Mildemonios

Los salvadores de Quispichix, Amador Caballero

In .Inicio, Crítica on 4 noviembre, 2011 at 5:23 PM

Los salvadores de Quispichix de Amador Caballero tiene el mérito de ser una novela que no se parece a ninguna otra.  Es una mezcla de ciencia ficción con fantasía y elementos andinos que tiene su mérito por varias razones, aunque me habría gustado que no sea tan corta (tiene apenas 177 páginas).  Y que no haya tenido tanto error ortográfico.  Ahí falló Editorial Casatomada que no le puso mayor atención a la edición de estilo.  Aunque también hay que reconocer que fue bien valiente para publicar algo tan fuera de lo normal.

La historia gira alrededor de una sociedad de seres llamados runas en un planeta llamado Paccha.  ALa novela empieza con una lucha entre estos seres contra una fuerza invasora, batalla que pierden.  El resto de Los salvadores de Quispichix narra las penurias que pasan unos cuantos de estos runas varios años después para liberar al planeta del dominio de estos invasores.

Un gran primer mérito de Amador Caballero es mantener la trama por 177 páginas sin nunca decirte cómo son los runas.  Se supone que tienen forma de humanos, pero nunca se deja en claro.  Nunca se dice de qué tamaño son, tampoco.  Solamente que son más pequeños que los invasores, pero nada más.  En algún momento se menciona que otro ser que los ayuda tiene cola, pero no se menciona si los runas tienen cola.  Puede sonar tonto, pero es un detalle que me parece importante y bastante rescatable.

Además, el autor se inventa toda una sociedad para los runas que nunca es completamente explicada, pero sí sugerida.  Esto también me parece un mérito.  Obviamente él se ha imaginado cómo funcionaba la sociedad antes de la invasión y lo va soltando de a pocos en distintos momentos.  De hecho, éste fue uno de los detalles que más me gustaron a nivel personal.  No entra en mucho detalle y no describe exactamente, por ejemplo, cómo está organizado el ministerio que se forma para liderar la rebelión.  Pero se sabe que hay una organización y que tiene jerarquías.  Ese equilibrio entre dar muchos detalles y ser demasiado vago no es fácil, pero en Los salvadores de Quispichix me parece que funciona.  Algo similar pasa con los personajes.  No están analizado completamente, pero no hace falta.  Sus acciones los definen, así como sus diálogos.  El resultado son personajes bastante sólidos y hasta predecibles, lo cual en este caso es algo bueno.

Un punto que hay que necesariamente hay que mencionar es el uso de palabras en quechua para nombrar personajes, para hacer referencia a lugares, etc.  Es un detalle totalmente dispensable, pero que le da un toque novedoso a una historia que transcurre en otro planeta con otras reglas y que tranquilamente pudo haber usado palabras en celta o en guaraní.  No obstante, que sean en quechua sirve para mantener un interés a un nivel completamente distinto.

La única crítica que le hago al material de Amador Caballero es que hay un quiebre en la historia que creo que rompe con la dinámica.  La novela tiene una evolución que funciona bastante bien: Una rebelión se está gestando y está creciendo y está conspirando y el villano lo sabe y etc, etc… Pero de pronto, los dos personajes centrales son transportados a otro mundo, en donde las cosas se dan a un ritmo completamente distinto.  Cambia la novela de una historia de libertad a una crónica de viaje por tierras extrañas que no llega a funcionar, para luego regresar a la historia de la lucha por la libertad en el escenario original (Paccha).  Este quiebre me parece que no llega a funcionar, aunque sirve para que el encuentro final tenga más sentido.  Esa parte que narra lo que vendría a ser un viaje a otro mundo en donde las reglas son distintas y las soluciones parecieran arbitrarias (aunque se supone que no lo son) pareciera que se le va de las manos al autor.  Algo que contrasta con el resto, en donde, por el contrario, pareciera que sabe exactamente lo que está haciendo, por el nivel de detalle y de referencias que usa a elementos del propio mundo imaginario que él ha creado.

En su página de Facebook, Amador Caballero anuncia que está preparando una segunda parte.  El final de Los salvadores de Quispichix es relativamente abierto.  Como lector yo le pediría que se centre en la sociedad de los runas en Paccha y que explore un poco más las intrigas políticas y los engaños que tan bien le sale y que, por la manera como está escrito, deja con las ganas de saber más al respecto.

Anuncios
  1. […] De esos, hay varios narradores que en este blog siempre andamos destacando.  Por ejemplo, está Amador Caballero, autor de Los salvadores de Quispichix, que habló el jueves en la tarde.  También están Jeremy Torres, autor de El camino del Aegeti, […]

  2. […] Los salvadores de Quispichix, Amador Caballero.  Lo comento en este post.  La primera parte de una fantasía épica ambientada en otro mundo y que también tiene elementos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: