Mildemonios

Victor Guevara Pezo, Doña Elvira

In .Inicio, Crítica on 14 septiembre, 2012 at 10:03 PM

A mí sinceramente no me gusta la literatura costumbrista.  Opino que en el Perú han abusado del género.  O sea, está bien que se haga, pero no a un punto en el que domina el mercado.  Eso no quita que cuando se haga una buena obra me guste y la comente.  Ése es el caso de una novela que llegó a mis manos casi por casualidad, Doña Elvira.  Se trata de la primera aventura literaria del cusqueño Victor Guevara Pezo, quien tengo entendido es un recorrido abogado.

Se trata de una novela basada en hechos reales.  De hecho, la Doña Elvira del título es un personaje histórico bastante conocido en Cusco.  Fue una aristócrata educada en Lima, perteneciente a una familia conservadora.  El libro narra toda su vida, contando las circunstancias en las que nació, describiendo la Lima en la que vivió, etc, etc.  De hecho, debo aceptar que el autor es bastante hábil para meterte información histórica que confío que es cierta a lo largo de la narración.  No es evidente, pero la data está ahí.

Es más, me parece particularmente bien hecha la forma cómo te genera suspenso en algunos puntos desviándose de la trama principal para comenzar a contar sucesos históricos paralelos, para después unirlo todo, dejando en claro que no te ha hecho perder el tiempo con información irrelevante para la vida de Doña Elvira, sino todo lo contrario.  El mejor ejemplo -hasta ahora, porque aún no lo termino de leer- es cómo de una cosa salta a otra y de pronto entra a contar las circunstancias de un levantamiento en armas que se da en la ciudad de Cusco que finalmente tiene un impacto importante en la familia del personaje principal.

No es una novela con grandes sorpresas.  De hecho, la mayoría de cusqueños seguramente ya saben en qué acaba, dado que está basada en la vida de un personaje real localmente famoso.  Pero el gancho no está ahí, sino en la presentación de manera casual de cómo era la vida de distintos aspectos de la población cusqueña de finales del siglo XIX y hasta mediado del siglo XX.  Se las recomiendo.  A mí, por lo menos, me está gustando un montón.

(Originalmente publicado en Economía de los Mil Demonios, 19/02/2010)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: