Mildemonios

Rodrigo Nuñez Carvallo, Sed de sangre

In .Inicio, Crítica on 3 agosto, 2012 at 3:25 PM

Los dos primeros títulos de la Colección Sobrenatural (El chuyachaqui en la otra selva de Gustavo Rodriguez y Miedo al agua de Enrique Planas) me parecieron bien escritos y todo, pero no es que me encantaran.  Ya saben cómo a veces puede haber algo que tú sabes que es de excelente calidad, pero simplemente no hace click contigo.  O a veces pasa lo contrario: Que algo que sabes que es malísimo te gusta por alguna razón en especial (te hace recordar a algo de tu infancia o qué se yo).

La entrega de Rodrigo Núñez Carvallo para la Colección Sobrenatural, Sed de sangre, no solamente me encantó, sino que además me parece muy astutamente escrito.  Es una de esas historias que uno comienza leyendo sabiendo perfectamente en qué va a acabar.  Vamos, ¡hasta la portada del librito te lo adelanta! Pero está tan bien escrito y te introduce tan inteligentemente todo que uno está dispuesto a suspender ese conocimiento poco a poco, hasta que el final se siente como una verdadera sorpresa.

Es una excelente idea que la historia arranque en un ambiente urbanamente tan familiar y cotidiano, con una problemática tan mundana: Un chico al que le gusta una chica que considera que está fuera de su alcance.  A raíz de eso se comienza a introducir de a pocos los elementos que amenazan la realidad de Renzo, el protagonista principal que es skater y que además, en otra ancla a la realidad conocida por todos nosotros, es rebelde con su madre, pero la quiere por encima de todo lo demás.  Para cuando se presentan los elementos claramente fantásticos, ya no sorprende, sino que es parte de una realidad que se ha ido armando de a pocos.  Lo que, a su vez, no hace que el final no sea sorpresivo.

Otro detalle que me encantó de Sed de sangre es que evita ser panfletera.  Los dos títulos anteriores tienen un mensaje bastante claro.  Es más, Miedo al agua es tan moralista que asigna la pena de muerte a los que atentan contra la naturaleza.  En cambio, Sed de sangre es simplemente una buena historia, sin mensajes incrustados.  Si hay una intención moralista detrás de la narración de lo que le pasa a Renzo, éste está bien escondida.

Finalmente, Sed de sangre no se esfuerza por ser costumbrista por las puras, como es por momentos El chuyachaqui.  No pierde el tiempo explicando o describiendo elementos que no son realmente necesarios para la historia.  Aquí todo lo que se introduce tiene una intención, lo que no quita que termine contándonos efectivamente un poco acerca de cómo funciona la comunidad de skaters que se reúne en Miraflores a competir.

De hecho, Sed de sangre me ha gustado tanto que cuando tenga tiempo voy a buscar otro libro publicado por este autor, Sueños bárbaros.  Ojalá sea tan bueno.

Anuncios
  1. […] mi blog he publicado un post sobre la entrega de Rodrigo Nuñez Carvallo para la Colección Sobrenatural titulada Sed de sangre. El libro está astutamente narrado e […]

  2. […] En mi blog he publicado un post sobre la entrega de Rodrigo Nuñez Carvallo para la Colección Sobrenatural titulada Sed de sangre. El libro está astutamente narrado e […]

  3. […] me enteré de este buen artículo de Rodrigo Núñez Carvallo (peruano de quien hace un tiempo comenté una publicación, por lo cual me gané enemistad de algunos intolerantes en Facebook, que resultaron ser sus […]

  4. […] me enteré de este buen artículo de Rodrigo Núñez Carvallo (peruano de quien hace un tiempo comenté una publicación, por lo cual me gané enemistad de algunos intolerantes en Facebook, que resultaron ser sus […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: