Mildemonios

Posts Tagged ‘asu mare’

Debate sobre fomento de la industria del cine: Diferencia entre buena película y buena película

In .Inicio, Crónica on 4 junio, 2013 at 9:37 PM

DRAGON 2

La semana pasada Alfredo Ferrero en su columna de Perú 21 (que es telegráficamente pequeña) sacó un breve comentario sobre el éxito comercial de Asu Mare y de cómo esto debería ser visto como una lección para los que dicen que no-es-po-si-ble que una película peruana sea difundida y exhibida en las salas de cine peruanas.  Añade, al igual que otros muchos, que es evidencia en contra de los que dicen que hay que obligar a la salas a exhibir material peruano a través de cuotas de pantalla.  Y claro, como se mete con las cuotas de pantalla, hay que tergiversarlo de inmediato.

Ferrero dice: “Cuando el producto tiene capacidad de convocatoria, se vende y la publicidad se acerca”.

En ningún momento está diciendo que necesariamente solo las buenas películas se difundirán.  En ningún momento está diciendo que si es una mala películas no se difundirá.  En ningún momento está diciendo que tiene que ser buen película, se está refiriendo a un buen producto (que implica planeamiento previo, estudio de marketing, etc).  En ningún momento está diciendo muchas de las cosas que le han colocado como corolario imaginario, para luego pasar a criticarlo por haber dicho ese corolario que nunca dijo.

Oh y les tengo noticias.  Toda película es un producto.  Quieras o no.  Lo vayas a comercializar o no.  Lo hayas hecho con tu webcam y dure dos minutos y nunca se lo mostrarás a nadie.  Igual es un producto.  Por definición.

Aquí hay un detalle que me parece bastante ameno.  Yo alguna vez me interesé por la disciplina de la crítica profesional.  Y para eso me metí a leer al respecto y sobre lo que opinan críticos renombrados acerca de su ocupación.  Hay un detalle que te dicen todos casi desde el comienzo: Una cosa es que el producto te guste.  Otra es que sea bueno.  Son dos universos distintos que si no los sabes reconocer, jamás serás un buen crítico.

Por ejemplo, Blade Runner.  Reconozco que es una excelente película.  Pero no me gusta.  Los temas que toca me afectan de una manera que me hacen imposible apreciarla a nivel personal.  Pero aún así reconozco que es buena.  Lo contrario pasa con Step Up 3.  Reconozco que es mala, porque la trama es predecible y los personajes son cliché y todo lo que quieran.  Pero disfruto con las coreografías y con los aspectos visuales del film.  Qué puedo decir.  Pero jamás me atrevería a defenderla si un conocedor la empieza a hacer puré.

Esta diferencia entre una película buena y una que te gusta es básica para un crítico.  Y en el caso de Asu Mare se puede usar para identificar quién está hablando como crítico de cine y quién está hablando como activista cultural (a pesar de que firma como crítico de cine).  Mantener una discusión objetiva con respecto a este tema lo requiere.

(Dibujito de arriba: http://desoluz.blogspot.com/)

Debate sobre fomento de la industria de cine: Lecciones de Asu Mare a grandes rasgos

In .Inicio, Crónica on 28 mayo, 2013 at 3:08 PM

dragon_01Antes que nada, hace falta que leas este otro post con los disclaimers previos a una conversación sobre la promoción del cine nacional.  Y es que hay gente que tergiversa todo lo que uno dice porque básicamente la realidad le está dando la espalda.  En ese sentido, yo que llevo chequeando el tema por un par de años me he sorprendido por la recepción que tuvo Asu Mare.  Algunos la basurean, otros la toman como un caso excepcional, otros niegan su existencia.  No obstante, para los que sí quieren ir observando la realidad para sacar lecciones, Asu Mare es una mina de oro.  Aquí algunas de las lecciones que se pueden sacar.  Ojo, solo algunas.

2. Lecciones

Primero, tener un buen equipo rinde.  Esto lo había leído en entrevistas y lo comentaron en la charla que dieron Miguel Valladares y Ricardo Maldonado en la Universidad de Lima.  Cuando se decide hacer la película, Valladares no escatimó en gastos para conseguir básicamente lo mejor que pudieron conseguir para hacer su film técnicamente impecable.  Puede que no te guste el contenido o te moleste que hiciera dinero cuando andas a los cuatro vientos gritando que no es posible hacer dinero con una película peruana.  Pero tienes que aceptar que técnicamente es insuperable.  Calidad de propaganda cara.  Y eso es en primera instancia porque pusieron al mando del proyecto a Ricardo Maldonado, quien venía de dirigir Perú Nebraska.  Pero esa parte de la historia ya te la sabes.

Segundo, invertir en marketing rinde.  O mejor dicho, preocuparse en el marketing.  Como me explica Valladares en esta entrevista, ellos invirtieron relativamente poco porque parte de los contratos de convenio que firmaba con las empresas que los auspiciaban incluía compromisos de promoción.  De esa manera, Tondero Producciones no se tenía que preocupar por hacer tanta publicidad, porque caía en manos de las empresas, a quienes les interesaba hacerlo y hacerlo bien.

Asu Mare no termina siendo un éxito comercial solamente porque es un buen producto.  A eso hay que añadirle una correcta campaña de marketing y una preocupación por incrustarla en los ciclos comerciales de las salas de cine.

Tercero, -quizás el aporte más grande de Asu Mare– es posible utilizar los ciclos de mercado a favor del cine peruano.  Su fecha de estreno no fue en julio, cuando se compite con los blockbusters que llegan de Estados Unidos.  Tampoco fue en verano, cuando las salas de cine tienen qué mostrar.  Fue una semana después de Semana Santa, después de que oficialmente el verano se haya acabado y una masa de gente tenga menos programado que hacer para entretenerse.  Además, tuvo dos semanas libres de competencia, antes de que llegara una taquillera de Hollywood: Ironman 3 (que no es moco de pavo).  Esto yo asumía que no era casualidad y el día de la exposición en la Universidad de Lima lo aclararon: No lo es.  Planearon con precisión qué día debía estrenarse Asu Mare.

Y esto fue posible… porque es posible.  Si tienen memoria traten de acordarse que apenas hace un año había varios comentaristas y promotores del cine peruano que decían que esto no era posible.  Simplemente que no era una opción, a pesar de que otras películas peruanas ya lo habían estado haciendo.

Cuarto, si haces algo que a la gente le gusta, vendrá a verlo.  Hay que tomar en cuenta que hay toda una generación de cineastas que vivieron bajo el amparo del Estado que promovía cierto tipo de película, la cual el público peruano hace rato le había dejado de interesar.  Me refiero a la película de contenido social de exposición de sufrimiento del peruano necesitado o la de denuncia de la ausencia de valores en la burguería peruana o alguna de sus variaciones.  Cuando uno les decía que la baja asistencia era porque al público no le interesan esos temas, la respuesta era que no, que lo que pasaba era que había una confabulación conspiranóica de absolutamente todas las piezas que participan en la industria del cine mundial (todos menos ellos, por supuesto) y que imposibilitan que se les pueda promocionar o difundir.

Asu Mare demostró que eso no es cierto.  Y ojo, antes de que te sientes a escribir en tu blog acerca de cómo “los economistas” no entienden lo que está pasando aquí (y que básicamente tú tienes el monopolio de la verdad, a pesar de que no presentas data que lo respalde), te recuerdo que eso que vas a decir que digo, en realidad no lo estoy diciendo.  Dale un vistazo nuevamente a los disclaimers.

(Dibujito de arriba: http://john-nevarez.blogspot.com/)

Debate sobre fomento de la industria de cine: Los disclaimers

In .Inicio, Crónica on 21 mayo, 2013 at 2:25 PM

4

Éste es el tipo de cosas que cuelgo en mi otro blog, Economía de los Mil Demonios, en dónde sí coloco material más controversial pensado para generar debate.  No obstante, el servidor en donde está alojado ese blog, La Mula, ha decidido migrar todo el material a alguna especie de ábaco que no me permite hacer las cosas más simples, como por ejemplo, colgar imágenes.  Y mientras espero a que arreglen eso, cuelgo esta vaina aquí, no más.

Me refiero al material que llevé al debate que hubo sobre el fomento de la industria del cine nacional.  Y al decir esto me refiero al debate que hubo en el CAFAE, el cual fue mucho más político y candente que el que hubo en la Universidad de Lima, que fue mucho más ameno y tranquilo.  Al de CAFAE llevé esta presentación, la cual he decidido no subir como PPT (porque queda horrible), sino replicarla como texto en un post.  así puedo irlo explicando.  Entonces, vamos por partes.

1. Disclaimers

En CAFAE me tomé un momento al inicio para hacer una serie de disclaimers.  O sea, aclaraciones que se suponía que nos debía ayudar para luego enmarcar la discusión.  Por supuesto que entre el público hubo gente que se zurró en la nota e igual hizo oído sordo.  Pero ni modo.  Aquí los replico nuevamente.

-Aquí nadie está diciendo que todas las películas peruanas a partir de ahora sean Asu Mare.  Este chongo nace de gente que se ha quedado en el aire porque alegaba a los cuatro vientos que las películas peruanas jamás podrían hacer cosas que Asu Mare ha hecho, como por ejemplo que se mantenga en horario estelar en las salas de cine por más de una semana.

-Aquí nadie está diciendo que el Estado deba dejar de promover cultura.  Hay varios que toman la crítica al modelo actual como una sugerencia de que no debería haber promoción alguna.  Yo por lo menos no sugiero eso.  Y muchos de los que critican el modelo actual tampoco.  Pero es más fácil alinear a todos con algo tan evidente como que debe haber promoción de algún tipo que realmente responder a la crítica.

-Aquí nadie está diciendo que todas las películas peruanas deban ser rentables.  Ésta es una variación del disclaimer anterior.  Por mucho tiempo un grupo de personas han rejurado que las películas peruanas simple y llanamente no pueden ser rentables, porque el sistema no se lo permite.  Asu Mare demostró que eso era falso (aunque películas peruanas años antes ya lo habían probado).  La respuesta a esta imputación es clavarte en la cara la frase “ah, o sea, quieres que todas las películas sean rentables”.  Aquí nadie está diciendo eso.  Solo que es posible que sean rentables, si es que se hacen siguiendo las reglas.

-Aquí nadie se está metiendo con la calidad de las películas peruanas.  De hecho, el consenso creo que podemos definirlo como que tenemos excelentes directores, reconocidos actores, sobresalientes guionistas, etc, etc.  Lo que necesitamos son productores.  O sea, gente que empalme el proceso creativo de esos artistas con los ciclos del mercado, con los intereses de los que ponen plata, etc, etc.  Eso nos falta.  Algo que nunca hubo falta de que haya antes, porque el Estado protegía a los cineastas y les aseguraba mercado al obligar a los cines a pasar su material.  Como suele pasar en la economía, con el proteccionismo se desincentiva el desarrollo profesional de los involucrados.

-La diferencia entre uno y cero es importante.  Cuando los promotores del proteccionismo dicen que NINGUNA película peruana NUNCA ha podido decidir su fecha de estreno se está planteando un sistema en el cual no hay esperanza y efectivamente hay que llamar al Estado a que intervenga.  Pero por suerte eso no es cierto.  Asu Mare, Coliseo y otras muchas han demostrado que sí se puede negociar la fecha de estreno. ¿Cómo? ¿Que el que sean pocas no quiere decir nada? Pues, sí.  Dice mucho: Que es posible.  Y que lo que te molestan son las condiciones que a uno le ponen.  Eso es otra cosa completamente.

En economía las políticas que se usan para regular un monopolio son distintas a las que se usan para supervisar un mercado en el que hay una posición dominante.  En el primer caso se asume que hay una razón para que exista ese monopolio y, ni modo, se regula para que no se abuse de la sociedad.  En el segundo caso lo que quieres es fomentar competencia.  Las políticas en el segundo caso son totalmente distintas.

De hecho, eso es exactamente lo que necesitamos para fomentar una verdadera industria de cine.  Cuando se arremete contra una supuesta conspiración fantástica, se está errando en aplicar lo que no necesitamos.

-Cuando se discute lo que se debe hacer con el cine en el Perú es super super super importante que se distinga entre promoción de la INDUSTRIA del cine, de la promoción del cine como CULTURA, de la promoción de una VISION DE PAIS a través del cine.  Por ejemplo, la ley de cine que teníamos de la época de Velasco se llamaba “promoción de la industria”, pero mentira, no promovía industria alguna.  Buscaba, por el contrario, promover una visión de país a través del cine.

Las tres cosas se tienen que dar, pero de tal manera que una no cancele a la otra.  Y sí, es posible.

-Finalmente, aquí nadie está diciendo que el cine que se haya hecho hasta ahora sea odiado por los peruanos.  Solo que si se hiciese el esfuerzo, se podría hacer algo que sintonice mucho más con lo que los peruanos quieren ver.  Esta posición nuevamente es el berrinche de los que por años han estado queriendo obligarnos a querer ver lo que se está haciendo.  Y el mundo actual no funciona así, lamentablemente.

Lamentablemente para ellos, por supuesto.

Estos son solamente los disclaimers.  En otro post la sigo.

(Dibujito de arriba: http://joesutphin.blogspot.com/)

Hablemos de cómo promover cine nacional

In .Inicio, Crónica on 6 mayo, 2013 at 11:11 PM

clover bound

A lo mejor se han ganado con mi discusión sobre cómo promover cultura.  Específicamente, cómo hacer para fomentar la creación de una industria nacional de cine en el Perú.  Esto lo he estado ventilando en mi blog de economía.  El caso es que éste es un tema que levanta las más candentes de las discusiones, por una serie de razones.  Y bueno, hay un montón de haters que me he ganado por insistir en que la politica de promoción de cultura que tenemos ahora está mal enfocada y la que estaría proponiendo el Ministerio de Cultura en un proyecto de ley de cine está peor aún.

El caso es que el éxito de la película peruana Asu Mare tumbó muchos de los paradigmas que usaban algunos para abogar por mayor itnervención del Estado en lo que se exhibe en las salas de cine, mayores subsidios y todo eso a lo que yo me opongo.  Y eso que siempre he dejado en claro que sí creo que el Estado debería promover cultura y gastar dinero en ello… Pero que lo haga bien.  También siempre me he preocupado por dejar en claro que no considero que todas las películas deban hacer utilidades… Pero que las políticas de promoción cultural se preocupe por promoverlas a ellas también y no solamente a las que ganan premios (pero que nadie quiere ir a ver al cine).  Etc, etc.

En todo caso, el día de mañana, martes 6 de mayo, en el local de CAFAE en la avenida Arequipa a las 7.30 pm vamos a estar hablando de este fenómeno con Gabriel Quispe del blog Cinencuentro.  Si les gusta el cine, si les interesa que haya más películas peruanas que apelen a tus gustos, si quieres enterarte de en qué va la política de promoción de cultura del país… date una vuelta.

O si simplemente me quieres hacer mancha.  Por si acaso.

(Dibujito de arriba: http://jeffsnow.blogspot.com/)