Mildemonios

Posts Tagged ‘army of the dead’

Zack Snyder, Army of the Dead

In .Inicio, Crítica on 27 mayo, 2021 at 5:55 AM

Yo sí estaba emocionado por el estreno de esta película. Tenía varias razones para eso. Primero, estaba siendo dirigida por Zack Snyder, que cierto, ha hecho muchas tonterías en su carrera, pero también fue el director de Dawn of the dead, el remake de la película de George Romero que a mi parecer arreglaba varios de los problemas que tenía la original. Dawn a mí me pareció muy buena y la he visto varias veces. Segundo, el trailer de Army se veía muy fuerte y mostraba varios elementos que me parecían intrigantes.

Además, retoma una idea que Romero dejó en desarrollo cuando falleció. Cuando él empezó a hacer películas de zombis, hubo un detalle que introdujo con Day of the dead en 1985: Los zombis son horribles y dan miedo, en parte, porque no se puede razonar con ellos. Pero si se pudiera hacer eso, seguramente terminaríamos aprovechándonos de ellos. En esa oportunidad mostraba a un muerto viviente que aprendía a pensar, pero nada más. En Land of the dead de 2005 lo desarrolla un poco más, con la introducción de algo adicional. Los muertos vivientes ya no solo podían comenzar a pensar y usar herramientas, sino que además ya se podían comunicar entre ellos. ¿Te da miedo eso? ¿Que los zombis que se comen a los vivos y que son imparables de pronto puedan usar rifles también? Ni tanto, porque si te puedes comunicar con ellos, también los puedes engañar y ponerlos a trabajar para ti.

En Army de Zack Snyder llevan el asunto un nivel más allá. Aquí ya tenemos humanos que están negociando directamente con los zombis. Sí, ya tenemos zombis que piensan y que se comunican con otros. Es más, les dan órdenes. Los llaman “alfas”. Para poder ingresar a su territorio les tienes que hacer una ofrenda. Darles a un humano vivo. A cambio de eso, te dejan pasar.

Y tal como Romero lo sugería, que puedan negociar funciona en su contra. Los alfas dejan que entren estos mercenarios a su territorio. Los muertos vivientes no saben para qué y no les importa. Pero los dejan pasar. No saben que son un equipo que se ha juntado para llegar a la bóveda de uno de los casinos de Las Vegas -ciudad infestada por zombis- para capturar un botín de millones de dólares y escapar en un helicóptero que los espera en el techo.

Pues bien, la predicción de Romero se cumple. Los alfas terminan perdiendo por hacer el trato. Dejar pasar a los mercenarios les trae ruina. No sólo en el hecho de que estos eventualmente terminarán atacando a los zombis que no les habían hecho nada hasta ese momento, sino que además capturarán a una de las alfas para llevársela de rehén. Resulta que ése era el plan todo el tiempo. Lo de la bóveda había sido una excusa. Y los demás alfas terminarán siendo destruidos por los mercenarios.

No por la bomba nuclear que arrojarán sobre Las Vegas. Eso matará a todos los demás zombis. Pero los alfas mueren en manos de los mercenarios que dejaron pasar, porque hicieron el trato. Tal y como lo predice Romero. Que puedan pensar los hace susceptibles a engaños y trucos y eso representa su destrucción. Interesante mensaje.

Pero aquí la parte interesante. Los humanos también salen perdiendo. Si los humanos hubiesen seguido el plan, todo habría salido bien. Si hubiesen respetado el trato con los alfas, habrían llegado a la bóveda, habrían cargado el dinero al helicóptero y listo. Pero no, los humanos no somos así. Los humanos tenemos que traicionar a otros y entre nosotros. Eso lleva a que uno de ellos traicione a los alfas, lo que a su vez lleva a un ataque frontal de zombis al hotel en el que están trabajando los mercenarios. Mientras tanto, otra de ellos también los traiciona y se va a buscar a unos refugiados. Sus intenciones pueden ser buenas, pero sigue siendo una traición. Ella se había comprometido a no hacer eso.

Es más. El resultado de la traición de los humanos a los humanos es que se matan casi todos ellos, menos una de las traidoras y una inocente que todo el momento mantuvo el plan (la piloto). Además, el resultado es que se perderá otra ciudad entera. La película acaba con otro de los mercenarios en un avión volando a México. Pero este mercenario está infectado, sugiriendo que se transformará pronto y que Ciudad de México también caerá.

Entonces, los humanos como especie son traidores y eso los lleva a la ruina. Pero no solo a ellos, sino también a la nueva especie. Los alfas terminan todos muertos también como consecuencia de haber confiado en los humanos. Y ojo, los alfas no se traicionan entre ellos. Ellos, aparentemente una especie superior a pesar de todo, no se traicionan entre ellos ni traicionan a los humanos.

Más allá de la acción, que es muy buena, esto es lo que me gusta de Army. Yo soy fan de los zombis clásicos y en esta película rompen varias de las convenciones de los zombis clásicos. Pero no importa, porque lo hacen para hacer cuadrar un mensaje que me parece fuerte y adecuado. Muy recomendable.