Mildemonios

Jonathan Stroud, Lockwood & Co – The screaming staircase

In .Inicio, Crítica on 29 septiembre, 2016 at 6:00 AM

rl

La intención de esta novela está clarísima desde la página uno.  Stroud está tratando desesperadamente de establecer una franquicia, como solo Disney puede hacerlo.  Tomen en cuenta que esta novela está siendo publicada por la editorial de Disney, Hyprion.  La misma que lanzó Descendants, que ahora va por su segunda película.

Esto no está mal en sí mismo.  No obstante, aquí creo que sí se pone en el camino.  La intención de Stroud perjudica al ritmo de la narración.  Por ejemplo, el inicio es demasiado lento, dejando en claro que a estos personajes los vas a tener en montones de historias por venir.  Lo primero que se narra en Screaming staircase es una larga y aburrida secuencia en la que los dos personajes principales, Lockwood y Lucy, se preparan para un caso dentro de una casa que supuestamente está embrujada.  Eventualmente el caso se pone interesante y arranca la acción.  Eventualmente te dan más detalles del origen de Lucy, que es la narradora de la novela.  Pero es en esta secuencia inicial que te introducen lo más importante del mundo de Lockwood.

Hace muchos años hubo un suceso que no se entiende aún, por el cual se liberaron a nuestro mundo fantasmas.  Estos pueden ser de distintos tipos, pero hay algunos que son dañinos y que pueden incluso matar a una persona.  Para hacer frente a esta amenaza hay agencias de investigación.  Pero hay un giro, que casualmente hace del mundo de Lockwook uno interesante para el público de Disney.  Solamente niños pueden sentir la presencia de los fantasmas.  Los adultos solamente son víctimas cuando ya es demasiado tarde.

cliffside

No queda claro en qué año sucede la trama, pero el impacto de la presencia de fantasmas ha alterado completamente el desarrollo de la sociedad.  Por ejemplo, se sabe que los fantasmas son afectados por el hierro.  Así que la industria del hierro es la más relevante.

Muchos celebran que Stroud haya sido muy creativo en la generación del mundo en el que transcurre la historia, más que los personajes -que son algo trillados- o la historia misma -que es algo predecible-.  A mí no me pareció que ése fuese el caso.  A mí la impresión que me dio fue que fuerza demasiado las cosas para plantear un mundo que es ideal para una serie de aventuras.

Los personajes son geniales.  Es lo mejor de la novela.  Muchas críticas celebran la capacidad de Stroud de crear un mundo convincente en el que fantasmas son un problema cotidiano.  Yo discrepo.  Creo que sus personajes -sobre todo los principales: Lockwood y Lucy- están muy bien hechos, con diálogos muy inteligentes y realistas a la vez.  Hay partes que no tendrían sentido en una narración de aventuras.  Pero sí en un mundo que aspira a ser creíble.  Así es como reaccionaría un millonario si se le apareciera el fantasma de su ex.  Quizás lo que hace en ese momento no sea racional, pero es que así somos ante lo sobrenatural.

El mundo que propone Stroud está bien, pero no me parece sobresaliente.  Hoy en día, después de The magicians de Lev Grossman o de The Dresden Files de Jim Butcher, construir un mundo convincente para una novela de fantasía urbana es casi casi una necesidad.  No es opcional.  Y en esa tarea Stroud no me parece tan bueno como la crítica lo pone.  Sobre todo porque los elementos más originales y los que son más resaltados en la publicidad de la novela -por ejemplo, que para perseguir fantasmas te tienes que armar con, entre otras cosas, una esgrima de hierro-, terminan siendo algo forzados para establecer la franquicia que comentaba adelante.

Un héroe que anda con esgrima batallando contra fantasmas es comparable al sonic screwdriver de Doctor Who o las varitas mágicas de Harry Potter.  Por lo pronto, el truco parece haberles ligado, porque ya hay un proyecto listado para adaptar esta novela al cine.  En lo que a mí concierne, estuvo bien, pero no me llamó la atención lo suficiente como para comprarme la segunda parte.  Tengo otras lecturas más prometedoras esperándome.  Lo siento, Lockwood.

 

 

  1. […] La intención de esta novela está clarísima desde la página uno.  Stroud está tratando desesperadamente de establecer una franquicia, como solo Disney puede hacerlo. (Seguir leyendo) […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: