Mildemonios

Archive for 2020|Yearly archive page

Eric Kripke, The Boys Temporada 1

In .Inicio, Crítica on 19 noviembre, 2020 at 6:37 PM

Una de las series estrella de Amazon Prime -la competencia de Netflix- es The Boys. Esto no es gratuito, sino más bien un reconocimiento a una excelente serie. Esto es lo que pasa cuando un grupo de creativos se juntan a hacer las cosas bien. Por lo menos la primera temporada. De la segunda podemos hablar otro día.

The Boys es la adaptación a la pantalla chica de un comic de Garth Ennis. Ahí, no más, ya comenzamos bien. Ennis es uno de mis guionistas de cómics favoritos, con un entendimientos bastante bueno de lo que le molesta a la gente y de los motivos de las protestas y de la frustración de segmentos de la población. Obras anteriores suyas, como su etapa en Hellblazer o su etapa en Punisher, lo dejan bastante claro. Ennis es un escritor al que le gusta mostrar qué es lo que pasa cuando hay algo que está mal en la sociedad y la gente revienta y toma el asunto con sus propias manos. Ennis no confía en las instituciones, como la policía o el poder judicial. Ennis confía en el poder de la gente. Él considera que la solución a los problemas del mundo es que las personas individuales asuman la responsabilidad y hagan algo al respecto. Garth Ennis es natural de Irlanda del Norte.

Pues bien, la serie la ha desarrollado Eric Kripke, uno de los creadores de Supernatural. De esa serie puedo decir que había cosas que me gustaban, como el sentido del humor y el tratamiento de las amenazas sobrenaturales y la acción y la profundidad de los personajes. También había cosas que no me gustaban, como el estiramiento de algunos conflictos que supuestamente se resolvían para volver a aparecer capítulos después, señal de que estaban estirando la serie sin saber realmente qué hacer con ella.

Kripke ha tomado todo lo que aprendió en Supernatural y aplicó lo bueno en The Boys. Un buen ejemplo es la relación romántica entre los personajes Hughie y Annie. Tiene un desarrollo gradual, natural. No es forzada y no regresa a foja cero cada cierto rato para estirar la trama. Esto incluso se expande hasta la segunda temporada, en la que los dos se van involucrando cada vez más, a pesar de estar en el medio de un conflicto inexplicable y ridículo. En un par de momentos tienen crisis, pero lo resuelven y evolucionan.

De hecho, a pesar de los personajes y los superhéroes y el planteamiento y la acción, la relación entre Hughie y Annie es el hilo central de todo. Sí, por supuesto que ésta es una historia sobre seres humanos comunes y corrientes que deciden dejar de dejarse pisar por superhéroes con poderes. Qué tal aplicación de la fórmula Ennis, en todo su esplendor. Pero no solo eso, sino que además estos superhéroes tienen a una corporación maligna y todos sus recursos a su disposición. No solo eso, sino que tienen a los medios en su contra, pues todos están enamorados de los superhéroes y de la imagen que proyectan. No solo eso, sino que encima de todo tienen al gobierno en su contra, los cuales prefieren trabajar con la Corporación Vought.

Pero en el medio de todo esto, la relación entre Hughie y Annie es terriblemente humana y profunda y emotiva. Ambos tienen razones para desconfiar del otro, ambos tienen intereses escondidos, ambos tienen serios problemas personales. Pero de alguna manera, estos dos se encuentran y se van juntando cada vez más, hasta ser una pareja sólida. En la segunda temporada eso se sigue desarrollando. Pero es en la primera en la que se sienta los fundamentos de este hilo.

Ambos personajes son disruptivos en sus propios medios. Hughie es un joven amable, sin futuro profesional, pero buena gente, que por una tragedia se ve envuelto con la banda de violentos y agresivos criminales que buscan la destrucción de los superhéroes. En ese entorno, Hughie sobresale por tener una perspectiva distinta a las cosas. En la segunda temporada dirán que él es el canario de la mina. O sea, que si él está silbando e inquieto, es porque algo está por pasar.

Mientras tanto, Annie es la superheroína que acaba de ser nombrada nueva integrante de The Seven, el equipo de superhéroes más importante de Vought. Ella es pura e inocente y viene de hacer las cosas bien. Ha pertenecido a grupos católicos, a grupos de superhéroes juniors, etc. Ha hecho todo como se supone que hay que hacerlo. No obstante, cuando entra a The Seven, es enfrentada de inmediato por la horrible realidad: Los demás superhéroes son un asco de gente. Lo peor de lo peor.

De pronto, ambos se encuentran y en ese contexto deplorable, desarrollan una relación. A pesar de que al final uno traicione al otro, es una relación que es presentada como algo tan puro y bueno en ese mundo horrible. Sobre todo porque las demás relaciones que podemos ver son repugnantes. Homelander (el Superman de esta historia) con la ejecutiva de Vought tienen una relación enferma. Ambos están locos. Q Train y su amiga actriz son un par de drogadictos dependientes.

Esas son las relaciones que vemos. Además, sabemos de otras que tuvieron finales trágicos. Por ejemplo, Butcher y su esposa desaparecida. En la segunda temporada nos enteraremos qué fue lo que paso, pero en la primera ésa es la relación que bien podría ser el final de Hughie y Annie. Otra relación con mal final es la de Hughie y su pareja anterior.

En este mundo, hay que ser muy arriesgado para iniciar una relación romántica con alguien. Y aun así, lo hacen. ¿Qué clase de mensaje nos están queriendo transmitir?

Ofertas por la coyuntura

In .Inicio, Crónica on 16 noviembre, 2020 at 5:49 AM

Las librerías ya han abierto, pero aun así muchos prefieren seguir en sus casas, manteniendo poco contacto para minimizar la probabilidad de contagio. Y ahora que la gente no está yendo al cine o al teatro, porque estos aun no abren, tenemos la oportunidad de leer más. Yo, por mi parte, estoy leyendo mucho más que antes del Covid 19. Algo de bueno había que encontrarle.

En todo caso, aquí les comento que los amigos del Grupo Jurado tienen ofertas para comprar packs de libros a buenos precios, con delivery a domicilio. Por ejemplo, chequeen éste de mis tres novelas de zombis (Réquiem por Lima, Réquiem por San Borja y Réquiem por Lurín). Es un buen precio y es hasta que se acabe el stock.

Otra opción son los amigos de Ethereal Bookstore. Ellos también venden estas tres novelas y están presentes en distintos eventos, además de los obvios. Por ejemplo, chequeen su presencia en este evento en Trujillo.

Y si comprar libros en físico te da miedo o te preocupa, está bien. Lo entiendo. Para gente como tú, está la revista Relatos increíbles de ACUEDI, que es una especie de Amazing stories regional. Es una revista virtual con la que colaboro, en la que se publican cuentos y poemas de autores latinoamericanos. Los primeros números son gratuitos, pero los más recientes, como éste por ejemplo, están a la venta. El precio es simbólico y ayuda a mantener a la revista

Shane Black, Iron Man 3

In .Inicio, Crítica on 8 noviembre, 2020 at 5:55 AM

(Durante el encierro tuve la revelación de que he visto todo lo que ha salido del MCU -películas y series- y que podía aprovechar estos meses para comentarlo en orden. El último post de esta serie fue sobre The Avengers. Ahora me toca Iron Man 3).

Lo primero que hay que decir sobre Iron Man 3 es que no es una buena película bajo ningún estándar. Es la conclusión de la brillante trilogía que inició Jon Favreau con Iron Man, una película tan inteligentemente planteada y tan astutamente ejecutada que dio inicio a todo el MCU (la comento en este enlace). La segunda de la trilogía no era tan buena, pero estaba a la altura del reto. A mí me gusta mucho y hay que reconocerle que es valiente en llevar la historia de Tony Stark al siguiente nivel (la comento en este otro enlace).

Lamentablemente para Iron Man 3, tomaron todas las decisiones equivocadas, típicas de un comité que se reúne en Los Ángeles y comienza a sugerir tonterías que deben ser incluidas en la siguiente películas porque creen que eso es lo que quiere la gente, combinado con una incompetencia para llevar la historia de Tony Stark al siguiente nivel.

Para cuando llega Iron Man 3, Tony Stark ya se enfrentó al mundo corporativo, se enfrentó a sus accionistas, se enfrentó al gobierno, se enfrentó a otros ingenieros genios como él. Es más, en Avengers incluso se enfrentó a un ejército de extraterrestres invasores. Entonces, ¿a quién podemos hacer que se enfrente en esta nueva película, para que todavía sea interesante? Ni idea. De hecho, creo que ésta es una decisión que nunca tomaron, porque no queda claro.

Una de las amenazas es el Mandarín, interpretado genialmente por Ben Kingsley. Es lo mejor de esta película. En Iron Man ya habíamos tenido una aproximación a ese personaje. En Iron Man 3 lo vemos primero a través de una pantalla, a través de comunicados, de advertencias. Se supone que es un terrorista mundial que amenaza al gobierno de Estados Unidos, como tantos otros terroristas mundiales hemos visto en las noticias. No obstante, este Mandarín tiene un giro hacia el final de la película que eleva a la película un poco. Es lo mejor de la película.

Pero en vez de quedarse con eso y desarrollarlo mejor o enfocar toda la película a solamente eso, los genios del comité decidieron meter más y más conflictos, hasta el punto en el que ya no queda claro quién es el villano de esta película. Sí, claro que el enfrentamiento final es contra el personaje de Guy Pearce, otro genio millonario. Aunque, claro, este otro personaje opera en otra industria. Pero todo es tan confuso, porque esa revelación con la del Mandarín y la de la amiga de Stark y el plan de Pearce y todo lo demás hace que Iron Man 3 sea un obvio intento de sorprendernos sin interés alguno por la lógica interna, por los hilos narrativos, por los desarrollos de los personajes, etc. Es sorpresa tras sorpresa. Ya saben, como Rian Johnson en Star Wars.

Este ridículo miedo de llevar al personaje de Tony Stark al siguiente nivel se manifiesta de varias maneras. De pronto, un villano vuela su base y se pierde su taller. Oh, no. Y Tony Stark, que es idiota, nunca instaló un respaldo en ninguna parte. Su armadura se cae a pedazos. No vayas a recordar que él tuvo una armadura que se enfrentó a monstruos gigantescos hace un par de películas. No, ahora su armadura literalmente de cae a pedazos, porque, ya saben, Tony Stark ahora es idiota.

Cuando estuvo en una miserable cueva pudo construir una armadura con retazos de metal que le permitió escapar. Pero no, ahora Tony Stark es idiota y durante su viaje en carro de un estado del país a otro no pudo parar en una tienda de electrodomésticos a comprar todo lo que necesita para hacer otra armadura poderosa. Tiene el dinero. Tiene los recursos. Tiene una empresa con oficinas en todo el país. Pero no. Ahora Tony Stark es idiota y lo mejor que puede hacer es parar en un hotel barato a manufacturar juguetes que se acaban en cinco minutos de pelea luego.

Sigue confiando en su armadura que se cae a pedazos hasta el final. Porque, ya saben, ahora Stark es idiota. Pero el enfrentamiento final… Dios. Qué niño de pregrado habrá escrito ese guión.

Si te enfrentas a un villano que te derrite con tocarte y tu armadura tiene cañones de rayos y misiles y repulsores y puedes volar, pero él no… ¿qué vas a hacer? ¿Enfrentarlo de cerca a puñetazos o mantener tu distancia volando y dispararle todo lo que tengas hasta que se canse? No, pues, Stark es idiota ahora, así que se le enfrenta en cuerpo a cuerpo hasta que… hace lo que pudo haber hecho desde el comienzo: Hacer explotar al enemigo.

¿Por qué? ¿Qué te pasa, Stark? En el colmo de la estupidez, para la batalla final llama a cientos de armaduras que participan como robots en la pelea. ¿No podías pedirle a todas que disparen al mismo tiempo al villano? Es más, ahora que el villano ya está descubierto, ¿por qué te quedas a la pelea? Ya lo descubriste, ya se evidenció frente al presidente de los Estados Unidos. Si tu armadura se cae a pedazos, ¿por qué te quedas? Deja que el presidente mande al ejército. Rescatas a tu novia -que la estás viendo ahí abajo- y te vas. Simple. Pero no, Stark es idiota ahora.

Me molesta mucho cuando un director y un guionista no pueden pensar en cómo llevar a un personaje al siguiente nivel y, por el contrario, lo bajan a su nivel de incompetencia. Eso es lo que hicieron con Iron Man 3.

Una más de Zomos Zombis

In .Inicio, Crónica on 26 octubre, 2020 at 5:34 AM

Ahora que estamos en octubre, que se supone que es el mes del terror, seguiré comentando algunas de las menciones que recibió Zomos Zombis, el libro que saqué con Ediciones Altazor con 26 cuentos de distintos escritores peruanos de distintas regiones del país. No se olviden de que lo pueden comprar en la página de Facebook de Ediciones Altazor y en Ethereal Bookstore.

De hecho, en la librería virtual Ethereal Bookstore le dedicaron una entrada especial a este libro. Lo pueden ver en este enlace. Incluye el texto que escribió el célebre editor José Donayre para la contraportada del libro.

Por esos días me pasaron la voz del programa de Radio Nacional Entre Libros. En el programa del día 19 de setiembre me entrevistarían. Como publicidad sacaron este meme en su cuenta de Facebook.

Finalmente, otro de los autores que contribuyeron con el libro, Rubén Mesías, colgó en su página de Facebook esta imagen celebrando que por fin tenía en sus manos un ejemplar de Zomos Zombis.

Los peores Dráculas

In .Inicio on 22 octubre, 2020 at 3:30 PM

El personaje Drácula es uno de los más interpretados en la historia del cine. Hoy en día sabemos que el personaje se introdujo a la cultura popular gracias a la exitosa novela de Bram Stoker de 1897. La historia del vampiro que se quiere trasladas de su gótico castillo en Transilvania a una burguesa residencia en Londres para planes malvados indefinidos ha sido adaptada a películas, series, cómics y juegos de computadora.

La novela es perfecta. La historia es inmejorable. No obstante, cada cierto tiempo tenemos a un iluminado que cree que puede superar lo imperfectible y que siente la necesidad de pretender completar la labor de Bram Stoker. Para brindarle un homenaje a semejantes monstruos del sétimo arte, propongo las tres peores interpretaciones del personaje. Ésta es una lista totalmente personal. No obstante, si alguien considera que me faltó una que debería haber sido incluida, me lo pueden hacer saber.

No solo esto, sino que además Drácula dio inicio a un género propio. Hasta entonces las historias de vampiros estaban diseminadas, sin estándares o convenciones propias. Con Drácula es que se definen muchas cosas. Fue lo que Night of the living dead fue para los zombis. Así que se merece un trato con respeto.

3. Drácula 2000 (2000)

En el año 2000 el director Patrick Lussier, que venía de haber dirigido apenas una película que fue directo a video, tuvo la audacia de hacer esta película en la que se pretende replantear el mito de Drácula. El guión era de Joel Soisson, que venía de escribir películas clase B y películas que iban de frente a video. De ésas la más memorable era la última película de la franquicia Highlander. ¿Se acuerdan que hubo una serie? ¿No? No importa, nadie lo recuerda. Es más, ¿se acuerdan de la película en la que el personaje principal de las películas Christopher Lambert se pelea con el personaje principal de las series Adrian Paul? Nadie recuerda ésa tampoco. Con justa razón.

Yo vi esta película en el cine con mucha ilusión. Había leído el libro Drácula y había visto varias de las películas clásicas y me había decepcionado mucho con la película de Francis Ford Coppola, que podrá ser una excelente película artística, pero no era una buena adaptación del libro. La campaña de Drácula 2000 la presentaba como una adaptación moderna, que mantenía la historia original, pero en tiempos presentes. Mentira. Tuvieron incluso la insolencia de reescribir al personaje principal.

En Drácula 2000 resulta que el Conde es originalmente un personaje de la Biblia, que había sobrevivido hasta hoy en día. Que su aversión al sol proviene de un pasaje de la Biblia y su aversión de la plata a otro y su debilidad a las estacas de madera de otro. Que esté ambientada en Nueva Orleans debería de añadirle color y emoción. No es así. La mayoría de la historia transcurre en lugares aislados.

Que Gerard Butler joven interprete al Conde Drácula, que Christopher Plummer interprete a Van Healsing, que la cantante Vitamin C que estaba tratando de infiltrarse a Hollywood interprete a Lucy… Todo eso es circunstancial ante una historia tan mala y tan estúpida. Y que la acción sea decente también. No la vean nunca.

2. Drácula (2020)

Mark Gattis y Steven Moffat son dos guionistas británicos consagrados. El primero es responsable por haber escrito una serie llamada The league of gentlemen bastante conocida en el Reino Unido, por haber escrito excelentes episodios de Doctor Who, por haber co-creado la serie Sherlock con Moffat. El segundo es de otro lote completamente: Escribió el premiado sitcom británico Coupling, pretendió adaptar al presente Doctor Jekyll and mister Hyde con la serie Jekyll, también escribió varios episodios de Doctor Who antes de ser nombrado responsable de la producción por varias temporadas, también fue creador y guionista de la serie Sherlock, entre otras muchas joyas.

Así que cuando los dos se juntan otra vez para crear una miniserie que pretende adaptar al presente el mito de Drácula, aplicando el mismo tratamiento que aplicaron para las exitosas Jekyll y Sherlock, atracas, no más. Sólo así puedo explicar que les hayan dado luz verde para este atentado al legado del personaje.

En esta miniserie Drácula es un cobarde, sobrevive al presente, cuando se hace proteger por un abogado, en vez de comerse vivos a los que lo amenazan (sabe dónde viven y tiene todos los poderes, ¿por qué no lo hace?), sus cautivos en el presente le dan acceso a internet, gracias a lo cual se conecta con el abogado que lo libera… Lo cual resulta exponiendo un acto de estupidez por parte de estos científicos. ¿No se supone que son medianamente inteligentes?

Además, Drácula no está enamorado de ninguno de los personajes a los que usualmente se le asocia, sino de una monja que lo está investigando. ¿Por qué? Sabe dios.

Y su muerte. Entiendo que están tratando de hacer algo distinto y están buscando desesperadamente de burlarse de mis expectativas, pero Drácula por definición es un personaje de pura voluntad. Una fuerza del mal que se mantiene avanzando porque está obsesionada, porque es maligna y no conocemos sus motivos. ¿Resulta que era un cobarde que quería morir, pero tenía miedo de hacerlo? No, lo siento. Para eso debieron haber seguido el ejemplo de Murnau en 1922 y llamar a tu personaje con otro nombre.

1. Blade: Trinity (2004)

Sí, sí, ya sé que las tres películas de Blade son un hito en la historia de las adaptaciones de las películas al cine. Y sí, sé que la primera es muy original y la segunda es una locura visual. Pero no sé en qué estaban pensando cuando hicieron la tercera, que rompe con mucho de lo desarrollado en las dos anteriores. Aunque de eso podemos hablar a mayor profundidad en otra ocasión.

David S. Goyer había hecho una película en su vida, Zig Zag. Y sinceramente no sé en qué estaban pensando en New Line Cinema cuando le encargaron dirigir Trinity, una película con un presupuesto de US$65 millones, considerando que Zig Zag oficialmente hizo una taquilla de US$2,418. O sea, con los ingresos que le generó esa primera película no habría podido comprarse una computadora en esos tiempos. Y aun así, van y le dan el encargo de dirigir a Wesley Snipes y a Ryan Reinolds y a Jessica Biel.

El guión no es particularmente malo, como que lo escribió el mismo David S. Goyer, quien puede haber escrito películas excepcionales, como Dark City o las dos películas anteriores de Blade, pero también había escrito horrores como Nick Fury: Agent of Shield con David Hasselhoff y Dollman versus demonic toys que es una película sencillamente inexplicable en el mal sentido. Él escribió Trinity y estoy seguro que tenía otra idea en la cabeza cuando se imaginó a Drácula, porque lo que termina ejecutando es cualquier cosa.

El Drácula que vemos en esta película es un personaje diametralmente opuesto al personaje original de la novela de Bram Stoker. Mientras que el de Stoker es perverso y manipulador, el de Goyer es guerrero duro y noble. Mientras que el de Stoker es adorable y carismático, el de Goyer es tosco y bruto. Mientras que el de Stoker evita el conflicto directo, manteniéndose en las sombras y usando a otros para que hagan lo suyo, el de Goyer es un hombre de acción que se mete él mismo a la pelea.

Más sobre Zomos Zombis

In .Inicio, Crónica on 16 octubre, 2020 at 3:52 PM

Con pandemia y todo, la venta de libros ha continuado. Con mucha menor intensidad, pero ahí está. En ese sentido, se hace lo que se puede para promocionar los libros que uno saca, aunque es obvio que esta actividad está muy reducida por el momento.

Primero, chequeen el trailer que le hizo Ediciones Altazor a Zomos Zombis. Fue pensado para ser lanzado en la Feria Internacional del Libro de Lima, pero sigue siendo vigente.

Mientras tanto, los autores que habían participado con cuentos seguían comentando el libro. Por ejemplo, Hugo Luque, que colgó esto en su cuenta de Facebook.

Tania Huerta también contribuyó con un cuento y también colgó en su cuenta Facebook algo. Lo pueden ver en este enlace. Ella también está satisfecha con el resultado final.

Joss Whedon, The Avengers (2012)

In .Inicio, Crítica on 8 octubre, 2020 at 3:25 PM

(Yo sigo aprovechando el encierro por la pandemia para repasar todo el MCU en orden, incluyendo las series. El último post al respecto fue éste sobre Thor, la película de Kenneth Branagh. Ahora me toca el primer gran evento, la primera de los Vengadores)

Las películas del MCU habían sido películas esperadas y que habían generado expectativa. Pero nada se compara a la emoción que causó el anuncio de que habría una película de los Vengadores, que se aplicaría en el cine la lección que la misma Marvel Comics había aprendido en la publicación de sus historietas tantas décadas atrás: Que juntar a tus superhéroes más populares en un super equipo era una buena idea que mueve a los fans.

Esto, por supuesto, no cayó del cielo. Como lo hemos estado comentando en posts anteriores, el proyecto venía de películas atrás. Captain America: First Avenger es una película promedio (la comento en este enlace), pero tiene el mérito de establecer varios elementos que son necesarios para que Avengers exista. El personaje mismo de Steve Rogers aka Capitán América no es interesante por sí solo, como se constatará en Captain America: Winter Soldier y en Captain America: Civil War. Es interesante en la medida en la que está liderando a otros o está cuestionando a otros.

Algo similar pasa con Thor, que comento en este enlace. Como película no es sobresaliente, aunque no es mala. Pero su razón de ser es introducir personajes que serán necesarios en Avengers: Loki, Thor, Hawkeye, etc. Incluso el mismo concepto del viaje entre planetas a través de un portal, que es instrumental para que la historia de los Vengadores funcione.

Las demás películas previas Iron Man, Iron Man 2 y The Incredible Hulk son películas autocontenidas. Uno las puede ver sin relación al universo cinematográfico de Marvel y aun así disfrutarlas. Ése no es el caso con Thor y First Avenger. La que falta en esta lista es Captain Marvel, que no es ni uno ni lo otro. Y como ya comenté, me parece una mala película, así que mejor ni nos detenemos mucho en ella.

Por el lado de la producción misma de la película, la gente de Marvel no pensó correr riesgos y trajo a todas las armas pesadas. Para dirigirla trajo ni más ni menos que a Joss Whedon, que para ese entonces no era un director de cine consagrado, pero que para televisión ya era una leyenda. Había sido el creador de Buffy, the vampire slayer y Angel, ambas series legendarias. En ambas sobresalía justamente lo que necesitaba Marvel para Avengers: el balance entre el sentido del humor y la acción, una pizca de terror, el manejo del protagonismo en grupo, la profunda interrelación entre distintos personajes, etc.

De hecho, Whedon solo había hecho una película antes, Serenity, que no había sido un éxito comercial y cuyo origen mismo era bastante particular. No obstante, era una película con el tono y el estilo que los que toman decisiones en Marvel querían.

El segundo guionista, Zak Penn, era un veterano de la adaptación de cómics a la pantalla grande. Había escrito X-Men 2, que para mí es la mejor de esa franquicia. Pero también había sido el responsable de los guiones de The Incredible Hulk, que ya comenté que fue un fracaso, y Elektra, que es un insulto a la inteligencia del público. Como sea, parece que esta vez sí lo dejaron volar, porque el guión de Avengers es bueno.

El resultado es impresionante. La película cumple a varios niveles. Tiene una estructura clásica en la que se incluyen todos los clichés de una historia en la que varios superhéroes se conocen para colaborar. Desde la pelea inicial (el encuentro en un bosque entre Thor, Ironman y Captain America es memorable) hasta la secuencia final en la que todos se unen contra un enemigo común. Ni qué decir de las constantes tomas en las que salen los seis vengadores posando.

Whedon sabe lo que hace. Además, introdujo a la mitología de la MCU una serie de elementos que serían retomados en otras series y películas. Desde la muerte de Coulson que será retomada en Agents of Shield hasta el sacrificio de Tony Stark que será retomado en Iron Man 3. Avengers será el punto de partida para varias tramas que iremos viendo luego.

Ni qué decir del hecho de que la batalla de Nueva York será una referencia constante. De hecho, es el punto de partida de Spider-Man: Homecoming, que comento en este enlace.

No solo eso, sino que la película está llena de momentos memorables y no estoy hablando de las impecables secuencias de acción. La discusión en el laboratorio del helicarrier entre los seis vengadores más Nick Fury es perfecta, con cada uno con un punto de vista válido, pero incompatible con los demás. El primer encuentro entre Loki y Capitán América, en el que lo compara con un oficial nazi, reduciendo un dios a un mero dictador derrocable. Ni qué decir de la profunda frase de Bruce Banner, “mi secreto es que siempre estoy molesto”. Qué buen giro a un personaje que ya conocíamos de años.

Un buen guión, eso es lo que diferencia a esta película de otras como Justice League o X-Men: Dark Phoenix. Un buen guión con una historia clara, personajes con motivación clara, un conflicto claro, diálogos claros y una resolución clara. Punto para el MCU.

Zomos Zombis en Lima Lee

In .Inicio, Crónica on 5 octubre, 2020 at 1:32 AM

La venta de libros en general ha caído un montón por la pandemia, pero no la ha frenado por completo. Convenientemente se ha organizado una serie de eventos a lo largo del año que va a permitir darle exposición a los nuevos títulos de distintas editoriales nacionales. Uno de estos eventos es la Feria Metropolitana Lima Lee. Tiene un formato ligeramente distinto al de la FIL o al de otros eventos literarios que se están haciendo virtualmente en pandemia. Chequeen el enlace.

Ahí pueden comprar Zomos Zombis en el stand virtual de Ediciones Altazor y Epitafio en el stand virtual de Pandemonium Editorial. Las reglas de este evento decían que cada editorial podía exhibir solo unos pocos títulos en cada uno de sus stands, así que si entran podrán encontrar rápidamente los libros en cuestión.

Por lo pronto, como quién se decide para comprar alguno de los dos libros, aquí les dejo el video de Autores Increíbles en el que me entrevistaron. Fue de una hora y conversamos con otros autores de terror sobre la pandemia y la pertinencia de las historias de zombis en este contexto. Discutimos un montón y mencionamos muchos otros autores, por si acaso.

Harry Bradbeer, Enola Holmes

In .Inicio, Crítica on 25 septiembre, 2020 at 3:34 PM

Déjenme por comenzar aclarando que yo soy un fanático de Sherlock Holmes.  Me encanta el personaje, me encanta el universo creado alrededor de él (su compañero Watson, su relación con Scotland Yard, su red de apoyo callejera, etc), me encanta cómo son narrados los casos que trabaja (cuando son cuentos cortos, no tanto las novelas) y me encanta su ética, sus principios.  Me encanta todo el paquete.

Por eso me emociono cuando anuncian una adaptación.  Sí, ya sé que lo políticamente correcto es decir que la serie Sherlock de la BBC es lo máximo y que es insuperable y que nada más se puede hacer al respecto.  Sin embargo, yo creo que sí se puede hacer mucho más con el personaje.  Sí me gustó la primera película de Guy Ritchie con Robert Downey Jr, porque me pareció que era inusuablemente fiel al texto original: Sherlock siendo un antipático, Watson siendo su único amigo, Scotland Yard tolerándolo porque es efectivo, etc.

Pero hay otras adaptaciones que rompen un poco con la tradición de Sherlock y que no terminan por arruinar el planteamiento del personaje.  Tomen, por ejemplo, The great mouse detective, la película animada de Disney de 1986, que introduce a Basil, un ratón detective que no es otra cosa que Sherlock convertido en roedor.  Es mucho más fiel al personaje original que otras muchas películas que lo han intentado.

Ahora, Sherlock Holmes funciona porque es un personaje complejo.  No es como Batman, que funciona porque justamente tiene un planteamiento simple: Sus padres fueron asesinados por un criminal indefinido cuando era niño, suceso que lo traumatiza y lo lleva a ser un vigilante obsesivo que le ha declarado la guerra a todo el crimen como respuesta.  Simple.  En cambio, Sherlock es complejo y tiene muchas aristas.  Es brillante, pero tiene una obsesión por el siguiente reto.  Por eso consume drogas por momentos: Porque se pone ansioso cuando no tiene un caso difícil entre manos.  En ese sentido, está claro que Sherlock es un personaje con trastornos.  Por eso me parecía que Robert Downey Jr lo capturaba bien en la primera película.

Pues bien, llegamos así a Enola Holmes, una película estrenada por Netflix en estos días.  Rompe con varios elementos clásicos de la tradición de Sherlock Holmes, que podría dejar pasar si fuese una buena historia.  Lamentablemente no lo es.  Y me hubiera gustado que lo fuera, porque la idea de que Sherlock tenía una hermana menor que era tan brillante como él realmente me parecía atractiva.  Es una lástima que se hayan ido por el camino de definir a Enola como contraparte a Sherlock y Mycroft, en vez de definirla como brillante por sus propios méritos.

Al final el mensaje que queda es que Enola es interesante por su relación con ellos dos y con su madre y en menor medida porque ella es interesante y profunda por su cuenta.

En ese proceso, por supuesto, tienen que tomar al personaje que todos sus seguidores aman y lo tienen que despreciar para darle espacio al nuevo personaje.  Algo que es una tendencia.  La serie Watchmen de HBO intenta eso destruyendo al personaje Ozymandias -que en el material original es el hombre más inteligente del mundo- mostrándolo cometiendo errores estúpidos, para darle espacio a la genial y brillante nueva mini Ozymandias, que lo supera en todos los aspectos… porque el original se volvió idiota de un momento a otro.

Lo mismo pasa con las últimas tres películas de Star Wars.  Tienen que tomar a Luke y olvidar que era un personaje idealista, comprometido, creyente y entregado para convertirlo en un viejo amargado y asesino de niños ni más ni menos, de tal manera que haya espacio para el reemplazo, Rey, que es mágicamente mejor que él en todo porque es mejor que él.

En Enola Holmes, de pronto resulta que Sherlock es un caballero que observa las reglas de la sociedad, que es recto y correcto, que no tiene sensibilidad social.  De esta manera hay espacio para que llegue Enola y cubra esos aspectos.  Me da mucha pena, porque si hubieran mantenido el personaje original de Sherlock como realmente es y hubieran construido a una Enola sobre la base de eso que sobresale por sus propios méritos, habría sido el inicio de una franquicia muy interesante.

Justamente uno de los detalles que hace tan interesante a Sherlock es que es iconoclasta.  No respetaba las reglas de la sociedad.  No le importaba lo que la gente esperaba de él.  Mantenía amigos en todos los estratos sociales.  No sólo eso, hay casos en los que él deja ir al culpable de un crimen, porque considera que es la víctima de alguna injusticia social.  O sea, es incorrecto que no tenga sensibilidad social.

En un momento de Enola Holmes, un personaje lo acusa de tener una visión sesgada, por haber crecido en un castillo en una vida de privilegios, lo cual rompe también con el personaje.  En los cuentos se relata cómo Sherlock desde sus orígenes había hecho el específico esfuerzo de pasar tiempo en distintas realidades, mantener amigos delincuentes y de establecer una red de contactos en distintos grupos para precisamente ser más objetivo.

Ni qué decir de Mycroft.  El hermano mayor de Sherlock, que también es sobresalientemente inteligente.  En los textos lo plantean como una antítesis de Sherlock en el sentido en el que usa sus talentos para la política, que no cuida su físico, etc.  En la serie de la BBC lo replantean como un conspirador involucrado en los más altos niveles de la sociedad.  Me pareció bien planteado, aunque me molestó que fuera un amargado.

En los libros, Mycroft no es un amargado.  Es un tipo de buen humor y que mantiene una relativa buena relación con Sherlock.  Es tan solo que tiene otros intereses.  En ese sentido, la interpretación de Stephen Fry en la segunda película de Guy Ritchie me parece más adecuada.  Un tipo brillante y tan inexplicable como Sherlock, pero buena gente y ameno.  Carismático de una manera distinta.  Otra cosa importante: Mycroft también rompe las reglas de la sociedad.

El Mycroft de Enola Holmes es un pobre imbécil.  Es amargado, no tiene brillantez alguna, es constantemente burlado por Enola porque Enola es Enola, etc.  Desperdicio de un buen personaje solo para dejar espacio a un personaje nuevo que se agarra parte de su mérito.

Un detalle final que me molesta: La sugerencia de que Mycroft y Sherlock no intervienen en la política de su país, porque están desconectados con los cambios de la sociedad y porque no tienen interés en los menos favorecidos.  Eso es un cambio fuerte.  En los libros ambos están constantemente interviniendo en el rumbo del Reino Unido, cada uno de una manera distinta.  Mycroft, de hecho, está metido en el gobierno.  Sherlock de maneras más sutiles.

Por todo esto me da pena.  Han podido construir algo encima de la mitología que creó Sir Arthur Conan Doyle con sus libros.  Decidieron irse por el camino fácil y destruir partes de ese universo para forzar espacio en el cual colocar los méritos de un nuevo personaje.  Qué desperdicio.

 

Presentación de Epitafio

In .Inicio, Crónica on 22 septiembre, 2020 at 6:13 AM

Si siguen la movida zombi en el Perú seguramente han escuchado de Luis Apolín.  Y si no lo han hecho, deberían.  Este autor huaracino ha sido mencionado por el académico Elton Honores como el mejor escritor peruano del género de zombis y yo estoy largamente de acuerdo con él.  Ha sacado hasta el momento dos libros de cuentos: Teztimonio (que comento en este enlace) y Hermano (que comento en este otro enlace).

Por otro lado, tenemos a la Pandemonium Editorial, relativamente nueva editorial que está enfocada a sacar material de terror.  Si bien sacar un proyecto empresarial como éste siempre es un reto y es loable que esté saliendo adelante, la aparición de Pandemonium refuerza mi hipótesis de que la promoción del género de terror ya no tiene como cuello de botella a las editoriales, sino al siguiente nivel en la cadena, la distribución y la promoción.

Pues bien, los amigos de Pandemonium decidieron reeditar Testimonioz y Hermano en un solo tomo y añadirle material inédito de Apolín y sacarlo con el nombre de Epitafio.  Y ése es el libro de cuentos que presentamos esta semana.  Cuando ya esté disponible lo podrán adquirir en el portal de Ethereal Bookstore, en donde además tienen mis tres libros de Réquiem más el Zomos Zombis.  Digo, no más.