Mildemonios

Archive for 2021|Yearly archive page

Réquiem por Tarma: Ahora sí, dicen

In .Inicio, Crónica on 11 diciembre, 2021 at 3:19 AM

Sí, ya sé que se suponía que íbamos a presentar Réquiem por Tarma en la Feria del Libro del Bicentenario. Hasta donde yo sabía, ése era el plan. Pero al inicio de ese evento me enteré de que no estaba programado, sino más bien el lanzamiento de otro proyecto editorial que tenía, pero cuya culminación no dependía de mí, la novela gráfica Bolognesi y la peste voraz.

Ahora me comunican que Réquiem por Tarma saldrá el 22 de diciembre en la Feria del Libro de San Isidro. Con un poco de suerte cumplimos esa fecha. El texto ya está. Las ilustraciones también ya están. Lo único que falta es jalar los hilos para que todo se junte. Pero eso ya no depende de mí, así que no les puedo garantizar nada.

Lois McMasters Bujold, Ehtan of Athos

In .Inicio, Crítica on 2 diciembre, 2021 at 10:39 PM

Ésta es de lejos la peor de las novelas de esta saga hasta ahora. Sin lugar a dudas. Comencemos por el problema más obvio. Estamos hablando de la saga Vorkosigan, cuyo hilo conductor es la vida del personaje Miles Vorkosigan -un joven oficial de la flota espacial del planeta Vor- o su madre Cordelia Niasmith -científico del planeta Beta-. La única excepción a esa regla fue la primera de la saga, Free falling (que comento en este enlace), protagonizada por el ingeniero Leo Graff. Free falling transcurre varias décadas antes de que nazca Miles. Y está bien, porque tiene una historia interesante y emocionante. No como Ethan of Athos.

Entonces, los que hemos estado leyendo las novelas en orden para observar cómo Miles nace, crece, se convierte en oficial, tiene aventuras propias… nos vemos ante un impase, porque Ethan no aporta nada. Los protagonistas de esta historia son tres: el doctor Ethan Urquhart -el Ethan del título- de un planeta en el que toda la población son clones y masculina; la comandante Elli Quinn de la flota mercenaria Dendarii que creó Miles, aunque a él no se le ve en ningún momento; y el telepata Terrence producto de un experimento oculto en un planeta en el que luego Miles tendrá aventuras. Los tres suenan como personajes interesantes, pero no terminan de serlo.

Quizás el contexto en el que McMasters escribió la novela tenga mucho que ver. Si bien ésta es la octava novela que hay que leer si quieres seguir la historia contada en la saga Vorkosigan, es la tercera que escribió la autora. Y se nota. Hay mucho aquí que no cuadra con el estilo que va a perfeccionar luego. Para empezar, con los personajes. Ninguno de los tres está lo suficientemente bien presentado como para que el lector se identifique con él, a pesar de que al primero le da mucho espacio. Ethan es un imbécil funcional en un mundo que no entiende, que viene de un planeta que seguramente dará mucho que hablar a los que escriben estudios de género, pero que narrativamente no es explotado realmente. Es apenas presentado como algo fuera de lo normal, algo extraño, algo que tiene sus propias reglas, etc, etc. Y cada dos párrafo hay algo que pretende sorprendernos con respecto a él o a su percepción del mundo. Después de un capítulo, aburre.

Elli Quinn se supone que debe interesarnos, porque será la pareja de Miles, que es el verdadero personaje central de toda la saga. Pero más allá de eso, no es interesante por sí misma. Y eso no es mi culpa por ser hombre. Es como Harley Quinn cuando tiene aventuras por su cuenta. Entiendo que están tratando de contar una historia de individualismo y de libertad y de soberanía de un personaje femenino. Sin embargo, es un personaje que está definido como la contraparte de un personaje masculino, lo siento mucho. Si la van a separar del Joker, tienen que esforzarse por contar una historia particularmente fuerte y con muchos sentido. Es como que me contaran las maravillosas aventuras de Romeo antes de que conociera a Julieta. No me parece tan interesante como el romance mismo de Romeo y Julieta, porque Romeo fue creado para ser la contraparte de Julieta. Lo mismo para aquí. Elli Quinn no es interesante sin Miles. Y la misma narración lo reconoce, cuando vuelve y vuelve a insistir que eventualmente va a conocer al almirante Naismith y que tiene un romance platónico con él, aunque aun nunca lo ha visto en persona.

Otro problema tiene que ver con la astucia de Elli. Se supone que se las sabe todas, pero constantemente anda fallando. La resolución final favorable tiene que ver con sucesos casuales. Lo mismo pasa con Ethan, que por momentos hace caso a lo que le dicen, por momentos se rebela. Al final todo sale bien por milagro, porque por buena parte de la novela no tiene control de nada.

Mención aparte merece la estación espacial en la que transcurre casi toda la historia. La estación Kline tiene sus propios códigos, sus protocolos, sus temores, etc, etc. Y sería interesante que los exploren más. Por ejemplo, cómo su reciclaje de basura domina muchos códigos, porque de eso depende la sobrevivencia de la estación. Interesante. Quiero saber más, pero no lo exploran más allá de las supuestamente astutas formas como Elli se aprovecha de todo para alcanzar sus objetivos.

De lejos Barrayar sigue siendo la mejor de la serie. Sigo esperando esa novela de la saga en la que la autora la supere. Supongo que no tenía mucho sentido esperar que ésta lo fuera, considerando que fue la tercera que escribió. Estaré atento, ahora, a la novela en la que Elli conoce a Miles.

Feria del Bicentenario: Cambios en el plan

In .Inicio on 20 noviembre, 2021 at 7:35 PM

Este año oficialmente tampoco va a haber Feria Internacional del Libro, pero sí una Feria del Libro del Bicentenario. Va del 15 de noviembre al 1 de diciembre, en el parque Kennedy de Miraflores. Ideal para las compras de navidad.

Ahí hay montones de stands con montones de libros. Y ahí también tienen libros míos en varios de los stands. Réquiem por Lima, Réquiem por San Borja y Réquiem por Lurín en más de uno. Zomos Zombis en el de Altazor. Hiztoria del Perú en el espacio que tiene Pandemonium en el stand de las editoriales independientes. En el del Grupo Jurado tienen todos.

Ahora bien, se suponía que en esta feria ya estaría disponible la siguiente, Réquiem por Tarma. Por lo menos ése había sido el plan con la editorial. Pero parece que cambiaron el plan, porque no he sabido nada de ellos y no estoy en el programa. Habría sido amable que me avisaran.

Matthias Schweighöfer, Army of Thieves

In .Inicio on 6 noviembre, 2021 at 4:33 PM

No me importa lo que digan los sabiondos, a mí ésta me parece una buena película. El que diga lo contrario no la ha entendido. Sí, por supuesto que la trama de fondo es cliché. No obstante, ahí está la genialidad de Army of Thieves. Todo es un gran cliché y se burla de ello. Además, hace que funcione. Es más, es tan obvio en su intención, que los personajes principales incluso se identifican como estereotipos. Stuart Martin se presenta como «el héroe de acción» y explícitamente trata de imitar los clichés de un héroe de acción. Es más, en el clímax de la película una discusión se resuelve porque «un héroe de acción no haría eso», lo que hace que ese personaje cambie su plan.

Lo mismo pasa con la hacker, el conductor y la que los juntó a todos. Incluso con el policía que los persigue. Todos son clichés y los representan como tales. Saben que lo son y lo llevan al extremo. Pero Dieter es distinto. Él es el personaje que rompe el cuadro. No sabe las reglas, no sabe cuál es el lugar de cada uno. Cuando la hacker se le insinúa, él no sabe que se espera que cerda a la propuesta y de vaya con ella. Cuando la jefa explica el plan y pregunta si alguien tiene alguna duda, nadie dice nada, porque ése es el cliché. Dieter sí tiene preguntas. Cientos, como él mismo dice.

Ahora bien, Dieter no es un cliché de un miembro de la banda, pero sí es cliché de otra cosa. Es el estereotipo del alemán, según una película de Hollywood. Es curioso que la película apunte a burlarse de eso, si fue escrita y dirigida por precisamente un alemán, Matthias Schweighöfer, quien además interpreta a Dieter. La interacción entre el estereotipo del alemán inocente y excelente en una cosa pero fatal en todo lo demás (fachidiot, en alemán) y los estereotipos de la banda internacional de ladrones es el 80% de esta película. El resto son las secuencias de acción.

Si bien las secuencias de acción están muy bien dirigidas -ésta es una película muy visual-, el plato de fondo no es ése. Aquí lo importante son las relaciones entre los personajes. Dieter es una persona extraña y entabla una relación muy particular con la jefa Gwendoline, que a su vez se supone que es pareja del héroe de acción Brad, pero no realmente. Ese triángulo confuso define buena parte de la película. Es el culpable de que abandonen a Dieter en un momento, es motivo de que la banda se separe en dos en otro momento, es lo que explica la resolución final y -es más- por qué esta película está atada a la primera de la franquicia, Army of the Dead (que comento en este enlace).

Hay dos cosas más que me gustan mucho de Thieves. Primero, cómo usan a los zombis de Dead como una noticia ante la cual la gente no sabe cómo reaccionar. En las noticias a lo largo de la película se está contando que hay zombis en Las Vegas, que llegó el apocalipsis zombi, que esto es serio. Sin embargo, nadie se lo toma en serio. Gwendoline lo usa como distractor para cubrir sus asaltos. El jefe de seguridad del banco lo desprecia, porque considera la captura de Gwendoline y Brad más importante. Es más, Dieter lo considera tan irrelevante, que decide irse a vivir a Nevada al final, cerca de los zombis. Me gusta cómo lo tratan. No como la amenaza apocalíptica que es, sino como una noticia más sin importancia. Tal y como hacemos en la vida real con las noticias igual de importantes y potencialmente apocalípticas.

Segundo, hay un paralelo sutil entre el viaje que hace Dieter a lo largo de la película y la historia que se cuenta del artesano que creó las cuatro cajas fuertes que pretenden robar. La historia personal del artesano se sugiere desde el comienzo, pero recién se confirma al final. Hay una razón detrás de todo lo que hizo. Y si bien es relativamente obvia, no deja de ser humana y emotiva. Ésta es descubierta de a pocos por Dieter y no es lo más importante de la película. No se le da importancia, sino hasta el final y así está bien. Es una forma de dejar en claro que Dieter no es la misma persona que era al comienzo. Esto se ve reflejado en que el artesano que murió hace mucho tiempo tampoco lo era cuando terminó de construir la última caja fuerte, la que tendrá que intentar abrir en la siguiente película (hecha antes), Dead.

Dieter no va a aparecer en la otra precuela que están preparando, la serie animada Army of the Dead: Lost Vegas. Ésta se va a enfocar en los personajes de Dead que estuvieron en Las Vegas en el momento de la pandemia. Básicamente los que salen en los minutos introductorios de esa película. No obstante, Zack Snyder adelantó que están preparando una secuela llamada Planet of the Dead. Sugirió que en ésta aparecerían Dieter y Gwendoline, porque su historia está incompleta. Creo que sería bueno, porque queda mucho pendiente entre ambos. Además, considerando los finales de ambas películas, es viable que se vuelvan a encontrar.

Réquiem por Tarma en la FIL 2021

In .Inicio, Crónica on 19 octubre, 2021 at 10:02 PM

O por lo menos, ése es el plan.

En este momento nos encontramos «ultimando detalles» del libro y todo hace suponer que estará listo para estar a la venta en la Feria Internacional del Libro de Lima (FIL 2021), que se supone que será en noviembre, aunque las fechas exactas no las tengo y el lugar aun no está confirmado. Ya saben las razones, no me hagan explicitarlo.

Réquiem por Tarma sería mi cuarta novela de terror y transcurre en el mismo universo que Réquiem por Lima. Así como el conflicto de ésta última se cierra en Réquiem por San Borja, la de Réquiem por Lurín se cierra en la que sacaré en la FIL 2021. Así que si te quedaste con las ganas de saber qué pasaría con los chicos tratando de instalarse en Pachacamac rodeados de zombis, no te lo vayas a perder.

Drew Goddard, Daredevil Temporada 2

In .Inicio, Crítica on 8 octubre, 2021 at 3:12 PM

(Voy a continuar comentando todas las películas y las series del MCU no en el orden en el que las hicieron, sino en el orden de la historia que están contando. Lo último que comenté fue la primera temporada de Jessica Jones, que pueden leer en este enlace. Ahora me toca la segunda de Daredevil)

Como comentaba en el post sobre la primera temporada, la serie exclusiva para Netflix de Daredevil, es importante en un sentido histórico. Fue la primera de las series que Marvel sacó en esa plataforma cuando Disney Plus aun no era competencia. Si bien técnicamente contaba una historia que transcurría dentro del MCU, esta primera temporada definió un estilo que se mantendría con sus variaciones menores en las otras series que vendrían.

No obstante, a diferencia de las demás, Daredevil es interesante independientemente de eso. A diferencia de Jessica Jones, incluye escenas de acción impresionantes. A diferencia de Iron Fist, contiene personajes que interesan. Y a diferencia de Luke Cage, tiene una historia que tiene sentido. La segunda temporada de Daredevil nos dio más de lo que ya había desarrollado en la primera y la supera.

La primera temporada presentaba todo y tenía como fondo una muy buena historia, sobre todo para los conocedores de la tradición del personaje en los cómics. Contaba la caída de Fisk, uno de los grandes villanos «realistas» del mundo Marvel. En la segunda temporada este jefe del crimen ya no está y ha dejado un vacío que va a comenzar a atraer la atención de otros potenciales villanos. Daredevil tendrá que encargarse de eso.

No obstante, ése no es el verdadero gancho de esta temporada. Astutamente, Goddard introduce una consecuencia más a las andanzas de Daredevil. No solamente ha creado la arena para que distintos grupos criminales se peleen por el control que era de Fisk, perjudicando a inocentes en el proceso, sino que además le ha mostrado la forma a otros para que también se metan a impartir justicia por su cuenta. Introduciendo, así, a uno de los superhéroes oscuros más populares de Marvel, Punisher.

De toda la temporada, lo que quizás menos me gusta es la justificación que le dan a las acciones de Frank Castle, aka Punisher. Es un personaje popular, así que tenía sentido que lo metieran a esta temporada, para luego darle su propia serie. Genial. Sin embargo, por más oscuro que sea el enfoque de las series de Marvel para Netflix, sigue siendo el MCU, así que no podían tener un asesino sicópata matando chicos malos de manera serial. Así que había que hacerlo pasar por un blanqueo.

Entonces, es un veterano de guerra con problemas para adaptarse a la sociedad. Genial. Hasta ahí todo bien. De hecho, están regresando al personaje a su perfil original de los cómics, alejándose de las dos películas que ya no son canon. Como sea, el detalle que me molesta es que introducen que por una lesión, Frank ya no reconoce qué está bien y qué está mal. Simplemente va y mata gente. Sí, esto lo hace más versátil para las escenas de acción, pero le quita mucho al personaje.

En los cómics Punisher es exageradamente violento, pero no está loco. Él justifica lo que está haciendo, porque ha visto de lo que son capaces los criminales a los que se enfrenta. Además, su guerra es contra el crimen, no contra un criminal en especial. Esto define a ese personaje. Si le quitas eso, queda algo mucho menos interesante. Frank ya no tiene ese conflicto interno. Simplemente está loco y mata gente y no se da cuenta de lo que hace. La discusión está alrededor de él, es cierto. Matt Murdoch, aka Daredevil, discute de esto con sus dos socios, Karen y Foggy. Pero no es lo mismo.

Y es una pena, porque Jon Bernthal lo interpreta muy bien. Realmente bien. Mucho mejor que todas las demás adaptaciones, independientemente del guión o del planteamiento visual. Los gestos, la acción, los movimientos. Todo es exactamente como me imaginaba a Punisher. Lástima que decidieran hacer ese pequeño cambio que a mí, por lo menos, me parece que le hace perder mucho.

Réquiem por Trujillo en Wattpad

In .Inicio, Crónica on 17 septiembre, 2021 at 2:52 PM

Hace tiempo una amiga me convenció de experimentar colgando historias en Wattpad y comencé a subir semanalmente un relato que después editado terminó siendo mi primera novela de terror, Réquiem por Lima. Fue leída por un montón de gente en esta plataforma y comentada y todo bien. Después de eso probé con una historia infantil de misterio, una de ciencia ficción y una de vampiros. Ahora estamos encerrados por el covid 19, pensé en retomar la costumbre y comenzar de nuevo.

Entonces, la versión original de Wattpad de Réquiem por Lima la pueden leer en este enlace. La nueva historia que estoy subiendo, Réquiem por Trujillo, recién tiene un par de capítulos y los pueden leer en este otro enlace. Una vez cada dos semanas voy a subir un capítulo. Pueden chequearlo y me cuentan qué les parece.

Por si acaso, Réquiem por Trujillo transcurre varios años después del arco de Réquiem por Lima y Réquiem por San Borja. Ya hay colonias de sobrevivientes en distintos lugares, las cuales aplican distintas formas de organización. En Réquiem por Lurín habrán podido leer que describo la sociedad de la que vienen los Caminantes, que opera desde Tarma. Esta sociedad es más explorada en la siguiente novela que ya está por salir, Réquiem por Tarma. Estas dos forman un arco que termina con Tarma, similar a lo que pasó con Lima y San Borja.

No hace falta haber leído las anteriores para entender Trujillo. Lo único que hay que advertir es que hay dos personajes que aparecen aquí eventualmente que vienen de las novelas anteriores. No son los principales, así que si no los conoces previamente no es trágico. Chequeen lo que ya he subido y me dicen qué les parece ahí mismo en el Wattpad. Su sistema de comentarios es genial.

Steven Gould, Jumper

In .Inicio, Crítica on 11 septiembre, 2021 at 8:11 AM

Quizás hayan visto que existe una película llamada Jumper con Hayden Christensen, Samuel L. Jackson, Jamie Bell, Rachel Bilson y Diane Lane. Dirigida por Doug Liman y escrita por, entre otras personas, David S. Goyer. Pues está basada en esta novela escrita por Steven Gould. Si bien la película tiene su gracia, deja mucho que desear. Sobre todo porque nos permite dar un vistazo a un mundo bien complejo, pero no lo desarrolla. En la película David (Hayden Christensen) descubre que tiene la habilidad de teletransportarse, arma su vida alrededor de eso y eventualmente descubre a otro con la misma habilidad, Griffin (Jamie Bell), que tiene toda una operación montada, con escondites y técnicas y estrategias. Yo habría querido ver una película sobre Griffin antes que una sobre David. Por suerte Steven Gould ha escrito un libro entero sobre Griffin que en algún momento voy a leer. Definitivamente.

La novela Jumper es algo distinta, pero tiene un detalle que hace que todo el foco de la historia sea otro. Mientras que en la película el foco es el romance entre David y su amor de infancia Millie (Rachel Bilson), en la novela David fue víctima de abuso físico por parte de su padre. Buena parte de la novela David está tratando eso. De hecho, al comienzo de la novela hay secuencias muy gráficas en las que Gould te cuenta cómo el padre de David maltrata a su hijo, por qué y las consecuencias inmediatas en el niño. Son muy fuertes. Estoy seguro que hay libros que tratan este tema de una manera más adecuada y terapéutica. Pero Gould es muy efectivo en impactarte con estas partes.

Narrativamente está muy bien hecho, porque le da sentido a mucho de lo que pasa después. Además, establece el camino para un crecimiento de David. Él aprende a vivir con ese trauma, lo afronta, resuelve las consecuencias del maltrato de su padre a él y a su madre y termina enfrentando a su padre. En paralelo pasan muchas cosas que te mantienen interesado, pero lo central es lo otro. Gould parece tener un interés particular por personas con problemas de este tipo, porque en la segunda novela hay un personaje que pasa por un arco comparable. Pero de eso podemos hablar otro día.

La novela está escrita desde el punto de David, de tal manera que el lector solo sabe lo que él descubre. Al inicio descubre que se puede teletransportar, pero no conoce los límites de esa habilidad. Nosotros lo acompañamos mientras lo va explorando y va llegando a conclusiones. Por ejemplo, que solo puede saltar a un lugar en el que ha estado previamente. Que, de haberse olvidado de ese lugar porque lo visitó hace mucho tiempo, puede usar un soporte gráfico, como una foto del lugar. En ese proceso tiene que descubrir cómo vivir de esta habilidad. Así empieza robando bancos, lo que atrae la atención de las autoridades, que terminan descubriendo quién es.

Otro tema que se va desarrollando en paralelo tiene que ver con la búsqueda de su madre. Ella huyó del abuso de su padre, abandonándolo a su maltrato. Él quiere llegar a ella para reconciliarse, lo cual termina siendo muy difícil, porque ella se ha escondido y se ha cambiado de nombre. Toda esta línea es muy emotiva y muy bien escrita. En un momento pensé que Gould debió de haberse concentrado en una novela solo sobre esto, pero no. Todos estos pasajes son profundos, porque están en contraste con la locura que es lo demás. Y es que las partes que tienen que ver con su exploración de sus poderes son bien frías. Son procedimentales. O sea, prueba una cosa, funciona, toma nota. No funciona, toma nota. Y así va avanzando. Es casi como un manual.

He leído varias críticas a esta novela diciendo que esa parte es aburrida. Puede ser. Pero funciona muy bien dentro del todo que es la novela. Es un buen contraste con la búsqueda de su madre y el romance con Millie. Éste es otro rollo completamente y es muy distinto al de la novela. Tiene su gracia, pero queda en un segundo o en un tercer plano. De todas maneras, la relación entre David y Millie es mejor explorada en la segunda novela, que también es muy buena.

Opiniones sobre Hiztoria del Perú

In .Inicio, Crónica on 1 septiembre, 2021 at 5:21 PM

Hace unos días tuvimos la suerte de que La República le dedicara una página a Hiztoria del Perú en su sección dominical. Pueden leerla en este enlace. Aquí les reproduzco una pequeña cita.

«Se trata de un libro de relatos zombi que pretende parecer un libro de texto, como el que usan los chicos en el colegio. Así, el primer texto -escrito además por una narradora que también es profesora- propone que desde los primeros tiempos del poblamiento del país, ya había zombis entre nosotros»

También quería mencionar que la booktuber Tenebris le dedica un video de ocho minutos a comentar Hiztoria. Resalta las contribuciones de algunos de los autores y en general le da una mención positiva.

Philip Reeve, Mortal engines

In .Inicio, Crítica on 25 agosto, 2021 at 9:42 PM

Quizás hayan visto que existe una película llamada Mortal engines, producida por Peter Jackson. Digan lo que quieran de ella, está basada en una novela de Philip Reeve, la cual a su vez es parte de una serie de novelas. Mortal engines específicamente es la primera de un cuartero, en la cual se introduce todo el mundo en el que transcurrirán estás imaginativas historias y los personajes de las primeras cuatro. Tiene un estilo bastante particular que será abandonado en la segunda novela y que voy a comentar en un momento.

Philip Reeve comenzó como ilustrador y eso se nota en su narración, que le da mucha importancia a la descripción física de los personajes, el detalle de los lugares por los que pasan, los vehículos que usan. Sin embargo, tiene tal dominio de esto, que se puede dar el lujo de incluir disparates en su texto, que el lector tiene que imaginarse como pueda. El más obvio es el de las ciudades móviles, que introduce y describe a medias, dejando a que el lector se imagine el resto.

Parte central de esta serie de novelas es el «darwinismo municipal». En algún momento hubo una guerra mundial y como resultado de eso mucha gente murió y las ciudades y pueblos que sobrevivieron tuvieron que ponerse llantas y moverse de un lado para otro. Suena como una locura, pero es algo que tienes que simplemente aceptar para entrar a estas novelas. En la primera novela la ciudad central para la historia es Londres. Esta ciudad es una de las dominantes, a la que las demás le tienen miedo. No obstante, para mantenerse en movimiento y funcionando, Londres se tiene que comer a otras ciudades más pequeñas constantemente. Si no, no puede mantener sus sistemas activos. Es una preocupación constante y un tema de discusión entre sus dirigentes: ¿A dónde ir para conseguir la siguiente presa?

Ni te molestes en preguntarte por los aspectos más prácticos de esta imagen. ¿Cómo es que una ciudad entera se puede desplazar desde la isla de Britania a Europa continental? No importa. Déjalo pasar. Eso no es lo importante. En Mortal engines lo importante son los personajes, el mundo planteado y el estilo. Eso es lo que te debería preocupar.

Mortal engines está plagado de personajes pintorescos que tienen sentido en ese mundo, pero que para un lector normal llaman la atención. Los dos principales son Hester Shaw y Tom Natsworthy. En un giro que agradezco, la heroína Hester no es la típica chica bonita que todo lo puede, de origen noble, elegida para un destino, etc. De niña sobrevivió un atentado y quedó con la cara desfigurada. Por eso, tiene que andar siempre con la cara cubierta. Solo tiene un ojo y se autodescribe ella misma como fea. Tom, por su lado, es un inútil. Se ha pasado la vida en un museo y ha estudiado historia. Lamentablemente en el mundo en el que tendrá que sobrevivir cuando se caiga de Londres eso no servirá de mucho. Tendrá que ser rescatado constantemente por otros.

Hester y Tom terminarán como pareja y en la siguiente novela esto será más explorado. En esta primera novela lo interesante es el contraste entre ambos. Cómo comienzan intentando matarse, pero terminan colaborando y formando un equipo. Además está su relación con Anna Fang, una líder de un grupo de aviadores que viven en aldeas que se mantienen en el cielo lejos de las ciudades motorizadas. Ellos se oponen al darwinismo municipal. Reeve describe así un mundo complejo, con distintos grupos humanos que hacen lo que pueden para sobrevivir. Hester y Tom durante su viaje se irán cruzando con varios de ellos.

Finalmente, el estilo con el que se cuenta todo es extraordinario. Es hilarante. Muy, muy gracioso en el sentido en el que se supone que están contando las cosas desde el futuro, un tiempo en el que no entienden por qué nosotros en el presente hacíamos las cosas de cierta manera. Entonces, cuando describen las razones por las que Londres es motorizado, lo hace de una manera tan natural, pero además cuestionan que la encarnación de Londres que nosotros conocemos hoy en día sea racional. Tanta gente apiñada en un solo lugar, al cual había que llevar comida y recursos de otros lados, a través de una interminable red de camiones y de trenes y de aviones. No puede ser, responde un personaje. Eso sería estúpido. Y sí, pues. Lo es. Las ciudades de hoy en día no tienen sentido. Tanto como ponerle ruedas y tenerlas dando vueltas.

Parte importante de esta serie es la recuperación de tecnología del presente. Supuestamente algo pasó entre hoy y el tiempo en el que transcurren estas historias. Mucha de la tecnología que usamos hoy se ha perdido y hay muchas cosas que ya no pueden hacer. Esto le da un ambiente steampunk a Mortal engines. No obstante, deja el espacio también para tecnología que Reeve se inventa. Por ejemplo, los Stalkers, una forma de revivir muertos para convertirlos en soldados imparables.

En resumen, Mortal engines me parece muy original, muy creativa, con una crítica social bien dura, pero sutil. Personajes cautivantes que llaman a leer las siguientes novelas. La segunda, por lo menos, Predator’s gold, es también excelente, aunque de una manera distinta. Ya la comentaré otro día.