Mildemonios

Posts Tagged ‘antohny russo’

Anthony Russo & Joe Russo, Avengers: Endgame

In .Inicio, Crítica on 9 julio, 2019 at 7:18 AM

Astutamente Disney está colocando nuevamente en cines su éxito comercial Avengers: Endgame, con unos cuantos minutos más de cinta, a ver si puede levantar un par de milloncitos adicionales.  Esta película por supuesto que no necesita presentación ni campaña publicitaria.  Todos sabemos que es una de las más vistas en cines de todos los tiempos y una de las más taquilleras.

No podemos negar que Marvel Studios ha sabido perfeccionar su fórmula.  Kevin Feige, el genio maligno detrás de la franquicia, ha sabido planear estas películas y ha sabido aprender las lecciones que han llevado desde la primera de la serie, Ironman en el 2008, hasta este mega éxito en el 2019.  Once años de gloriosa evolución que ya habrían querido entender los amigos de DC Warner.

A raíz del estreno de X-Men: Dark Phoenix, la última de esa otra franquicia, me interesaba comentar cómo las dos se han desarrollado en paralelo.  En redes sociales el mejor comentario que encuentro de Dark Phoenix es «no es la peor de la serie». ¿Cómo es, entonces, que los estos mutantes han pasado de ser el referente desde su primera, X-Men en el 2000, a ser una caricatura de sí misma?

Cuando salió X-Men, todos queríamos ser mutantes.  Y su personaje más emblemático, Wolverine, pasó a estar en montones de series de cómics al mismo tiempo.  La contundente historia que cuenta la película, los personajes fáciles de querer, el fuerte contenido social de la película, los efectivos diseños visuales, etc.  X-Men fue un éxito no solamente porque cuenta una historia con superhéroes que ya eran queridos.  Ése es un componente ciertamente.  Pero además se trataba de buen cine.  Es una buena película.  Bien hecha, bien pensada, bien ejecutada y excelentemente actuada.

Después vino X-Men United, que está en todas las listas de todos los nerds alrededor del mundo de las mejores películas de superhéroes de todos los tiempos.  Quizás no nos podamos poner de acuerdo acerca de si es la mejor o no, pero definitivamente está en las primeras cinco de todos.  Es así de buena.

No sé si recuerdan, pero en ese entonces todos hablaban de los mutantes.  Había más cómics con ellos, había más series de dibujos animados, etc. ¿Qué fue lo que pasó, entonces? ¿Qué falló?

Yo sé lo que estás pensando.  X-Men: The Last Stand fue lo que pasó.  Sin embargo, la tercera película no es una causa.  Es más bien un efecto.  Es lo que pasa cuando no pasas la antorcha adecuadamente.

Algo así fue lo que pasó con Batman. ¿Se acuerdan del escándalo que causó la primera de Tim Burton? Fue prácticamente una revolución.  Después vino Batman Returns, que para algunos es mejor que la primera, también de Burton.  Y después vino el paso de la antorcha a otro director, Joel Schuhmacher, quien hizo Batman Forever, que es una propuesta completamente distinta.  Y no pegó.  Se tumbó la franquicia.  Después de eso vino Batman & Robin, que da más pena aun.

No se pudo continuar con la visión de Tim Burton, que es irremplazable.  Y no se pudo plantear una visión distinta que estuviera a su nivel tampoco.  Resultado, se tuvo que enterrar a Batman por varios años.  Recién en el 2005 se pudo relanzar al personaje con un director completamente distinto y con una propuesta distinta a la de Burton y a la de Schumacher.

Una franquicia con la que esto no pasó fue con Harry Potter.  Las dos primeras son bastante parecidas y claramente el producto de la mente de Chris Columbus, un director con una línea bien clara.  Después estaba el peligro de que la ahora millonaria franquicia se echara a perder. ¿A quién trajeron para que se encargue de la tercera? A Alfonso Cuarón, quien hoy sabemos que es un genio, pero que en ese entonces no se sabía que podía manejar proyectos millonarios.

X-men no pasó esta prueba.  Brett Ratner, que dirigió Last Stand, pretendió replicar el estilo de Bryan Singer de las dos primeras.  Y no me parece que haya hecho un mal trabajo.  Es tan solo que no estuvo al nivel.  Y por eso todos los fans se le fueron encima.

Después de eso vino otra metida de pata con Wolverine, de Gavin Hood, quien sea que él haya sido.  Pero entonces se le apareció la virgen a la gente de Fox.  El genial Matthew Vaughn, que venía de demostrar que sabía lo que hacía con Kick-Ass y Stardust, les hizo el favor de sacarlos del hoyo con una precuela, First Class, que cuenta la historia de un joven Charles Xavier juntando a su primer equipo de mutantes.

Para entonces Bryan Singer se había quedado sin jugo.  Sus primeras películas, que habían probado ser efectivas, como The usual suspects y Apt pupil, estaban en el pasado.  Ahora teníamos a un lamentable director de fallas como Superman returns o Jack the giant slayer. ¿Cómo es que Fox no vio las señales?

Singer vino a dirigir tres olvidables películas, Days of future past, Apocalypse y Dark Phoenix.  Cada una peor que la anterior.  Y antes de que me discutas que estoy equivocado porque no sé nada de cine, piensa qué niño hoy en día quiere ser Wolverine.  Hace diez años todos querían ser Wolverine.  Ahora no.  Ahora todos quieren ser un Avenger.

Y por eso Kevin Feige es un caso de estudio que deberíamos estar buscando replicar.  No Bryan Singer, por dios.

 

Anthony Russo & Joe Russo, The Avengers: Infinity War

In .Inicio, Crítica on 11 mayo, 2018 at 4:26 AM

Marvel Studios nos ha tenido esperando este evento por años.  Desde que lo anunció se ha estado especulando acerca de lo que sucedería, de quiénes morirían y de cómo se trataría una de las sagas más cósmicas de los Vengadores.  La película por fin está aquí, sigue en la mayoría de las salas de cine, así que no deja de ser pertinente un pequeño comentario al respecto.

No voy a soltar spoilers, así que si eres uno de los pocos seres vivientes que aún no la ha visto, no te preocupes.  Creo que en particular esta película pierde mucho si se sabe la naturaleza del final.  Así que no lo voy a comentar.  Voy a hablar de otro detalle.

Antes, me gustaría mencionar que lo que la mayoría de la gente está comentando me parece que es apenas la cáscara.  Que podemos ver a superhéroes sufriendo.  No es novedad.  Ya los hemos visto sufrir antes.  Que podemos ver superhéroes más humanos.  Tampoco es novedad.  Todo lo que Marvel Studios ha estado sacando va por ese lado.  Que podemos ver superhéroes perdiendo.  Menos aún.  Tanto DC Comics como Marvel Studios nos han estado mostrando películas con finales adversos a los héroes.  Que por fin vemos a muchos superhéroes de distintas películas interactuar.  Bitch, please. ¿No has estado atento a los últimos diez años de películas y series de DC Comics y de Marvel?

De hecho, me sorprende que los críticos usuales dediquen párrafos y párrafos a eso y los fans no reaccionen más agresivamente.  Supongo que es porque están emocionados de que por fin hablan de sus personajes favoritos.

No, yo no creo que nada de eso sea el gancho de Infinity War.  Yo creo que asunto va por otro lado.

El verdadero tema de esta película me parece que es el sacrificio.  Es un asunto que está tratado desde distintos ángulos.  De hecho, desde todos  los ángulos posibles.  Desde los más obvios hasta los más sutiles.

Es lo que se le pide a Scarlet Witch que haga con su pareja, Vision.  Desde el comienzo se le plantea la alternativa de perder su verdadero amor para salvar a millones.  Es lo que le piden a Thanos para obtener la siguiente gema.  De hecho, a él le piden el sacrificio máximo: Sacrificar a la única persona que aparentemente ha amado en su vida.

Es más, toda la aventura de Thanos es vista por él como un mal necesario.  Como el sacrificio que él va a hacer porque nadie más en el universo está dispuesto a hacer.  Él considera que es la única forma de alcanzar un mejor estilo de vida para los seres vivientes de este universo: Eliminando a la mitad.  Los recursos no alcanzan, así que ni modo.

Por otro lado, hay otros que no pueden enfrentarse al sacrificio.  Gamora, por ejemplo, cree que se está sacrificando para salvar al universo.  Le pide Starlord que la mate, antes que permitir que Thanos se la lleve, con la información valiosa que tiene en la cabeza.  Ella está lista para el sacrificio.  Starlord no lo está.  Termina intentando matarla, pero sin éxito.  Luego, cuando se entera del destino de Gamora ejecuta un acto infantil irresponsable que se entiende como el acto de alguien que no sabe cómo tratar con un sacrificio así de grande.

Thor ha sacrificado un ojo por su pueblo.  Por gusto.  Loki se sacrifica a sí mismo por su hermano.  También por gusto.  Black Panther sacrifica su reino como última línea de defensa contra las fuerzas de Thanos.  Nuevamente por gusto.  Winter Soldier sacrifica su nueva paz existencial.  Incluso los profetas de Thanos ven sus propias muertes como sacrificios aceptables ante el plan del titan.

Y ese final.

Con ese final se cierra el circuito.  Toda ha girado alrededor del sacrificio y por eso ese final es tan genial.  Estoy seguro que en la siguiente película habrá una resolución inteligente a ese asunto.  Pero ése no es el punto.  El punto es que no es suficiente sacrificarse por una causa.  Se trata de sacrificarse por la causa correcta.

Por lo menos ésa es mi impresión.  Grandes los hermanos Russo por traernos una película tan bien pulida y con un fondo tan profundo.

Anthony Russo, Joe Russo, Captain America: Civil War

In .Inicio, Crítica on 27 abril, 2016 at 5:23 AM

WP_20160416_007

Después del fiasco que fue Batman v Superman, todos hemos estado con la esperanza de que Captain America: Civil War nos quitara el mal sabor de boca.  No solo porque era la versión Marvel del encuentro entre dos superhéroes emblemáticos, sino porque además es la siguiente película en una serie de filmes que Marvel ha estado presentando muy astutamente para armar un universo que poco a poco nos ha estado cautivando.  Civil War es el siguiente paso en una tensión que se comenzó a formar con The Avengers en el 2012.  Es la película que nos mostrará qué pasará con personajes que venimos aprendiendo a querer desde antes incluso.  Quizás desde Iron Man en el 2008.

Pero no solo es eso, sino que además el equipo detrás de la película también hacía esperar algo bien hecho.  Los directores -los hermanos Anthony Russo y Joe Russo- fueron los que nos trajeron la entrega anterior del Capitán América, Winter Soldier, que estuvo bastante buena.  Pero más importante aún, el guionista es el mismo de varias películas anteriores del universo Marvel.  Christopher Markus y Stephen McFeely han escrito desde la miniserie Agent Carter hasta Captain America: First Avenger.

Pues bien.  Déjenme decirles que no me ha decepcionado en lo más mínimo.  Esto es como debería verse una película de superhéroes que se enfrentan a otros superhéroes.  Y no lo digo por despecho.  Es porque de verdad que lo es.

Primero, la razón del conflicto.  A diferencia de otra película de superhéroes, en la que la razón para que el superhéroe A se agarre a puñetazos con el superhéroe B es un niño engreído, en Civil War el proceso que lleva al conflicto está muy bien establecido.  Como hay un tiempo limitado para trabajarlo, los guionistas astutamente se apoyan en las películas anteriores con mucha frecuencia.  La referencias a los desastres que van dejando atrás los Avengers conforme se enfrentan a los villanos es constante. «Y después simplemente se fueron», les dice un personaje en un momento.  La idea de que los Avengers son unos irresponsables, porque simplemente llegan, se mechan con Ultron o con Loki o con quien sea, para luego retirarse a su guarida, dejando atrás las ruinas está en todo momento presente.

¿Y saben qué? Me gusta la idea.  Apela mucho al sentido de responsabilidad.  Lo responsable es quedarse y preocuparse por los que han muerto, por los heridos, por los que se quedan atrás.  Pero hasta ahora eso no lo hemos visto en las películas que han pasado.  El punto de partida de Civil War es éste.  Y creo que es adecuado.

Es la relación con este fenómeno que es realmente el problema.  Mientras que Tony y su gente tienen un enfoque más institucionalizado, Cap y la suya quieren mantener su libertad por encima de esta responsabilidad.  Como ven, el conflicto en la película tiene un origen distinto que en el comic.  Aquí lo que Tony y otros varios quieren es que el accionar de los Avengers pase por una supervisión de un comité de la ONU.  Aquí nadie quiere que todos los metahumanos se registren.  A eso no se llega y nuevamente es lo adeacuado, considerando que ésta es una película que máximo puede durar dos horas y media.  El conflicto se mantiene acotado y funciona.

WP_20160408_003

Segundo, la razón de la pelea.  Separemos en dos la razón de las discusiones y del conflicto con la razón de la pelea misma.  Esta película astutamente deja en claro que si se pelean a puñetazo limpio es porque quieren.  En varios momentos se ofrecen salidas dignas para todos los personajes, pero tanto Tony como Cap están tan convencidos de sus respectivas causas, que siguen tercos en lo suyo.  Pero no solo eso.  Ambos bandos en varios momentos dejan en claro que consideran que son invencibles.  O sea, Tony con su equipo trata a Cap en los momentos previos a las peleas como a un niño al que le está evitando la molestia del castigo.  Por su lado, Cap trata a todos como si supiera de antemano que él es el que va a ganar.

Y déjenme decirles que este detalle es genial.  Es como cuando el Joker le dice a Batman que esto es lo que pasa cuando una fuerza imparable choca contra un objeto inamovible.  Ambos son seres superpoderosos.  Ambos se consideran estar por encima del bien y el mal.  Ambos son líderes y son capaces de jalar a su causa a otros seres poderosos.  El resultado es lo que Vision predice al comienzo de la película al comentar el incremento de presencia de seres con poderes: Desastre.

Hacia el final de la película se da una razón adicional para que dos personajes específicos se vuelvan enemigos de por vida.  Este elemento es excepcional y es casi casi una cachetada a Batman v Superman.  Y no es para nada forzado -como sí se sintió el descubrimiento de que todos se llaman Martha-, sino que es algo que ya se ha introducido en otra película, se ha estado desarrollando en ésta y que cuando se muestra hacia el final es totalmente natural.

Y con ese detalle se cierra el destino del universo Marvel.  No, no se cierra el universo Marvel, sino que éste pasa a otra etapa completamente.  Se acabó el juego.  Ahora ser superhéroe es cosa de adultos.

Tercero, la razón para parar.  Me parece muy «adulto» de la película que cada personaje tiene una razón distinta para parar la pelea, para ya no seguir.  Como dije, Tony y Cap son la fuerza imparable y el objeto inamovible.  O sea, ellos dos no van a parar nunca de pelear, cada uno a su manera y de una forma que irá cambiando durante la película.  Pero los demás no son así de maniáticos.  Podría dar ejemplos, pero sería spoiler.

En algunos casos, la razón para parar es reconocer que la han embarrado.  Que están en el bando contrario.  En otros, es darse cuenta de que han llevado las cosas muy lejos.  Pero en casi todos los casos, cada superhéroe tiene una razón distinta.  Esto hace todo mucho más sofisticado.  Mucho más elaborado.  Y mucho más adulto.

De hecho, en general Civil War tiene mucho de ritual de paso a la adultez.  Mientras que en las anteriores los superhéroes estaban experimentando como cuando uno es adolescente, en Civil War ya tienes que enfrentar las consecuencias de tus actos.  Como cuando ya dejas de ser adolescente para ser adulto.

WP_20160416_004

Cuarto, no hay saturación.  A estas alturas ya todos hemos visto quiénes componen ambos bandos.  Cada uno de esos superhéroes tiene su rollo y su razón.  Tiene su posición.  No es una masa de personajes generados por CGI peleándose por el mero placer visual de ver una pelea.  Y si bien podría saturar, no lo hace.  En parte esto se debe a que el desarrollo de estos individuos no ha sido todo dentro de Civil War, sino que viene de películas anteriores.  Por ejemplo, ¿por qué Sam Wilson, aka The Falcon, es tan fiel a Cap? Eso no lo vas a ver aquí.  Eso lo debiste de haber visto en Captain America: The Winter Soldier. ¿Por qué Ant-Man no duda en ir a apoyar a Captain America? Para eso debiste quedarte hasta el final de Ant-Man.

Pero hay una crítica que se le estaba haciendo a Civil War y que creo que no es del todo adecuada.  Por ahí decían que la inclusión de personajes como Spider-Man era gratuita.  Y que si se le extraía de la película no pasaba nada.  Yo discrepo.

Civil War es una guerra. ¿Y qué es una guerra sin soldados? Necesitas llenar esos bandos con soldados, de lo contrario no es interesante.  En esa búsqueda de soldados, Spider-Man sí es relevante, por la manera como se introduce.  Peter Parker es un chiquillo, inocente, primerizo.  Que Tony lo pueda reclutar para su bando y las cosas que le dice son relevantes.  Sirven para mostrar el lado idealista de Tony.  Luego, en plena batalla, cuando Cap le pregunte a Spider-Man cómo lo convencieron se expone un error en el razonamiento de Tony.

Quinto, la resolución final.  Es quizás lo mejor de la película.  Cómo quedan las cosas después del conflicto es, para mí, lo mejor.  Civil War pareciera haber sido diseñada para ser la transición.  Si mal no recuerdo, se había anunciado que Ant-Man sería el final de una etapa para el universo Marvel.  En ese sentido, Civil War sería la primera de una nueva etapa.  Como primer episodio de la nueva temporada funciona a la perfección.  Queda claro que lo que viene a continuación será distinto a lo que ha estado sucediendo hasta entonces.

Así que vayan a verla sin miedo.  No será la decepción que fueron otras recientes.  Vale la pena.