Mildemonios

Juan Acevedo, El cuy – Todas sus aventuras

In .Inicio, Crónica on 27 abril, 2012 at 5:15 PM

Por un momento hagamos un paréntesis a los rajes usuales para comentar una joyita que comencé a leer la semana pasada.  Se trata El Cuy – Todas sus aventuras, la recopilación de las andanzas temporales del personaje emblemático de Juan Acevedo.  Es falso que incluya todas sus aventuras.  Incluye todas sus aventuras que implican viajes en el tiempo, por lo menos.  Y es genial a varios niveles.

Al nivel visual es increíble por su simpleza de trazo.  Simpleza en el buen sentido de la palabra.  Con cuatro rayitas Acevedo te puede expresar todo lo que quiere expresarte.  Si el personaje está preocupado o molesto o lo que sea.  Y eso es bastante bacán, porque hace que la lectura de la historia sea mucho más dinámica.  Esto hace un contraste perfecto con los detalles de la ambientación.  O sea, si la aventura es en el Perú Colonial, dibuja bastante bien al Cuy con sus amigos caminando por calles de Lima de esa época.  Tengo entendido que los fondos se los dibujaba otra persona o lo ayudaba, en todo caso.  Pero igual, el contraste es perfecto.

También lo considero genial a nivel personajes.  El Cuy es, como lo explica Rafo León en la introducción, el perfecto peruano ideal de esa generación.  Achorado, pero respetuoso.  Buena gente, pero no cojudo.  Culto, pero no marciano.  Y Acevedo lo caracteriza bastante bien como tal a lo largo de sus aventuras.  Siempre metiéndose en problemas por reclamón y por defender sus ideales, incluso en las más improbables de las circunstancias.  Más bien Humberto, su fiel compañero, es algo flojo en ese sentido.  Porque a veces es achorado y a veces es un pisado.  Pero igual cumple su función.

Y lo que me parece que pone a Juan Acevedo en otro nivel completamente es la obvia investigación histórica que ha hecho para cada una de las historias.  Es conocido cómo Hergé se tomaba un buen tiempo para investigar e incluso a veces viajar antes de hacer cada tomo de las aventuras Tin Tin.  Y también son legendarios los estudios de Hugo Pratt previos a cada tomo de las aventuras de Corto Maltés.  Con esta publicación uno puede ver claramente que Juan Acevedo es de ese vuelo, tomándose en serio cada elemento y cada objeto.  De lejos un artista que se toma en serio su arte.

Aún no lo termino pero aún así lo recomiendo altamente.  Deberían incluir al Cuy en el plan lector de los colegios nacionales.

(Originalmente publicado en Economía de los Mil Demonios, 25/01/2010)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: