Mildemonios

Misión cumplida: Carlos Calderón Fajardo

In .Inicio, Crónica on 6 mayo, 2015 at 2:47 PM

1800178_897159503682390_2977851448277176902_n

El día 29 de abril a la 1 am falleció Carlos Calderón Fajardo.  Un excelente escritor peruano que cultivó varios estilos, pero que en mi opinión sobresalió valientemente en el género de terror.  Quizás muchos lo conozcan por alguno de los muchos premios que ganó durante su carrera.  Otros lo conocerán por su novela de vampiros El viaje que nunca termina, que es la primera parte de una serie que llegó a cuatro títulos.

Yo tuve la oportunidad de conocerlo a dos distintos niveles.  Primero, como autor al cual admiraba.  Pude entrevistarlo sobre sus orígenes como escritor y otros temas.  Y luego vendí ejemplares de su obra en ferias y festivales, cuando aún hacía esa vaina.  Como escritor a quien admirar, Calderón Fajardo era excelente, porque era un muy buen escritor.  Pero además, era un escritor metódico.  Él era de los que sabían exactamente lo que hacían y por qué había que poner tal verbo en tal lugar.  No dejaba nada al azar.  Para que se hagan una idea: En cierta oportunidad Willy del Pozo, el editor de Altazor, nos pidió a un grupo de autores que apoyemos con cuentos cortísimos de menos de 201 palabras para su publicación, 201.  Él no era fan del microcuento, pero aún así aceptó el reto porque siempre estaba tratando cosas nuevas.  Y se puso el reto adicional de que su cuento tenga 201 palabras exactas, algo que resultaba ligeramente más difícil.

Segundo, como autor con el cual conversar.  Calderón Fajardo era una persona a la que le encantaba conversar y contarte sus ideas y sus proyectos.  Cada vez que me cruzaba con él me contaba de una idea nueva que tenía o de algo que le había pasado que pensaba transformar a un relato.  Además, siempre estaba buscando alguien con quién comentar sus lecturas.

Carlos Calderón Fajardo era un tipazo y un excelente escritor.  Sobre todo porque además de haber escrito terror en un momento en el cual escribir cualquier cosa que no fuese costumbrismo o realismo en el Perú estaba mal visto, se mantuvo fiel a sus gustos y a sus intereses.  Y en el proceso nos ha dejado excelentes cosas.  Se le va a extrañar.

(Foto de arriba: Andina)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: