Mildemonios

Willy Del Pozo, El sendero luminoso del placer

In .Inicio, Crítica on 9 septiembre, 2015 at 2:18 PM

JNE_actividades abr_pag01

Primero, un disclaimer.  Yo a Willy lo conozco desde hace un tiempo y me parece un mate de la risa.  Es una persona ocurrente, carismática y muy sincera.  Esto es importante que lo diga de entrada, porque El sendero luminoso del placer se supone que es un libro de crónicas breves con anécdotas de su vida.  Y no, no me la creo.

Verán, cuando leía los disparates de Sofocleto hace varios años, como por ejemplo su genial libro El ángulo agudo, a todos les queda claro que son cuentos.  Que son historias que pretenden pasar como verdades, pero que son tan disparatadas que es imposible que alguna vez hayan sucedido.  No obstante, cuando uno lee a Sofocleto tiene que aplicar lo que en inglés se llama suspension of disbelief.  O sea, estar dispuesto a creer por un ratito que eso es posible, porque si no, por gusto te compraste el libro y por gusto te pusiste a leerlo.

Con el libro de Willy no sucede eso, porque no queda claro.  Algunas de las anécdotas son tan profundas y sentimentales que dudo mucho que sean falsas.  Sospecho que deben ser producto de algo que le pasó realmente.  En esta categoría podríamos poner DoremifasolaSILBANDO y TERESA ya no tiende la mesa.  Otras son demasiado fantásticas y dudo mucho, pero muchísimo que sean ciertas.  Por ejemplo, la que le da el nombre al libro y La MUJER biónica.

pakistan01

El resto está en el medio, batiéndose entre la total fantasía y el costumbrismo ameno.  Y ahí creo que yace la gracia de este libro.  Uno termina de leer cada una de las anécdotas y se pone a pensar qué tanto de las tres páginas que acaba de leer será cierto.

En la presentación de esta edición, Willy dijo que al comienzo escribía anécdotas reales y la gente no le creía.  Y que cuando comenzó a escribir cosas que no eran ciertas, la gente se lo comentaba como si se la creyesen.  A menos que nos haya mentido cuando dijo esto específicamente, ahí reside la clave.  Pero a la vez, ahí reside el reto: Leer el libro e ir decidiendo uno por uno si es cierto, si es falso o si es medio cierto o medio falso.

En el proceso tomen en cuenta lo siguiente: Las anécdotas no están en el orden en el que fueron originalmente publicadas (es material que salió periódicamente en un diario ayacuchano), sino en el orden cronológico en el que supuestamente le sucedieron al autor.  Así, la primera anécdota es sobre su nacimiento y la última es la más cercana al presente, aunque no necesariamente fueron publicadas en ese orden.

Como sea, es un texto bastante ameno y presenta un desafío que lo hace más lúdico.  Y si no lo tocas por el título, no te lo mereces.

(Dibujito de arriba: http://rikhunafilms.blogspot.pe/)

  1. […] (Mildemonios Cultural, 09/09/2015) Primero, un disclaimer.  Yo a Willy lo conozco desde hace un tiempo y me parece un mate de la risa.  Es una persona ocurrente, carismática y muy sincero.  Esto es importante que lo diga de entrada, porque El sendero luminoso del placer se supone que es un libro de crónicas breves con anécdotas de su vida.  Y no, no me la creo. (Seguir leyendo) […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: