Mildemonios

Ian Tregillis, Bitter seeds

In .Inicio, Crítica on 24 febrero, 2014 at 4:35 PM

tumblr_misjjfofjH1rhorjdo1_1280

En varias webs había leído que Tregillis era algo así como el siguiente George R. R. Martin.  Que Bitter seeds era lo que debías leer si es que Game of thrones te había capturado.  Y la verdad es que después de haber leído la primera novela de la trilogía de Tregillis, fallo en reconocer en dónde está su atractivo.  Ok, entiendo que los fans de Martin que se han quedado colgados esperando la siguiente novela de esa serie tengan que ocupar su tiempo leyendo otra cosa y que Bitter seeds sea una especie de sustituto imperfecto.  Pero no me parece una buena novela en lo más mínimo.

La idea original del libro es buena.  A inicios del siglo pasado los alemanes han estado haciendo una serie de experimentos inhumanos con niños que les ha permitido tener un puñado de humanos con poderes especiales para cuando arranca la segunda guerra mundial.  Uno de ellos puede pasar por paredes, otra puede ver el futuro, etc.  Con esto, el ejército nazi tiene una ventaja importante que les permite ir invadiendo países de lo lindo. Al enterarse de esto, los británicos recurren a un recurso desesperado.  Empiezan a reclutar a brujos que se pueden comunicar con una especie de demonios, gracias a lo cual pueden nivelar el conflicto.

Como digo, la idea es buena.  Lamentablemente los personajes son tan cliché (el espía duro, el noble vividor, etc), que la trama misma se va volviendo bastante predecible.  Además, tiene un detalle que para mí, por lo menos, es fatal: Tregellis introduce elementos alucinantes (demasiado alucinantes) que después no puede controlar. ¿Con que los alemanes tienen un agente que puede atravesar paredes y que ya tuvo experiencia en infiltrarse a Londres una vez? ¿Qué le impide hacerlo de nuevo y matar a Churchill? ¿Con que los británicos tienen un medio para controlar el clima? ¿Qué les impide arrasar no solo con Alemania, sino además con cualquier otro país que se les interponga? Claro, Tregellis lo justifica agregando obstáculos a cada una de estas opciones que a mí no me convencen. ¡Estamos hablando de la segunda guerra mundial! La guerra que supuestamente acabaría con todas las guerras.  Todo se valía en aquella ocasión.

Pero por encima de eso están otros dos elementos que hacen que me deje de interesar de inmediato por los personajes principales: Primero, sabemos que luego se podrán hacer viajes en el tiempo (no diré cómo, pero es una posibilidad que se introduce por ahí).  Entonces, ¿para qué me esfuerzo? ¿Para qué me preocupo por tomar una decisión errada? Igual sé que luego estaré lo suficientemente bien como para regresar en el tiempo y hacer eso que sabemos que haré.  Bah.  Incluso cuando lo meten en comics me disgusta.

Y segundo, hay un personaje que puede ver el futuro, pero que curiosamente está demente.  Qué conveniente.  Este personaje puede hacer lo que le dé la gana.  Escaparse de una cárcel, manipular a los demás, etc.  Es básicamente un dios en la tierra… ¿Y se deja maltratar por un alemán que violó a una agente en el cuarto del costado? No, lo siento.  No me la trago.

La genialidad de George R. R. Martin es que en su mundo todo cuadra.  Todo tiene sentido y todo eventualmente se explica.  Ian Tregellis, por su lado, es demasiado arbitrario.

(Dibujito de arriba: http://louzales.tumblr.com/)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: