Mildemonios

Joe Johnston, The Rocketeer

In .Inicio, Crítica on 13 mayo, 2021 at 9:49 PM

The Rocketeer es una de esas películas que ya no volverán a hacerse nunca más. Es el producto de una época en la que sí había un esfuerzo por escribir guiones inteligentes, con dirección precisa y un aprecio por el espectador, a quien no se le está tratando como a un idiota al que hay que darle todo masticado o al que hay que adoctrinar. Rocketeer es una película divertida, emocionante, con personajes cotidianos que se enfrentan a una situación extraordinaria. Aquí el piloto Cliff es machista porque en fin, en esa época había mucho machismo socialmente aceptado. Su novia Jenny no espera sentada a ser rescatada, pero sí termina siendo rescatada por Cliff porque, en fin, las circunstancias se dieron así. Nadie odia a nadie dentro del contexto de la película por eso.

En esta película el villano es un actor, porque en fin, alguna profesión tenía que tener el villano. Y la amenaza son espías nazis que quieren apoderarse de tecnología norteamericana. Porque en fin, ¿quién no odia a los nazis? Y son alemanes, porque lo siento mucho, los nazis venían de Alemania. Nadie está menospreciando la Alemania de hoy por eso. Es simplemente algo que pasa. Y todo gira alrededor de un nuevo tipo de cohete que ha diseñado un ingeniero norteamericano, porque los ingenieros norteamericanos en esa época eran bastante buenos y sorprendentes. Lo siento mucho, lo eran. Nadie está introduciendo un mensaje de hegemonía imperialista. Simplemente es divertido que la trama gire alrededor de eso.

Es más, el brillante industrial Howard Hughes que produce el prototipo del cohete lo pierde y es recuperado por Peevy, un mecánico de a pie que trabaja en un taller al borde de la quiebra. Y él, con sus conocimientos aplicados de mecánica logra corregir algunos de los problemas que tenía el aparato y que Hughes no había podido solucionar. Porque los mecánicos de pueblo sin así de brillantes y de preparados aparentemente. ¿No es ése un mensaje bonito? Que los mecánicos sin estudios, pero con experiencia aplicada están al nivel de los ingenieros con muchos títulos y con mucho dinero. Definitivamente ésta es una película de Disney de otra época.

Hoy cada dos escenas habría una reafirmación de una minoría o el tratamiento directo de un tema social o la reinvindicación de algo, de tal manera que la historia dejaría de ser divertida y los dos o tres mensajes positivos que sí tiene Rocketeer se perderían.

Otra cosa: En Rocketeer los personajes son lo que son. Cliff es un piloto y no mucho más que eso. Es valiente, como lo solían ser los pilotos de esa época en la que se estaba experimentando con nuevos motores y formas de volar. Cuando pelea a puñetazos, siempre le terminan ganando. Cuando tiene que discutir, lo dejan mal parado. Es un piloto, hecho y derecho. No es como los pilotos de las películas de hoy, que además son espías y son líderes y son francotiradores y son revolucionarios y son todo. Porque por qué no.

Lo mismo pasa con Peevy. Él es el mecánico y desde el comienzo es un mecánico excepcional y astuto y todos en esa pequeña comunidad lo respetan y lo tratan bien y lo reconocen… como mecánico Cuando el cohete llega a sus manos, de inmediato se pone a experimentar y a mejorar el cohete. Básicamente porque es un mecánico excepcional. No da grandes discursos motivacionales. No es millonario. No es aguerrido. Es simplemente un buen mecánico. Y lo es desde el comienzo. No es un superhéroe que de pronto resulta que también sabía de mecánica.

Y el villano, interpretado por Timothy Dalton. Un actor de Hollywood que todo lo soluciona actuando. Es bien sutil, como lo solían ser las buenas películas de esas épocas, pero sale de situaciones difíciles usando diálogos de películas que hemos visto antes en la misma película o frases que otros han dicho. Es un truco que Jenny reconoce de inmediato y lo expone. Incluso hasta el final, el villano Neville sigue siendo falso y mentiroso, pero lo hace con tal glamour que lo justifica como actuación. Genial.

Otro elemento interesante es la representación de la mafia norteamericana. Colaboran con Neville mientras éste les paga y no saben que trabaja para nazis. Pero cuando se enteran que el cohete se lo llevarían del país a Alemania, se voltean y colaboran con el FBI para evitarlo. Estamos hablando de un distinto tipo de gangster. Uno que tiene un código de ética. Eran otros tiempos.

Rocketeer es genial. Recordaba haberla visto en el cine y que me gustó mucho. Claro, esto fue después de Batman y de la ola de adaptación de superhéroes oscuros a la pantalla grande. Pero no Rocketeer. Sí, es la adaptación de un héroe de cómics al cine, pero no es oscura. Muy por el contrario, es muy iluminada y muy positiva y optimista. Cliff es inocente y Peevy confía en la gente y Hughes no tiene problema en ayudar al piloto y al mecánico quebrados. Es la representación de otros ideales de otros tiempos. Sí, claro que recrea una época más inocente. Pero, ¿no son ideales que valdría la pena retomar? Es más, ¿no es ésa la función de los superhéroes? ¿Despertar en nosotros las ganas de querer hacer las cosas bien? De ser más inocentes y más rectos. O por lo menos de aspirar a serlo.

  1. […] The Rocketeer es una de esas películas que ya no volverán a hacerse nunca más. Es el producto de una época en la que sí había un esfuerzo por escribir guiones inteligentes, con dirección precisa y un aprecio por el espectador, a quien no se le está tratando como a un idiota al que hay que darle todo masticado o al que hay que adoctrinar. (Seguir leyendo) […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: