Mildemonios

Heraldo 3: Las amistades que uno hizo

In .Inicio, Crónica on 9 septiembre, 2011 at 3:16 PM

Como comenté en otro post, hace unas semanas acabé el primer borrador de una novela que quiero publicar en el 2012.  Es de fantasía y transcurre en el mismo universo que la primera novelita que saqué hace un par de años con Bizarro Ediciones, El heraldo en el muelle.  Y en el proceso de releerla y corregir varias cosas que me habían quedado harto flojas en el primer borrador de este nuevo proyecto, me tomé el tiempo de revisar varios de los comentarios que amigos y conocidos me habían hecho al Muelle, para ver en qué podía mejorar o a qué debía prestarle más atención.

Uno de estos es de David Velarde, uno de los varios amigos que he podido hacer gracias a que me aventurara a publicar esa primera novelita en el 2009.  Todo se remonta a un concurso que hizo Marco Sifuentes por la celebración de no sé cuántos años de existencia de su blog El Útero de Marita.  Yo le había pasado un par de ejemplares del Muelle para que los regale ahí, como quien lo promociona un poco.  David ganó uno de los ejemplares, pero estando en Arequipa se complicó su entrega.  Por suerte otro tuitero habitual, @darkclaw_aqp, iba y venía de Lima a Arequipa con regularidad, por lo que pudo recoger el ejemplar y pasárselo a David.  El pata lo leyó y terminó escribiendo un comentario en el blog que  mantenía en esas épocas, Las cosas pasan.  En este post cuenta básicamente la anécdota de cómo el ejemplar del Muelle llegó a sus manos.  Y luego comenta la novela.

Aquí reproduzco un par de párrafos.

Me atrapó, y estaba yo cautivado caminando entre calles a oscuras promediando las 7 de la noche, regresando con un libro entre las manos, hecho un lunático, caminando por sitios por los cuales me podrían atracar. Pero no me importaba.

Un libro de fantasía para mí es un especial narcótico que me hace regresión hasta mi niñez, niñez en la cual ávidamente devoraba libros. Esos dos días,me sumergí en la lectura como hacía mucho que no lo hacía. No paré de leer al punto que las aproximadamente 300 páginas fueron asimiladas en menos de dos días.

Es una lectura que te atrapa desde el principio y durante toda su duración, por la dinámica de los acontecimientos.

La influencia de los juegos de Rol de temática épica se muestran con los combates, los viajes entre planos y la naturaleza de los personajes que son villanos.

Es por amistades como ésta, que hice gracias a la publicación del Muelle, que me animé a intentar sacar un segundo título, El heraldo en la barca.  Y aquí la parte profunda.  Por esas cosas de la vida, David estaba en Lima en los días en los que hice la modesta presentación de esta segunda novela.  Y como no podía ser de otra manera, se dio una vuelta por La Noche de Barranco, que fue donde se llevó a cabo.  En esta foto pueden verme a mí, a David y al amigo @fabber, que también se dio una vuelta.  Por supuesto que no les voy a decir quién es quién para hacer esto más misterioso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: