Mildemonios

Lois McMasters Bujold, The Vor Game

In .Inicio, Crítica on 9 agosto, 2018 at 10:23 PM

Esta novela es parte de la Saga Vorkosigan, que se inicia con Falling Free (que comento en este enlace).  Y si bien es el octavo título de la saga, fue el décimo primero en ser escrito.  Esto quiere decir que para cuando McMaster Bujold se sentó a escribirla, estaba ya bastante experimentada.  Es decir, sabía lo que funcionaba y lo que no cuadraba.  Esto es relevante, porque títulos anteriores podían ser catalogados como ligeramente experimentales.  Esto es bueno, porque deja a la autora escribiendo material bien novedoso.

El drama en las novelas de McMaster Bujold es siempre el mismo.  Hay una sociedad altamente militarizada y formal y burocratizada, en la cual el héroe brillante e iconoclasta tiene que moverse.  En Vor Game tenemos nuevamente de héroe a Miles Vorkosigan, el hijo de Cordelia Naismith, quien cumplía exactamente esa función (ser heroína brillante e iconoclasta en una sociedad militarizada) en dos de las novelas anteriores, Shards of honor (que comento en este enlace) y Barrayar (que comento en este otro).  No obstante, en Vor Game, Miles ya no será el joven burlón al que todo le sale bien, como en Warrior’s Apprentice (que comentó aquí).  Este Miles está más cercano al chico en conflicto que no sabe quién debe ser.  Más cerca al Miles de Mountains of mourning (que comento aquí).

En Apprentice me molestaba que a Miles todo mágicamente le saliera bien.  Que planeara algo demencial para salir de una crisis y que todo le funcionara.  A partir de cierto punto, ya no era divertido.  En cambio, en Mountains, lo que me molestaba era todo lo contrario, que la solución al problema que se presenta en el libro no es realmente algo al nivel de un chico que se supone que es un genio y que ha estado exhibiéndose como un genio por la galaxia conocida.  La solución era básicamente darse por vencido.

En Vor Game creo que Master Bujold llega al equilibrio.  El Miles de esta novela se acaba de graduar de la academia y tiene una idea de a lo que quiere que apunte su carrera militar.  No obstante, sigue siendo el hijo de un oficial relevante y de familia noble, así que su carrera no es un asunto solo de él, sino prácticamente un asunto de Estado.  En ese sentido, mucha gente se mete en su vida.  Miles no tiene el control de las cosas y eso es interesante.  Para variar.

Desde el comienzo hasta el final, Miles está reaccionando a lo que otros están haciendo.  Él no tiene el control de nada, en realidad.  Su carrera está siendo decidida por un comité.  Cuando está en una posta en el polo de Barrayar, su bienestar es decidido por su oficial superior, que es un incompetente.  Cuando está de misión fuera del planeta, es otro oficial el que decide las cosas.  Y cuando la crisis estalla, él está corriendo de un lado a otro con su acompañante sorpresa tratando de regresar a la seguridad de su planeta natal, pero todo se complica cada vez más, hasta el gran final.

Así es mucho más interesante ver a un joven que se supone que tiene una mente brillante: En un ambiente que no está bajo su control.

A mí personalmente me gusta mucho la primera parte, en la que está estacionado en una base de entrenamiento en una isla lejana.  Y ni siquiera está ahí a hacer algo interesante, sino para ser el oficial encargado de monitorear el clima, que es terriblemente aburrido.  Lo que sucede en la base termina siendo interesante y explora a un Miles más maduro, dispuesto a tragarse su orgullo como parte de un plan superior.  Él sabe que lo han mandado ahí para tenerlo bajo control y él está dispuesto a aceptar lo que le han impuesto, porque sabe que ése es el camino para una carrera en la flota luego.

Me habría gustado leer más sobre su vida en esa base.  Sí, por supuesto que lo que viene después fuera del planeta es muy emocionante, pero ver a este personaje fuera de su elemento y tratando de procesarlo da pie a una serie de reflexiones maduras y profundas.  Habría sido curioso saber qué habría hecho Miles de haberse quedado ahí los meses que le dijeron que tenía que quedarse.

Por lo demás, Vor Game cumple y sirve como transición hacia un Miles distinto, que está analizando las consecuencias de sus tiros al aire, algo que no hacía en Apprentice.  Después de Mountain, yo casi no tenía ganas de seguir leyendo la saga.  Pero ahora sí estoy a bordo nuevamente.

  1. […] Esta novela es parte de la Saga Vorkosigan, que se inicia con Falling Free. (Seguir leyendo) […]

  2. […] personajes, etc), en Vor Game todo se alinea para que todo salga de manera ideal, que comento en este post.  Eso a mí me […]

  3. […] anterior en la serie, Vor Game (que comento aquí), había levantado un poco.  No estuvo excelente, pero de nuevo teníamos una historia de Miles […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: