Mildemonios

Lois McMasters Bujold, The mountains of mourning

In .Inicio, Crítica on 19 octubre, 2017 at 2:49 PM

Como ya he mencionado en los posts en los que comento esta serie, Lois McMasters Bujold escribió las novelas en desorden.  En ese sentido, hay dos órdenes en los que podrías leerlos: En el orden en el que las publicó o en el orden de la cronología interna de la historia.  Yo me decidí por la segunda opción.  Por eso me tocó leer Mountains of mourning después de haber leído la decepcionante Warrior’s apprentice.

Warrior’s apprentice me había parecido decepcionante después de la impresionante Barrayar.  De hecho, estas dos novelas son bastante distintas en paso y en tono.  Y Mountains of mourning es distinta a las anteriores también.  Mientras que en las anteriores historias teníamos personajes como Cordelia o Milo, que se las sabían todas y siempre caían parados, en esta oportunidad tenemos una trama mucho más social en la que tener la respuesta correcta no es tan fácil.

En ese sentido, Mountains no es que sea mala, sino que es distinta.  En las historias anteriores había un enfrentamiento en el que habría un ganador y habría un perdedor.  Y haciendo uso de su intelecto y de su racionalidad, el personaje principal salía victorioso.  En esta oportunidad no hay buenos y malos.  Hay simplemente un problema social que hay que afrontar.  Y dependiendo de lo que se aplique, habrá gente insatisfecha y habrá gente beneficiada.

Miles, el protagonista principal de Warrior’s apprentice e hijo de Cordelia, quien a su vez fue protagonista de las dos novelas anteriores a ésa, es noble y tiene una serie de responsabilidades.  Su padre es un héroe de guerra y un miembro influyente de la aristocracia de su planeta.  Y si bien Miles ha heredado la inteligencia y la astucia de su madre, tiene un grave problema: Como consecuencia de los sucesos de Barrayar, nació con una estructura ósea débil y con malformaciones.  Esto, en un planeta orientado a la excelencia militar, es una peligrosa discapacidad.

En la última novela Miles estaba luchando por ingresar a la academia militar, dada su condición.  Ahora se ha graduado y está de regreso en las tierras de su familia.  Debe decidir qué hará con su vida.  Mientras están en esa discusión, llega una mujer al palacio.  Ha caminado por tres días enteros para ver directamente al Conde Vorkosigan, el padre de Milo, para demandar justicia por el asesinato de su bebé, un crimen que la autoridad local de su pueblo no piensa tomar en serio.

En las novelas anteriores el Conde era Piotr, el abuelo de Miles.  Un noble chapado a la antigua, muy apegado a las tradiciones de Barrayar.  Aral, su hijo (y padre de Miles), es un reformista, el cual se ha estado enfrentando al ala conservadora del gobierno.  En Mountains, el Conde ya es Aral.  Piotr ya ha fallecido.  Y Miles tiene que demostrar su valor más allá de la academia.

Es por eso que Aral manda a su hijo Miles a atender el asunto del bebé asesinado en calidad de su representante con todo el poder que eso lleva.  Mountains se enfoca en eso.  En un caso de asesinato en un contexto muy pobre.  La mujer vive en una zona montañosa en donde la población sufre mucho y a donde las reformas de Aral no han llegado aun.

La historia, entonces, no es una de guerra o de grandes proezas bélicas.  Es una en la que Miles se enfrenta a algo que nunca antes había tenido que enfrentar: la realidad social.

Ahora bien, esto es una novela de ciencia ficción, recuerden.  Así que la solución final al problema es más bien intelectual.  Miles soluciona el caso y descubre al culpable, pero no solo eso, sino que además debe decidir la pena.  De hecho, antes de irse tiene que imponer un par de cambios para tratar de abordar varios de los asuntos que aquejan a esta comunidad.

En el proceso, Miles descubrirá qué quiere hacer ahora que se ha acabado la academia.  Él la tiene difícil, porque no solamente es hijo de un héroe de guerra y de una figura política relevante en su planeta, sino que además es noble y tiene un cuerpo frágil en una sociedad militarizada.

Nosotros sabemos que él es capaz.  En la novela anterior lo vimos ser un excelente oficial en el espacio, dirigiendo una flota improvisada de naves en batalla.  Es en la tierra que tiene problemas.  No es muy difícil deducir qué será de su vida ahora.

Anuncios
  1. […] Como ya he mencionado en los posts en los que comento esta serie, Lois McMasters Bujold escribió las novelas en desorden. (Seguir leyendo) […]

  2. […] El drama en las novelas de McMaster Bujold es siempre el mismo.  Hay una sociedad altamente militarizada y formal y burocratizada, en la cual el héroe brillante e iconoclasta tiene que moverse.  En Vor Game tenemos nuevamente de héroe a Miles Vorkosigan, el hijo de Cordelia Naismith, quien cumplía exactamente esa función (ser heroína brillante e iconoclasta en una sociedad militarizada) en dos de las novelas anteriores, Shards of honor (que comento en este enlace) y Barrayar (que comento en este otro).  No obstante, en Vor Game, Miles ya no será el joven burlón al que todo le sale bien, como en Warrior’s Apprentice (que comentó aquí).  Este Miles está más cercano al chico en conflicto que no sabe quién debe ser.  Más cerca al Miles de Mountains of mourning (que comento aquí). […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: