Mildemonios

Debate sobre fomento de la industria de cine: Lecciones de Asu Mare a grandes rasgos

In .Inicio, Crónica on 28 mayo, 2013 at 3:08 PM

dragon_01Antes que nada, hace falta que leas este otro post con los disclaimers previos a una conversación sobre la promoción del cine nacional.  Y es que hay gente que tergiversa todo lo que uno dice porque básicamente la realidad le está dando la espalda.  En ese sentido, yo que llevo chequeando el tema por un par de años me he sorprendido por la recepción que tuvo Asu Mare.  Algunos la basurean, otros la toman como un caso excepcional, otros niegan su existencia.  No obstante, para los que sí quieren ir observando la realidad para sacar lecciones, Asu Mare es una mina de oro.  Aquí algunas de las lecciones que se pueden sacar.  Ojo, solo algunas.

2. Lecciones

Primero, tener un buen equipo rinde.  Esto lo había leído en entrevistas y lo comentaron en la charla que dieron Miguel Valladares y Ricardo Maldonado en la Universidad de Lima.  Cuando se decide hacer la película, Valladares no escatimó en gastos para conseguir básicamente lo mejor que pudieron conseguir para hacer su film técnicamente impecable.  Puede que no te guste el contenido o te moleste que hiciera dinero cuando andas a los cuatro vientos gritando que no es posible hacer dinero con una película peruana.  Pero tienes que aceptar que técnicamente es insuperable.  Calidad de propaganda cara.  Y eso es en primera instancia porque pusieron al mando del proyecto a Ricardo Maldonado, quien venía de dirigir Perú Nebraska.  Pero esa parte de la historia ya te la sabes.

Segundo, invertir en marketing rinde.  O mejor dicho, preocuparse en el marketing.  Como me explica Valladares en esta entrevista, ellos invirtieron relativamente poco porque parte de los contratos de convenio que firmaba con las empresas que los auspiciaban incluía compromisos de promoción.  De esa manera, Tondero Producciones no se tenía que preocupar por hacer tanta publicidad, porque caía en manos de las empresas, a quienes les interesaba hacerlo y hacerlo bien.

Asu Mare no termina siendo un éxito comercial solamente porque es un buen producto.  A eso hay que añadirle una correcta campaña de marketing y una preocupación por incrustarla en los ciclos comerciales de las salas de cine.

Tercero, -quizás el aporte más grande de Asu Mare– es posible utilizar los ciclos de mercado a favor del cine peruano.  Su fecha de estreno no fue en julio, cuando se compite con los blockbusters que llegan de Estados Unidos.  Tampoco fue en verano, cuando las salas de cine tienen qué mostrar.  Fue una semana después de Semana Santa, después de que oficialmente el verano se haya acabado y una masa de gente tenga menos programado que hacer para entretenerse.  Además, tuvo dos semanas libres de competencia, antes de que llegara una taquillera de Hollywood: Ironman 3 (que no es moco de pavo).  Esto yo asumía que no era casualidad y el día de la exposición en la Universidad de Lima lo aclararon: No lo es.  Planearon con precisión qué día debía estrenarse Asu Mare.

Y esto fue posible… porque es posible.  Si tienen memoria traten de acordarse que apenas hace un año había varios comentaristas y promotores del cine peruano que decían que esto no era posible.  Simplemente que no era una opción, a pesar de que otras películas peruanas ya lo habían estado haciendo.

Cuarto, si haces algo que a la gente le gusta, vendrá a verlo.  Hay que tomar en cuenta que hay toda una generación de cineastas que vivieron bajo el amparo del Estado que promovía cierto tipo de película, la cual el público peruano hace rato le había dejado de interesar.  Me refiero a la película de contenido social de exposición de sufrimiento del peruano necesitado o la de denuncia de la ausencia de valores en la burguería peruana o alguna de sus variaciones.  Cuando uno les decía que la baja asistencia era porque al público no le interesan esos temas, la respuesta era que no, que lo que pasaba era que había una confabulación conspiranóica de absolutamente todas las piezas que participan en la industria del cine mundial (todos menos ellos, por supuesto) y que imposibilitan que se les pueda promocionar o difundir.

Asu Mare demostró que eso no es cierto.  Y ojo, antes de que te sientes a escribir en tu blog acerca de cómo “los economistas” no entienden lo que está pasando aquí (y que básicamente tú tienes el monopolio de la verdad, a pesar de que no presentas data que lo respalde), te recuerdo que eso que vas a decir que digo, en realidad no lo estoy diciendo.  Dale un vistazo nuevamente a los disclaimers.

(Dibujito de arriba: http://john-nevarez.blogspot.com/)

  1. Las tres primeras se pueden resumir en “Hay que trabajar de manera profesional todos los frentes del producto”. Y vale para músicos también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: