen hombres blancos. Hasta ese momento, la única diversidad que habíamos visto en las películas del MCU eran en los villanos y en los asistentes de los héroes. Es más, hasta entonces no había habido una película con una heroína mujer en el título. Y ya se comenzaba a notar.

En las series de televisión ya habíamos visto unos primeros intentos. Ya habíamos tenido a Agent Carter (que comento en este enlace) que giraba exclusivamente alrededor del tema de la inclusión, arruinando un poco la fórmula. Con Jessica Jones (que comento en este enlace) aprenden la lección. Ya no solo nos presentan a una heroína mujer al nivel de sus contrapartes masculinas, sino que es una heroína que tiene sus aventuras y sus misiones y que casualmente durante el desarrollo de éstas resulta que se afianza como un personaje empoderado e independiente. No hace falta que todo el rato esté hablando de ello. Mucho más sutil. Mucho más efectivo.

Algo similar pasa con Luke Cage. Esto es antes de la película Black Panther. Incluso antes de la primera aparición del personaje en Civil War. Mucho antes de las producciones más culturalmente coloridas de los últimos años, como Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings o Moon Knight. Luke Cage llegó en un momento en el que se criticaba que el MCU fuese demasiado blanco y que requería más diversidad. Y tenía todo el potencial para ser el Black Panther antes de Black Panther.

Salía de las series de Netflix anteriores, como Daredevil (que comento aquí) o Jessica Jones, las cuales habían tenido éxito. Ahí el personaje cuadraba, porque no lo estaban forzando. Era una de las muchas redes que habían tirado para ver qué funcionaba. Y el público estaba pidiendo más series de Netflix. Y estaban pidiendo más diversidad. Y Luke Cage había sido bien recibido. ¿Qué podía fallar?

Pues que hicieron una serie sobre un tema social, no sobre una historia. Como digo, genial que quieras abordar temas sociales en estas series. Para eso están, en buena medida. Pero tiene que haber una historia. Tiene que haber trama, tiene que haber intriga, tiene que haber drama. En la primera temporada de Luke Cage hay todo eso, pero sometido a un mensaje social. Y así no funciona.

Joe Johnston, Captain America: The First Avenger

In .Inicio, Crítica on 10 junio, 2020 at 3:30 PM

Hace un tiempo he comenzado a ver todas las películas del MCU en orden narrativo, no en orden cronológico.  O sea, las estoy viendo en el orden dictado por la historia que se está contando, no en el orden en el que fueron hechas.  En ese sentido la primera sería Captain America: The First Avenger, que fue estrenada en 2011, después de Iron Man (2008), The Incredible Hulk (2008), Iron Man 2 (2010) y Thor (2011).  De éstas, tres ya habían definido los parámetros de lo que sería el MCU, el estilo del humor, el estilo de la acción y otros detalles.  Iron Man fue la gran precursora, que encontró el equilibrio sobre el cual se construyó todo un universo.  The Incredible Hulk había definido todo lo que no lo sería, todo lo que quedaría fuera.

Con Iron Man se definió que el MCU sería más colorido y optimista.  Es decir, que no se seguiría el ejemplo de DC, que había optado por llevar a su héroes por una senda más oscura y pesimista y adulta.  The Incredible Hulk fue la constatación de que esa línea, que tan bien había funcionado para Batman, no era algo que iba a funcionar para los héroes de Marvel Comics.  Este contexto es importante, porque explica más de la mitad de las decisiones que se tomaron cuando se hizo Captain America.

Ésta es una película que va a lo seguro.  Recuenta la historia del origen del superhéroe sin mayores sorpresas.  Todo lo que sabes que tiene que estar ahí está ahí.  Desde su origen en un programa experimental durante la segunda guerra mundial hasta su desaparición en una zona helada que lo mantendrá congelado por medio siglo.  Desde el origen de su uniforme hasta su rivalidad con Red Skull.

Quizás su mayor aporte sea el replanteamiento de algunos personajes que a partir de esta película serán relevantes para todo el MCU.  Algunos de estos, como la agente Peggy Carter, eran personajes que ya existían en los cómics y que los adaptaron para que sean más interesantes.  De hecho, con Peggy Carter hicieron un tan buen trabajo, que sale en varias de otras películas, aunque siempre como personaje secundario: Captain America: The Winter Soldier en 2014, en Avengers: Age of Ultron en 2015, en Ant-man en 2015 y en Avengers: Endgame en 2019.  Es más, tendría su propia serie de dos temporadas, Agent Carter, que no me gusta tanto.  Nada mal para un personaje que en los cómics es completamente cliché y bidimensional.  La Peggy Carter de la pantalla es mucho más interesante, independiente, inteligente y motivada.

Otro personaje relevante que salta de esta primera película es Bucky, el cual también es fuertemente cambiado para que cuadre.  En los cómics Bucky es poco más que el Robin del Capitán América.  Es un compañero de menor edad.  En los tiempos actuales pensar que un superhéroe idealista como Steve Rogers andaría por ahí con un adolescente teniendo aventuras y poniéndolo en peligro es impensable.  Así que se replanteó a Bucky como el amigo de infancia del Capitán, el cual logró entrar al ejército cuando Steve Rogers aun no era aceptado.  Durante esta película se supone que muere, pero luego el personaje reaparecería transformado.  Bucky sale en Winter Soldier, en Captain America: Civil War (2016), Avengers: Infinity War (2018) y en Endgame, además de cameos en otras películas.  No sólo eso, sino que Bucky está en el medio de la intriga de Winter Soldier y es el detonante del conflicto en Civil War.

Otros personajes que se replantean en esta película y que serían retomados en el MCU son Howard Stark -el padre de Tony Stark-, Red Skull -que en los cómics es el némesis eterno de Steve Rogers-, Zola -otro villano que es replanteado- y el Tesseract, que no es propiamente dicho un personaje, sino un objeto.  Pero tiene un arco interesante que para nosotros como espectadores se inicia aquí.

El resto cumple, como una buena película saliendo de la maquinaria que ahora es Marvel Studios.  La acción es buena, el humor es equilibrado, la música es nostálgica, la ambientación es adecuada, las actuaciones son aceptables.  Pero no es por eso que vas a ver una película como ésta.  Uno la va a ver porque es parte de algo más grande y porque quieres saber cómo se va a mover la trama del MCU hacia adelante.  Con el pasar de los años me imagino que cuando la gente se refiera a la película del Capitán América, se va a imaginar Winter Soldier, no First Avenger.

La siguiente película en el MCU es Captain Marvel, que comento en este enlace.

Anthony Russo, Joe Russo, Captain America: Civil War

In .Inicio, Crítica on 27 abril, 2016 at 5:23 AM

WP_20160416_007

Después del fiasco que fue Batman v Superman, todos hemos estado con la esperanza de que Captain America: Civil War nos quitara el mal sabor de boca.  No solo porque era la versión Marvel del encuentro entre dos superhéroes emblemáticos, sino porque además es la siguiente película en una serie de filmes que Marvel ha estado presentando muy astutamente para armar un universo que poco a poco nos ha estado cautivando.  Civil War es el siguiente paso en una tensión que se comenzó a formar con The Avengers en el 2012.  Es la película que nos mostrará qué pasará con personajes que venimos aprendiendo a querer desde antes incluso.  Quizás desde Iron Man en el 2008.

Pero no solo es eso, sino que además el equipo detrás de la película también hacía esperar algo bien hecho.  Los directores -los hermanos Anthony Russo y Joe Russo- fueron los que nos trajeron la entrega anterior del Capitán América, Winter Soldier, que estuvo bastante buena.  Pero más importante aún, el guionista es el mismo de varias películas anteriores del universo Marvel.  Christopher Markus y Stephen McFeely han escrito desde la miniserie Agent Carter hasta Captain America: First Avenger.

Pues bien.  Déjenme decirles que no me ha decepcionado en lo más mínimo.  Esto es como debería verse una película de superhéroes que se enfrentan a otros superhéroes.  Y no lo digo por despecho.  Es porque de verdad que lo es.

Primero, la razón del conflicto.  A diferencia de otra película de superhéroes, en la que la razón para que el superhéroe A se agarre a puñetazos con el superhéroe B es un niño engreído, en Civil War el proceso que lleva al conflicto está muy bien establecido.  Como hay un tiempo limitado para trabajarlo, los guionistas astutamente se apoyan en las películas anteriores con mucha frecuencia.  La referencias a los desastres que van dejando atrás los Avengers conforme se enfrentan a los villanos es constante. «Y después simplemente se fueron», les dice un personaje en un momento.  La idea de que los Avengers son unos irresponsables, porque simplemente llegan, se mechan con Ultron o con Loki o con quien sea, para luego retirarse a su guarida, dejando atrás las ruinas está en todo momento presente.

¿Y saben qué? Me gusta la idea.  Apela mucho al sentido de responsabilidad.  Lo responsable es quedarse y preocuparse por los que han muerto, por los heridos, por los que se quedan atrás.  Pero hasta ahora eso no lo hemos visto en las películas que han pasado.  El punto de partida de Civil War es éste.  Y creo que es adecuado.

Es la relación con este fenómeno que es realmente el problema.  Mientras que Tony y su gente tienen un enfoque más institucionalizado, Cap y la suya quieren mantener su libertad por encima de esta responsabilidad.  Como ven, el conflicto en la película tiene un origen distinto que en el comic.  Aquí lo que Tony y otros varios quieren es que el accionar de los Avengers pase por una supervisión de un comité de la ONU.  Aquí nadie quiere que todos los metahumanos se registren.  A eso no se llega y nuevamente es lo adeacuado, considerando que ésta es una película que máximo puede durar dos horas y media.  El conflicto se mantiene acotado y funciona.

WP_20160408_003

Segundo, la razón de la pelea.  Separemos en dos la razón de las discusiones y del conflicto con la razón de la pelea misma.  Esta película astutamente deja en claro que si se pelean a puñetazo limpio es porque quieren.  En varios momentos se ofrecen salidas dignas para todos los personajes, pero tanto Tony como Cap están tan convencidos de sus respectivas causas, que siguen tercos en lo suyo.  Pero no solo eso.  Ambos bandos en varios momentos dejan en claro que consideran que son invencibles.  O sea, Tony con su equipo trata a Cap en los momentos previos a las peleas como a un niño al que le está evitando la molestia del castigo.  Por su lado, Cap trata a todos como si supiera de antemano que él es el que va a ganar.

Y déjenme decirles que este detalle es genial.  Es como cuando el Joker le dice a Batman que esto es lo que pasa cuando una fuerza imparable choca contra un objeto inamovible.  Ambos son seres superpoderosos.  Ambos se consideran estar por encima del bien y el mal.  Ambos son líderes y son capaces de jalar a su causa a otros seres poderosos.  El resultado es lo que Vision predice al comienzo de la película al comentar el incremento de presencia de seres con poderes: Desastre.

Hacia el final de la película se da una razón adicional para que dos personajes específicos se vuelvan enemigos de por vida.  Este elemento es excepcional y es casi casi una cachetada a Batman v Superman.  Y no es para nada forzado -como sí se sintió el descubrimiento de que todos se llaman Martha-, sino que es algo que ya se ha introducido en otra película, se ha estado desarrollando en ésta y que cuando se muestra hacia el final es totalmente natural.

Y con ese detalle se cierra el destino del universo Marvel.  No, no se cierra el universo Marvel, sino que éste pasa a otra etapa completamente.  Se acabó el juego.  Ahora ser superhéroe es cosa de adultos.

Tercero, la razón para parar.  Me parece muy «adulto» de la película que cada personaje tiene una razón distinta para parar la pelea, para ya no seguir.  Como dije, Tony y Cap son la fuerza imparable y el objeto inamovible.  O sea, ellos dos no van a parar nunca de pelear, cada uno a su manera y de una forma que irá cambiando durante la película.  Pero los demás no son así de maniáticos.  Podría dar ejemplos, pero sería spoiler.

En algunos casos, la razón para parar es reconocer que la han embarrado.  Que están en el bando contrario.  En otros, es darse cuenta de que han llevado las cosas muy lejos.  Pero en casi todos los casos, cada superhéroe tiene una razón distinta.  Esto hace todo mucho más sofisticado.  Mucho más elaborado.  Y mucho más adulto.

De hecho, en general Civil War tiene mucho de ritual de paso a la adultez.  Mientras que en las anteriores los superhéroes estaban experimentando como cuando uno es adolescente, en Civil War ya tienes que enfrentar las consecuencias de tus actos.  Como cuando ya dejas de ser adolescente para ser adulto.

WP_20160416_004

Cuarto, no hay saturación.  A estas alturas ya todos hemos visto quiénes componen ambos bandos.  Cada uno de esos superhéroes tiene su rollo y su razón.  Tiene su posición.  No es una masa de personajes generados por CGI peleándose por el mero placer visual de ver una pelea.  Y si bien podría saturar, no lo hace.  En parte esto se debe a que el desarrollo de estos individuos no ha sido todo dentro de Civil War, sino que viene de películas anteriores.  Por ejemplo, ¿por qué Sam Wilson, aka The Falcon, es tan fiel a Cap? Eso no lo vas a ver aquí.  Eso lo debiste de haber visto en Captain America: The Winter Soldier. ¿Por qué Ant-Man no duda en ir a apoyar a Captain America? Para eso debiste quedarte hasta el final de Ant-Man.

Pero hay una crítica que se le estaba haciendo a Civil War y que creo que no es del todo adecuada.  Por ahí decían que la inclusión de personajes como Spider-Man era gratuita.  Y que si se le extraía de la película no pasaba nada.  Yo discrepo.

Civil War es una guerra. ¿Y qué es una guerra sin soldados? Necesitas llenar esos bandos con soldados, de lo contrario no es interesante.  En esa búsqueda de soldados, Spider-Man sí es relevante, por la manera como se introduce.  Peter Parker es un chiquillo, inocente, primerizo.  Que Tony lo pueda reclutar para su bando y las cosas que le dice son relevantes.  Sirven para mostrar el lado idealista de Tony.  Luego, en plena batalla, cuando Cap le pregunte a Spider-Man cómo lo convencieron se expone un error en el razonamiento de Tony.

Quinto, la resolución final.  Es quizás lo mejor de la película.  Cómo quedan las cosas después del conflicto es, para mí, lo mejor.  Civil War pareciera haber sido diseñada para ser la transición.  Si mal no recuerdo, se había anunciado que Ant-Man sería el final de una etapa para el universo Marvel.  En ese sentido, Civil War sería la primera de una nueva etapa.  Como primer episodio de la nueva temporada funciona a la perfección.  Queda claro que lo que viene a continuación será distinto a lo que ha estado sucediendo hasta entonces.

Así que vayan a verla sin miedo.  No será la decepción que fueron otras recientes.  Vale la pena.