Mildemonios

Robert Kirkman & Jay Bonansinga, The fall of the Governor – Part 2

In .Inicio, Crítica on 18 enero, 2018 at 3:30 PM

Esto es lo que habíamos estado esperando.  Kirkman lo sabe perfectamente.  Cuando comenzó a sacar novelas sobre el camino que llevó a Philip a convertirse en el Governor y luego a enfrentarse a la comunidad que lidera Rick (que lo hemos visto en la serie de televisión y en los cómics desde la perspectiva de éste último), sabía perfectamente que lo que todos queríamos leer era el encuentro final desde la perspectiva de los que apoyaban a Philip.  La batalla que llevaría a que el Governor muera -no es spoiler… ¡todos hemos visto la serie o los cómics!- y a que la cárcel que Rick y su gente habían habilitado para que sea su nuevo hogar sea volada en mil pedazos.

Kirkman lo estiró lo más que pudo.  Primero nos presentó Rise of the Governor, que comento en este post.  Es la historia de cómo este personaje pasa por varias penurias con un par de familiares y dos amigos cercanos para llegar al pueblo de Woodbury.  Luego de eso viene Road to Woodbury, que comento aquí, protagonizada por Lily, un personaje distinto que Kirkman y Bonansinga astutamente introducen para narrar la historia desde su punto de vista.  Su evolución es retomada en Fall of the Governor – Part I, que comento aquí.

El final de esa novela es el quiebre total a varios niveles.  Hay personajes relevantes que mueren.  Philip es transformado más allá de toda recuperación físicamente, pero sicológicamente también.  Y la comunidad de Woodbury que había estado progresando lentamente gracias a un esfuerzo conjunto de varios personajes, no solamente Philip, queda encausada a apostarlo todo por el enfrentamiento total contra la gente de Rick.

Éste es el inicio de Fall II.  Philip es un maestro manipulador, eso ya lo hemos visto en las novelas anteriores.  Hace uso de ese talento para poner a todos contra Rick.  Incluso a Lily, que en algún momento intentó matar a Philip y que cuestionaba su liderazgo.  Ella es básicamente la segunda al mando del asalto a la cárcel.

Y dios, la secuencia del asalto a la cárcel es una obra maestra.  Créanme que es algo bastante logrado.  Narrado desde el punto de vista de Lily y sus hombres de confianza, lo que muestra es una comunidad de personas normales y ordinarias enfrentadas a una banda de especialistas.

Después de todo, los soldados con los que cuenta Philip son personas ordinarias.  No son guerreros entrenados.  Han llegado a Woodbury como han podido.  Justamente el poder de Philip radica en que tiene debajo una población que ya no quiere saber nada de violencia y le han delegado a él esa tarea.  A él y a su pandilla.

En cambio, en la prisión casi todos son guerreros entrenados.  Han pasado por mucho y pueden ser muy violentos.  Desde Rick hasta Michonne.  Esto hace que la historia por el lado de Lilly sea terrorífica, porque ella ha visto de lo que es capaz esa otra loca con su katana.

La tensión va creciendo hasta el desenlace que ya sabemos que viene, pero que es contado de una manera convincente.  De las novelas de Walking Dead, ésta es definitivamente la mejor.  Muy buen trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: